La leyenda de la fotógrafa/niñera Vivian Maier llega a Madrid
09.09.2015

La leyenda de la fotógrafa/niñera Vivian Maier llega a Madrid

Menéalo
Chicagoland. Fotografía de Vivian Maier.

Chicagoland. Fotografía de Vivian Maier.

Dicen que nació el 1 de febrero de 1926 en Nueva York y que murió el 21 de abril de 2009 en Chicago, bajo condiciones de indigencia y en el más absoluto anonimato. Los que pudieron conocerla dicen que era una mujer espigada, misteriosa, excéntrica, reservada e inusual. Un bicho raro. Aunque trabajaba de niñera, era gran aficionada a la fotografía: así lo demuestran los cerca de 150.000 negativos que dejó sin revelar. Hoy, valga la paradoja de este personaje, es considerada por los especialistas una de las mejores fotógrafas de la calle del siglo XX.

Desde que en 2007 el joven historiador John Maloof, en busca de fotografías antiguas, se topase con la obra de Vivian Maier en una subasta, la figura de esta fotógrafa no ha dejado de crecer hasta adquirir una dimensión de éxito mundial. Un reconocimiento que se desbordó con el estreno de Finding Vivian Maier (2013), nominado en los pasados Oscar en la categoría de mejor documental.

Después de haber viajado por todo el mundo, la obra de Vivian Maier llega, por primera vez, a Madrid. La galería Bernal Espacio, en colaboración con John Maloof y la galería Howard Greenberg de Nueva York, albergará la exposición desde este miércoles 9 de septiembre hasta el sábado 26. Con un total de 30 fotografías y un vídeo de la artista en formato 8mm, “la exposición recoge tanto el mundo autobiográfico de Maier como sus retratos callejeros y, en algunos casos, imágenes que son una maravillosa simbiosis entre ambos mundos”, explica el director de la galería, Efraín Bernal, con la intención de reunir lo más representativo de los secretos de esta enigmática fotógrafa americana. “Es una obra auténtica y verdadera, que parte de la necesidad de retratar el mundo de una forma autodidacta y honesta. Y esto en una época donde hay tanta vanidad, es muy conmovedor”.

Con una biografía tan oscura y misteriosa, uno puede pensar que el éxito de Vivian Maier se debe a su peculiar personalidad. La respuesta de Antonio Pérez, profesor de fotografía y director de LENS Escuela de Artes Visuales, ante esta cuestión es clara: hoy se reconoce a Vivian por la calidad de sus imágenes. “Son fotografías que pertenecen a un género clásico, la fotografía de calle o street photography, y que siguen los postulados de la fotografía moderna norteamericana, que es una estética de fácil digestión y por tanto asequible para todos los públicos”, concreta Antonio. “Por otra parte, es innegable que hay que tener en cuenta  la historia de la autora: una mujer que practica la fotografía sin ningún ánimo de notoriedad. Más bien por pura necesidad vital. Una mujer que muere en una situación de cierto desamparo casi a la vez que su obra es descubierta. Y, poco tiempo después de su muerte, su obra, que probablemente sólo habían visto sus más allegados, obtiene un alcance universal. Es una gran historia detrás de unas fotografías que, sin duda, merecen la pena”.

Unboxing Vivian Maier by Manuel Vázquez from Bernal Espacio on Vimeo.

Más allá de querer reflejar o no los contrastes existentes en la sociedad estadounidense de los años 50, “lo innegable es que Vivian sentía una profunda curiosidad por el mundo y sus semejantes”, continúa Antonio. “Por eso viajó por el mundo en un momento en que el turismo no era una práctica tan común como lo es hoy, y por eso fotografiaba tanto, independientemente de que sus fotos no nacieran para cosechar ni un solo aplauso. Vivian Maier se sitúa así en las antípodas del mundo que conocemos hoy, donde cada fotografía que tomamos se comparte en busca del “Me gusta”. Maier no buscaba otra satisfacción que la propia y lo hacía con una tenacidad que solo puede nacer de un motor extremadamente poderoso: la obsesión”.

