04.01.2016

Pequeños héroes que dan futuro a nuestros pueblos… y al planeta

Menéalo
Grullas

Turismo de grullas en la laguna de Gallocanta. Foto: Pablo Vicente.

Comenzamos 2016 en esta ‘Ventana Verde’ con buenas noticias, con ejemplos positivos, con algo bien hecho. Para empezar el nuevo año con una sonrisa. Y energía. Son experiencias positivas dentro de espacios protegidos de la Red Natura 2000 y que abren vías de futuro e inspiración para desarrollar iniciativas en el maltratado mundo rural y en sintonía con la naturaleza. Desde el turismo rural en la laguna aragonesa de Gallocanta a la ganadería extensiva compatible con los lobos en el norte de Guadalajara.

La Red Natura 2000 está formada por más de 27.000 espacios naturales de alto valor ecológico en toda Europa, que abarca una superficie de casi un millón de kilómetros cuadrados. Cerca del 30% del territorio español forma parte de ella. Esa red parte de la base de que muchos de los más interesantes paisajes europeos han llegado hasta aquí intervenidos por la mano humana desde hace milenios y que la biodiversidad que albergan son fruto de una respetuosa interacción cultural e histórica entre el ser humano y la naturaleza. Por eso la Red Natura 2000 no aboga por la creación de santuarios naturales ajenos a los humanos, sino que promueve que la conservación de la naturaleza vaya acompañada de experiencias positivas de desarrollo humano. Por eso queremos comenzar este nuevo año en la Ventana Verde con un artículo sobre buenas noticias, experiencias positivas en Red Natura 2000, gracias a la recopilación efectuada dentro del Proyecto Life+ Activa Tu Auténtica Riqueza, a cargo de la organización SEO/BirdLife y la Agencia EFE. Para entresacar varios inspiradores ejemplos de esas iniciativas que permiten armonizar el desarrollo rural con la conservación del medioambiente, hemos hablado con Carolina Rueda, autora junto con Ismael Muñoz de la publicación Experiencias Positivas en Red Natura 2000.

De la treintena de experiencias recogidas en esta publicación, le pedimos a Carolina Rueda que nos destaque seis, y rápidamente le viene una a la cabeza: el comedor micológico en Tabuyo del Monte (un pueblo de 300 habitantes de la provincia de León en el área protegida de Sierra del Teleno y Montes Aquilanos), puesto en marcha por cinco extraordinarias mujeres. En septiembre de 2007, tras conseguir sacar adelante una inversión de 900.000 euros, abrieron un restaurante especializado en setas, con recetas como níscalos en escabeche de frambuesa, salsa de tomate con boletus, judiones con setas… “Son cinco mujeres fantásticas, llenas de energía. Marisa, enfermera en Astorga y en aquel momento presidenta de la Junta Vecinal, es una auténtica líder”.

Amaia con boletus enorme

Amaia con un boletus enorme. Foto: Parque micológico de Ultzama

De León a Guadalajara, al cultivo ecológico de espelta -un cereal considerado la madre de los trigos actuales-, en Palazuelos, dentro del LIC (Lugar de Interés Comunitario) y ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) del Valle y Salinas del Salado. Cuenta Carolina en la guía: “La idea de cultivar espelta surgió hace ya más de una década, y en ella tuvo mucho que ver la llegada al valle de Juan Ramón Vidal, un periodista enamorado de los encantos de la serranía de Sigüenza y sus recónditos pueblos. Juan Ramón le propuso al agricultor Paco Juberías ‘probar algo distinto pensando en el futuro y en generar riqueza respetando el medio’. Para arrancar el experimento se reconvirtieron los cultivos de Paco a ecológicos y Juan Ramón trajo 500 kilos de semilla de espelta desde Alemania, país en el que este producto cuenta con mucha demanda”. Juan Ramón Vidal, como Marisa en León, tiene esa madera de promover iniciativas, gracias a las cuales poco a poco se puede ir cambiando el mundo.

