15.03.2017

Idea Camp: 50 buenas ideas de cooperación e innovación social

Menéalo
Un momento de Idea Camp 2017 en Madrid. Foto: César Lucas Abreu.

Idea Camp 2017 en Madrid. Foto: César Lucas Abreu.

Durante tres días a principios de mes, Madrid ha acogido Idea Camp, un encuentro bajo el título ‘Moving Communities’ (Comunidades en Movimiento) en el que se han dado cita ciudadanos de a pie, procedentes de más 20 países, con el propósito de hacer de nuestro mundo un lugar mejor. Han acudido a la llamada de la Fundación Europea de la Cultura (ECF en sus siglas en inglés), su socia Platoniq -una plataforma digital de cooperación e innovación social- y el Ayuntamiento de Madrid para trabajar sobre estas ideas incipientes. Estuvimos allí para ver lo que dio de sí esta convocatoria que persigue la energía colaborativa.

A lo largo de tres intensas jornadas en el centro Daoiz y Velarde y en Medialab Prado, han compartido sus intenciones, intercambiado su visión del mundo y han visto la oportunidad de seguir adelante con su proyecto o de dejarlo a un lado. De las 50 ideas presentadas, la ECF otorgará 25 becas para ayudar a que se conviertan en realidad.

Hay personas que tienen ideas que van más allá de su propio ombligo. Ideas con voluntad de mejorar el entorno. Muchas de ellas se han dado cita en Idea Camp: una se propone crear una radio en Eslovenia, Voces migrantes, gestionada por refugiados, para que puedan expresar su cultura, sus preocupaciones y alcancen poco a poco la integración en sus nuevas realidades. Otra, una joven portuguesa, propone “ocupar un río”, es decir, que la ciudadanía haga propio un espacio natural degradado para mejorarlo, protegerlo de malas políticas y poder disfrutarlo con todos los beneficios que conlleva hacer hueco a la naturaleza en nuestras vidas. Hay una albanesa empeñada en enseñar a programar a las chicas de su país, especialmente a las de etnia gitana, para avanzar en la igualdad de las mujeres. Una polaca afincada en Irlanda está convencida de que el entendimiento global llegará de la mano de una plataforma para compartir recetas…

Todas estas “bombillas luminosas” pululaban esos días por Madrid, cuya municipalidad da cabida a la participación de sus habitantes en decisiones sobre los presupuestos o sobre la ordenación del espacio y que apoya iniciativas como esta, en la que es el ciudadano el que aporta su visión sobre cómo mejorar el entorno.

Haciendo honor al título del encuentro (Moving Communities), casi dos de cada tres ideas expuestas en Idea Camp estaban relacionadas con la acogida de los refugiados sirios y de los migrantes, de crear mezclas sin perder raíces ni acá ni allá. Un mundo globalizado en el que los valores locales -desde un punto de vista positivo, no excluyente- cada vez tienen más peso. Lo local y lo global dándose la mano.

Un evento, en definitiva, en el que muchas de las ideas expuestas le sacarían los colores a los gobiernos con sus alternativas a la cerrazón de las fronteras, a los guetos.

Susana Noguero, de Platoniq, plataforma independiente que pertenece a la red que ha ido creando la ECF por toda Europa, y que ha gestionado este Idea Camp, cree que para que la sociedad siga avanzando, para que se puedan hacer realidad tantas y tantas buenas ideas, hoy en día es necesaria la “corresponsabilidad”. Esto quiere decir: que se implique todo el mundo. Gobiernos locales o nacionales, plataformas privadas, empresas, los ciudadanos… todos trabajando en común a través de procesos participativos abiertos que tienen lugar en la esfera digital. Y buscando también lo que ella llama el Matchfunding, la vuelta de tuerca al Crowdfunding, y que propone la financiación de buenos proyectos por parte de todos los estamentos sociales citados. Ideas que sin estas aportaciones económicas nunca verían la luz de verdad.

Pizarras de ideas en Idea Camp 2017. Foto: César Lucas Abreu.

Pizarras de ideas en Idea Camp 2017. Foto: César Lucas Abreu.

Platoniq investiga desde hace 15 años cómo aplicar las nuevas tecnologías y la cultura del software libre a proyectos de innovación social, y crea herramientas de trabajo digitales para hacer posible el entendimiento entre las diversas partes. El objetivo es hacer del trabajo en común para el bien común (lo de todos) algo posible. Con resultados medibles y tangibles.

Proyectos como la red social de financiación Goteo, creada y desarrollada por Platoniq, también buscan la viabilidad económica de tantos y tantos proyectos que contribuyen a mejorar el entorno.

¿Y esto cómo se logra? ¿Cómo conseguir que acciones como estas no se queden en los cuatro de siempre? Y es que a veces el lenguaje y modos de la esfera digital suenan crípticos para los no iniciados. “Se trata de coger lo mejor del clásico Plan de negocio de las empresas, de start-ups, y mezclarlo con la cultura libre, la economía colaborativa, las cooperativas, los procesos participativos, y crear un modo de trabajo nuevo y que funcione”, explica Noguero, que tiene la virtud de traducir a lenguaje llano lo que a priori podría echar para atrás por farragoso.

Platoniq ha aplicado durante el Idea Camp en Madrid una metodología de trabajo que lleva a cada participante a cuestionarse sus propios valores, sus propios proyectos para que mire los de los otros. Un sistema propio basado, según apunta Noguero, entre otras cosas, en la psicología de masas, dinámicas de grupo, de las redes autogestionadas, etc.

Idea Camp, así, apunta Noguero, ha sido como una incubadora de proyectos donde las 50 ideas preseleccionadas por la EFC y su red de trabajo (en la que está Platoniq como nodo en España) den un paso para su viabilidad. Un ejemplo de modo de trabajo que cada vez está más vigente y que pronto será masivo.

Hace tan solo 15 años casi ni existía el concepto de red social. Hace 12 años, las conocían cuatro enterados. Hoy el 90% de la población forma parte de varias y las llevamos en el bolsillo en nuestro móvil. Ejemplo más poderoso que ese no lo hay para ver la aplicación práctica de la esfera digital en el día a día y lo vertiginoso de su avance.

Esta es la tercera cita de Idea camp. La convocatoria hablaba de “becas de Investigación y cultura con impacto social en el ámbito de una Europa extendida” (Mediterráneo y Norte de África incluidos). La EFC analizará con sus socios y recogerá las conclusiones del trabajo desarrollado en estas tres convocatorias. Seguramente ya para el año que viene surja un nuevo encuentro con nuevas metodologías para seguir avanzando en el proyecto de hacer del mundo un lugar mejor. Quizás no se llame Idea Camp, pero ideas luminosas las habrá, seguro, y muchas.

Menéalo

Sobre el autor

Ana Llovet

Lo mío es escribir sobre temas sociales. Sobre el ser humano, su búsqueda interior y su integración, o no, en el entorno. Es a donde me acaba llevando siempre mi olfato o mi corazón, por mucho que me desvíe de ese camino, y donde siento que puedo contribuir en algo a lograr el tan necesario cambio de conciencia. Escribo en El Asombrario & Co desde 2014. Antes, desde 1992, hubo muchos otros medios, algunos de mucho renombre, y gabinetes de comunicación, pero en ningún sitio como este me he sentido tan libre a la hora de expresar mis ideas.
Mi Twitter: ‘@ana_llovet’

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario