04.07.2014

Profetas del Ahora: la llamada del ‘Mindfulness’

Menéalo
Foto: Uwhealth

Foto: Uwhealth

Callarnos y apagarnos por dentro unos instantes para disfrutar más intensamente del aquí y el ahora. El poder del silencio en soledad o en grupo. Lograr la serenidad que nos aporte energía y solidez frente a tanto ruido alrededor. Proyectar esa paz interior hacia fuera. ¿Por qué se habla tanto del ‘Mindfulness‘ o ‘Conciencia Plena‘ en estos tiempos con tantos intereses centrados en productividad-productividad-productividad? ¿Quiénes son los Profetas del Ahora?

Rara es la semana que no oigo a alguien comentar que se ha sumado a un grupo de Mindfulness, que no leo algo sobre Mindfulness en una revista o diario, que no me entero de que la empresa X ha contratado los servicios de un experto en Mindfulness para mejorar el ambiente de trabajo entre sus empleados y también la productividad.

A mí, que me gusta mucho decir las cosas en castellano cuando se puede, la moda de la Conciencia plena o Atención consciente -que así se puede traducir la tan mentada palabra-, me provoca simpatía, dada mi inclinación a la búsqueda interior y al arte de vivir el momento presente. Pero también me llena de perplejidad dado lo frenético y controlador de un mundo tan volcado ansiosamente en el mañana o culpablemente en el pasado. ¿Estaremos de verdad en un proceso colectivo de despertar de la conciencia?

“Ahora, felicidad, plenitud, paz…”: citas que resuenan en los muros de Facebook de muchos de mis amigos y que son llamadas a vivir el presente sin juzgarlo para vivir sin estrés, descubrir que ya lo tenemos todo, que podemos elegir ser felices aquí y ahora y aparcar el ego, que tan sometidos nos tiene. En cambio, en otros círculos más escépticos: “Entonces me siento, cierro los ojos, respiro e intento parar la mente… Y con eso voy a ser feliz, ¿no? Yo es que paso de religiones… Por cierto, ¿me tengo que poner un turbante?”.

¿Trivializamos algo que debería ser profundo y serio? Siempre me ha llamado la atención que los Profetas del Ahora, que invitan a despertar al momento presente y alcanzar la Conciencia plena, suelen tener una expresión la mar de plácida en sus rostros si no es que se están riendo a mandíbula batiente. Rostros que, adaptados a los tiempos, pasean por Youtube en incontables canales con miles de seguidores, como el de Eckhart Tolle o Mooji, por citar solo dos de entre los cientos que existen. 

Foto: kenleyneufeld

Foto: kenleyneufeld

Algo que parece tan novedoso y con un nombre tan pintón, de novedoso no tiene nada. Lo que quizás sí es novedad relativa es que ocupe titulares en los periódicos y que vaya de boca en boca. Mindfulness es sinónimo de meditar, practicar todos los días durante unos minutos el silencio interior con los ojos cerrados, sentado con la espalda recta y muy concentrado en la respiración; todo para vivir el presente aceptándolo tal y como es, sin intentar controlarlo. Es un fenómeno aparte de la religión (por favor, no confundir) aunque siempre ha estado ligado al Budismo y a la meditación Vipassana y desde Oriente se ha extendido a todo el mundo. También se puede practicar caminando, fregando los platos, escribiendo, trabajando, viviendo en pareja… Se comienza observando la respiración natural y luego, cuando se ha alcanzado un estado de calma despierta se procede a observar, sin etiquetar ni juzgar todo lo que nos pasa en ese preciso momento.

Esta práctica diaria parece que nos lleva a ser más felices, lo que redunda en nuestra salud mental y corporal, como afirma el médico Jon Kabat-Zinn, fundador y director de la Clínica para Reducción del Estrés y del Centro para la Atención Plena en la Medicina, el Cuidado de Salud y la Sociedad, en la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts (EE UU), y uno de los responsables del éxito de esta práctica en Occidente. Como explica Wikipedia, “las prácticas de Zen, yoga, y estudios con diversos maestros budistas condujeron a Kabat-Zinn a integrar partes de esas enseñanzas con las de la ciencia occidental, creando la técnica de Reducción del Estrés Basada en la Atención Plena (REBAP) y la Clínica para Reducción del Estrés”. Buen referente para que los más escépticos se acerquen a esta práctica con garantías.

Un aspecto que me gusta mucho del Mindfulness, y que creo que no se ha destacado suficientemente, es que su efecto es aún más poderoso si se practica en grupo, en un círculo a ser posible. Es como si las respiraciones de todas las personas con las que compartes ese momento en un mismo espacio crearan una red de apoyo sin palabras, sin gestos, solamente sostenida por el aliento vital común, lo que una vez más en esta sección de Nos Seguimos me lleva a reflexionar sobre lo beneficioso de vivir en red colaborativa.

