29.12.2017

¡No tires esos langostinos, esas almendras, esos posos de café!

Menéalo
De la cáscara del langostino se produce, entre otras cosas, un componente para las gasas médicas. Foto: Pixabay.

De la cáscara del langostino se produce, entre otras cosas, un componente para las gasas médicas. Foto: Pixabay.

Reciclamos cosas que jamás imaginasteis. En estos días en que se dispara el consumo, con mesas rebosantes y cubos llenos de sobras, os vamos a presentar diez asombrosos casos de residuos orgánicos que pueden tener una segunda vida. Desde la cáscara de los langostinos a los posos del café y los huesos de aceituna. Estamos acostumbrados a reciclar el vidrio –Ecovidrio, por ejemplo, espera recuperar unas 131.000 toneladas de envases durante diciembre y enero, lo que supone el 18% del total anual y se debe sobre todo al incremento del consumo durante la Navidad, el papel, el cartón, los envases de plástico…, pero ahora en ‘El Asombrario Recicla’ damos un paso más allá.

Diferentes iniciativas, investigaciones, estrategias y políticas ligadas a la economía circular y la bioeconomía potencian el aprovechamiento de unos residuos orgánicos cuya segunda vida parecía imposible. Vamos a presentar en dos artículos una selección de aparentes desechos orgánicos que mayoritariamente son pasto de vertederos o, en el mejor de los casos, de elaboración de compost, pero que realmente contribuyen a crear una enorme variedad de productos. Se les llama bioproductos, por su origen orgánico, y biorrefinerías a las instalaciones de las que salan diferentes líneas de ellos (para alimentación, cosmética, medicina, energía…), en contraste con las refinerías cuya materia prima es esencialmente el petróleo.

  1. Cáscaras de langostinos para frenar hemorragias

Primero de todo: atentos a los langostinos que comemos en estas navidades, ya que algunos proceden de zonas tropicales donde se esquilman bosques de manglares y se fomenta la explotación laboral. Lo segundo, su cáscara, como la de gambas, camarones, langostas y cangrejos, contiene quitina, un carbohidrato con el que se produce quitosano, compuesto que se destina a múltiples utilidades: desde fungicida en la agricultura a componente de gasas para reducir hemorragias en medicina.

Recientemente el Instituto Nacional de Tecnología Industrial de Argentina, país que está entre los mayores productores mundiales de langostinos, anunciaba un acuerdo con empresas para instaurar procesos industriales de mayor capacidad de aprovechamiento para la agricultura, la alimentación y la medicina. Hay más: Mirari Yosune Arancibia, investigadora que consiguió sobresaliente cum laude con su tesis en esta materia, demuestra que es posible utilizar coberturas de quitosano enriquecido con materiales activos de residuos de langostino para mejorar la conservación a su vez de estos mismos crustáceos.

  1. Fibra de coco para aislar y para cultivos ecológicos

Otro alimento muy presente en estas fiestas es el coco, bien sea como fruta o como ingrediente de dulces. También en este caso se lleva años aprovechando la fibra procedente de la envoltura de la cáscara como sustrato ecológico para diferentes cultivos. Otro destino es la fabricación de aislantes acústicos en edificios y pavimentos. Sin olvidar que las cáscaras se pueden convertir en jaboneras, porta-velas, ceniceros y comederos y bebederos para aves.

Sobre la efectividad de la fibra de coco, la Fundación Descubre publicó hace unos días que científicos de las universidades de Huelva y Oviedo han constatado que las plantas de fresas cultivadas en sacos de este compuesto crecen a un ritmo mayor y con mejores propiedades que las plantadas con la técnica tradicional en suelo. En concreto, se consiguen beneficios económicos, nutricionales y ambientales. En este último caso, porque se optimiza el consumo de agua.

  1. El poder energético de las avellanas y almendras de los bombones

Seguimos en la mesa navideña, con avellanas, piñones y almendras. Todas las cáscaras de estos frutos secos se utilizan en mayor o menor medida como biocombustibles para producir energía, especialmente calorífica. Un proyecto europeo, Biomasud Plus, lleva años trabajando para estandarizar y certificar los procedentes del área mediterránea, donde además de las citadas se estudian las propiedades de las cáscaras de nueces y pistachos.

Un ejemplo concreto de este tipo de aprovechamiento lo protagoniza Ferrero Rocher. La marca, asociada a la multinacional italiana Grupo Ferrero, ha decidido sustituir todos los quemadores con gasóleo que tiene en sus plantas de fabricación repartidas por el mundo (ya lo ha hecho en una de Chile) por otros que utilicen cáscaras de avellana derivadas de la fabricación de sus bombones.

Cáscaras de avellanas que se utilizan como combustible. Foto: Pixabay.

Cáscaras de avellanas que se utilizan como combustible. Foto: Pixabay.

