15.11.2017

Linchamientos, cadáveres, policía, poder corrupto: la violencia en Latinoamérica

Menéalo
'Piedras' de Arturo Hernández Alcázar

‘Piedras’ de Arturo Hernández Alcázar

Chaco es una provincia de Argentina profundamente arraigada en las tradiciones aborígenes. Su capital: Resistencia. Y como una declaración de Resistencia está montada la nueva exposición de Galería Cero, en Madrid, comisariada por la editorial Chaco: ‘Poner las manos en el fuego’ reúne reflexiones sobre la violencia de y desde América Latina. Una visión dura y crítica de la realidad a través de cuatro arriesgadas editoriales independientes de fotolibros y artes visuales de México, Argentina, Perú y Brasil. 

“Esta exposición busca tomar una postura crítica, utilizando la imagen como espacio de reflexión e invitando al espectador a hacer lo mismo, a hacerse responsable de su propia mirada”, explica la comisaria y editora de Chaco, Verónica Fieiras, argentina residente en Madrid desde hace 16 años. “Mirar es un acto político: lo que miramos nos define. Gramsci una vez dijo que cuando se ve al mundo sólo se puede ser pesimista, pero cuando se pasa a la acción sólo queda el optimismo. Y es en la acción, precisamente, donde el verbo ver se convierte en el de mirar. Porque hay una voluntad mediante. Pero no alcanza con solo mirar. Ese es solo el primer gesto”.

Latinoamérica es una región cuyo recorrido, y presente, son indisociables de la violencia: física, institucional, marginal, sucia, trampera, policial y conteniendo a todas las anteriores, visual. Sobre todas ellas, Verónica destaca la “violencia mediática, surgida de la manipulación y la connivencia de los medios más poderosos con el poder más corrupto”. “Si queremos un verdadero cambio, es necesario re-accionar y hacer algo como respuesta a nuestra mirada. Poner las manos, y también los ojos, en el fuego”. Y esa mirada crítica, dura y áspera, como el propio montaje de la muestra se vertebra en torno a tres editoriales: Gato Negro (México), KWY Books (Perú) y Chaco (Argentina); el Colectivo Garapa (Brasil)); y los fotógrafos -quizá fuera mejor llamarles activistas de la imagen- Andrés Orjuela (Colombia), León Muñoz Santini (México), Rosana Simonassi (Argentina), Arturo Hernández Alcázar (México), Colectivo Garapa (Brasil) y Fernando Fujimoto (Perú).

Aunque viejos conocidos, es la primera vez que unen fuerzas para montar una exposición conjunta y saltar el charco para gritar, sin filtros, en Madrid lo que sucede en sus países. Cada editorial ha buscado en sus publicaciones, ha extraído la esencia de los proyectos de los fotolibros y los ha traspasado a una galería con un montaje, sencillo pero efectivo, que va más allá de mostrar imágenes, que persigue cierta interacción con el público, que no se quede solo viendo, sino que mire e incluso actúe.

Fotografía de Andrés Orjuela.

Fotografía de Andrés Orjuela.

Chaco, editorial ubicada entre Madrid y Buenos Aires, con el propósito de tender un puente entre Europa y Latinoamérica. Sin pretenderlo desde el principio, sin declaración de intenciones primeras, sin una estrategia, a lo largo de los seis fotolibros publicados se ha ido decantando por la crítica a esa violencia mediática que nos subraya la comisaria. Y así se muestra en los dos proyectos que presentan en Galería Cero: Archivo Muerto, de Andrés Orjuela, que recupera el archivo fotográfico de un periódico sensacionalista colombiano ya desaparecido, El Espacio, para documentar los años más duros de plomo y violencia cruzada en un país perdido entre el narcotráfico, la guerrilla y los paramilitares. Con las fotos de Rosana Simonassi, denuncian cómo se alimenta el morbo de la sociedad a través de la publicación, sin ningún respeto ni pudor, de las fotos de los cadáveres de mujeres asesinadas, la crueldad con la que los medios lanzan al conocimiento público la intimidad de esas víctimas.

KWY Ediciones, proyecto de libros de fotografía con sede en Lima, ha trasladado a la exposición uno de sus ocho títulos, el que recoge el trabajo de Fernando Fujimoto en torno a la omnipotente y amenazante presencia de la policía en el continente; en el montaje, hacen un guiño a la posibilidad que tiene la gente de violentar el prohibido pasar de las leyes para deformar y reblandecer el autoritarismo del poder déspota.

Garapa es un colectivo multimedia brasileño creado en 2008 por los fotógrafos Leo Caobelli, Paulo Fehlauer y Rodrigo Marcondes. Desde su nacimiento, desarrolla una trayectoria creativa que explora las fronteras entre el campo documental y las artes visuales, la realidad y la ficción, integrando distintos lenguajes y plataformas. Lo que muestran en Madrid es un impactante collage de imágenes deformadas sobre un tipo de condenable justicia popular y desgraciadamente bastante habitual: el linchamiento, con el añadido de que últimamente se graban y suben a las redes, también para morbo de masas sedientas de inhumanidad.

Y la editorial mexicana Gato Negro, especializada en publicaciones en risografía, expone el proyecto de León Muñoz que confronta retratos de plutócratas mexicanos y famosos habituales de la prensa rosa con los retratos de pobres desgraciados desaparecidos, sobre todo por razones políticas. Lo amarillo y rosa, y lo negro, mirándose a las caras. En ese mismo juego de enfrentamientos, Gato Negro presenta el trabajo de Arturo Hernández Alcázar con dos imágenes en blanco y negro de gran formato: por un lado, una protesta social con lanzamiento de piedras; por otro, un político inaugurando unas obras de relumbrón con la colocación de la primera piedra. Las piedras como símbolo de pose y corrupción, pero también de lucha y de resistencia, que de eso trata esta exposición, tan pequeña, directa e impactante como un puñetazo en la barriga.

PD: La muestra tiene un añadido en forma de octavilla: ¿Qué pasó con Santiago Maldonado?, el joven argentino desaparecido el 1 de agosto por defender las tierras de los mapuches junto a comunidades de este pueblo indígena, y cuyo cuerpo apareció flotando el pasado 17 de octubre en el río Chubut. Posiblemente otro doloroso caso –al estilo del asesinato el año pasado de la líder indígena ecologista Berta Cáceres en Honduras- de la violencia que se ejerce, y casi siempre queda impune, en el continente americano.

‘Poner las manos en el fuego: miradas en torno a la violencia’. Galería Cero. Madrid. Hasta el 18 de enero de 2018.

Menéalo

Sobre el autor

Rafa Ruiz
Periodista convencido de que las luces al final del túnel solo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente, temas a los que ha dedicado la mayor parte del tiempo de su vida profesional -10 años en 'El País' y 15 años en 'El País Semanal'-. Autor de los libros de cuentos infantiles 'Toletis' y 'Ninoninoni', codirector de la galería madrileña Mad is Mad -centrada en artistas emergentes- y uno de los socios fundadores de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

  • El 15.11.2017 , hilda ha comentado:

    Excelente! trabajo Vivo desde que naci en argentina, pronto voy por 70 añitos, y no puedo desvincularme de la violencia, en el sentido más amplio. gracias!

Deja tu comentario