7 libros para amar a los gatos, y reír con gatillos y gatillazos
31.05.2016

Siete libros para amar a los gatos, y reír con gatillos y gatillazos

Menéalo
Gatos de película.

Gatos de película.

Aprovechamos que se están celebrando dos grandes eventos en Madrid, la Feria del Libro y el Festival Capital Animal, para traer aquí libros que maúllan y erizan los bigotes. Desde la psicología felina concentrada en los poemas de ‘Podría hacer pis aquí’ a los ‘Gatos de Película’ de Susan Herbert, con parada obligada en ‘Macavity’ y visita peluda al Gatón de Biblioteca, de la ‘Breve Gatopedia Ilustrada’. Propuestas ronroneantes que nos trae la ‘Colección Gatos’, de la editorial Lata de Sal. Aquí van siete libros para amar a los felinos (más todavía). 

Al habla el equipo humano de Lata de Sal: “El gato es un animal muy versátil, que puede ser un protagonista dulce, pero también transformarse en un macarra y hasta en un personaje malvado en la ficción; tiene muchas aristas”, dicen Irene Álvarez y Juan Blanco, de Lata de Sal, una deliciosa editorial de libros ilustrados nacida en Madrid en noviembre de 2012.

Chasis y Logan, dos felinos atigrados, adoptados, y editores-jefe indiscutibles de la Colección Gatos de Lata de Sal, no les quitan los ojos de encima. Una caricia más, y Logan y Chasis asienten de nuevo. Estas siete sugerencias (como las siete vidas que dicen tener los gatos) que aquí proponemos maúllan, ronronean y hasta afilan los bigotes cuando la situación se complica.

Quien no ama a los gatos es porque no lee.

‘Podría hacer pis aquí, y otros poemas escritos por gatos’. Francesco Marciuliano.

Los poemas rara vez asoman por las listas de los libros más vendidos del año. Pero, por suerte, aquí están los felinos para llevarnos la contraria una vez más. Podría hacer pis aquí y otros poemas escritos por gatos se sitúa desde 2012 en las listas de ventas de The New York Times, Los Angeles Times, The Boston Globe y hasta del gigante digital Amazon. ¿Cómo resistirse a la psicología gatuna concentrada en breves y muy divertidos versos? Para afilar bigotes, recorramos Te lamo la nariz, poema gatuno incluido en este libro, pero que bien podría firmar Cabo, editor peludo de En el Nombre del Gato y mi despertador ronroneante preferido: “Te lamo la nariz / Te lamo de nuevo la nariz / Te clavo las uñas en los párpados / ¡Oh!, ¿estás despierto? Aliméntame”.

El creador humano de estas delicias gatunas concentradas es Francesco Marciuliano, de 49 años, que creció en Nueva York en una familia que llegó a vivir con 12 gatos rescatados de la calle. Podría hacer pis aquí es un librito que arranca carcajadas a golpe de ronroneo. Imprescindible para querer, más todavía, a nuestros retorcidos felinos.

‘Gatos de película’. Susan Herbert.

¿Qué ocurre si un gato se enfunda el bombín de Charlot? Pues que se transforma en Charlie Gatlin. ¿Que un gato baila bajo un chaparrón de mil demonios? La película se llama Ronroneando bajo la lluvia. ¿Y un minino que anhela dirigir un emporio de la comunicación con el que dominar el mundo? Ante ustedes, el gran Felino Kane. Estas tres estrellas bigotudas del celuloide no están solas en el libro Gatos de Película, de Susan Herbert. Sus ronroneantes páginas ilustradas dejan hueco a un guapo (y muy peludo) Rebelde con garras, embutido en los vaqueros más atractivos de la historia del cine. Pasen página y olerán a los mininos más sudorosos del Lejano Oeste, en El gato, el gatillo y el gatillazo. Y escuchen el piano que mece el amor en tiempo de guerra, en la felinamente inolvidable Gatablanca. Los disparatados gatos de Herbert son, en resumen, purrrfectos. La pintora inglesa, fallecida en 2004 tras ganarse el sobrenombre de la artista de los gatos, captura con tanto tino la cinematográfica personalidad felina que no podemos evitar caer enamorados. Purrrrrr.

Macavity

Macavity

‘Macavity, el gato misterioso’. T. S. Eliot y Arthur Robins.