  1. Coches que se mueven con cerveza, vino, whisky y tequila

Bueno, realmente se elaboran biocombustibles líquidos y gaseosos a partir de los subproductos resultantes de los procesos del cultivo y destilado de estas bebidas alcohólicas. Lo más reciente está en Escocia, cuna del whisky, donde ya hay coches que se mueven con biobutanol (sustituto tanto de la gasolina como del gasóleo) a partir de dos residuos de su proceso de fabricación: los granos de cebada ricos en azúcares y el líquido de levadura con contenido de cobre que queda después de la destilación.

Por otro lado, en México llevan años investigando la producción de biocombustibles con residuos procedentes de la elaboración del tequila; y ahora, desde la Universidad Autónoma de México, añaden las vinazas, subproducto líquido de la destilación del mosto o zumo de uva para vinos. Gracias a ello se ha obtenido hidrógeno y metano, útiles para producir energía a partir de gases. Más cerca, investigadores de la Universidad de Valladolid estudian el empleo del bagazo de la cerveza, residuo sólido que se genera en su elaboración, para producir también biobutanol.

  1. Posos del café para abonar y para los autobuses de Londres

Otros reyes de la economía circular: los posos del café, que se reutilizan como abono para el huerto, para obtener carbón activo que absorba gases, como aditivo alimenticio (son un potente antioxidante) y como biocombustible. Son varias las investigaciones que resaltan el gran poder calorífico de los posos de café (24 megajulios por kilogramo), superiores incluso a los de la madera seca (14,4) y el carbón (entre 15 y 27).

En el Reino Unido, algunos de los clásicos autobuses rojos de Londres funcionan en fase de piloto con una mezcla de aceite procedente del secado de los posos de café con otros de origen vegetal y grasa animal. En España, estos residuos sirven para estimular proyectos de economía social e inclusión laboral de personas con discapacidad, como es el caso de la cooperativa Abono Café, dedicada a la fabricación de un fertilizante ecológico a partir del reciclaje de posos de café, entre otros residuos orgánicos.

Menéalo

Sobre el autor

Javier Rico
Desde 1989 escribo solo, y a mucha honra, sobre medio ambiente y conservación de la biodiversidad. Son casi 8.000 artículos y reportajes en sesenta medios contribuyendo a difundir la necesidad de cuidar nuestro planeta, el único que tenemos y que tanto maltratamos

¿Quieres leer más artículos de este autor?

7 comentarios

  • El 29.12.2017 , Requerido ha comentado:

    Pero… ¿Qué tomadura de pelo es esta? Pretenden que guardemos las cascaras de los langostinos y nos desplacemos 200 Km, usando combustibles fósiles, supongo, para depositar 50 gramos en una “biorrefinería”, o que llevemos en avión 300 Gr de posos de café a Londres.
    Como mínimo cambien el título de ¡No tires esos langostinos, esas almendras, esos posos de café! por algo así “Chorradas de fin de año”
    Si realmente quisieramos cuidar el planeta, la única medida realmente efectiva es reducir la superpoblación, dejando de fomentar, incluso sancionando, las familias de más de 2 hijos.

    • El 29.12.2017 , Joan Maria Romaní ha comentado:

      Nadie propone en el artículo lo que usted comenta. Dos medidas sencillas para empezar a cuidar el planeta son incrementar el uso del transporte público y disminuir el consumo de carne de vacuno criado de modo intensivo.
      Lo de los posos de café es aplicable a las cápsulas de cafetera, si se concentran en puntos de recogida.
      Salud!

  • El 29.12.2017 , Nombre ha comentado:

    Gracias Requerido. Alguien sensato por fin entre tanta chorrada ecochupi.

    Dejad de parid, insensatos.

    • El 29.12.2017 , Paco ha comentado:

      En el mundo para arreglar los problemas de la umanidad hacefalta cultura,umanidad,amor al ser viviente,lajente que no peinsa nadamas que destruir

    • El 29.12.2017 , Paco ha comentado:

      En el mundo para arreglar los problemas de la umanidad hacefalta cultura,umanidad,amor al ser viviente,lajente que no peinsa nadamas que destruir poblaciones,mater a seres humanos y arrasar con todo lo esistente lestenia que salir un tumor en la cabaza y al mes destrirle los sesos asi dejaria de hacer daño a nadie la humanidad seriamos felices y viviriamos e paz,esperemos que lasocidad enprendamos el camino corresto,cultura,y amor para todo elmundo un abrazo.

  • El 29.12.2017 , Gonzalo ha comentado:

    Madre mía cómo está el patio cavernícola, que viene a insultar a todos los lugares que buscan alternativas. @Javier Rico, gracias por el artículo. Creo que siempre es mejor abrir lucernarios que levantar muros de ignorancia. Suerte y buen 2018 para todas y todos.

Deja tu comentario