Gloria Fuertes ocupa su lugar en el mundo de los adultos
13.03.2017

Gloria Fuertes ocupa su lugar en el mundo de los adultos

Menéalo
Dos momentos en la vida de la escritora Gloria Fuertes recogidos en la exposición en Madrid.

Dos momentos en la vida de la escritora Gloria Fuertes recogidos en la exposición en Madrid.

La gran muestra sobre Gloria Fuertes (1917-1998) se abre mañana, martes 14 de marzo, en el Centro cultural Fernán Gómez del Ayuntamiento de Madrid. Se trata de uno de los puntales del centenario del nacimiento de la poeta, que en ‘El Asombrario’ estamos celebrando con la publicación cada lunes de uno de sus poemas para adultos. Es precisamente ese aspecto, sus escritos para adultos, eclipsados por su enorme éxito entre el público infantil, en lo que se está centrando este año la fundación que lleva su nombre. Hemos hablado con su presidenta, Paloma Porpetta, que nos cuenta entrañables curiosidades y facetas desconocidas de la escritora.

“Estamos realmente contentas con la repercusión del centenario”, nos cuenta Paloma Porpetta, “con la difusión, el impacto en redes, el balcón que le habéis abierto cada semana en El Asombrario…, los maravillosos libros que están apareciendo, como el de Blackie Books y el de Nórdica, la reedición de La Oca Loca en Kalandraka con las ilustraciones originales de los años 70, el nuevo ensayo de Reyes Vila-Belda en la editorial Iberoamericana, Poesía contra el silencio, los homenajes, el compromiso y facilidades del Ayuntamiento de Madrid para recordarla, que incluso ha anunciado que se le va a dedicar un espacio público en el barrio de Lavapiés, y sobre todo con que se esté hablando tanto de su faceta de escritora para adultos, que había quedado oculta por el éxito de su poesía infantil. Ella estaría dando botes de contenta. Era nuestro principal objetivo, y creo que lo estamos consiguiendo, porque ella sí tenía la espinita clavada de que no se conociera tanto su poesía para adultos”.

Paloma destaca lo completa que era Gloria Fuertes como poeta, que escribió miles de versos tanto para niños como para personas adultas. Con el plus, además, de que lo guardaba todo. “Me sigo encontrando inéditos, porque conservaba todos los cuadernos en los que iba escribiendo, desde siempre…”.

¿Cómo era su proceso de trabajo?

“Era impulsiva. Del corazón al bolígrafo, anotaba los versos donde pillaba, sobre todo en cuadernos, pero también en lo que tenía a mano, listas de la compra, sobres, hojas de calendario… Y ponía anotaciones de ‘hacer’ y puntuaciones con círculos, del 1 al 4; si ponía un 4 es que estaba orgullosísima de eso que había escrito. Y luego los mecanografiaba y, si les daba el visto bueno final, los marcaba con un ‘vale’ en rotulador rojo. Pues todavía me voy encontrando poemas de esos que consideraba válidos y que están sin publicar; creo que también es importante respetar la voluntad del autor, y no sacar todo el material si no contaba con la propia aprobación de quien lo escribió”.

Nos cuenta Paloma cómo surgió la fundación: “Mi madre era la editora de Torremozas, especializada en poesía de mujeres. Y ahí había publicado la antología de Gloria Fuertes a cargo de José Luis Cano. Así se conocieron. También le publicó Pecábamos como ángeles. Y entablaron una buena relación de amistad, tanto que, al morir, dejó tres herederos. A la Ciudad de los Muchachos les dejó todos sus ahorros. Al cantante Ismael, que había puesto música a varios poemas suyos, como ¿Dónde vas carpintero?, que fue todo un éxito, le dejó los enseres de la casa, y a mi madre le dejó los derechos de su obra completa, con el compromiso de mover su obra para adultos y apoyar la obra de jóvenes talentos. Mi madre creó en el año 2000 la fundación. Murió hace dos años; mi hermana se hizo cargo de la editorial Torremozas y yo, que soy archivera, de la fundación”.

El cuaderno de gramática de Gloria Fuertes en 1933.

El cuaderno de gramática de Gloria Fuertes en 1933.

Gloria Fuertes firmando autógrafos en el centro de Madrid.

Gloria Fuertes firmando autógrafos en el centro de Madrid.

Paloma Porpetta, que es licenciada en Historia del Arte y ejerce de archivera autónoma, llevando los archivos de los municipios de la Sierra Norte de Madrid, confiesa que, para ella, trabajar en todo el material heredado de una persona tan prolífica, creativa y hormiguita como Gloria Fuertes es un inmenso regalo, y está deseando poder centrarse ya en rematar la catalogación del archivo. La fundación, independiente y que se nutre del trabajo de voluntariado, ocupa una oficina en el paseo de la Castellana.

“Siempre ha habido mucho interés en Gloria Fuertes”, sigue contando Porpetta, “sobre todo en EE UU, donde hay una docena de especialistas en su obra, y donde está muy considerada dentro de la generación de poetas de la posguerra. En los años 60 y 70 era de las pocas mujeres incluidas en las antologías de poetas, pero hay que reivindicar que era poeta desde los años 30, que escribió desde siempre y que lo conservaba todo, lo guardaba todo. Luego llegó el programa infantil Un globo, dos globos, tres globos , y su enorme éxito en televisión -hay que recordar que entonces sólo había dos cadenas, y lo que se convertía en un éxito televisivo era un éxito a nivel nacional- eclipsó su obra para adultos, cuando ella en todo momento compaginó ambas vertientes. No hay que olvidar que en 1949 publicó su primer libro para niños, Canciones para niños, pero que solo un año después, en 1950, ya publicó su primer libro para adultos, Isla ignorada”.

