28.08.2015

Miren Pastor, el ‘puzzle’ de los cambios en el camino de la vida

Menéalo
Una de las fotografías del proyecto Bidean de Miren Pastor.

Una de las fotografías del proyecto Bidean de Miren Pastor.

Miren Pastor es la responsable de ‘Bidean’ (en el camino), un conjunto de exposiciones y libros en torno a la adolescencia y los cambios en el camino de la vida. Hablamos con ella de este proyecto-r√≠o, que parte con “el bosque, la mara√Īa, la adolescencia fruto de cuatro a√Īos de trabajo, con la incertidumbre, la edad tonta‚Ķ, y esas sensaciones que se ven en la propia naturaleza, en la que un rayo de luz o un golpe de viento pueden cambiar todo de repente”.

Nacida en Pamplona en 1985 pero criada en Lekeitio (Bizkaia), Miren Pastor “es una fot√≥grafa”. Esta afirmaci√≥n tan sencilla encierra muchas cosas. Es una mujer que hace fotos, que piensa en fotos, que vive las fotos y todo lo que rodea a ese mundo. Es coordinadora en BlankPaper , fundadora de MOB, el proyecto de agitaci√≥n cultural en redes junto a Olmo Gonz√°lez y Bonifacio Barrio), participa en los proyectos Fiebre¬†y G√©nero y Figura. Por eso tiene poco tiempo para fotografiar. Pero cuando lo hace, crea im√°genes como las que componen Bidean, un proyecto-r√≠o (nunca mejor dicho) que resulta de recorrer un camino fotogr√°fico. De √©l han surgido varias exposiciones (una en Gij√≥n comisariada por Sem√≠ramis Gonz√°lez y otra en la Sala Amarica de Vitoria, en su apuesta por j√≥venes fot√≥grafos vascos) y dos fotolibros muy celebrados asociados a ambas. Bidean y Bidean 2 son una especie de pliegos que componen un puzzle, dos paisajes emocionales centrados en la adolescencia y su evoluci√≥n, una serie de im√°genes que se complementan con textos de Iv√°n del Rey de la Torre.

Miren es de colorete permanente, lo que da la sensación de que siempre está ruborizada. Guapa, con carácter, sonriente, trasmite una humildad basada en la seguridad en sí misma. Una tarde, aprovechando la tranquilidad de la escuela antes de que lleguen los alumnos, charlamos tomándonos un café.

La fotógrafa Miren Pastor. Foto: Roberto Villalón.

La fotógrafa Miren Pastor. Foto: Roberto Villalón.

¬ŅC√≥mo llegas hasta aqu√≠?

Llegu√© a la fotograf√≠a por casualidad. Yo iba a hacer Comunicaci√≥n Audiovisual, pero el bot√≥n de Bellas Artes estaba justo al lado. Y al ver las asignaturas relacionadas con est√©tica, me cambi√©. Mis profesores se asustaron. Pero cuando lo cont√© en casa, les pareci√≥ bien. En mi familia me han motivado a leer, a ver museos. La historia del arte siempre me ha interesado. De toda la vida he sido nula dibujando, siempre me interes√≥ la parte est√©tica. La carrera la hice por escultura, con pr√°cticas con Cristina Iglesias, y la fotograf√≠a ni la toqu√©. El √ļltimo a√Īo lo pas√© de Erasmus en Italia, fue cuando me compr√© mi primera c√°mara r√©flex y empez√≥ a picarme el gusanillo. Durante los meses de pr√°cticas con Cristina, empec√© a cambiar mi idea del mundillo del arte, se me cay√≥ el mito respecto a la relaci√≥n de los artistas y las galer√≠as. Entonces una amiga me recomend√≥ un curso de fotograf√≠a con Fosi Vegue en BlankPaper y es ah√≠ cuando cambi√≥ mi vida. Hasta el disco duro del ordenador lo tengo ordenado en antes y despu√©s de la escuela. En cuatro meses de cursillo fotogr√°fico me apasion√© m√°s que con cuatro a√Īos de carrera. Evidentemente, los a√Īos de Facultad me van a servir, incluso ahora estoy haciendo un taller de grabado. Pero me cambi√≥ descubrir la fotograf√≠a y el mundo del fotolibro.

¬ŅY qu√© pasa cuando tienes esa epifan√≠a fotogr√°fica?

