06.07.2016

Las fotos de este artículo están pixeladas por la ‘Ley Mordaza’

Menéalo
El Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, preside la inauguración del Memorial por las víctimas del terrorismo del Cuerpo Nacional de Policí­a Fotografí­a: Diego Crespo / Moncloa Presidencia del Gobierno

El Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la inauguración del Memorial por las víctimas del terrorismo del Cuerpo Nacional de Policí­a. Fotografí­a: Diego Crespo.

‘Celebramos’ un año de la entrada en vigor de la ‘Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana’ con la exposición ‘Imágenes Autorizadas’ en la Galería Cero de Madrid. Su autor, el fotógrafo Daniel Mayrit, nos hace ver lo peligroso y amedrentador de la ‘Ley Mordaza’ del Gobierno del PP, que recorta la libertad de expresión y criminaliza ciertas formas de protesta ciudadana y de información. Mayrit ha llevado hasta el ridículo el artículo 23 de esa ley para pixelar las imágenes que los propios cuerpos policiales distribuyen en redes de sus agentes y también la cara de la Virgen condecorada por el ministro de Interior.

Daniel Mayrit se ha leído muchas veces la ley, despacio y a conciencia, analizándola; y subraya que la redacción de muchos artículos de la eufemísticamente llamada Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, que entró en vigor en España el 1 de julio de 2015, resulta tan buscada y rebuscadamente ambigua, que cualquier ciudadano puede convertirse en un “terrorista” sobre el que caiga el peso de esta ley apuntalada por el hiperconservador Jorge Fernández Díaz, el ministro que monta tramas para imputar delitos y escándalos inexistentes a sus adversarios políticos, y así desacreditarlos, tal como ha revelado el diario Público en las últimas semanas con todo lujo de detalles, actuaciones fuera de cualquier sistema democrático y por las que no está dispuesto a rendir cuentas. El ministro anti-sistema y el partido conservador sacaron adelante una ley en cuyo capítulo 23 leemos: “Es infracción grave el uso no autorizado de imágenes o datos personales o profesionales de autoridades o miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que pueda poner en peligro la seguridad personal o familiar de los agentes, de las instalaciones protegidas o en riesgo el éxito de una operación, con respeto al derecho fundamental a la información”. Esa coletilla de “con respeto al derecho fundamental a la información” suena ya a broma pesada, a mala conciencia y a tratar de esquivar su inconstitucionalidad.

A partir de ahí, queda prohibido por ejemplo que los reporteros gráficos documenten los violentos desahucios o las cargas de los antidisturbios en manifestaciones, cuando resulta imposible que se identifique a ningún agente bajo el casco que usan. No es de extrañar, pues, que la nota de prensa de la exposición resuma: “Apelando a diferentes motivos que afectan de lleno a la sensibilidad de la opinión pública occidental, unas veces el terrorismo, otras la inmigración, no son pocos los países que se han sumado a esta tendencia de desarrollar legislaciones cada vez más restrictivas respecto a la libertad de expresión e información amparados en la excusa de reforzar la seguridad frente a supuestas amenazas internas y externas. El penúltimo de estos ejemplos lo representa la llamada Ley Mordaza”. Dicha ley, además, convierte “en delito formas de protesta ciudadana que eran legales anteriormente y transfiere a la policía capacidades que hasta ahora eran terreno exclusivo del poder judicial”. Y concluye la nota de presentación de Imágenes Autorizadas: “El Estado ha pasado de ostentar el monopolio de la violencia a reclamar para sí mismo también el monopolio de su propia imagen”.

