17.03.2017

Proyecto ‘sinAzucar.org’: ¿Cuántos terrones hay en un yogur, una pizza, el salchichón?

Menéalo
A la izquierda, un chupito de Jägermeister que contiene 12g de azúcar, equivalente a 3 terrones. A la derecha. 2 Donuts Pantera Rosa (110g) contienen 23,1g de azúcares, equivalente a 5,77 terrones.

A la izquierda, un chupito de Jägermeister que contiene 12g de azúcar, equivalente a 3 terrones. A la derecha. 2 Donuts Pantera Rosa (110g) contienen 23,1g de azúcares, equivalente a 5,77 terrones.

Antonio R. Estrada es, según su propia descripción, un fotógrafo madrileño entusiasta de la alimentación saludable. En la búsqueda de esta nutrición, observó que los diferentes etiquetados de muchos de los comestibles a los que a priori consideraba saludables no lo eran tanto. Tras comentarlo con familiares y amigos, llegó a la conclusión de que para muchos consumidores la señalización por gramos no es suficiente. A raíz de esto, ideó un plan de impacto. Te contamos en qué consiste el proyecto ‘sinAzucar.org’ y cómo nos meten paladas de azúcar desde pequeños para crear adicción.

Ideó algo que sirviera como referencia aclarativa, que no dejara lugar a dudas ni a interpretaciones: una fotografía del artículo perfectamente cuidada, a la altura de la del marketing del original, en la que habría un añadido: el número de terrones de azúcar que contiene el producto en cuestión. A partir de este montaje, no hubo más que publicarlo en la redes sociales para que se hiciera viral. A este proyecto lo ha titulado sinAzucar.org

¿Cómo nace la idea?

Yo practico deporte, por lo que, en una búsqueda personal de mejorar la alimentación, empecé a contar el azúcar presente en los alimentos y a revisar el etiquetado. Me di cuenta de que había azúcar en muchos alimentos que yo consideraba saludables. Cuando se lo comentaba a la gente, me percaté que la señalización por gramos no es una buena referencia, ya que es difícil de saber si significa mucho o poco. En ese momento decidí usar el terrón como comparación y, de este modo, ponérselo más sencillo a los consumidores.

Este cotejo lo llevas a cabo a través de una fotografía.

Sí. En la fotografía pongo terrones y el producto. Lo empecé a compartir en redes sociales y me percaté de que funcionaba bien. Se trata de una forma muy visual y que tiene mucho éxito. Es un poco como divulgación general. Cuando empiezas a investigar, descubres que el azúcar está presente en muchos alimentos y que la Organización Mundial de la Salud nos invita a reducir ese consumo. Vas descubriendo que mucha gente no es consciente de ello, y quieres participar en esa divulgación. Aunque hay muchos autores que lo reflejan en sus artículos, muchas veces no llegan al público en general. Yo creo que de esta forma es mucho más fácil acceder al gran público que un artículo más específico.

Un paquete (120g) de Salchichón Extra de Hacendado contiene 6g de azúcares, equivalente a 1,5 terrones.

Un paquete (120g) de Salchichón Extra de Hacendado contiene 6g de azúcares, equivalente a 1,5 terrones.

Una lata de 473ml de Red Bull contiene 52g de azúcar, equivalente a 13 terrones.

Una lata de 473ml de Red Bull contiene 52g de azúcar, equivalente a 13 terrones.

¿Crees que este problema de información se debe al desconocimiento de los usuarios, o a una exigua aclaración por parte de las empresas?

El consumidor está informado en el etiquetado, pero no estamos acostumbrados a leerla e, incluso, muchas veces no sabemos ni cómo hacerlo. Campañas como sinAzucar.org vienen a ayudar en esa interpretación al consumidor; una explicación de forma sencilla. Pero sobre todo se trata de informar; que la gente sepa que el azúcar está en esos alimentos que a priori se piensan saludables. Campañas como ésta van calando en la mente del consumidor y parece que la gente cada vez se para a leer más las etiquetas para intentar reducir este tipo de alimentos que antes se consumían libremente. Yo creo que cada vez una mayor cantidad de gente se está volviendo a preocupar por la alimentación.

¿No crees que esa información tan compleja es, en cierta manera, premeditada?

En algunos casos, sí. Muchas veces en la etiqueta se utiliza una letra muy pequeña. Otras veces la información es confusa; en vez de utilizar azúcar, utilizan sinónimos como dextrosa, palabra con la que no muchos consumidores están familiarizados. Sin duda utilizan este tipo de técnicas para esconder la realidad de que su producto es alto en azúcar. Saben que los consumidores están cada vez más preocupados por el consumo de azúcar, por lo que todo aquello que muestre que sus productos tienen un alto índice de glucosa hará reducir las ventas. Así, intentan enfocar el marketing a mostrar todo aquello que piensan que es lo saludable de su producto.

¿Qué posibles avances deberíamos exigir a nivel legislativo?