Cambia mi manera de pensar, de mirar y de todo. Vas por la calle y reparas en luces que antes no ve√≠as. Vas sin c√°mara pero fotografiando. Y te pasas el d√≠a en busca del famoso tema. Aunque yo nunca supe qu√© tema fotografiar. Me daba mucha envidia la gente que dec√≠a: ‚ÄúVoy a hacer esto y de esta manera‚ÄĚ; lo ejecutaba y lo tra√≠a. Yo nunca he tenido tan claras las cosas. Yo soy m√°s de intuici√≥n. Mi manera de trabajar es m√°s de ir haciendo fotos, ir acumulando. Es luego, al ver lo que ten√≠a, cuando surgi√≥ el tema de la adolescencia. Cuando tom√© la decisi√≥n de que √©se era el enfoque, repar√© en que yo ten√≠a un adolescente en mi casa, a mi hermano. Pero claro, para este proyecto ten√≠a que verlo de otra manera. En este proceso, tambi√©n me di cuenta de que √©ste iba a ser un trabajo a largo plazo.

Fotografía del proyecto Bidean de Miren Pastor.

Fotografía del proyecto Bidean de Miren Pastor.

Foto: Miren Pastor.

Foto: Miren Pastor.

Te dan un premio en Albarrac√≠n y empiezas con ‘Bidean’. ¬ŅQu√© buscas con ese proyecto?

Yo ten√≠a un proyecto llamado Waiting, unas fotos hechas en EE UU sobre la espera en la adolescencia. Una adolescencia que a m√≠ se me pas√≥ sin que me diera cuenta, con ese querer crecer r√°pido. Al becarme en Albarrac√≠n, me piden que cambie el nombre y que comience algo nuevo. As√≠ nace Bidean, que trata de una adolescencia que est√° en marcha. Yo lo iba a llamar On going, pero Fosi se enfad√≥ much√≠simo. ‚Äú¬ŅC√≥mo vas a llamar en ingl√©s algo que haces en tu tierra, con tu gente y es muy personal? Ponlo en euskera‚ÄĚ. Yo cre√≠ que nadie lo iba a entender. Pero al final ha sido una decisi√≥n que ten√≠a todo el sentido del mundo y una reivindicaci√≥n de mi propio idioma. Me parece interesante que si alguien no sabe qu√© significa, lo investigue. Y me gusta c√≥mo ha cuajado el nombre. Adem√°s, bidean significa “en el camino”, en el proceso, que es como se desarrolla este proyecto. De la primera proyecci√≥n que hice para Albarrac√≠n al primer libro, cambiaron todas las fotos. Fue como empezar una etapa nueva. Me voy dando cuenta de que este proyecto va superando etapas.

Ahora va por un segundo libro. En el primero estaba el bosque, la mara√Īa, la adolescencia fruto de cuatro a√Īos de trabajo, con la incertidumbre, la edad tonta‚Ķ Y esas sensaciones que se ven en la propia naturaleza, en la que un rayo de luz o un golpe de viento pueden cambiar todo de repente. Cuando sali√≥ el libro, a la gente le gustaba c√≥mo envolv√≠a el proyecto y c√≥mo daba una visi√≥n de que era algo que iba a seguir. Y esta herramienta me ha servido para cerrar las etapas del propio proyecto. En el segundo se ve que ya no son tan adolescentes. Lo que realmente me interesa son los procesos de cambio, los caminos que se van cruzando. En este libro tiene sentido meter fotos en blanco y negro, el lenguaje fotogr√°fico cambia. El paisaje pasa a ser m√°s duro e incluye el fluir del agua.

¬ŅNo te dio miedo abordar un concepto tan abstracto como la adolescencia en fotos?

Es que en mi caso, más que buscar las imágenes, primero me las encuentro y luego construyo el discurso. Para mí la fotografía es muy intuitiva, y es en el proceso de edición cuando va cogiendo forma todo. Normalmente suelo esperar. Antes trabajaba en analógico, ahora lo hago en digital porque también trabajo vídeo, pero lo hago con los tiempos del analógico. Tengo poco ratos para hacer fotos, dejo reposar las imágenes y le dedico más trabajo a editar. Respecto a la adolescencia, es un tema tratado por muchas disciplinas. Pero éste es un trabajo muy personal que habla más de las emociones.

Muy personal, pero yo lo veo muy universal.

√Čsa es la intenci√≥n, que lo vea un espectador, bien en libro o en exposici√≥n, y le cause sensaciones. Si llegamos ah√≠, primer objetivo cumplido. Pero s√≥lo por el cuidado del libro, que sea artesanal hasta su encuadernaci√≥n, los papeles, c√≥mo huele‚Ķ Habla mucho del proyecto. El dise√Īo tiene un papel importante, y Alberto Salv√°n bastante culpa. Yo ten√≠a una idea en mente, pero no sab√≠a ejecutarla t√©cnicamente y √©l supo dar en el clavo.