Hay ya casos sangrantes que han saltado a la prensa en esa privatización de la imagen de unos funcionarios públicos a los que pagamos todos: en agosto de 2015 se imponía 300 € de multa a un conductor por llamar “colega” a un agente, y pocos días más tarde se multaba con 800 € a un joven que subió a Facebook una foto de un coche patrulla aparcado en una plaza para discapacitados. La pregunta era obvia: ¿cómo puede afectar a la seguridad de un coche patrulla una foto de una matrícula cuando a la vista de todos están tanto el coche como la matrícula?, ¿no se trata simplemente de soberbia antidemocrática, como cuando otros agentes quisieron multar con 600 € a una mujer en Madrid por llevar un bolso con las iniciales ACAB, que puede traducirse como All Cops Are Bastards, All Cats Are Beautiful o Aquí Comió Alí Babá?

Una de las vírgenes condecoradas por el Ministro del Interior con la cara pixelada por la Ley Mordaza.

Una de las vírgenes condecoradas por el ministro de Interior con la cara pixelada por la Ley Mordaza.

Daniel Mayrit ya adquirió el prestigio de la profesión por su valiente fotolibro You haven’t seen their faces (No habéis visto sus caras), que recopila los retratos de las 100 personas más poderosas de Londres, políticos y banqueros en su mayoría, manipulados de forma que parezcan capturas de cámaras de vídeo-vigilancia. Ponía rostro así a aquellas personas que han tenido un importante papel en la crisis y, al presentarlos como se hace habitualmente con los delincuentes, convertía este libro en una muestra de fotografía activista, tal como explicaba en la entrevista que hace un año le hizo El Asombrario. Entonces ya avanzaba este proyecto, que ahora, comisariado por Laura Tabarés, se ha materializado en la Galería Cero, dependiente de la Escuela EFTI de Fotografía, en Madrid.

A Mayrit (que lleva como apellido el nombre de Madrid en árabe), no le cabe duda de que todo esto responde a la estrategia del miedo -“siempre hay una excusa para alimentar el miedo, bien sea el terrorismo yihadista, bien los inmigrantes que llegan a quitarnos el trabajo”-, y que persigue la autocensura y que la gente se quede en su casa y no ejerza el libre derecho a expresarse manifestándose de modo pacífico en la calle, tan democrático como acudir cada cuatro años a las urnas. Se trata de coartar el ejercicio pleno de las ciudadanía y poner en manos de las fuerzas policiales privilegios propios de dictaduras. Mayrit admite que hace falta proteger a las fuerzas de seguridad, y es obvio que no se van a publicar las caras de los policías que detienen a un narcotraficante o desarrollan una operación antiterrorista. Eso siempre existió; y por ello se cubrían el rostro con pasamontañas, o en prensa se les tapaba el rostro. Pero de ahí se ha dado un salto cualitativo a una ley con redacción tan generalista que, aplicada en sentido estricto, lleva a un estado casi policial, o al absurdo, que es lo que ha hecho el fotógrafo en su proyecto, pixelando las caras de las fotos que los propios Cuerpos de Seguridad del Estado distribuyen continuamente en prensa y por redes. “Decidí aplicar hasta sus últimas consecuencias, a pies juntillas, la ley; porque el propio Ministerio de Interior no se la aplica”. Así, el proyecto Imágenes Autorizadas va más allá del espacio físico de la Galería Cero, y se expande por ejemplo a través de la cuenta de Instagram @Imagenesautorizadas, que aplica la Ley Mordaza a las fotos colgadas en la cuenta @Policíanacional (674 publicaciones en dos años, 119.000 seguidores; con imágenes en las que abundan perros, caballos, apuestos agentes y niños a los que tampoco se les protege borrándoles la cara; es la teoría del “yo puedo hacer lo que quiera, y tú lo que yo diga”). Llega Mayrit a pixelar la cara de la imagen obtenida en impresora 3D de Nuestra Señora María Santísima del Amor, segunda virgen malagueña condecorada por el ministro de Interior tras la Santísima Virgen de los Dolores. El resultado recuerda a una tétrica calavera con manto.

Fotografías de Daniel

Fotografías de Daniel Mayrit.

