23.05.2017

Cinco juguetes para perros y gatos ¡con tu ropa vieja!

Menéalo
Este juguete perruno es un éxito: ¡y se fabrica con una toalla o manta vieja! Foto: Tattle Tails

Este juguete perruno es un éxito: ¡y se fabrica con una toalla o manta vieja!
Foto: Tattle Tails

¿Sabes cómo transformar una camiseta vieja en el juguete para perros más enrollado? ¿Y cómo lograr que tu gato enloquezca gracias a ese calcetín ‘single’ que aún guardas en el armario? Aquí van cinco juguetes caseros para perros y gatos geniales y ¡hechos con tu ropa vieja! Desde un juguete perruno con forma de helado twister (ideal para mordisquear) hasta arañas milpiés y calcetines locos para gatos fabricados con la camiseta de tu primer Primavera Sound.

Es un secreto peludo a voces: nos gusta mimar a nuestros canes y mininos. Y para celebrarlo, no hace falta gastar dinero. “Gatos y perros fueron una vez animales salvajes, pero hoy son miembros de nuestra familia y muchas veces suplentes de los niños humanos que no tenemos”, afirma David Grimm, autor de Ciudadano Canino: nuestra relación cambiante con gatos y perros (Citizen Canine, PublicAffairs), un libro que repasa el viaje de cómo felinos y perros se han transformado en nuestros mejores amigos, y cómo nuestra actitud hacia ellos está transformando incluso el mundo en que vivimos.

Si quieres celebrar tu amor peludo como merece, hay pocas cosas tan eficaces como regalar un juguete nuevo a tu infatigable compañero de vida. Los juguetes ponen felices a perros y gatos, y también les ayudan a ejercitarse y evitar el peligroso sobrepeso que ya padece la mitad de los felinos y canes urbanitas, según la Asociación para la Prevención de la Obesidad en las Mascotas.

Pero antes de empezar, un consejo peludo importante: la seguridad de tu amigo de cuatro patas es lo primero. Supervisa siempre el juego de tu perro o gato; y recuerda deshacerte de cualquier juguete peligroso o que esté hecho trizas, con piezas peligrosas que el felino o can pueda tragar.

Foto: Pixabay.

Foto: Pixabay.

Juguete para tigretones melosos, ¡con un calcetín!

Un gato con los ojos de par en par tras la puerta del salón. Ha localizado a su presa: un calcetín relleno de olorosa hierba gatuna catnip. Y se aproxima con sigilo. Sacudida de trasero felino y…. ¡salto sorpresa sobre el incauto calcetín! Nada más olerlo, el aprendiz de tigretón se transforma en un meloso minino ronroneante: ha caído rendido a los encantos del calcetín, se restriega con él con insistencia y hasta le hace la croqueta gatuna.
El culpable de tanto frenesí peludo es este sencillo juguete para felinos que puedes hacer en casa en menos de un minuto: escoge uno de los muchos calcetines single de tu cajón. Rellénalo con un montoncito de arroz o lentejas secas y un generoso puñado de hierba catnip (la puedes cultivar tú mismo o comprarla en una tienda gatuna); y ciérralo con un nudo o cuerda segura.
¿Todavía no sabes qué es el catnip? El catnip es el gin-tonic de los gatos: una planta parecida a la menta que segrega un aceite llamado nepetalactona que vuelvo locos a los mininos. Un narcótico gatuno inofensivo capaz de transformar al felino-manta más dormilón en una juguetona y feliz bola de pelo ¡disparada por el éxtasis! Aprende más sobre la hierba catnip para gatos y cómo utilizarla para jugar.

¡Twister perruno! El juguete más enrollado

Esta idea es un éxito perruno infalible: hacer un juguete con esa camiseta viejuna (y llena de agujeros) que guardas cual tesoro del arca perdida de Indiana Jones en tu armario. Haz de tripas corazón ¡y dale una segunda vida peluda! ¿Cómo? Coge una tijera y desquítate haciéndola tiras a lo largo: desde cuello a su parte más baja. Te deben salir entre 10 y 20 tiras.

