Madrid rinde tributo a Pandur, el dramaturgo que se enamoró de la ciudad
02.02.2017

Madrid rinde tributo a Tomaž Pandur, el dramaturgo que se enamoró de la ciudad

Menéalo

Un momento de la representación del ‘Fausto’ de Tomaž Pandur.

El Teatro Español rinde homenaje al director de escena Tomaž Pandur con la reposición de dos de sus obras, Fausto e Inmaculata, que serán interpretadas por su compañía original PandurTheatres , en la que tomó el testigo su hermana Livija Pandur.

El teatro español, y en especial el madrileño, estaba en deuda con la figura del dramaturgo y director de escena esloveno Tomaž Pandur. “La primera vez que llegué vi el cielo azul español conocido hasta entonces solo por los cuadros de Velázquez y ángeles negros bailando en los techos de Madrid”, estas fueron las palabras que dedicó el artista a la capital del España la primera vez que la visitó. Pandur, que murió en 2016 con 53 años, mientras ensayaba su próxima producción, una versión de El Rey Lear de Shakespeare, siempre manifestó su amor por España y por los actores españoles. Aquí en Madrid montó un buen número de producciones, como Inferno, Barroco, Fausto, Hamlet, La caída de los dioses... Su vida era el teatro y murió para el teatro: le sorprendió un infarto fulminante en el escenario del Teatro Nacional de Skopie, en Macedonia.

La recién nombrada directora del Teatro Español, Carme Portaceli, tuvo palabras emocionantes para el creador esloveno durante la presentación del programa doble con el que el coliseo que dirige le rendirá tributo. “Una de las cosas más importantes es acoger a las personas que trabajaron en y para esta ciudad. Pandur era un gran creador. Dijo que Madrid era su casa y aquí encontró un nuevo hogar. Así que era de justicia que le devolviéramos aunque fuera un poco de lo mucho que él nos dio”.

Las dos obras que se verán en el Teatro Español se enmarcan dentro del tema del bien y del mal que vertebra los 17 espectáculos que conforman este principio de temporada presentado recientemente por Portaceli. Serán Fausto -del 2 al 5 de febrero-, el último montaje de Pandur y también el último que mostró en Madrid; e Inmaculata –del 10 al 12 de febrero-, un monólogo basado en la novela El testamento de María, de Colm Tóibín.

La hermana del director, Livija Pandur, que se hizo cargo de la compañía PandurTheatres tras la desaparición de su hermano y director artístico, dirigirá ambos espectáculos, que se representarán con actores eslovenos y en el idioma original con subtítulos en castellano. Livija, que también acudió a la presentación, aseguró: “Si a Tomaž le preguntaban dónde vivía, siempre decía Madrid. Y yo le reprendía: ‘pero tú estás muchos meses por el mundo’. Pero él siempre me respondía que vivía en Madrid”.

'Fausto' de Tomaž Pandur, la última obra que dirigió en Madrid.

‘Fausto’, de Tomaž Pandur, la última obra que dirigió en Madrid.

La actual responsable de la compañía aseguró que en ambas obras se encuentra el tema del bien y del mal, “pero la belleza era la verdad para Tomaž”. “Trabajaba en Inmaculata el año en que murió. Me pidió que siguiera adelante y que hiciera la obra. Era una decisión muy emocional y muy dura, pero mi gran deseo ha sido continuar con su legado. El escenario es el único lugar donde podré curar las heridas y más con una obra como esta, cuyo tema principal es la pérdida”, explicó Livija.

En cuanto al elenco que pondrá en pie estos dos montajes, la hermana del dramaturgo explicó: “Tomaž creó una compañía de actores para trabajar“. “Estaba enamorado de sus actores y actrices. Ellos le comprendían completamente. Podían realizar sus sueños en el escenario. Creía en ese proceso químico por el que el teatro podía cambiar el mundo”.

Para completar el homenaje, se ha organizado una exposición fotográfica en torno a las obras de Pandur en nuestro país –Hamlet, La Caída de los Dioses, Infierno, Medea, Barroco Fausto-. Así, del 31 de enero al 12 de febrero, en la plaza de Santa Ana se podrá ver una compilación de imágenes tomadas por el fotógrafo esloveno Aljoša Rebolj, entre las que figuran retratos de actores españoles que participaron en sus montajes, como Roberto Enríquez, Blanca Portillo, Belén Rueda, Ana Wagener y Asier Etxeandía.

El fotógrafo aseguró: “Tomaž y yo comenzamos a buscar el amor y la belleza escondidos en el mundo. Estoy convencido de que a través de este trabajo nos hicimos mejores personas. Esta exposición es un homenaje a Tomaž Pandur, a la manera en que conecta con las personas, a la enorme energía que tenía para comunicar sus trabajos. Todas nuestras experiencias a lo largo de la vida con Pandur han cambiado nuestras vidas”.

Menéalo

Sobre el autor

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario