Inicio » Nuestras calles, Alessandra Lavagnino

Nuestras calles, Alessandra Lavagnino

Por bonsauvage, el 29 de agosto de 2016, en Buensalvaje Rese√Īa

Menéalo
Fotografía de Franco Pinna

Fotografía de Franco Pinna

POR ANA ESTEBAN

Ana Esteban rese√Īa Nuestras calles, de Alessandra Lavagnino (Errata Naturae, 2015).

Mientras pasaba páginas de Nuestras calles me he acordado de aquel juego de Pac-man, donde aparecía esa bola muda que boqueaba y recorría un laberinto perseguida por fantasmas. En sus obsesivos itinerarios Marzia, la narradora de esta palpitante y hermosa novela, avanza como un punto lejano sobre un plano que ella misma observa desde arriba, y recorre el trayecto que separa su infancia de su juventud luchando contra su voz intermitente y acosada por el miedo: a las palabras, a su silencio, a los otros, al amor. La dificultad para expresarse con fluidez es la brecha entre ella y el mundo, entre ella y su madre Anna, una abogada viuda que lucha contra el fascismo en la Roma de entreguerras, y cuya inteligencia y vitalidad son también el abono para el progresivo aislamiento de su hija.

Aunque se pudiera pensar lo contrario, el t√≠tulo de la novela no alude a un espacio f√≠sico porque las calles no se ven aunque se nombran, en realidad no son calles sino itinerarios emocionales a trav√©s del tiempo; primero de la ni√Īa, despu√©s de la adolescente, y al fin de la joven Marzia. Roma surge en un cuadro neorrealista y brillante pero difuso, porque queda atrapada con todo lo dem√°s en las circunvalaciones del discurso entrecortado de Marzia. Y, pese a la aridez que la seca por dentro, en su mente se va haciendo un oc√©ano de palabras que antes de ahogarla la llevar√°n flotando, a trav√©s de esas mismas calles, hacia su lenta y melanc√≥lica catarsis, a la aceptaci√≥n de su silencio, de su madre, al abrazo de la vida.

Como en su anterior novela Un granizado de caf√© con nata, tambi√©n publicada por Errata Naturae, la autora napolitana Alessandra Lavagnino ¬≠‚Äďa la que siempre comparan con la gran Natalia Ginzburg‚Äď aborda el tema de la soledad y la incomunicaci√≥n en historias de apariencia sencilla donde sus personajes bordean la felicidad en ciertos instantes luminosos. Mediante el discurso sincopado y a ratos abrupto que caracteriza la voz de Marzia, obtiene aqu√≠ intensos destellos po√©ticos que llegan con nitidez en la estupenda traducci√≥n de Mart√≠n L√≥pez-Vega.

Ana Esteban (Madrid, 1964) es autora de las novelas Es solo lluvia (Debate, 2001) y La luz bajo el polvo (Ediciones del Viento, 2006). Ha publicado artículos, crítica de cine y de libros, entrevistas y reportajes. Es coordinadora de talleres de escritura creativa en la escuela Fuentetaja de Madrid.

Menéalo

Comentarios

No hay comentarios

Deja tu comentario