¿Harto del Black Friday?, pásate al 'Buy Nothing Day'
24.11.2016

¿Harto del Black Friday?, pásate al ‘Buy Nothing Day’

Menéalo
Imagen del 'Buy Nothing Day'.

Imagen del ‘Buy Nothing Day’ realizada por Adbusters.

El ‘Black Friday’, ese día después del jueves de Acción de Gracias, fiesta en que las familias en teoría se reúnen para celebrar la Providencia que vela por que no nos falte nada cuando creemos que todo está perdido, desembarcó en Europa con fuerza hace más de un lustro. “¡Compren, compren, oferta, mitad de precio!”, gritan los mercaderes. La gran ocasión de su vida antes de Navidad y de las rebajas de después. ¡Y solo un día! Hay que aprovecharlo sí o sí, nos convencen. Otras voces disidentes, sin embargo, instan a lo contrario: es el ‘Buy Nothing Day’. El día de no comprar nada. Es un día al año. ¿Podrás no comprar nada?

Hace décadas que las Navidades se constituyeron como el periodo más comercial del año. Pero cuando nos creíamos que ya no se podía pisar más el acelerador de la publicidad apareció un nuevo bebé que antes solo berreaba en Estados Unidos: el Black Fryday, el día tras una de las fiestas más importantes del calendario norteamericano, que se vive en familia y a priori buscando el recogimiento interior. En esta jornada se pulverizan los precios y se instiga a seguir visitando, si cabe con más ahínco, tiendas y malls, mercados y webs para comprar, comprar, comprar. Todo vale para preparar la carrera por la Navidad. El Black Friday en Estados Unidos es todo un fenómeno. Colas interminables para adquirir un producto, tiendas de campaña a la puerta de los grandes almacenes…

Y como tantas costumbres norteamericanas, el Black Friday ha llegado a España para quedarse. Porque nosotros, como buenos samaritanos y obedientes ciudadanos que siguen los consejos publicitarios, lo hemos adoptado. Y el nene quiere comer, así que a nutrirlo se ha dicho.

Pero hete aquí que aparecieron los alternativos, los llamados “enemigos del progreso”, para promover un día de huelga de compras: Buy Nothing Day (BND).

El padre del BND es un tal Ted Dave, artista canadiense y fotógrafo publicitario, que lo propuso por primera vez en 1992 en Vancouver. “Lo bastante es suficiente”, fue su lema. El Buy Nothing Day es una propuesta de huelga, de boicot: no por un producto o empresa concretos, sino por el hecho de comprar, el gesto que alimenta la maquinaria de la sociedad de consumo. Y también insta a salir a la calle a denunciar un sistema que destruye el medioambiente, nuestro entorno. Después, esta propuesta fue adoptada y promovida por la asociación y revista Adbusters, liderada por el activista Kalle Lasn, una de las cabezas visibles de las manifestaciones de Occupy Wall Street (2011).

Qué lejos se ve el año 2011, con movimientos como el 15M o ese Occupy Wall Street, especialmente en este momento en que Trump acaba de ganar las elecciones en Estados Unidos y el gobierno conservador del PP estrena investidura en España. Pero la llama de este sentimiento indignado sigue viva. Desde que se empezara a celebrar el Buy Nothing Day cada año son más los países que se suman a esta idea, unos 60 en todo el mundo. Y llevan a cabo diferentes acciones en las calles con el objeto de que reflexionemos sobre nuestra conducta consumista.

La web británica de este movimiento, una de las más activas, proclama un lema con el hashtag #shoplesslivemore (compra menos, vive más), y recomienda una “desintoxicación” de compras para escapar del “comprapocalipsis”. ¿Acaso algún objeto nos ha dado alguna vez en nuestra vida la felicidad?, se preguntan. Ojo, la felicidad entendida como ese contento y serenidad interiores que nos hacen estar en armonía con nosotros mismos y con el entorno. No esa estampa creada por la publicidad de gente guapa riéndose, viajando, tomando bebidas con burbujas y ligando.

No es solo el hecho de no comprar en ese día. Se trata de cambiar nuestras vidas, de buscar otro paradigma y de plantarse frente a las grandes corporaciones. El cliente siempre tiene la razón, y si el consumidor empieza a elegir otras opciones, las cosas tendrán que cambiar sí o sí, apuntan.

No en vano, otro de los objetivos de este movimiento es favorecer al pequeño comercio de proximidad, que es incapaz de competir con las súper ofertas de las grandes cadenas, grandes almacenes y grandes tiendas online. De esta manera se favorece otro tipo de consumo, otro tipo de vida. Así que si no te queda más remedio que comprar algo en el puente de Acción de Gracias, compra en tiendas de barrio, recomiendan.

¿Hay marcha atrás? ¿Se puede volver a una sociedad que no mercantilice hasta la luz del sol? ¿Y si realmente se redujera el consumo? ¿No explotaría nuestro modo de vida, nuestro sistema?

Seguramente sí. Hemos creado un mundo que necesita que cada vez se consuma más. Pero este modelo es ambientalmente insostenible; hace falta una relectura. Vamos, que la Tierra se va al garete; eso sí, con los números macroeconómicos bien lustrosos.

Los activistas de Adbusters dan imaginativas y no exentas de humor ideas a los convencidos de esta causa para que la difundan en el puente de Acción de Gracias. Una es plantarse en la puerta de un gran almacén tijeras en mano. Lo llaman “Corte de tarjetas de crédito” para ponerle final a las deudas y a la compra irresponsable. Otra acción es organizar un “Paseo Zombi” en los alrededores de los centros comerciales, porque, dicen, los compradores compulsivos son eso, zombis, con una expresión compulsiva en sus rostros, muertos en vida manejados por una publicidad que les hace creer que necesitan comprar para ser felices. Y otra de las acciones es que un grupo de al menos 10 personas, cada una con su correspondiente carrito, vacío, eso sí, forme una “conga” por los pasillos de la tienda de turno en una suerte de procesión anticompras.

Y una vez pasado el Puente de Acción de Gracias, en Adbusters van más allá y proponen un Buy Nothing Christmas, una Navidad sin compras, lo que parece aún más osado.

Y entonces, quizá podamos celebrar estas fiestas de invierno, quien quiera celebrarlas, de manera tranquila, sin agobios económicos, y viviendo su inicial significado: dar gracias por el mundo en que vivimos, que nos provee de tantas cosas maravillosas sin necesidad de comprarlas porque son -en realidad fueron- gratis. Celebrar la luz del sol, el agua que calma nuestra sed y origen de todo, la vida. Con semejantes ingredientes, lo demás viene por añadidura.

Menéalo

Sobre el autor

Ana Llovet
Lo mío es escribir sobre temas sociales. Sobre el ser humano, su búsqueda interior y su integración, o no, en el entorno. Es a donde me acaba llevando siempre mi olfato o mi corazón, por mucho que me desvíe de ese camino, y donde siento que puedo contribuir en algo a lograr el tan necesario cambio de conciencia. Escribo en El Asombrario & Co desde 2014. Antes, desde 1992, hubo muchos otros medios, algunos de mucho renombre, y gabinetes de comunicación, pero en ningún sitio como este me he sentido tan libre a la hora de expresar mis ideas. Mi Twitter: ‘@ana_llovet’

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

Deja tu comentario