¿Y le pesó que tanto reconocimiento se circunscribiera al mundo infantil, lo vivió con amargura?

Tampoco es eso, a ella le encantaba ese éxito, pero es verdad que nunca dejó de publicar para adultos, y que vivió con cierto pesar que en la gran mayoría de las veces solo se la identificara con la poesía infantil, solo la llamaran para eso. También es verdad que vivió tiempos especialmente difíciles para que despuntaran las mujeres, y ella, de una forma u otra, lo logró; además, apoyó mucho a otras mujeres poetas. En 1951 creó junto a María Dolores de Pablo y Adelaida Las Santas la tertulia literaria Versos con Faldas para dar cabida a otras escritoras… Ella tuvo muy buenas amigas y también muy buenos amigos en el mundo literario, como Gabriel Celaya, Francisco Nieva y Carlos Edmundo de Ory… Pero aquella tertulia desafortunadamente duró poco porque en la sala donde se celebraba, en un centro regional, les pusieron un futbolín y, claro, eso las chafó totalmente. No eran tiempos fáciles para una mujer, y menos para una mujer soltera, feminista, nada convencional, muy independiente, que iba a su aire, y cuya poesía social era dura y crítica, aunque ella consiguió esquivar la censura aplicando mucho el sentido del humor. Pero le pasaron cosas curiosas, como que un poema suyo fue censurado en TVE en ¡el año 1981! Era un villancico que al final decía “porque Dios está en pelotas”, pues se lo censuraron y era 1981.

¿Tiempos aún más difíciles para una mujer si, además, era lesbiana?

Al principio tuvo grandes amores hombres; entre 1931 y 1939 anotaba sus “conquistas”, y entre ellas destaca la de Manolo, y después la del pintor Rosado Rivas, pero es verdad que en 1955 -cuando tenía 38 años- conoció a Phyllis Turnbull, que era una hispanista americana que le daba clases de inglés, y ese fue el gran amor de su vida, la relación duró 15 años, hasta 1970; a partir de ahí ya no quiso compartir su casa y su vida con nadie. Luis Antonio de Villena cuenta, por ejemplo, que Gloria Fuertes no lo ocultaba, no es que estuviera dentro del armario, pero sí es verdad que a raíz de hacerse tan famosa por la tele, tampoco lo aireaba. En su obra queda claro que siente amor hacia personas, independientemente del género, y sí tiene poemas dedicados a Phyllis.

Dos momentos en la vida de la escritora. A la izquierda, durante uno de sus viajes. A la derecha, en España.

La poeta durante uno de sus viajes. A la derecha, paseando a Rita con Phyllis.

El 'aprobado' en gramática de Gloria Fuertes en 1931.

El ‘aprobado’ en gramática de Gloria Fuertes en 1931.

¿Gloria Fuertes era realmente así, respondía en la realidad a esa imagen de naturalidad y cercanía que tenemos de ella?

Sí, sí, era totalmente así de natural y cercana, de trato cariñoso y gran ingenuidad, como de niña grande, la puerta de su casa siempre estaba abierta.

Económicamente le fue bien, ¿no?

Sí, le fue bien, pero también hemos de tener en cuenta que era de gustos sencillos, que no gastaba mucho, que ella era feliz teniendo sus cuadernos y sus lápices, su tabaco y su whisky. Que poco más necesitaba. Había nacido en Lavapiés, en una familia muy humilde en la que incluso se pasó hambre en la posguerra; vivieron en varias calles de Lavapiés, en Espada, Tres Peces, Dos Hermanas… Luego su padre encontró trabajo de portero en una finca en la calle Zurbano con José Abascal; eso supuso una mejora sensible para la familia. Después se fue a vivir con Chelo, su amiga de toda la vida, a Juan de la Cierva, y luego con Phillys a la casa que esta tenía en Alberto Alcocer, y que, al fallecer, se la dejó en usufructo… Gloria era muy ahorradora y dejó bastante dinero a la Ciudad de los Muchachos, como una manera de devolver a los niños lo que tanto le habían dado…

Pues bien, todo esto y mucho más de su vida y obra es lo que se podrá ver a partir de mañana en la exposición que ocupa 2.000 metros cuadrados del centro de Colón, y que estará abierta hasta el 14 de mayo, con documentos originales, fotografías familiares, poemas manuscritos…, cientos de piezas, algunas de las cuales producen una enorme ternura y nos ayudarán a conocer mejor a esa niña grande y a esa gran mujer. Desde versos escritos en una guía telefónica hasta un libro que ella misma se hizo en 1936 -con 19 años- confeccionando las cubiertas con cartones.

Importante: la entrada es gratuita, porque en el ánimo de la Fundación siempre estuvo que una exposición sobre alguien que salió de un ambiente tan humilde no debería costarle dinero a quien se acercara a conocerla mejor.

La exposición ‘Gloria Fuertes 1917-1998’ se puede visitar en el Centro Cultural Fernán Gómez hasta el 14/05/2017.

Menéalo

Sobre el autor

Rafa Ruiz
Periodista convencido de que las luces al final del túnel solo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente, temas a los que ha dedicado la mayor parte del tiempo de su vida profesional -10 años en 'El País' y 15 años en 'El País Semanal'-. Autor de los libros de cuentos infantiles 'Toletis' y 'Ninoninoni', codirector de la galería madrileña Mad is Mad -centrada en artistas emergentes- y uno de los socios fundadores de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

  • El 15.03.2017 , Joaquín ha comentado:

    Con tu permiso, Rafa, invito a tus lectores a leer mi entrevista ficticia a Gloria Fuertes. Una conversación de mentira para descubrir a la Gloria Fuertes de verdad http://bit.ly/2n7DmJN ¡Feliz lectura!

Deja tu comentario