25.09.2017

Whitney Houston frente a Whitney Houston en el musical ‘El Guardaespaldas’

Menéalo
La cantante y compositora Fela Domínguez interpreta a Whitney Houston en el musical El guardaespaldas. Foto: Antonio Terrón.

La cantante y compositora Fela Domínguez interpreta a Whitney Houston en el musical ‘El Guardaespaldas’. Foto: Antonio Terrón.

La versión teatral de la película El Guardaespaldas, protagonizada por Kevin Costner y Whitney Houston, llega este jueves, día 28, a la Gran Vía de Madrid. Un encuentro con la cantante y compositora mexicana Fela Domínguez, que interpretará las canciones de Whitney sobre las tablas, nos sirve para recordar a uno de los iconos más grandes del pop de todos los tiempos y descubrir los secretos de su traspaso al musical.

David Roberts fue sargento del servicio de protección real de Scotland Yard y fue el guardaespaldas de Whitney Houston desde abril de 1988 hasta octubre de 1995. Ahora es un hombre de mediana edad, con el pelo blanco y un fuerte acento británico: “Ella sabe que la cuidé con mi vida. Muy pocos se comprometen así. Yo no fui entrevistado para ser su guardaespaldas. Más bien los entrevisté yo a ellos. A Whitney y a su familia. ¿Era alguien por quien yo estuviera preparado para morir? Y sí, ella lo era”.

En 1992 se estrenó en cines del todo el mundo la película El Guardaespaldas, protagonizada por Kevin Costner y una Whitney Houston que, pese a interpretar a una diva del pop llamada Rachel Marron, prácticamente hacía de sí misma en la pantalla. Fue un éxito tremendo. Recaudó 411 millones de dólares en el mundo. “Esa película sintetizaba en dos horas y diez minutos lo que pasó en los siete años de nuestra vida juntos a excepción de dos elementos”, recuerda Roberts en el documental sobre la estrella de la canción titulado Can I be me. “Uno: nunca me dispararon estando con ella, y dos: nunca le hice el amor”.

Ahora la versión para teatro musical de aquel taquillazo con una banda sonora incontestable y de aquella relación entre la superestrella del pop y su protector llega a la Gran Vía madrileña en una producción procedente de Alemania que es la última apuesta del gigante de los musicales en España, Stage Entertainment. En el papel de Costner se turnarán dos de los actores emergentes con más tirón de los últimos años: Maxi Iglesias e Iván Sánchez. Pero encontrar a una mujer capaz de meterse en la piel y la garganta de Whitney Houston ya era más complicado. La encontraron en México y se llama Fela Domínguez.

Nos citamos con ella en el mismo teatro Coliseum en el que el día 28 echará a andar esta aventura. Es amabilísima, profesional y tiene sentido del humor. Despliega su irresistible sonrisa cuando le confesamos que no dudamos ni un segundo cuando nos ofrecieron la posibilidad de entrevistar a la mismísima Whitney Houston.

Si has visto el musical La Llamada ya sabes que Dios es alguien que canta canciones de Whitney Houston, por lo que podemos deducir que Dios habla por la garganta de Whitney. ¿No es un reto casi inabarcable para cualquier cantante?

¿En serio? No he visto el musical, pero me parece muy acertado. (Risas). Interpretar a Whitney Houston es una responsabilidad enorme. Creo que de hecho es el reto más fuerte que he tenido en mi carrera. Sé que Whitney es inigualable e irremplazable. Nunca va a haber otra Whitney. Nunca habrá una persona como Whitney. Ella vino a enseñarnos y a dejarnos un legado brutal.

Es que es jugársela, desde luego. ¿Cómo se encara este encargo sin caer en el pánico escénico absoluto?

Obviamente interpreto sus canciones, pero lo que quiero que la gente vea encima del escenario es a una cantante honesta capaz de transmitir, por lo menos, la misma pasión que ella ponía al cantar. Este musical respeta las canciones. Se interpretan en su versión original en inglés. Yo no meteré muchos más adornos ni florituras, la verdad; y las que haga serán a su estilo. La gente quiere escuchar ese legado que ella nos dejó. Solo le pido al público que me dé la oportunidad de demostrarles la honestidad y la pasión que vengo a ofrecer al cantar.

Perfecto. Entonces hablemos de la actriz y cantante que hará este musical en Madrid y dejemos por un momento a la cantante y actriz que interpretó la película hace 25 años. ¿Quién es Fela Domínguez?

Tengo 28 años y nací en México. Mis padres son músicos. Se conocieron en el negocio. Han sido músicos de Luis Miguel, Daniela Romo… Somos cuatro mujeres en la familia y las cuatro cantamos. Mi madre es pianista y cantante. Quise estudiar música y mis padres me apoyaron desde el principio. Estudié violonchelo en el conservatorio nacional de México, pero después de cuatro años tuve claro que no quería ser chelista. Así que me metí en una escuela de composición y arreglo en México. Vine de gira a España con Alejandro Fernández como corista y estuve hace poco cantando con una big band en México. Me encanta el jazz. Y me encanta Whitney.