Observadora incansable y siempre con su cámara Rolleiflex colgada al cuello, Vivian Maier aprovechaba los largos paseos con los niños que cuidaba para fotografiar una realidad que no todos apreciamos a simple vista. Guadalupe de la Vallina, fotógrafa de la revista Jot Down, resalta esa “capacidad del asombro” presente en los ojos de Vivian. “Seguramente influida por su trabajo como niñera, mezcla una mirada tierna y honesta hacia los sujetos que retrata. Por ejemplo, consigue poner a los niños a la altura de los adultos. No los infantiliza; al contrario, les da peso, valor. Dignifica sus dramas, aunque el niño o la niña en cuestión llore por una chorrada”, explica Lupe. “Además, tiene la capacidad de captar la psicología de los personajes en algo tan volátil como es la fotografía de calle. Me parece una fotógrafa espectacular”.

Otra característica peculiar de la obra de Vivian es la cantidad y diversidad de autorretratos que pudo realizar: desde sombras en el asfalto hasta reflejos en espejos. Una obsesión que, según Guadalupe, responde a la necesidad que tiene el ser humano de reconocerse, de verse mirarse así mismo. “Somos un misterio para nosotros. Necesitamos una respuesta, un reflejo que nos permita ser conscientes de quiénes somos, igual que la luz necesita rebotar contra algo para ser vista”, explica esta fotógrafa en relación a esa necesidad compulsiva de Vivian por retratarse a sí misma.

45_10_v2

La reconocida fotógrafa estadounidense Mary Ellen Mark establece similitudes entre el sorprendente legado de Vivian Maier y autores como Robert Frank, Lisette Model, Helen Levitt y Diane Arbus. Otros fotógrafos urbanos de gran reconocimiento, como Joel Meyerowitz, resaltan de ella su capacidad innata de acercarse a las personas y hacerlas sentir cómodas frente a la cámara. “Ella podía acercarse a una persona totalmente desconocida y conseguir que posaran sin dejar de ser ellas mismas. Generaba así ese momento mágico donde dos presencias vibran como una sola”, cuenta este fotógrafo originario del Bronx en el documental de Vivian Maier.

Otra de las preguntas es si a Vivian le gustaría este revuelo que se ha montado en torno a su obra. “Si hubiera dependido del beneplácito de sus semejantes, su obra no sería la que es hoy. Ella labró su propio camino, un camino vital que la llevó a la soledad y a la pobreza. Afortunadamente, el destino iba a ofrecer una segunda vida a sus fotografías”, explica Antonio, quien reconoce que esto añade otra cuestión: el papel decisivo que juegan aquellos que han rescatado su obra. “No podemos olvidar que la fotografía es, ante todo, una labor de edición, es decir, de selección y secuenciación de imágenes. Por lo que, al fin y al cabo, son ellos los que seleccionan las fotografías y quienes deciden el aspecto final de las copias impresas, pues las imágenes proceden directamente de negativos que, en un número ingente, nunca fueron llevados al papel. En este caso, las personas que adquirieron los negativos de Vivian Maier son los que, hasta ahora, deciden el camino que lleva su obra”. Paradójicamente, una hoja más por escribir en el cuaderno en blanco de la vida de Vivian Maier.

45_23

45_24

45_25

45_28

45_30

Menéalo

Sobre el autor

Edu Granados
(Madrid, Pinto, 1995). En Twitter @EduGrhcp: "Soy ignorante e inquieto. Luego tengo tiempo para estudiar Relaciones Internacionales. También colaboro con el departamento de Comunicación de La Joven Compañía, soy redactor en la revista Eboli News de Pinto y co-fundé, junto a otras maravillosas personas, la asociación juvenil Apumak, donde pretendemos concienciar a la juventud de la realidad social a través del voluntariado y la autoformación. Sigo siendo ignorante e inquieto.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario