09.12.2012

Expresionismo abstracto con una Polaroid

Menéalo

ENTRE LA PINTURA Y LA FOTOGRAF√ćA BASCULA LA OBRA DE ESTE FOT√ďGRAFO QUE HA DESARROLLADO UNA T√ČCNICA PARA CONVERTIR SUS POLAROID EN CONCEPTOS

MANUEL CU√ČLLAR, Madrid

Naci√≥ en Nueva York hace 42 a√Īos, de la cosecha del 69, del a√Īo en que el hombre pis√≥ la Luna y, tal vez por eso, posee alma de descubridor. “Me encanta pensar que muchas de las obras de esta serie est√°n en la intersecci√≥n entre la fotograf√≠a y la pintura. Me recuerdan mucho a los expresionistas abstractos, veo un poco de Clifford Still y de Barnett Newman en ellas. Me impresiona mucho que esa vieja tecnolog√≠a sea tan el√°stica”.¬†Bill Miller¬†se define a s√≠ mismo como un “fotoperiodista veterano”, estudi√≥ fotograf√≠a en el Bard College con¬†Larry Fink¬†y¬†Stephen Shore¬†y ha publicado en medios comoHarpers Bazaar,¬†Paris Match¬†o el¬†Daily News¬†aunque tambi√©n ha colaborado con el Metropolitan Museum of Art de Nueva York.¬†El a√Īo pasado recibi√≥ el¬†Celeste Prize¬†que premia a artistas contempor√°neos de esos que se pueden considerar dentro del 90%, es decir, que destacan por la originalidad de una idea y la creatividad del hombre corriente.

Tras su serie¬†Ruined Polaroids(Polaroids destrozadas), se esconde una historia de sensibilidad, casualidades y, sobre todo de saber mirar.¬† “Estas fotos est√°n tomadas con una c√°mara Polaroid SX-70 que mucha gente considerar√≠a que es un trasto. La compr√© por 20 d√≥lares en un mercadillo callejero hace dos a√Īos. La primera vez que la utilic√©, me di cuenta de que, por supuesto, ese aparato no pod√≠a funcionar en condiciones. A veces, soltaba dos copias a la vez cuando no se quedaba atascada la pel√≠cula en su interior estrope√°ndose. Nada para tirar cohetes, desde luego. Cualquiera que haya trabajado con esta c√°mara habr√° tenido las mismas experiencias que yo”, afirma el fot√≥grafo en un descanso de su trabajo en el turno de noche en el diario¬†New York Post.“Imagino que un 5% de las Polaroids fallan por una raz√≥n u otra. A veces es algo mec√°nico y otras debido a que los productos qu√≠micos est√°n caducados. Pero cuando las usas sueles convertirte en alguien prosaico que tiende, simplemente, a tirar a la basura las copias fallidas como un gesto mec√°nico. Sin embargo, hay algo especial y atractivo en las c√°maras antiguas y sus procesos de revelado. As√≠ que, empec√© a guardar las copias fallidas como un tesoro. Adem√°s, mi SX-70 comenz√≥ a destrozar casi todas las copias todo el tiempo y fue entonces cuando me empe√Ī√© en participar en el proceso. He llegado a saber y controlar c√≥mo acentuar aspectos y efectos de las im√°genes y colores que aparecen en las fotograf√≠as. Ya no es solo cosa de la sorpresa. Ahora s√© los trucos y el alma que se esconde detr√°s de la pel√≠cula y la c√°mara”.

Miller ha expuesto su serie de Polaroids en varias galer√≠as de Estados Unidos en Santa Barbara, Seattle y Miami, por ejemplo y las distribuye a trav√©s de la galer√≠a de Babel de Sao Paulo (Brasil). La mayor√≠a de ellas fueron realizadas durante el a√Īo 2011. “Es una forma de escapar con creatividad del trabajo diario”, afirma.

“Mi c√°mara Polaroid se estrope√≥ por casualidad de una manera muy productiva y es exactamente el defecto lo que la ha llevado a otra dimensi√≥n que la ha despojado de su prop√≥sito inicial. Estas obras pueden ser fotograf√≠as, pero, ¬Ņtambi√©n pueden ser pinturas?, se pregunta Miller.

Menéalo

Sobre el autor

A√ļn no hay comentarios

Deja tu comentario