Es cierto que Whitney es inimitable. Es imposible cantar como ella, pero cuando decidieron que tú serías la protagonista hubo una campaña de promoción en la que decían que era difícil distinguir tu voz de la original. ¿Exageración?

Me pidieron que grabara unos vídeos porque no podía venir a hacer promoción a España. Canté las canciones como yo las canto en los conciertos, jamás pensé en imitar su voz. Además, creo que en el momento en el que imitas, te vuelves falso y la interpretación no sale. Pero no sé si fue por haberla estudiado tanto, por haberla analizado tanto de pequeña… Cuando era niña trataba hasta de respirar como ella. Es probable que algo se haya quedado de todo aquello. Es verdad que mucha gente me ha dicho que en algunas partes mi voz se parece mucho, pero de veras que jamás, jamás, jamás, trato de imitarla.

He cantado a Whitney desde que tengo 15 años en bares de México. Mi padre es baterista y cantaba con él mucha música de los 70, pero siempre me decía que cerrase los conciertos con el I’ll always love you interpretado por Houston.

El 11 de febrero de 2012 los servicios de emergencia de Beverly Hills recibieron una llamada que alertaba de que una mujer de 46 años había sufrido un ataque y dejado de respirar. Se trataba de Whitney Houston. Fue entonces cuando se abrió la veda. La vida de excesos de la cantante comenzó a hacerse pública en los medios de comunicación. Gary Houston, hermano de la artista, desvela un dato crucial en el documental Can I be me: “Probé las drogas cuando tenía 10 años. Toda la gente a la que admiraba lo hacía y los veía dando lo mejor de sí mismos”. Otros amigo y miembros de su círculo cercano aseguran que la cantante consumía drogas desde los 18 años. “Todos lo hacían. Sus hermanos se la suministraban, era algo que hacían por diversión”.

Pero las cosas se le fueron de las manos a la cantante. Y según David Rogers ella no se dio cuenta de que tenía un problema hasta después de haberse estrenado El Guardaespaldas. “El uso que hacía de las drogas dejó de ser recreativo para pasar a hacerlo más por necesidad que por diversión”. En 1995 sufrió una sobredosis de cocaína mientras rodaba la película Waiting to exhale. En mayo de ese mismo año, su guardaespaldas real redactó un informe que hizo llegar a miembros de su familia para que la ayudasen y la internaran en un centro de desintoxicación. En ese informe se señalaba no solo el abuso que la cantante estaba haciendo de las drogas y del alcohol, sino también todas las personas que la rodeaban en su trabajo y que también consumían o le suministraban sustancias. “Parte de mi deber como guardaespaldas era proteger a mi cliente no solo de elementos externos, sino también de ellos mismos”, asegura Rogers. Enviado y recibido el informe por la familia de Whitney, el guardaespaldas fue despedido.

Whitney lo tuvo todo. ¿Crees que fue débil, que tenía que haber tomado las riendas de su vida en un momento dado, que debía haberle hecho caso a su guardaespaldas?

No tengo la respuesta a eso. No me imagino lo que se debe sentir cuando eres la mejor cantante del planeta y todo el mundo te lo está diciendo a todas horas. Tener todo lo que quieras con simplemente chasquear los dedos. Por las cosas que he visto a mi alrededor, creo que cuando estás en una situación así es muy importante la gente de la que te rodeas. Por lo que he escuchado y he leído, su marido (el también cantante Bobby Brown) la maltrataba y hacía sentir muy mal. Creo que los artistas, cuando llegan a ese nivel, han de estar rodeados de gente que los quiera y que sean capaces de decirles las verdades a la cara aunque duelan. Que los aterrice, porque viven en una irrealidad. Ella tenía un entorno que la maltrataba física y psicológicamente.

***

Kenneth Reynods, ejecutivo de ventas de Arista Records, la compañía de discos que descubrió y lanzó a ese fenómeno llamado Whitney Houston, asegura que “la discográfica tenía en mente crear un icono pop, lanzar a una artista que fuera aceptada por las masas dirigida al Estados Unidos blanco”. Tony Anderson, director de promoción de la compañía, insiste: “La forma de promocionarla era olvidar deliberadamente su pasado y no centrarnos en él”. Olvidar que la diva había nacido y se había criado en Newark (Nueva Jersey) en el gueto. “Parece una tontería, pero no lo es. Estados Unidos es un país racista y el racismo era especialmente cruel entre los artistas negros”.