El formato es importante en ‘Bidean’; es una expo, se convierte en libro, nace otra expo, otro libro‚Ķ ¬ŅC√≥mo es el proceso? ¬ŅHay mucha renuncia?

Lo m√°s duro son los tiempos. Tienes l√≠mites temporales y de presupuesto. En la primera exposici√≥n, lo que m√°s me gust√≥ fue el libro, de ah√≠ que en la segunda exposici√≥n empiece con los dos libros desplegados. Y de ah√≠ se articula el resto, con fotos, pero tambi√©n con v√≠deos. Como en Albarrac√≠n me pidieron proyecci√≥n, comenc√© a utilizar el v√≠deo. Uso el v√≠deo con la misma forma est√©tica que las fotos, pero con la dimensi√≥n del tiempo. Que el proyecto evolucione tambi√©n tiene sus decisiones, si cambiar o no el nombre, el color del libro‚Ķ Por eso, cuando me presento a una beca, puedo decir m√°s qu√© he hecho que qu√© voy a hacer. ¬°Si no s√© muy bien donde voy a llegar…!

Fotolibro de Miren Pastor.

Fotolibro de Miren Pastor.

Fotolibro de Miren Pastor.

Fotolibro de Miren Pastor.

Se han ido encadenando una serie de casualidades que marcan tu camino. Visto desde fuera, parece que tienes una carrera muy estudiada, cuando es todo lo contrario.

He ido saltando de una cosa a otra. Y eso me da mucha libertad. Nunca he tenido nada claro lo que voy a hacer. Madrid fue una ciudad que me aport√≥ mucho nada m√°s llegar. Ten√≠a claro que me apetec√≠a salir del Pa√≠s Vasco. Trabajar con Cristina Iglesias me abri√≥ muchas puertas. Tambi√©n estuve con Daniel Canogar y Roberto Coromina, y fue una experiencia que me marc√≥. He tenido la suerte de ir encadenando cosas. En la escuela encontr√© mi cuadrilla. En la promoci√≥n anterior y en la m√≠a de Blankpaper, estaban V√≠ctor Garrido, Federico Clavarino, I√Īigo Arag√≥n, Michele Tagliaferri, Alberto Lizarralde o Jos, de Dalpine. Se dio un grupo muy interesante.

¬ŅCu√°les son tus referencias? ¬ŅA qu√© te gustar√≠a parecerte y a qu√© no?

Siempre me gustó mucho la corriente de Nuevo Color Americano y cómo esta gente reivindica el color, tanto por la importancia del hecho, como por la estética que proponen. Esa imagen de EE UU que tanto nos ha influido. Al principio, me quería parecer a Alec Soth, Sally Mann y cómo retrata la intimidad. Walker Evans me marcó un antes y un después, la edición de libros, la importancia que le da a la serie, la reivindicación del cambio social, etc. Pero lo que más me ha aportado ha sido la frescura que he vivido alrededor. Ricardo Cases con lo suyo, Antonio Xoubanova con Casa de Campo, Fosi con su proyecto… Y no sólo por el libro físico, sino por su proceso, sus intentos fallidos… Todo eso ha sido superpositivo para generar una mirada propia. Hay un momento muy especial en la fotografía y somos muy afortunados de estar viviendo esta ola con todos los eventos paralelos que se están generando.

¬ŅY lo que prefieres olvidar?

Nunca he sido amiga de cosas preparadas. No me interesa demasiado cómo se ha creado una imagen, sino más el resultado. Pero hay cierto tipo de imagen, en la que ves que está todo preparado, con luces perfectas, etc., que a ciertos proyectos les va bien, como a How Terry Likes His Coffee, de Florian Van Roekel, que es un proyecto brillante con fotos muy aburridas y que en formato libro es maravilloso. Pero yo prefiero, por mi forma de ser, usar lo que tengo a mi alcance con las luces naturales que hay. Pero todo puede ir cambiando. No me atrevo a decir que no haré algo, porque puedo evolucionar en muchos sentidos.

¬ŅY tus referencias no fotogr√°ficas?