Si la muestra -en la que abunda la parafernalia oficial, con banderas de España, mesas de metacrilato, retratos oficiales del ministro de Interior, fotos de Cifuentes, Cospedal y Rajoy-, se abre con un photocall, colocado a la puerta de la galería y en el que los viandantes pueden colocar su cara en el musculado cuerpo de un agente del Cuerpo, se cierra con un inquietante vídeo en negro, en el que ha quedado sólo el sonido. Es un vídeo que recopilaba imágenes de cargas policiales disponibles en YouTube. “Al consultarlo con un abogado”, explica el fotógrafo, “me advirtió de que la exhibición pública de estas imágenes en una galería sí podía ser constitutiva de delito según la Ley Mordaza, aunque sean imágenes de libre acceso en Internet”. ¿Es que la ley es retroactiva, lo cual vulnera cualquier Estado de Derecho? ¿Es retroactiva 10 años, 20, 50 años? ¿Hay que borrar todos esos vídeos disponibles en Internet?”. La imágenes no están por la Ley Mordaza, pero los gritos del miedo, la rabia y la protesta sí se oyen.

Ahí están.

Hasta el 28 de julio.

‘Imágenes autorizadas’, de Daniel Mayrit. Hasta el 28 de julio. Galería Cero (Fuenterrabía, 13, Madrid).

Menéalo

Sobre el autor

Rafa Ruiz
Periodista convencido de que las luces al final del túnel solo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente, temas a los que ha dedicado la mayor parte del tiempo de su vida profesional -10 años en 'El País' y 15 años en 'El País Semanal'-. Autor de los libros de cuentos infantiles 'Toletis' y 'Ninoninoni', codirector de la galería madrileña Mad is Mad -centrada en artistas emergentes- y uno de los socios fundadores de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

5 comentarios

  • El 06.07.2016 , manuel ha comentado:

    LA LEY FASCISTA O LEY MORDAZA, ES LA LEY ANTI MANIFESTACIONES. PUES LA PUSIERON PARA QUE NO HAYA MANIFESTACIONES. DESPUÉS DE LAS CONCENTRACIONES DEL 15M Y DE LAS DEL CONGRESO. YO NO SE SI LOS PARTIDOS LAS DENUNCIARON AL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL, PUES ES ANTICONSTITUCIONAL Y ANULA DERECHOS FUNDAMENTALES Y APLICAN SANCIONES Y LA CONVIERTEN EN UNA LEY FASCISTA Y CONVIERTE A ESPAÑA EN UNA DICTADURA. Y POR TANTO SE DEBERÍA DENUNCIAR ANTE EL TRIBUNAL DE ESTRASBURGO. PUES UN ESTADO ANTIDEMOCRÁTICO NO PUEDE ESTAR EN LA UNIÓN EUROPEA.
    Y SÓLO FALTABA YA QUE LOS VIEJOS VOTEN AL PP Y MUCHA GENTE POBRE LES VOTE, QUE SON EL PARTIDO DE LOS RICOS. EL PROBLEMA PRINCIPAL DE ESPAÑA ES LA SUBNORMALIDAD DE LA SOCIEDAD. ASÍ ESTE PAÍS NO TIENE SOLUCIÓN, Y NOS TENEMOS QUE TRAGAR TODA LA MIERDA QUE HAY. Y PARECE MENTIRA QUE LOS VIEJOS LES VOTEN DESPUÉS DE LA DESTRUCCIÓN DE ESPAÑA POR EL FASCISMO EUROPEO EN LA MAL LLAMADA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA.

  • El 06.07.2016 , españoles todos ha comentado:

    Censuradas por motivos de seguridad. Seriedad en las noticias y no busques tres pies al gato

  • El 06.07.2016 , Flat ha comentado:

    No creo que sea por la ley mordana, simplemente se pixela porque son agentes de Policía, un poco de seriedad al dar la noticia

  • El 07.07.2016 , Roetnig ha comentado:

    Si no sabes diferenciar entre una fotografía en la que permites voluntariamente que se use tu imagen y otra en la que nadie ha dado permiso, es que eres MUY tonto.

Deja tu comentario