Llegados a este punto, me viene a la mente la metáfora de “las perlas de Indra” de la Cosmología Hindú. El autodenominado “spiritual entertainer” y ya fallecido Alan Watts, de quien se encuentran apasionantes charlas en Youtube, explica este concepto con hermosas palabras: “Imagina una telaraña multidimensional en la mañana temprano, cubierta con gotas de rocío. Y cada gota de rocío contiene el reflejo de todas las otras gotas de rocío. Y, en cada gota reflejada, el reflejo de todas las otras gotas de rocío en ese reflejo. Y así hasta el infinito. Esa es la concepción Budista del universo en una imagen”. 

Es decir, que los budistas ya tenían la clave hace 3.000 años: la humanidad somos una red y en red solidaria se puede alcanzar la armonía. El efecto mariposa llevado al extremo. La red es Internet, la calle, cualquier sitio donde hagamos algo en colaboración, y todos y cada uno de nosotros somos esas “perlas” que viven en las intersecciones de la red y se comunican y reflejan entre sí; un bonito concepto de sociedad que invita a descubrir que todos somos iguales, estamos hechos de la misma materia y cualquier cosa que hagamos afectará a los otros, y de vuelta a nosotros mismos, en lo bueno y en lo no tan bueno. Que tomen nota los gobernantes.

La moda de la Conciencia plena y meditación adquiere fuerza en ámbitos de gran audiencia como la red mediática de Oprah Winfrey, quien se ha aliado, entre otros, con Deepak Chopra y juntos han lanzado un cursillo de meditación online para vivir la experiencia de la meditación en 21 días. Finding Your Flow, lo llaman. ¿Ana Rosa se decidirá a hacer algo así?

Fuera de milagrosos métodos de 21 días y figuras carismáticas, todas las semanas hay decenas de ciudadanos anónimos que se reúnen en locales de barrios y “respiran a plena conciencia” sin entrar en lo religioso (insisto, no confundir religión con Mindfulness). En silencio comparten sus respiraciones durante una hora, a veces se emiten sonidos armónicos, a veces se charla un rato al final sobre la experiencia vivida en común y así hasta la próxima semana. Normalmente, estos sitios se mantienen por pequeñas aportaciones voluntarias, como dos o tres euros en cada encuentro. A veces ni eso si estás mal de dinero.

Espacios autogestionados como Tabacalera, en Madrid, tienen o han tenido grupos de meditación. Y, ampliando el círculo, vemos que llegan a celebrarse festivales de Conciencia plena con ponentes y talleristas como Alejandro Jodorowsky, Alex Rovira o Elsa Punset (como la semana pasada en el ecléctico festival Jiwapop, en Madrid, del que se suspendieron los conciertos pop por falta de público, pero se mantuvieron con gran éxito las conferencias). Incluso se celebran meditaciones colectivas en teatros o caminando en grupo en silencio por un parque en el marco de visitas como la del pasado mes de abril del monje budista Thich Nhat Hanh.

Hay muchas personas que opinan que los que meditan y están metidos en “estos rollos” en general son gente que vive desapegada del mundo, que no toma partido, que no lucha, que cierra los ojos y se evade de todo. El teólogo Juan José Tamayo, en su libro Fundamentalismos y diálogo entre religiones, arroja luz al respecto al referirse a figuras como la del antes mencionado monje vietnamita Thich Nhat Hanh, histórico luchador de los derechos humanos. Thich Nhat Hanh “se opone al dualismo exterior-interior y considera la paz en la propia vida como medio para la instauración de la paz en el mundo. El mundo, afirma, es nuestro yo ampliado. Por eso es necesario cuidarlo y activarlo”.

Desde este punto de vista, el mundo es reflejo de nuestro interior. Y además los unos nos reflejamos en los otros cual gotas de rocío. Por eso, si alcanzamos la paz y libertad interior todos y cada uno de nosotros, ¿qué no será capaz de alcanzar la sociedad en su conjunto?: ¿Justicia para todos? ¿Igualdad? ¿Fraternidad? 

Menéalo

Sobre el autor

Ana Llovet
Lo mío es escribir sobre temas sociales. Sobre el ser humano, su búsqueda interior y su integración, o no, en el entorno. Es a donde me acaba llevando siempre mi olfato o mi corazón, por mucho que me desvíe de ese camino, y donde siento que puedo contribuir en algo a lograr el tan necesario cambio de conciencia. Escribo en El Asombrario & Co desde 2014. Antes, desde 1992, hubo muchos otros medios, algunos de mucho renombre, y gabinetes de comunicación, pero en ningún sitio como este me he sentido tan libre a la hora de expresar mis ideas. Mi Twitter: ‘@ana_llovet’

¿Quieres leer más artículos de este autor?

