'¿Quién coño es?', 'Bulbasaur', 'Amor de primas'..., fanzines contra el patriarcado
24.10.2016

‘¿Quién coño es?’, ‘Bulbasaur’, ‘Amor de primas’…, fanzines contra el patriarcado

Menéalo
Portada de 'Fieras' de 'Sisterhood' con ilustración de María Bastaros.

Portada de ‘Fieras’ de ‘Sisterhood’ con ilustración de María Bastaros.

Las publicaciones autoeditadas se presentan hoy y aquí como una de las mejores formas de unir arte y feminismo frente al discurso predominante del ‘hombre, blanco, y heterosexual’ de revistas, editoriales y discográficas. Traemos a ‘El Asombrario’ la lucha a golpe de fanzine de ‘Sisterhood’, ‘Amor de primas’, ‘Una buena barba’, ‘¿Quién coño es?’, ‘Bulbasaur’, ‘Sangre Fucsia’…

Con el sugerente título de ¿Quién coño es? se presenta el proyecto de María Bastarós, licenciada en Historia del Arte y que durante toda su carrera ha echado en falta las biografías de mujeres artistas como ella. La inglesa Magde Gill, la polifacética Käthe Kollwitz o Carrie Mae Weems son algunas de las mujeres que María eligió para dejar de ser invisibles. ¿Y cómo hacerlo? Pues escribiendo sus nombres bien grande y contando sus logros. “Empapelé la universidad de Zaragoza durante cinco meses con carteles donde explicaba la biografía de cada una de ellas. Al subir a la red los archivos para imprimir, fue compartido por mucha gente y hubo mucha difusión”, explica la autora a El Asombrario. Pero el formato de cartel era muy limitado, como ella misma advierte, así que buscó un soporte que le permitiera la misma libertad gráfica pero con más contenido. Es aquí donde aparece la idea del fanzine. “El primer número de ¿Quién coño es? lo hicimos entre conocidas, pero para el segundo número se abre la convocatoria y empiezan a proponerme temas otras mujeres”, comenta Bastarós, que se encuentra terminando el tercer número, que saldrá a finales de noviembre.

Con ese espíritu de conjunto también se crea Sisterhood. Ágata Ahora comenta que empezó reuniéndose con una amiga. Tijeras y pegamento para proyectar su mundo. Las imágenes, la música, los contenidos que les gustaban. Y pronto se sumaron más para hacer el fanzine. “El objetivo entonces fue contar con una narrativa diferente, poner otras subjetividades en el papel y sumar un enfoque de género al mundo de la cultura, del humor y de la política”, comenta Ágata Ahora. Unas aspiraciones muy ambiciosas que se suman a las de su manifiesto: “Destruir el patriarcado, ser red y nunca aburrirse”. ¿Cómo hacerlo? Con una publicación cada cuatro meses aproximadamente donde en cada número se trata un tema concreto, distribuyéndolo por tiendas, ferias y con la versión digital en webzine. Siempre muy pendientes del aspecto estético, ya que siempre que cuenta con colaboraciones se tratan de artistas, escritoras o poetas con enfoque de género. Como la propuesta de ficción feminista que bajo la sección Pulpería acogerá este fanzine. Historias como la de Cristina Jurado titulada Vanth e ilustrada por Ana Galvañ.

Del siglo XIX al futuro de las artes feministas. En EE UU nació el fanzine como una forma amateur de expresión en el siglo XIX; del mismo país llega la inspiración para muchos otros que se hacen a este lado del charco. Como los zines feministas ocurre lo mismo. Publicaciones como Eye Wide Open, donde se analiza la representación de la mujer en el cine -con test de Benchdel incluido-, pasando por Black Women Matter, publicación que surge de la necesidad de visibilizar la violencia de la policía estadounidense hacia la comunidad negra y que incluye en uno de sus números la historia de 11 mujeres asesinadas por las fuerzas de seguridad estatales; hasta llegar a Illuminati Girl Gang con poemas, fotos y collages para dotar a las mujeres artistas de ese espacio que Internet a veces no concede.

Son solo algunos ejemplos de proyectos que han surgido, pero convencidas de que había buen material para publicar escondido en los cajones de muchas mujeres, surge Amor de primas. Una microeditorial de Zaragoza con vocación de ser plataforma de distribución. “En mayo, Inés y yo, decidimos montarlo porque yo quería hacer una publicación pequeña con fotos”, explica Melanie A. Labarler, que comenta que primero hicieron 50 copias. Pronto, como pasa con todas las publicaciones y como su nombre indica, se unieron más. Amor de primas representa las relaciones de apoyo mutuo y cuidados entre amigas, entre mujeres. “Estuvimos”, continúa Melanie, “en un taller de cuidados que organiza la casa okupa de Zaragoza. Vimos un documental sobre la enfermedad de Crohn y le planteamos a una de nuestras compañeras que tenía esta dolencia que contara su día a día. Aceptó, lo editamos y tenemos Diario del Crohn, de Susana Portero”.

'Diario del Crohn' de 'Amor de primas'.

‘Diario del Crohn’ de ‘Amor de primas’.

El énfasis en la colaboración como red y no en competir entre ellas se plasma en cada número. Sin ir más lejos, la portada del recopilatorio de canciones e ilustraciones de Sisterhood titulado Fiera ha sido ilustrado por la creadora de ¿Quién coño es?. “A raíz de asistir a ferias”, explican las autoras de Amor de primas, “nos dimos cuenta de que hay mucho ego en el mundo zine. Nos horrorizó porque pensamos que el mundo del fanzine debería ser justo lo contrario: que no solo haya ejemplares de una altísima calidad estética o que sean inaccesibles al público en general por su coste”. Y es que la mayoría de ellos están hechos con mucha dedicación y con mucho esfuerzo, también económico. “Mi primer numero lo financié en un ‘compro oro’  vendiendo joyas de mi comunión y saqué 700 euros. Lo suficiente para sacar 300 copias”, comenta María sobre el primer número de ¿Quién coño es? Para sacar los demás números recurre a la venta de la publicación, que quiere seguir sacando en color para que las ilustraciones de las artistas colaboradoras no se resientan ni el lector se pierda nada.

Portadas de '¿Quién coño es?

Portadas de ‘¿Quién coño es?

Barbas, vulvas y tijeras contra el patriarcado. Bulbasaur desde Barcelona, Tijeras para todas con descarga directa, otra microeditorial Bombas para desayunar, la “cultura queer sin afeitar” de Una buena barba o Sangre Fucsia como fanzine sonoro dan lugar a pensar en las múltiples posibilidades de este medio, autoeditado, autogestionado y libre de ataduras para hacer llegar el mensaje deseado.

Pero ¿por qué hoy día sigue siendo necesario tener publicaciones específicamente feministas? Ágata Ahora lo tiene claro: “Llevamos muchos años de patriarcado, todo el ámbito público como el arte está dominado por la mirada masculina y desarrolla solo ese aspecto. Además, no se proyectan otras realidades porque los redactores no escriben sobre temas que no han leído nunca y quienes están al mando de revistas, programan festivales o crean exposiciones tienen subjetividades muy concretas como hombre, blanco, heterosexual”.

Por este motivo surge la duda de si todo el arte hecho por mujeres es arte feminista o existe un arte femenino, pero esto ya es otra historia…

Menéalo

Sobre el autor

Laura L. Ruiz
"Periodista, mujer y vegana, no necesariamente en este orden. Buscando temas y lugares que otros prefieren que no sean visibles"

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

Deja tu comentario