Inicio » “Intentar explicar es una de las mejores formas de aprender”

“Intentar explicar es una de las mejores formas de aprender”

Por Javier Morales, el 10 de Marzo de 2017, en entrevistas

Menéalo
La profesora Karla Suárez.

La profesora Karla Suárez.

“Siempre he creído que una de las mejores formas de aprender es intentar explicar”, nos cuenta en esta entrevista Karla Suárez (La Habana, 1969), la profesora de marzo del blog. Vive en Lisboa desde hace años, desde donde imparte cursos de escritura por internet en la Escuela. Acaba de publicar una nueva novela, Um lugar chamado Angola.

¿Cuándo y por qué empezaste a escribir?

Empecé de niña porque me gustaba inventar historias y me divertía escribirlas. En realidad tenía dos pasiones: las matemáticas y escribir historias. Sé que pueden parecer antagónicas pero no lo son, yo terminé estudiando ingeniería electrónica, pero nunca dejé de inventar historias porque era un pasión demasiado fuerte. Suelo decir que escribir es como una enfermedad y cuando una la adquiere de niño es prácticamente imposible curarse. Encima, crecí en una casa llena de libros (mis padres leían y mi madre era profesora de literatura) por eso no era nada raro que también yo quisiera engordar los libreros con mis textos. Y así seguí. Al final, entre las matemáticas y la literatura acabó ganando la segunda.

¿Por qué enseñar a hacerlo?

Siempre he creído que una de las mejores formas de aprender es intentar explicar. En un curso de escritura yo no pretendo ser la profesora que explica cómo hay que hacer las cosas porque, además, no sé cómo hacer todas las cosas. Lo que me interesa es el intercambio que se genera, porque con este todos aprendemos. Yo puedo transmitir a mis alumnos las experiencias que he tenido a lo largo de muchos años, las soluciones que he ido encontrando, lo que he aprendido leyendo a uno u otro autor. Y puedo recibir de ellos dudas que me hacen reflexionar sobre mi propio trabajo y me llevan a buscar soluciones a problemas con los que, quizá, antes no me había topado. Por eso me gusta enseñar porque el aprendizaje va en los dos sentidos.

¿Hay algún escritor a quien consideres tu maestro? ¿Fuiste alumno de algún taller de escritura?

Asistí a un taller literario cuando estaba en la universidad y era muy hermoso porque nos reuníamos estudiantes de diferentes ingenierías que teníamos en común esta pasión por la escritura. La profesora del taller se convirtió en mi amiga y casi una madre para mí. Ella también escribía y nos daba pie para hablar y discutir. En ese taller creo que perdí definitivamente el miedo de leer en público y a compartir mi escritura, además conocí autores que nunca había leído porque teníamos una especie de competencia. Cada uno intentaba sorprender a los otros y entonces, por ejemplo, cuando alguien mencionaba a un autor que los otros no habíamos leído en seguida corríamos a buscarlo porque todos queríamos saber y conocer más. Eso nos creó una base bastante sólida. En cuanto a escritores como maestros tengo muchos, pero voy a mencionar, especialmente, a Mario Vargas Llosa porque para mí cada libro suyo es una lección de escritura. 

Uno puede ser un buen escritor, pero un mal profesor. Los hay que son malos en ambas cosas, como escritores y profesores. ¿Qué cualidades se necesita para enseñar a escribir?

Yo creo que lo fundamental es que debe gustarte. Si no te gusta es mejor no hacerlo porque entonces se vuelve una obligación, no hay placer y cuando no hay placer no vale la pena ni para el profesor ni para los alumnos.

¿Qué les exiges a los alumnos que van a tus clases?

Doy clases por Internet, por eso lo que más exijo es respetar los plazos de cada actividad para que el curso no se vuelva un caos.

¿Alguna vez te has equivocado en cuanto a las expectativas que tienes sobre un alumno, para mejor o peor?

Bueno, hay alumnos que me han sorprendido para mejor, porque a veces empiezan con algunos problemas pero, poco a poco, se van soltando, van perdiendo timidez y desarrollando mejor los textos. Es muy agradable cuando descubro que el trabajo que estamos haciendo vale la pena.

¿Qué te aporta la enseñanza de la escritura y qué te disgusta de ella?