El ganadero Juan Arenas es otro de esos personajes que quiere resaltar la periodista Carolina Rueda, con amplia experiencia en prensa, radio y televisión en temas de medioambiente. Juan, que vive en Cantalojas, es el presidente de la Sociedad de Ganaderos de la Sierra Norte de Guadalajara, donde encontramos las zonas protegidas de la Sierra de Ayllón y la sierra de Pela. Así lo describe: “Personaje emblemático, su pasión por la tierra donde vive y su carácter abierto y hospitalario le convierten en centro de atención permanente de estudiosos de la zona, fotógrafos de naturaleza y hasta cineastas. Abierto a cualquier experiencia nueva, Juan ha viajado a Bosnia y a la India de la mano de ONGs encargadas de intercambiar experiencias internacionales entre ganaderos”. Cuenta con una ganadería extensiva de 1.000 ovejas y 800 vacas, y 14 perros mastines para protegerlos del lobo. Y esa capacidad de entender que la convivencia con el lobo es saludable es lo que le hace estar en esta guía.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El ganadero Juan Arenas con dos cachorros de mastín. Foto: Juan Carlos Blanco.

Le pedimos dos experiencias más que le llamaran especialmente la atención a Carolina. Y la primera que destaca es la de dos camping singulares en la Costa de Girona. Una iniciativa que nace de la fructífera amistad entre Jordi Sargatal, que fue director del Parque Natural del Aiguamolls de L’Empordá, y el empresario Ramón Mascort. De su colaboración han salido estupendas criaturas como la reputada editorial especializada en naturaleza Lynx y el Grupo Mascort, que incluye dos camping singulares en la costa de Girona, en los que, por ejemplo, no se usan plaguicidas y existen granjas para que los niños se familiaricen con los animales domésticos.

Y terminamos con la experiencia de turismo de grullas en la Laguna de Gallocanta, ZEPA entre Zaragoza y Teruel. Incluye una decena de alojamientos y hoteles rurales. Y ahí destacar a otro de esos líderes, Javier Mañás, que fue alcalde del pueblo de Gallocanta y pionero en este turismo de naturaleza con el albergue Allucant; y, sobre todo, que ha sabido templar ánimos entre la llegada de miles de grullas a la zona y las airadas protestas de los agricultores contra las zancudas, sobre todo a finales de los ochenta y en la década de los noventa.

Hay muchas más iniciativas e ideas que merecen conocerse. Como la empresa que poda y comercializa ramillas de acebo en la sierra norte de Soria o el aprovechamiento del corcho en las sierras de Calderona y Espadán, en Castellón. Como la comercialización de castañas envasadas en el Valle del Genal, Málaga, o el aula apícola en Hoyo de Manzanares, Madrid. Como el agroturismo de Casa Jauregia en Anitz o el parque micológico de Ultzama, ambos en Navarra.

Sirvan todos para dar ideas para evitar que nuestro mundo rural se siga despoblando. Gracias a toda esta extraordinaria gente con empuje, pequeños héroes con los que hemos querido comenzar, con el ánimo en alto, esta Ventana Verde en 2016. Remata Carolina Rueda: “Sí, yo creo que siempre detrás de una gran iniciativa hay un rostro; hace falta una persona especial, un encantador, un líder que arrastre a otros”.

familia aniz

Casa Jauregia en Anitz.

SIGNUS,logosignus COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’.

Menéalo

Sobre el autor

Rafa Ruiz
Periodista convencido de que las luces al final del túnel solo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente, temas a los que ha dedicado la mayor parte del tiempo de su vida profesional -10 años en 'El País' y 15 años en 'El País Semanal'-. Autor de los libros de cuentos infantiles 'Toletis' y 'Ninoninoni', codirector de la galería madrileña Mad is Mad -centrada en artistas emergentes- y uno de los socios fundadores de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

1 comentario

  • Paloma Ctrl dice:
    05.01.2016

    🙂

  • Deja un comentario