Inicio » PROSAS REUNIDAS Wisława Szymborska (Malpaso)

PROSAS REUNIDAS Wisława Szymborska (Malpaso)

Por bonsauvage, el 22 de septiembre de 2017, en Buensalvaje Reseña

Menéalo

Prosas reunidas

Wisława Szymborska (Kórnik, Polonia, 1923 – Cracovia, Polonia, 2012)

Malpaso (2017)

564 páginas

24 euros

 

 

Azahara Alonso

 

Dudemos: ¿es superfluo animar a la lectura de una premio Nobel del siglo pasado? ¿Resulta desconcertante aún a estas alturas recomendar las prosas de una poeta? Y, si es cierto que la crítica literaria es un conjunto de textos algo mencionados y muy poco leídos, ¿para qué escribir una reseña precisamente sobre un libro de reseñas? De haber una conclusión para todo ello es que estas líneas y las que siguen son de una patente inutilidad, pero —y aquí sí va una certeza— no hay nada mejor en el mundo que las cosas inútiles. Wisława Szymborska transmite en sus textos cierta debilidad por este último punto y por eso también sus lecturas eran de lo más variado, pintoresco y desapercibido para el público general. Así lo leemos en Prosas reunidas, título de la compilación que reúne en un único libro los tres volúmenes (Lecturas no obligatorias, Otras lecturas no obligatorias y Más lecturas no obligatorias) publicados anteriormente por la editorial Alfabia. El resultado es una obra predilecta y singular para los devotos de la escritora polaca, pero también para aquellos que no hayan apreciado hasta ahora más que su faceta más aplaudida: la poética.

 

Tal como señala en el prólogo el también traductor Manel Bellmunt Serrano, para Szymborska todo era poetizable, razón por la que encontramos en estas reseñas lo más característico de su escritura —la ironía, la mirada original, la sencillez, las buenas ideas— y algo más: su destreza al analizar obras ajenas y desarrollar una prosa incisiva y luminosa para la que ella, en cambio, se había declarado incapaz.

 

Originalmente, las reseñas que aparecen en el libro fueron publicadas en varias revistas polacas. A la redacción de Zycie Literackie, en la que la poeta trabajó durante quince años, llegaban numerosas novedades editoriales y algunas quedaban relegadas a las estanterías sin recibir el menor interés por parte de sus compañeros. Pero sí conseguían despertar la curiosidad de Szymborska. Los títulos normalmente pertenecían al ámbito de la no ficción y las curiosidades: “Me preguntaron en uno de esos encuentros con el autor por qué no escribía sobre las bellas letras en lugar de ocuparme de analizar libros de divulgación científica o guías de todo tipo. Respondí que las publicaciones de este género nunca terminan ni mal ni bien, y que eso era justamente lo que más me gustaba de ellas”. Encontramos entre sus lecturas los Diarios de Dalí, Cómo dejar de preocuparse y empezar a vivir, memorias de grandes personajes, Canciones épicas escogidas, La vida cotidiana de los prostíbulos, El gran libro de las anécdotas, El desarrollo histórico de la indumentaria, Introducción al humor en francés, Vademecum del turista a pie, La deriva continental, Olas de calor y fiebres… Un total de casi trescientos títulos con sus correspondientes reseñas: textos divertidos y edificantes con los que el lector se sonríe y aprende —mucho—. Su lectura es a veces desfavorable a las obras y las critica con ironía. Otras veces las ensalza, aunque en la mayor parte de los casos las utiliza como punto de apoyo para reflexionar sobre otros asuntos: el feminismo, los límites del humor, la esencia de lo poético, etcétera.

 

Si hubiera que aportar una razón definitiva para leer estas Prosas reunidas, la encontraremos en palabras de la propia poeta-lectora con respecto a uno de esos libros: “Solo lo estoy leyendo porque, desde pequeña, me produce placer acumular saberes innecesarios. Y porque, después de todo, ¿acaso puede alguien saber de antemano qué será necesario y qué no lo será?”. Hay muchos libros contingentes, pero Szymborska siempre es necesaria.

Menéalo

Comentarios

No hay comentarios

Deja tu comentario