Érase una vez un gato capaz de poner patas arriba al mismísimo cuerpo de policía de Londres, el Scotland Yard. ¿Y quién si no Macavity, el Gato Misterioso, la Garra criminal de la ley creada por T. S. Eliot, sería capaz de semejante hazaña? Macavity es el alter ego peludo de aquel profesor Moriarty que trastocó el sueño de Sherlock Holmes. Y también el truhán sesudo que roba pescado, despoja de joyas a la alta clase londinense y derrumba cada ley, incluida la ley de la gravedad… Sin dejar rastro. Macavity es uno de los poemas más populares de Old Possum’s Book of Practical Cats, de T. S. Eliot (El Libro de los Gatos Habilidosos del Viejo Possum), recopilación de versos gatunos que inspiró el archiconocido musical Cats. Las ilustraciones de Arthur Robins transforman este rítmico poema es una delicia lista para ser zampada por todo tipo de devoradores de libros.

‘Breve Gatopedia Ilustrada’. Zoraida Zaro.

¿Qué nos enseñan los gatos? De los mininos aprendemos el placer de ocultarnos entre estanterías de libros. A ese regocijo lo llamaremos el Gatón de Biblioteca, que muchos llevamos dentro. De los gatos aprendemos a no enfadarnos si perdemos las llaves: el Gato de Schrödinger las habrá convertido en su nuevo juguete preferido, por lo que las llaves técnicamente están y no están al mismo tiempo. ¿Quién puede disgustarse ante esta desbordante habilidad felina? Y gracias al GatoMuso disfrutamos del trabajo de artistas y creadores, ya que el vaporoso felino enreda y desenreda los hilos de la imaginación hasta que la idea surge entre la maraña. Zoraida Zaro ha creado una alocada Gatopedia Ilustrada con la que disfrutar de Gatimatías y Gatocalipsis, y con la que reír a maullido limpio.

kate

El abecedario de Kathe & Cat.

‘El abecedario de Kate & Cat’. Andy Prokh.

A de arriba, amistad, amor. “Uno debe fotografiar lo que ama, y yo amo mucho a mi hija y a mi gato”, dice Andy Prokh, antiguo economista que abandonó la oficina para fotografiar lo que más quiere: la amistad entre su hija Kate y su gato Lilu. Y así nació este libro de fotografías que masajea las entrañas, El abecedario de Kate & Cat. Kate y Lilu comparten sueños, secretos, juegos y entusiasmo por el mundo que descubren unidos. Ansias de crear y de subir muy alto…, hasta ese lugar donde sólo los gatos, las pompas de jabón y el amor peludo saben llevarnos.

‘Flotando’. Cheon Yooju.

¿Preparados para unas cosquillas en las orejas? Flotando, de la coreana Cheon Yooju, es un libro de amor peludo ilustrado que vibra como el viento en primavera. Y, de paso, desmonta el mito rancio de que gatos y perros no pueden ser amigos, y hasta enamorarse. Suculento como una cereza, evocador como un pétalo que flota hasta nuestro siguiente romance. ¿Cómo reconocerlo? Un lento parpadeo felino nos avisará de que hemos conquistado el corazón de un gato.

Un gato almohada

‘Un gato llamado almohada’.

‘Un gato llamado Almohada’. Andreu Llinás.

Los gatos no renuncian a su elegancia ni en mitad del caos más absoluto. Un gato llamado Almohada es un librito delicioso, divertido y sarcástico, en el que el caos lleva el nombre de la familia Novell. Un desastre humano que obligará al gato Almohada a desplegar un reparto completo de virguerías felinas para mantener el tipo. Si los gatos están listos para dominar el mundo es porque han aprendido que la fuerza bruta no es la solución para dominarnos. Mejor acicalarse las patas y practicar el poder de las soluciones flexibles. ¿Cómo no vamos a amarles?

Menéalo

Sobre el autor

Eva San Martín
Eva es multiterreno: tele, radio, periódicos. Si necesitas consejos, noticias, vídeos y recetas exclusivamente sobre gatos, su portal enelnombredelgato.com es tu sitio. Coordina las secciones de tecnología, economía y animales en la revista Eroski Consumer donde también encontrarás todo lo que necesitas saber sobre animales domésticos .

¿Quieres leer más artículos de este autor?

5 comentarios

Deja tu comentario