Un avance en este aspecto yo creo que sería una mejora en el etiquetado. En EE UU ha salido una nueva ley que obliga a diferenciar entre azúcar añadido y el propio del alimento. En España no es así, no hay obligación de distinguirlo.

La estética empleada a la hora de llevar a cabo estas fotografías es la misma que utilizan las marcas. ¿Por qué usar esa misma línea?

Estamos acostumbrados a un marketing, a una fotografía muy cuidada. Si quieres causar impacto en la sociedad, tienes que usar sus mismas estrategias. Si utilizáramos fotografías de calidad inferior, perderíamos la fuerza del mensaje. Así intentábamos que la fotografía quedara muy parecida a la que usan en las campañas de su propio marketing y presentamos una pequeña contradicción: el producto nos llega muy atractivo, casi dan ganas de consumirlo, pero al lado aparecen los terrones de azúcar, que indican el coste que supone ese consumo. Cuando un consumidor se acerque a comprar alguno de estos productos, quizá recuerde nuestra fotografía y le ayude a elegir qué producto consumir.

¿Crees  que uno de los problemas del consumo, a veces desmedido, de estos alimentos tiene que ver con esas campañas tan atractivas?

Sin duda. Las empresas presentan sus productos de una forma muy idealizada. Nos evocan tanto en el marketing como en el etiquetado propiedades saludables que no son tales. Por ejemplo, un yogur biológico, etiquetado en verde con un 0% en grande, lo asociamos a que es un producto saludable, cuando contiene cuatro terrones de azúcar. Si nos mostraran esos cuatro terrones, seguramente que no se vendería tanto. Intentan presentar todas las supuestas cualidades positivas de forma muy visible, ocultando todas las negativas en caso de llevar a cabo un consumo abusivo.

Un café del Starbucks (variedad Mocca Blanco venti, con nata y sirope de chocolate) tiene 80gr de azúcar, lo que equivale a 20 terrones. ¡10 veces más de lo habitual en un café!

Un café del Starbucks (variedad Mocca Blanco venti, con nata y sirope de chocolate) tiene 80gr de azúcar, lo que equivale a 20 terrones. ¡10 veces más de lo habitual en un café!

Aparte de los yogures, ¿con qué alimentos habéis trabajado?

Intentamos trabajar con los alimentos de consumo habitual. En un primer momento intentamos enfocarnos en los productos con mucho azúcar, pero descubrimos que no interesaban tanto a la gente. Se asume de antemano que una tableta de chocolate tiene mucho azúcar, por lo que no causa mucho impacto. A partir de ahí nos derivamos a productos que produzcan un poco más de sorpresa, aquéllos que se consideran popularmente sin azúcar. Alimentos como una pizza o el tomate frito, que son consumidos sin pensar que llevan glucosa, causan más impacto que un bollo de chocolate. Ahora mismo intentamos diversificar, mostrar los dos ejemplos.

Dentro de todos estos productos, ¿hay alguno que te haya llamado especialmente la atención?

Resultan realmente llamativos los productos infantiles; hay muchos alimentos de este tipo con una cantidad de azúcar por encima de lo recomendado. Por ejemplo, los yogures diseñados para bebés, muchos llevan azúcar. Yogures como Mi primer Danone tienen dos terrones. ¿Cuál es el problema ahí? Que desde pequeños estamos acostumbrando a los niños a ese consumo de azúcar, educando su paladar a productos hiperdulces, por lo que, cuando crezcan, demandarán ese consumo de azúcar.

¿Crees que el público es consciente de los inconvenientes del azúcar?

No demasiado. Muchas veces se asocia el azúcar a la estética, al hecho de adelgazar; pero no somos conscientes de los prejuicios a largo plazo, como la diabetes o las enfermedades cardiovasculares. La gente no es demasiado consciente, o, por lo menos, no de manera general.

 

Un envase mediano de palomitas de maíz dulces (250g) contienen 132g de azúcar, equivalente a 33 terrones.

Un envase mediano de palomitas de maíz dulces (250g) contienen 132g de azúcar, equivalente a 33 terrones.

Una lata de Aquarius Vive tiene 14g de azúcares, equivalente a 3,5 terrones.

Una lata de Aquarius Vive tiene 14g de azúcares, equivalente a 3,5 terrones.

Menéalo

Sobre el autor

Carlos Madrid
Terminé periodismo allá por 2013, pero, no sintiéndome suficientemente formado, me matriculé en lector insaciable, perpetuo viajero, musicodependiente, aprendelenguas... Difundo lo que me agita por dentro en aquellos lugares donde me toleran.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

12 comentarios

  • El 17.03.2017 , Cesar ha comentado:

    Por fin los diabéticos importamos a alguien, ya era hora.

  • El 17.03.2017 , Antonio ha comentado:

    Me gustaría algo de detalle.
    No es lo mismo ‘el azúcar’ (glucosa) que ‘los azúcares’ (hidratos de carbono).

    • El 18.03.2017 , Flicky ha comentado:

      El azúcar blanco común no es glucosa sino sacarosa. Los azúcares también se denominan hidratos de carbono por estar compuestos de hidrógeno y carbono. Es lo mismo. Sea el tipo de azúcar el que esté presente se representa con el terrón por facilitarlo visualmente aunque el alimento contenga glucosa o fructosa y no la sacarosa que es la que corresponde al terrón

  • El 17.03.2017 , Francisca Corbalán Miras ha comentado:

    Me parece muy acertado dar todas las informaciones sobre alimentación saludable, en otro tiempo teníamos que comer lo que había sin importarnos si era o no bueno,pues no teníamos otra cosa.
    Gracias por las informaciones.
    Francisca Corbalán

  • El 17.03.2017 , Carmen K ha comentado:

    No se a quien le puede extrañar que la salsa de tomate lleve azúcar. Cuando se elaboraba en casa había que añadirsela para restarle acidez.

    • El 18.03.2017 , Mila ha comentado:

      Jamás le he añadido azúcar a una salsa de tomate casera, ni al pisto ni a ningún plato similar. Para contrarrestar la acidez le añado un poco de zanahoria cocida y triturada que es dulce y más saludable.

  • El 18.03.2017 , Carmen Pérez ha comentado:

    En mi opinión, humilde opinión, el problema no es el azúcar en sí. El problema es la industria, que lo añade a cualquier alimento, entre otras cosas, porque el azúcar contribuye a su conservación.
    Si se trata de buscar culpables, con no comprar esos productos es suficiente. Pero demonizar los cien gramos de azúcar que añado en casa a mi masa para un bizcocho,es absurdo es sacar las cosas de quicio. Por supuesto que añado una cucharadita de azúcar a mi salsa de tomate, y una pizca de sal, de mi abuela lo aprendí y seguiré haciendo así mi salsa casera, no compro salsa industrial.
    Todos los ejemplos expuestos en esta página son productos industriales. Y, que yo sepa, no estamos obligados a consumirlos. Creo que hay que informar, pero no deformar.

  • El 18.03.2017 , Pau ha comentado:

    Creo que este artículo, utiliza muy bien lo que por otro lado critica: el marketing. Primero de todo, el azúcar es un nutriente necesario, al igual que la proteina las grasas etc. Denostar el azúcar de esta forma creando confusión al consumidor creo que no es moral. Ahi va un ejemplo, cuando dices que un yogur (marca mi primer danone)tiene 8 gramos de azúcar (2 terrones) ¿eres consciente de que 6 gramos son azucares naturalmente presentes que estan en la leche y que no se pueden eliminar? , el que se incluya 2 gramos no me parece mucho ¿cuanto azucar le echas a un cafe?.Y por si acaso aclaro que el poder endulzante de la lactosa (azucar de la leche) esos 6 gramos es muy pequeño, en comparación con ña sacarosa (azucar de mesa), es por ello que el producto no es hiperdulce como dices en el artículo. Es importante contar toda la pelicula completa no solo lo que interesa. Y por último, y en cuanto a etiquetado aclarar que las empresas tienen que cumplir con un tamaño de letra minimo, esto no es al azar, España se rige por el Reglamento Europeo. ,

    • El 18.03.2017 , Iker ha comentado:

      El azúcar sacarosa, compuesto de una molécula de glucosa y otra de fructosa es completamente prescindible; es más, es muy perjudicial para las arterias y otros sistemas corporales. Ocasiona también un transtorno en el metabolismo pues induce unos altos niveles de insulina que en muchos casos produce que las células musculares se vuelvan resistentes a la insulina.
      Quizá hayas querido decir que el cerebro por ejemplo necesita mucha glucosa, pero esa glucosa se puede obtener del resto de hidratos de carbono de la dieta como el de vegetales, entre ellos frutas y cereales.
      El azúcar puro tal y como se vende, es el principal causante de la hipertensión y la obesidad al provocar la insulinoresistencia.

      • El 19.03.2017 , Pau ha comentado:

        Cuando hablo de azúcares me refiero a azúcares simples (monosacaridos y disacaridos). El azúcar cuando entra en el cuerpo se transforma en glucosa necesaria para el organismo. El problema del
        Azúcar es el consumo en exceso. La OMS estima en un consumo de 10% de la energia provenga de azucar añadido,y un 5% para obtener beneficios adicionales en la salud, no los restringe.

  • El 18.03.2017 , Fran ha comentado:

    Como apunta César, no es lo mismo el azúcar como los mono y disacáridos (glucosa, lactosa y sacarosa, de rápida absorción) como otros azúcares como los polisacáridos (almidón, de absorción lenta) ¿Cuántos terrones tendía un plato de macarrones o un plato de arroz? La mayor parte del grano de maíz es almidón (57%) y grasas (30%)

  • El 19.03.2017 , gerardo ha comentado:

    El azucar es el gran enemigo. La industria lo usa de forma masiva y los perjudicados somos los consumidores. El gobierno deberia controlar estos excesos de la industria, porque nos estan envenenando. Por lo menos que se informe bien en los envases, como informan en las cajas de tabaco.

Deja tu comentario