El miedo que nos paraliza logra el mayor impacto escénico en Surge Madrid
25.05.2017

El miedo que nos paraliza logra el mayor impacto escénico en Surge Madrid

Menéalo
Imagen de la obra 'Inmersos' de Laura Garmo. Foto: Eva Viera.

Imagen de la obra ‘Inmersos’ de Laura Garmo. Foto: Eva Viera.

Entre los 41 estrenos de esta IV edición del festival de creación escénica Surge Madrid, impulsado por el gobierno autónomo, y que se extiende a lo largo de todo mayo en 18 salas alternativas, la incertidumbre y la búsqueda de identidad se convierten en uno de los principales caladeros de inspiración para autores y compañías, junto a la reivindicación de los derechos de las mujeres. Quedan aún varios días, hasta el domingo, para disfrutar de tanta creatividad fuera de circuito.

En F.O.M.O. (Fear of Missing Out), del Colectivo Artístico Fango, (viernes y sábado en El Umbral de Primavera, en el barrio de Lavapiés), lo que se plantea es “el miedo a quedarse fuera”, “un fenómeno profundamente ligado al mundo digital y a la hiperconectividad, que afecta a la mayoría de la población de los países desarrollados. F.O.M.O. evidencia una crisis de confianza como seres humanos, cómo construimos nuestra identidad desde el F.O.M.O., qué responsabilidad tenemos cada uno con él”.

Estuvimos ayer en el estreno de esta secuencia de experiencias/sensaciones teatrales, muy carnal a pesar de hablar en buena parte de los mundos digitales, y ante todo hemos de destacar la labor de los cinco intérpretes, que a menudo logran que el público se sienta tocado, incómodo. F.O.M.O. habla de la orgía de selfies hasta el paroxismo sin sentido, de Facebook, de los likes en Instagram, del sexo virtual, pero también habla de las bebidas edulcoradas, de la guerra de Siria, de las pateras, de la saturación de información, de la infoxicación, de la presión de reclamos para que hagamos esto y lo otro y lo otro, de la nada, y de la sociedad vacía, de la necesidad de tacto y de carne y de referentes en una espiral de mensajes inconexos, poses y postureos.

Imagen de la obra F.O.M.O del Colectivo Artístico Fango. Foto: Eva Viera.

Imagen de la obra F.O.M.O del Colectivo Artístico Fango. Foto: Eva Viera.

El Declive (de unos personajes que vomitan), de Abel Zamora, (próximo fin de semana en la sala AZarte, en el barrio de Chueca), refleja la decadencia de unos personajes próximos a cumplir la treintena. Trata de “la exploración de las relaciones personales, de la falta de sinceridad entre ellas y de la crisis al sentir que vivimos en un extraño vaivén emocional”. “Historias cotidianas de ciudad, conflictos de personajes que intentan encajar en patrones establecidos a toda costa y que buscan su identidad aun minándose ellos mismos el camino”.

La identidad tambaleante sobrevuela también en Inmersos, de Laura Garmo, obra que hurga en las desavenencias de una pareja cuyos miembros no terminan de encontrarse ni juntos ni por separado. Una tensa representación en Teatro La Usina, en el barrio de Embajadores (último pase, el próximo domingo), en la que cualquiera puede verse reflejado y en la que destaca la actuación de Coral Ros como mujer cansada de tanta pelea con la vida, tanta pelea con una misma, con su pareja, para demostrar día a día su valía y su resistencia… o no se sabe bien qué. “Una pareja sin filtros, sin estereotipos, tal cual son, tal cual somos, con nuestros miedos, inseguridades, prejuicios, expectativas, etiquetas, contradicciones, dolores, secretos, cargas e ilusiones. Ellos pueden ser cualquiera de nosotros, entre la atracción y el rechazo, el cariño y la crueldad, el reproche y la culpabilidad, ambos, víctimas y verdugos de sus propias palabras. ¿Una batalla contra el otro o contra uno mismo?”.

Imagen de la obra Martingala en el Festival Surge Madrid.

Imagen de la obra Martingala en el Festival Surge Madrid.

Petite Mort, de María Velasco y Gon Ramos (última representación el domingo 28 en Nave 73, también en el barrio de Embajadores), toca el punto más trágico y traumático de la incertidumbre y la ansiedad que nos genera una sociedad cada vez más líquida y cambiante, con menos referencias sólidas y raíces, al tratar, con mucho surrealismo y humor negro, un tema que sigue siendo tabú, el del suicidio.

Y Martingala, de Joan Yago (en la sala Tú, en Malasaña, desde hoy, jueves, hasta el domingo) habla principalmente “de cuatro personas completamente desubicadas por los azares de la vida”, “de cómo el miedo paraliza y hace que nos convirtamos en personas inaccesibles, por mucho que queramos que nos quieran desesperadamente, y de cómo la imagen que damos y que los demás ven en nosotros no se corresponde en absoluto con la realidad”.

Más sobre el Festival Surge Madrid 2017 en ‘El Asombrario’.

Menéalo

Sobre el autor

Rafa Ruiz
Periodista convencido de que las luces al final del túnel solo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente, temas a los que ha dedicado la mayor parte del tiempo de su vida profesional -10 años en 'El País' y 15 años en 'El País Semanal'-. Autor de los libros de cuentos infantiles 'Toletis' y 'Ninoninoni', codirector de la galería madrileña Mad is Mad -centrada en artistas emergentes- y uno de los socios fundadores de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

  • El 25.05.2017 , Eva1314 ha comentado:

    Q festival de ideas, pensamientos, sensaciones, realidades,incognitas…
    Super interesante.

Deja tu comentario