10 comentarios

  • El 05.07.2014 , Nely García ha comentado:

    La meditación como todo, se encuentra dentro de nuestras posibilidades, y el practicarla o no, depende de nuestro deseo. Como señala Alan Watts en sus libros, la naturalidad debe de acompañar todos nuestros actos.
    Momento, poema por Nely García

    Ocultarse en lo profundo del silencio
    y gozar de la quietud en celosía,
    escapar de turbaciones y desvelos
    que la mente provoca en demasía.

    Refugiarse en la dulzura del momento
    y el vacío acariciante
    sin saber, ni querer, otra armonía
    que el sonido misterioso del evento.

    Lanzarse con placer en la corriente
    de sentir que él no ser es otra vía,
    aceptando la versión del inconsciente:
    complemento indispensable de la mía.

  • El 05.07.2014 , Humo ha comentado:

    Hasta ahora, las únicas personas que conozco que practican la meditación están muy poco interesadas por los problemas mundiales, y en todo caso se informan, pero no se involucran en las luchas sociales. No me dan buen rollo.

    • El 05.07.2014 , Zentao ha comentado:

      Estimado Humo, creo que no has entendido nada. Para realizar cambios a tu alrededor, primero tienes que cambiarte a ti mismo y entonces verás como todo lo que hay a tu alrededor comienza a cambiar. Los cambios producidos por revoluciones no perduran. Los cambios producidos de la forma que te propongo son duraderos en el tiempo (infinitos); si, más lentos y más difíciles de llevar a cobo, pero duraderos y sin violentar a nadie ni a nada. Además estos son los cambios que producen miedo en los que pretenden manejar el mundo.

    • El 05.07.2014 , fonso ha comentado:

      Humo, te puedo hablar de de mi, tengo 60 años, llevo luchando en la izquierda desde los 17, no los del psoe, La izquierda. Aparte de mi conozco a muchísimos más.
      Hago meditación diaria desde hace 20 años, cada día estoy más convencido que si descubrimos y damos opción a nuestra faceta espiritual, no de ninguna religión, seguramente seremos seres más completos más arraigados en nosotros y con menos posibilidades de que nos compren con mmentiras que es lo que han venido haciendo hasta ahora la mayor parte de los políticos al uso. Plena conciencia, es plena conciencia. La vida en todas sus múltiples facetas.
      Que todos los seres sean felices.

  • El 05.07.2014 , Marco ha comentado:

    El desarrollo de la espiritualidad puede ser positivo, sea de forma individual o grupal; ahora, me da la sensación que el capitalismo está haciendo con el mindfullness o la meditación lo que la iglesia hizo con el cristianismo hace veinte siglos: integrarlo como medio para sus fines. No nos engañemos: cuando una empresa realiza estos talleres para sus empleados, no busca que estos sean más felices o que tengan una vida más plena, lo que busca es que sean, por un lado, más eficientes y, por otro, menos conflictivos, más acríticos, menos con los pies en la compleja y a veces dura realidad. En resumen, El Opio del Pueblo versión 2.0

  • El 05.07.2014 , Petronila ha comentado:

    Humo, me parece que es un espectro muy reducido de meditadores el que usted conoce. De hecho, y por lo que se, el voto del bodishatva incluye, por ejemplo, dar ayuda material y protección y los grandes maestros del budismo, tan exquisitamente discretos y respetuosos, consideran un deber el voto en los países democráticos.

  • El 07.07.2014 , Anarquit0 ha comentado:

    Punsita y compañía venden con conciencia plena

  • El 30.07.2014 , Luis Hernandez ha comentado:

    Por razones laborales asistí a un MBSR (Mindfullnes Based Stress Reduction) de 8 semanas.
    Soy muy escéptico por naturaleza, pero me gusta dar el beneficio de la duda a aquello que desconozco, así que viví la experiencia tratando de evitar cualquier prejuicio.
    Mi conclusión personal es que las técnicas de Mindfulness son una mezcla de técnicas de relajación junto a nociones de inteligencia emocional bañadas en una terminología propia.
    Relajarse sienta bien a todo el mundo y aprender a hacerlo, por la técnica que sea, es siempre una buena idea. Pero pensar que hay mucho más que eso creo que es engañarse a uno mismo.
    Por otro lado es fácil darse cuenta de que existe un negocio de tipo multinivel entre los instructores de mindfulness.

  • El 07.11.2014 , Santaklaus ha comentado:

    El crecimiento personal debería ser una inquietud en toda persona. El sistema se encarga de que no sea así, de que haya personas que duden hasta de sí mismos, porque no se podría mantener este sistema mundial con personas con criterio propio. El sistema se alimenta del ego de los individuos.

Deja tu comentario