Así que desde el principio la música de Whitney Houston era deliberadamente pop. Todo lo que tenía un sonido demasiado negro era devuelto al estudio, y por sonido negro se entendía todo aquello que sonaba demasiado a George Clinton o demasiado funkadelic o R&B. Querían a una Joni Mitchell o a Mariah Carey o a Barbra Streisand, no a una versión femenina de James Brown. Tanto fue así que muy al principio de su carrera, en 1989, en los Soul Train Awards, que reconocen lo mejor de la música y el entretenimiento de la cultura afroamericana estadounidense y a los que estaba nominada como mejor vocalista del año, fue sonoramente abucheada por los suyos.

Dicen que aquello nunca lo superó. Que fue un punto de inflexión. Que arrastró aquel abucheo hasta el final de su vida y que, en cierta forma, definió su manera de comportarse más adelante. ¿Crees que pudo haberla condicionado tanto?

Creo que siempre afecta que tu gente no te reciba. Creo que hoy en día el mundo de la música está mucho más abierto. La música es música. Estamos en un mundo en el que todo es excluir, todo es violencia, todo es odio, todo es abrir conflictos. Así que creo que la música juega en estos momentos un papel muy importante en el planeta. Une y es inclusiva.

Pero a ti, como cantante y como músico, ¿no te da pena que tratasen de apartarla de sus raíces, de hacerla una artista que no sentía realmente lo que cantaba?

Hoy en día, seas negro, blanco, mestizo o chino, la gente recibe la música. Estamos en un punto en el que no importa realmente qué estilo interpretes. Lo importante es que te ponga los pelos de punta, que te llegue, te emocione y te haga llorar. Ese es un sentimiento universal que he visto en gente de todas las nacionalidades. Me parece que el racismo era mucho más fuerte antes, en su época, y sabemos la opresión que tuvo la comunidad negra. Pudo haberle afectado. Pero hoy en día, cuando escuchas a Whitney Houston no la identificas con una cantante de pop, sino simplemente con Whitney Houston.

¿Pero y toda esa maniobra para convertirla en un producto blanco dirigido a los blancos?

Al final, no lo lograron en absoluto. Escuchas a Whitney Houston y es una cantante negra. No lo vamos a negar. Es una cantante brutal, negra. Y la escuchas cantando unas baladas pop brutales y espectaculares, y lo de menos es que sean pop porque realmente las está cantando una mujer que venía del góspel y es una cantante negra. Y es Whitney Houston. Lo que más admiro es su honestidad. Podía haber drogas, maltrato, miles de rollos detrás de las bambalinas, pero se subía a un escenario y era ella. Era Whitney.

¿Cuáles son las raíces de Fela Domínguez?

Mis padres son mexicanos y yo también, pero por parte de mis abuelos vienen mis raíces cubanas y de ahí llega el color y mucha música también. Mi abuelo era cantante de salsa de Veracruz. Mulato. Ahí es cuando todo el mundo lo entiende. Todo ha sido música en mi familia.

¿Qué puede esperar el público de un espectáculo como El Guardaespaldas?

Que no se espere eso típico de los musicales de que de pronto estoy hablando y me pongo a cantar, no. Cada canción en este espectáculo es un show en sí misma. Claro que hay una parte actoral muy importante donde entran esos dos grandes actores que son Iván y Maxi, que son de altísimo nivel. El Guardaespaldas es más bien un concierto con escenas. Imagínate. Cuando llegué aquí y vi toda la escenografía, las pantallas gigantes, todo lo que hay metido en este show, pensé que esto era como un concierto de Beyoncé. Vestuario, iluminación, bailarines, puesta en escena, es de verdad una pasada.

No es tu primer contacto con el mundo de los musicales. De hecho, estabas interpretando un papel en ‘El Rey León’ en México. ¿Por qué dejar aquello para hacer esto?

El Guardaespaldas no es comparable con El Rey León. No hay musical como El Rey León. Pero yo interpretaba el papel de Nala, que solo tiene una canción. Y había sido fan de Whitney Houston desde que era una cría. Así que un amigo supo que había audiciones en España y envió mis vídeos y, mira, finalmente me hice con el papel. Son 12 canciones las que canto en todo el espectáculo. Se cantan, además, enteras y no hay ninguna en la que puedas descansar. Es muy exigente, pero, qué quieres que te diga. Yo, cuando se levante ese telón, voy a cumplir un sueño y eso no lo puede decir todo el mundo.

Menéalo

Sobre el autor

Manuel Cuéllar
El 12/12/12 decidió poner en marcha esta revista después de una experiencia profesional de 17 años en el diario EL PAÍS, donde se convirtió en un periodista todoterreno. Se licenció en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid y cursó el máster en la Escuela de Periodismo UAM/EL PAÍS. Periodista convencido de las bondades de las nuevas tecnologías, cubrió el 15 M por Twitter y otras redes sociales. Puedes seguirme en mis cuentas personales de Twitter, Facebook e Instagram. Gracias.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario