27.03.2015

‘Género y Figura’ busca un antídoto para las fotógrafas invisibles

Menéalo
Género y figura.

Nieves Limón y Miren Pastor, integrantes de Género y Figura, con el azul #001480 de la campaña #genteGYF. Foto: Roberto Villalón.

Para que algo se mueva en el mundo de la fotografía y no nos perdamos la posibilidad de disfrutar del trabajo de tantas y tantas autoras fotógrafas, se ha puesto en marcha la iniciativa ‘Género y Figura’ (GYF). Se trata de un equipo multidisciplinar compuesto por nueve mujeres y hombres, que, hartos de simplemente celebrar el 8 de marzo o hacer algún comentario indignado en Facebook, se han puesto a buscar un antídoto a la invisibilidad. Son gente de diferentes áreas (universidad, periodismo, audiovisual…) con un objetivo común: contribuir a que se reconozca el trabajo de las fotógrafas. Piden nuestra ayuda en una campaña de ‘crowdfunding’.

Aunque parezca mentira, la invisibilidad no es un superpoder. Y si no, que se lo pregunten a muchas mujeres. Ellas no salen en la foto, o salen poco. Ni en las fotos de los Consejos de Administración del Ibex 35, ni en las de cumbres internacionales, ni en las de la sección de deportes, ni en las de tertulias políticas, ni en las de rectores de Universidad… Eso, por sí solo, es un gran problema. Pero es que tampoco son las encargadas de hacer esas fotos. Y cuando portan una cámara, sus nombres no aparecen luego en las listas de fotolibros destacados, en las colecciones antológicas, en las exposiciones, en las becas, en los libros de historia, en los colectivos, en los premios… Ahí también son transparentes.

Y ahí precisamente surge GYF, que pretende “posicionar” el trabajo de las fotógrafas españolas para tratar de paliar ese déficit de representación femenino. ¿Cómo? Pues mediante diferentes acciones. Primero, organizan una convocatoria de proyectos de mujeres residentes en España, realizados en los últimos 30 años, para que formen parte de su web. Crearán así un catálogo virtual que sirva para mostrar los trabajos de las fotógrafas que quieran participar en esta plataforma. Posteriormente, tres de esos trabajos serán seleccionados para crear piezas audiovisuales donde se presente el proyecto y se dé a conocer a la autora del mismo. Y de entre todos los trabajos que, además, se presenten con intención de ser un fotolibro, se editará y publicará uno en ese formato con la colaboración del equipo de edición de GYF.

Asimismo, se pretende que la web no sea simplemente una galería más de fotos, sino que tendrá una sección donde se desarrolle teoría de género sobre fotografía, textos sobre análisis, entrevistas a fotógrafas y recursos bibliográficos.

Para poder realizar estas acciones, GYF se presentó a un concurso de proyectos de la Universidad Carlos III de Madrid para acceder a un sistema de financiación crowdfunding a través de Goteo.org. Para ello deben alcanzar el objetivo marcado de 6.705 € antes de que finalice marzo.

El proyecto, como reconoce Nieves Limón, una de las integrantes de GYF, es modesto frente a la enorme tarea que supone evitar un sesgo masculino en la fotografía española. La idea inicial era más ambiciosa, pero se dieron cuenta de que para recorrer un gran camino hay que empezar por un pequeño paso, sobre todo cuando escasean los recursos. “Primero nos planteamos recuperar nombres de fotógrafas tradicionales de la fotografía española. Pero se nos escapaba de presupuesto, por lo que suponía de vaciado de archivos, investigación en muchos puntos de España, etcétera. Y además pensamos que había un problema más inmediato: a día de hoy, sigue habiendo una carencia de mujeres que hacen públicos sus trabajos a través de exposiciones o publicaciones”. Nieves es doctora en Investigación en Medios de Comunicación con Mención Internacional de la UC3M.

Las causas por las que las fotógrafas no tienen un reconocimiento público acorde con su porcentaje dentro del mundo de la fotografía son múltiples. Evidentemente, se trata de un mal que se da en muchas otras áreas y en especial en el arte. Hace unas semanas, se presentó la campaña de crowdfunding en un acto en la escuela Blank Paper, y se generó un debate que apuntó también a otros motivos. Por ejemplo, el carácter competitivo de muchas becas o premios. De hecho, el formato de GYF establece una serie de premios como son el fotolibro o las tres piezas audiovisuales. Y esto les ha generado alguna duda. “En el debate de presentación se nos planteó que el formato para acceder a la publicación establece un sistema competitivo, y esto retrae a muchas mujeres al no sentirse capacitadas a presentarse a un proyecto de estas características”, reconoce Nieves. “Muchas mujeres se desalientan y por ello no se presentan a los concursos; de hecho, se presentan en un porcentaje muy, muy inferior al de los hombres. En algunos casos no suponen ni un 2% de la participación”.

Incluso, según Nieves, algunas fotógrafas sufren un síndrome de impostoras cuando alcanzan cierto éxito profesional, lo que dificulta que lleguen a los mismos niveles de reconocimiento que ellos. “Una fotógrafa comentaba en el debate que siempre se había sentido un fraude y que había tenido que negociar consigo misma la sensación de que, más allá de los requisitos técnicos para ejercer la fotografía, no alcanzaba la calidad mínima exigible”.

Otro de los problemas que se planteó fue si con esta iniciativa simplemente se intenta tratar un síntoma, la falta de visibilidad, y no de abordar de forma general el problema de las fotógrafas, pudiendo enmascarar por tanto la enfermedad en lugar de curarla. A eso Nieves responde: “Es un riesgo, pero la otra posibilidad es no hacer nada, y desgraciadamente todavía es necesario hacer acciones de investigación y rescate que visibilicen el trabajo de las fotógrafas”.

El proyecto, recalcan, no pretende ser excluyente. “No tiene nada en contra de los hombres fotógrafos, ni pone en duda su calidad y merecimiento”. Se trata de que hombres y mujeres tengamos las mismas oportunidades de mostrar nuestra visión del mundo. Y para ello será necesario que comisarios, editores, periodistas, galeristas, compradores… colaboremos para que así sea. Sin necesidad de ser superhéroes.

Género y Figura tiene abierta su campaña de financiación en Gotero.org hasta el 31 de marzo. 

Menéalo

Sobre el autor

2 comentarios

  • El 29.03.2015 , ruival ha comentado:

    ¿Esto es endemia, epidemia, pandemia…, o leucemia?
    Porqué no reivindican su trabajo… las mujeres… INDIVIDUALMENTE…
    …Sin buscar un antagonismo de ”’género”’

Deja tu comentario