Vengo de Bellas Artes y siempre me han marcado mucho las intervenciones que se dan a partir de los 70 en espacios p√ļblicos: Claes Oldenburg, Richard Serra en la naturaleza, Christo, Cristina Iglesias cuando trabaja con materiales del mundo de la arquitectura. No s√© por qu√©, pero la pintura es el arte que m√°s conocemos todos cuando eres ajeno al mundo del arte. Pero de ni√Īa vi una retrospectiva de Picasso en Avi√Ī√≥n y desde entonces estoy impactada. A los 12 a√Īos era capaz de hacer paisajes maravillosos y luego hizo eso otro, me hizo cuestionarme cosas ya de ni√Īa. Pero tambi√©n me gusta Magritte, Caravaggio, el arte egipcio‚Ķ Un popurr√≠ bastante grande de referencias.

En un momento de exploración dentro del lenguaje fotográfico, eres bastante clásica, pese a venir del mundo de Bellas Artes.

No s√©. En Vitoria dediqu√© una pared a una secuencia de muchas fotos casi iguales que daba una idea de fotograbado. Y, de hecho, ahora estoy haciendo un taller de fotograbado para incluirlo en mi obra. Estoy incluyendo otras t√©cnicas que no son tan diferentes. Pero yo no me cierro a nada. No es que sea cl√°sica. A lo mejor en Bidean 5 incluyo im√°genes de archivo que no sean m√≠as, por ejemplo. No me cierro a nada y no estamos inventado nada. Yo voy aprendiendo en este proceso, y veremos qu√© hago en el futuro. Si para m√≠ meter fotos en blanco negro ya fue una ruptura… Tengo claro que el v√≠deo es un punto importante, por ejemplo.

¬ŅQu√© le debe al fotolibro tu generaci√≥n?

Es la herramienta que nos est√° posibilitando a muchos fot√≥grafos dar a conocer nuestro trabajo. En una web compites con millones de webs, las exposiciones son complicad√≠simas de conseguir. Pero para un fotolibro puedes pedir un cr√©dito o que venga una editorial y te lo haga, o por crowdfunding. Es una carta de presentaci√≥n sobre todo. No se trata de acabar en las enciclopedias de fotograf√≠a. Es m√°s un proceso de aprendizaje. Para lo bueno y para lo malo, lo cierto es que queda ah√≠. Una expo se olvida, un libro queda. Y te puedes arrepentir. ¬ŅC√≥mo envejecer√°n toda esta masa de libros que se est√°n haciendo ahora? Ya veremos. Hay muchos libros buenos y muchos malos, como es normal. Creo que es interesante que la gente experimente y sea cr√≠tica. Eso genera mucha variedad. Y unos te gustan y otros no. Hay libros para todo tipo de gustos y eso me parece maravilloso.

Entonces, ¬Ņno est√°s de acuerdo con esos art√≠culos que est√°n saliendo sobre el exceso de fotolibros?

No lo veo tan negativo. Como el exceso de im√°genes. Por ejemplo, yo creo que Instagram es la mejor herramienta que ha salido tras el invento de la c√°mara fotogr√°fica. Es una herramienta de comunicaci√≥n maravillosa. Y lo llevas todo el d√≠a encima. Puedes ir afinando la mirada a todas horas y darte nuevas formas de trabajo o ideas a un nivel del que todav√≠a no somos conscientes. El reto es llegar con los fotolibros a un p√ļblico nuevo. Falta una labor did√°ctica. Por ejemplo, hice un bookjoquey en la plaza de O√Īati y al terminar hab√≠a aplausos. Y la gente, ajena a este mundo, ven√≠a a ver los libros. Y el bibliotecario del pueblo me dec√≠a que nunca se hab√≠a planteado comprar este tipo de publicaciones, pero que empezar√≠a a hacerlo. Pero, bueno, pasa con todo. Si en lugar de dar tanto tiempo en los informativos al f√ļtbol, hubiera algo m√°s de cultura, no ya de fotograf√≠a… Iniciativas como Fiebre van en ese sentido.

Formas parte de G√©nero y Figura, plataforma para dar visibilidad a la mujer fot√≥grafa, ¬Ņen qu√© punto se encuentra?

Estamos en el periodo de llevar a cabo la convocatorias de presentación de portfolios. Pero es muy importante la actividad en redes sociales. La web va creciendo. Se está generando una corriente y nos llegan propuestas de comisarias, propuestas de exposiciones. Se está generando una marea que genera vida más allá de la primera iniciativa.

Miren Pastor colabora en ‘Se cuenta, parece’ junto a Alberto Salv√°n en el restaurante Lateral (plaza de Santa Ana, 12, Madrid), hasta el 1 de octubre. Un di√°logo de sus proyectos Bidean y Views.

Foto: Miren

Foto: Miren Pastor.

Menéalo

Sobre el autor

A√ļn no hay comentarios

Deja tu comentario