Anúdalas todas con fuerza por un extremo, de modo que todas las piezas queden unidas. Ahora enróllalas hasta que tengan el aspecto de un helado twister (¿recuerdas esa explosión en bucle de glucosa helada que hizo furor en los 80?). Y, al final, anuda el extremo opuesto. ¡Lo tenemos! Ya puedes lanzarlo en el parque y también jugar al tira y afloja con tu amigo perruno.

Este juguete tan enrollado te quedará más o menos así , pero tiene variantes peludas en función de los gustos de tu amigo: puedes hacerle más nudos o variar el tamaño de las tiras. ¡Pon a trabajar tu imaginación!

Foto: Friskies

Foto: Friskies

Una araña milpiés para gatos, ¡con una camiseta!

Este juguete casero (en la foto de arriba) desata la pasión gatuna. Sólo necesitas una anilla de plástico, como las que le sobran a las botellas de leche tras desenroscar el tapón, y la camiseta de tu primer festival Primavera Sound que va camino de transformarse en un fósil de trilobites dentro del armario.

Coge la tijera sin miedo y convierte tu tesoro indie en tiras. Después, date el gustazo de volver a cortarlas por la mitad, hasta que tengan unos 10 centímetros de largo. Y anúdalas a la anilla, por el centro de cada tira, y lo más pegadas entre ellas que puedas. El resultado es una araña con muchas patas que volverá loco a tu minino. ¿Hay final más digno para tu tesoro de la era pre-hipster?

Foto Creative Commons: Dean Souglas

Foto Creative Commons: Dean Souglas

¡Al rico bocado perruno! Juguete con una toalla

A los perros les gusta morder. Para ellos, utilizar los dientes es un comportamiento natural que les ayuda a explorar el mundo y liberarse del estrés. ¿Pero sabías que los mordedores pueden hacerse en casa de un modo simple y muy barato? Este juguete canino se fabrica con una toalla o manta vieja. Hazle un nudo en el medio y después dos cortes transversales: uno a cada lado del nudo. Tenemos 4 tiras de toalla, ¿verdad? Pues ahora toca hacer dos nudos en cada una de las tiras, con un poco de separación entre los lazos. ¡Y listo!

Tu saco de mimos podrá arrastrarlo por la casa, sacudirlo, perseguirlo, mordisquearlo y jugar contigo al tira y afloja en el parque. ¿Hay placer peludo más divertido?
Perros y gatos olímpicos, ¡en felicidad!
¿Recuerdas el juguete twister perruno? ¡Pues es el momento de hacerlo aún más enrollado! Ahora que ya eres un experto en crear mordedores con reminiscencias heladas de los 80, intenta crear cinco. Elige las camisetas viejas que más rabia te den (prueba con esa de Radiohead y otros oldies como el Dúo Dinámico si estás en plena fase de renegación de los iconos míticos), hazlas tiras, anúdalas, enróllalas y vuélvelas a anudar como ya sabes. Ahora atento: crea un anillo olímpico con ellas en el suelo. Tienen que quedarte dos líneas: la primera con tres anillos y la segunda con dos. Cuando lo tengas, anúdalas cada una por sus dos extremos de modo que queden cinco anillos entrelazados.

Si escoges camisetas de los colores azul, negro, rojo, amarillo y verde tendrán un anillo olímpico más fiel al original (parecido a este), aunque igual de peludo. ¡Tu amigo perruno ya puede perseguirlo y mordisquearlo a placer!

Menéalo

Sobre el autor

Eva San Martín
Eva es multiterreno: tele, radio, periódicos. Si necesitas consejos, noticias, vídeos y recetas exclusivamente sobre gatos, su portal enelnombredelgato.com es tu sitio. Coordina las secciones de tecnología, economía y animales en la revista Eroski Consumer donde también encontrarás todo lo que necesitas saber sobre animales domésticos .

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

Deja tu comentario