Me aporta lo que hablaba antes, ese intercambio que siempre hace mover las ideas. Además, gracias a los cursos he conocido a muchas personas de diferentes países, edades, que viven en sitios muy distintos y cada uno viene con su historia y su experiencia. A veces pienso que un grupo de la escuela es como una especie de termómetro del mundo. Esto es muy interesante. Con algunos alumnos, incluso, he mantenido amistad después del fin del curso. ¿Qué me disgusta? Pues casi nada o, bueno, jeje, en momentos en que estoy en plena escritura mía me cuesta tener que parar para leer los textos de la escuela, pero la verdad es que cuando estoy momentos cruciales de mi escritura me molesta tener que parar para hacer cualquier otra cosa.

¿Para qué sirve la escritura?

De manera general no sabría decir. Lo que sí sé es que cuando yo no puedo escribir me siento muy incómoda, me pongo de mal humor, me falta algo que me hace bien. Y prefiero estar siempre bien, por eso tengo que escribir.

A la hora de escribir, ¿cuál es tu método de trabajo? ¿Cuáles son tus rutinas y tus manías?

Suelo escribir por la noche-madrugada o por la tarde, en las mañanas no puedo, siempre he sido más nocturna que diurna. Bebo mucho té mientras trabajo y no me gusta tener gente cerca, tan solo mi gato. Escribo directamente en la computadora, aunque tengo siempre una libretica donde voy haciendo notas. Sobre todo si estoy trabajando en una novela esta libretica se vuelve fundamental porque todo a mi alrededor empieza a girar en torno a la historia que estoy contando y no puedo perder ningún detalle. Durante la escritura de la novela, además, escucho la música que escuchan mis personajes, pero no en el momento de escribir, yo escribo sin música, la escucho el resto del tiempo que no estoy escribiendo y luego, cuando termino definitivamente la novela, entonces hago el disco con su banda sonora.

Un libro que odies por encima de todos.

No creo que odie ningún libro. Si alguno no me gusta, no lo termino y ya está, pero no por eso voy a odiarlo.

Otro que ames por encima de todos.

Aquí sí hay muchísimos. Amo Rayuela, Crimen y castigo, El siglo de las luces, Anna Karenina, El extranjero, Los miserables, Conversación en la catedral, Sin novedad en el frente, Trópico de cáncer, Adiós a las armas, La espuma de los días, El señor de las moscas y una larga lista más de títulos.

¿Qué proyecto literario tienes entre manos?

En estos momentos estoy haciendo la promoción de mi última novela que acaba de salir en Portugal (donde vivo), cuyo título es Um lugar chamado Angola. He terminado unos cuentos en los que estaba trabajando, porque entre novela y novela siempre escribo cuentos, y ahora voy a empezar a trabajar en una nueva novela de la que ya tengo unas cuantas páginas escritas. Estoy al inicio, todo está por verse.

¿Qué le dirías al lector de esta entrevista que quiera convertirse en escritor?

Que lea mucho, que lea a los clásicos, a los grandes. Y que escriba. Hay una frase que ha sido atribuida a Pitágoras y que a mí me encanta: el principio es la mitad de todas las cosas. Hay que empezar entonces.

Concurso Escuela de Escritores/El Asombrario

Tal y como indicaba la entrada de la semana pasada, para participar en el Concurso Karla Suárez os propone que escribáis una escena de unas 500 palabras donde el protagonista esté con otro u otros personajes. Lo que interesa es que presentéis al protagonista,   de una de estas maneras:

Directamente: a través de su descripción física o psicológica (hecha por el mismo, por el otro personaje o por el narrador).

Indirectamente: poniendo al personaje en acción.

Indirectamente: a través de sus pensamientos.

Indirectamente: mediante un diálogo que mantenga con otro.

De estas cuatro formas posibles eligen una y: ¡a crear al personaje!

Envía el texto antes del 20 de marzo. El ganador podrá disfrutar de un mes gratis en cualquiera de los cursos de la Escuela y el relato se publicará en estas páginas, con el comentario del profesor.

Para participar en el Concurso pincha aquí.

Todos los cursos de la Escuela de Escritores.

Menéalo
Palabras relacionadas: ,

Comentarios

No hay comentarios

Deja tu comentario