29.11.2015

Ágatha Ruiz de la Prada: “Gracias al reciclaje, la basura ya no es fea”

Menéalo
La diseñadora Agatha Ruiz de la Prada con sus contenedores de reciclaje.

La diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada con una versión mini de sus contenedores de reciclaje.

Al comenzar el otoño, coincidiendo con la Semana de la Moda en Madrid, Ecovidrio instaló en las calles de Fuencarral y Serrano 15 iglús decorados con coloristas motivos por Ágatha Ruiz de la Prada, que se unieron –durante una semana- a los 6.050 contenedores de vidrio distribuidos por la ciudad. Ahora que entramos en el mes que registra los mayores picos de consumo, retomamos esa iniciativa para hablar con la diseñadora, una mujer tan convencida de este tipo de comportamientos verdes en el día a día, que dice que le produce una felicidad que le sale de muy adentro. “Reciclar debe ser un acto bonito, de vida, de energía”.

Su manera desenfadada, alocada, original e imaginativa de vivir, vestir y vestir a los demás, de diseñar, sin complejos, le ha hecho famosa durante décadas, sin bajar peldaños en su nivel de creatividad y popularidad. Ecovidrio, la entidad sin ánimo de lucro encargada de la gestión del reciclado de los residuos de envases de vidrio en España (en 2014, los españoles reciclaron 694.325 toneladas de residuos de envases de vidrio; lo que supone una media de 14,8 kg por habitante), pensó en Ágatha Ruiz de la Prada para impulsar el reciclaje de vidrio con la campaña Ágatha recicla vidrio, ¿y tú? Y los contenedores se llenaron de flores y corazones…

¿Cómo se consigue, Ágatha, desplegar tanta energía durante tanto tiempo?

Amando lo que uno hace, creyendo en ello.

Si uno pregunta por gente famosa convencida de una actitud verde ante la vida, rápidamente sale tu nombre…

Es que no es una pose. Me sale de dentro, de muy adentro, desde pequeña. Soy ecologista desde hace mil años. Me apasiona. Me hace feliz. Siempre me ha interesado todo lo relacionado con el reciclaje, desde el reciclaje de vidrio a hacer compost. Estoy muy metida en hacer compost en mi casa de Mallorca. Y en la energía solar. Me he gastado una burrada en paneles solares. Pero yo creo que ahora, a la tercera, o la cuarta o la quinta, por fin voy a conseguir un sistema que realmente me funcione. Con energía solar fotovoltaica. Es algo en lo que estoy muy obsesionada desde hace tiempo.

Ahora que se acerca la Cumbre de París, te preocupa el cambio climático, entonces…

¿No te digo?… Muchísimo. Conduzco un Prius (el primer automóvil híbrido gasolina-eléctrico fabricado en serie) desde que salió. Los paneles solares… El agua…

¿De dónde te viene esta actitud?

Ya mi abuelo era muy ecologista. Y mira que era difícil en aquellos tiempos, en los años 20… Pero para él los árboles eran seres sagrados. Y mi padre también; tenía casa en Las Palmas y en Lanzarote, y sabía apreciar muy bien el valor del agua. Y me inculcó esa actitud de no despilfarrar agua. Yo he salido mucho al campo, desde pequeña. Yo he llegado a ir con bolsitas por el campo recogiendo desperdicios.

En el diseño de ropa, ¿también piensas en estos términos?

Creo que es importante. Yo no soy de despilfarrar consumiendo, pero yo quiero que mis diseños se vendan porque gustan, porque son bonitos, no quiero llevar el mensaje ecologista como gancho principal para la venta. Pero soy optimista en que las cosas van a ir cambiando, y que las grandes empresas textiles, que son las que verdaderamente pueden cambiar la forma de hacer las cosas, y no un pequeño taller como el mío, vayan adoptando actitudes cada vez más responsables.

Digamos que tú reciclas entonces desde siempre…

Sí, sí, todo y de toda la vida. Yo estoy enamorada del reciclaje.

(Y en este punto, Ágatha ya se emociona tanto que entra en un monólogo en el que es difícil detenerla a pesar de que ha tenido una mañana súper ajetreada, con cambios de planes, y ha de terminar pronto esta entrevista).

Con Pedro J. y con mis hijos no lo he conseguido tanto, ya ves. Lo mío es obsesión. Es que cuando tiras una botella a un contenedor de reciclaje de vidrio tiene que ser una experiencia como de felicidad, como que te llena. Como que disfrutas más reciclando que consumiendo. A mí me produce mucha felicidad, que me sale desde dentro. Reciclar tiene que ser un acto de vida, de belleza, de energía, de felicidad. Por eso debemos cuidar los contenedores. Y por eso cuando Ecovidrio me invitó a personalizar contenedores de reciclaje con mis diseños coincidiendo con la Semana de la Moda este otoño en Madrid, acepté encantada. Es justo mi percepción de las cosas. Reciclar tiene que ser un acto bonito, una experiencia que te dé placer. Además, es que la basura ya no es tan fea y repugnante como antes, cuando se echaba todo junto. Ahora, como se separa… Pues es hasta bonita. Los papelitos con los papelitos; el vidrio con el vidrio… Mira, en Mallorca hay una planta de reciclaje que es una maravilla ir a verla. Yo fui con mis hijos. Y es una maravilla. Pero no sé, hay gente a la que no le entra en la cabeza esto de la ecología. Yo no sé por qué, quizá si no has vivido de pequeño en contacto con la naturaleza, es más difícil… Si eres muy urbanita… A mí me dan envidia países como Alemania, Suiza, los países nórdicos, lo organizado y limpio que tienen todo esto. Pero, bueno, nosotros vamos avanzando. Aunque falta mucho. Recuerdo que en 1992, que estuve dando un curso en Alemania, te montaban ya un pollo tremendo si te equivocabas de contenedor para reciclar. Pero, bueno, yo hoy estoy contenta, porque creo que por fin he arreglado lo de los paneles solares de mi casa… Y eso me hace feliz. Es que lo mío es obsesión, ya te digo… Me sale desde dentro.

Colocación de varios contenedores intervenidos por Agatha Ruiz de la Prada.

Colocación temporal de varios contenedores intervenidos por Ágatha Ruiz de la Prada.

Contenedores decorados por Ágatha Ruiz de la Prada.

Uno de los coloristas contenedores decorados por Ágatha Ruiz de la Prada.

Menéalo

Sobre el autor

Rafa Ruiz
Periodista convencido de que las luces al final del túnel solo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente, temas a los que ha dedicado la mayor parte del tiempo de su vida profesional -10 años en 'El País' y 15 años en 'El País Semanal'-. Autor de los libros de cuentos infantiles 'Toletis' y 'Ninoninoni', codirector de la galería madrileña Mad is Mad -centrada en artistas emergentes- y uno de los socios fundadores de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario