Inicio » “Con ‘Rayuela’, aprendí que escribir te hace un poco más libre”

“Con ‘Rayuela’, aprendí que escribir te hace un poco más libre”

Por El Asombrario & Co., el 16 de diciembre de 2016, en concurso

Menéalo

La profesora Lara Moreno. Foto: Nuria Roca.

Acaba de publicar ‘Piel de lobo’ (Lumen). En esta entrevista, Lara Moreno (Sevilla, 1978), nuestra profesora del mes, nos cuenta cómo llegó a la escritura y por qué se dedica a la enseñanza. Descubre sus filias y sus fobias. Y a quienes empiezan a escribir les aconseja que no tengan miedo ni pereza. Que se lancen.

¿Cuándo y por qué empezaste a escribir?

Era muy pequeña, y escribía diarios. Luego cuentos de Navidad, luego cartas. Escribía porque me encantaba leer, y porque me di cuenta de que, escribiendo, pensar era más fácil. Incluso sentir.

¿Por qué enseñar a hacerlo?

Porque compartir lo que más te apasiona en el mundo es fascinante.

¿Hay algún escritor a quien consideres tu maestro? ¿Fuiste alumna de algún taller de escritura?

Solo fui a un par de talleres en la universidad, por los créditos, donde hice grandes amigas. Luego monté con dos amigos un taller, que duró muchísimos años, en Sevilla y luego en Madrid, pero donde no había profesores. Nosotros mismos escribíamos y luego nos leíamos, sin normas. Compartíamos, sin más. Mis maestros han sido todos los escritores, vivos o muertos, que me hicieron amar la literatura. Camaradas que me ayudaron y me han ayudado con sus consejos y su apoyo, he tenido varios desde que empecé a publicar: Felipe Benítez Reyes, Juan Bonilla, Rosa Montero, entre otros. Hoy día, hay alguien de quien aprendo muchísimo y que me ha hecho mejorar y sacar el brillo necesario: mi editora, Silvia Querini, la maestra.

Uno puede ser un buen escritor, pero un mal profesor. Los hay que son malos en ambas cosas, como escritores y profesores. ¿Qué cualidades se necesita para enseñar a escribir?

Empatizar; ser capaz de ver lo bueno primero y hacer hincapié en ello, y solo después señalar lo malo, con delicadeza y respeto; ser capaz de compartir tus filias y tus fobias.

¿Qué les exiges a los alumnos que van a tus clases?

Que disfruten.

¿Alguna vez te has equivocado en cuanto a las expectativas depositadas en un alumno, para mejor o peor?

No tengo expectativas formales sobre los alumnos. Solo pretendo que se diviertan, que exploren, que aprendan, que vivan la escritura y disfruten compartiéndola.

¿Qué te aporta la enseñanza de la escritura y qué te disgusta?

Aprendo mucho: es un ejercicio de análisis perpetuo, infinito. Un ejercicio de compartir, de mostrar. Me disgusta cuando los alumnos se disgustan.

¿Para qué sirve la escritura?

Para vivir. Como otras tantas cosas. Hacer encaje de bolillos, para quien le apasione, también sirve para vivir. La escritura es una forma, como muchas otras, de entender el mundo, el propio y el ajeno. Es una herramienta más.

A la hora de escribir, ¿cuál es tu método de trabajo? ¿Cuáles son tus rutinas y tus manías?

Depende de lo que escriba. Para escribir un poema: poca cosa, agarrarlo cuando sucede y volcarlo. Para escribir un relato: sentir el latigazo y tener la noche por delante. Para escribir una novela: leer mucho, que cada día sea lo primero que haga, o lo mejor que haga: escribir.

Un libro que odies por encima de todos.

Mis libros de física y química del instituto.

Otro que ames por encima de todos.

Amo Rayuela, por lo que significó al principio de todo, cuando me di cuenta de que escribir era ser un poco más libre.

¿Qué le dirías al lector de esta entrevista que quiera convertirse en escritor?

Que escriba. Que no tenga miedo. Ni pereza.

Concurso Escuela de Escritores/El Asombrario

¿Os atrevéis a escribir un monólogo? ¿A dejaros ir? Lee la lección de la semana pasada para orientarte y empieza a escribir, sin pensar demasiado, y encuentra el ritmo; déjate llevar. Autobiografía o fantasía: todo vale. 500 palabras aproximadamente. ¡Disfrutad! Y envía el texto al Concurso Escuela de Escritores/El Asombrario antes del 23 de diciembre. El texto ganador se publicará en estas páginas, con el correspondiente comentario de Lara Moreno, y el autor podrá disfrutar de un mes gratis en cualquiera de los cursos de la Escuela, tanto presenciales como por Internet.

Para enviar el texto pincha aquí

Todos los cursos de la Escuela de Escritores.

Más información sobre Lara Moreno:

Menéalo
Palabras relacionadas: ,

Comentarios

No hay comentarios

Deja tu comentario