04.07.2017

Arte, diseño y moda de Sonia Delaunay para llenar de color el verano

Menéalo
Sonia Delaunay El Bal Bullier, 1913 (The Bal Bullier)

Sonia Delaunay. ‘El Bal Bullier’, 1913 (The Bal Bullier)

“Cuando el arte está dentro de ti, está en todas partes”. Lo dijo y lo demostró con su vida y su obra. Sonia Delaunay (1885-1979). Ahora el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid le dedica a esta artista y diseñadora su primera exposición retrospectiva en España, coincidiendo con el centenario de su estancia en Madrid junto a su marido, Robert, con quien formó pareja de extraordinaria creatividad. La muestra, abierta desde hoy hasta el 15 de octubre, refleja la vanguardista visión de la estética de Sonia Delaunay, que aún hoy nos sigue pareciendo moderna.

Sus inconfundibles círculos concéntricos de armoniosas combinaciones de color nos van a alegrar este verano en Madrid. Su optimismo, su vitalidad, su modernidad. Podremos ver composiciones que parecen de los años sesenta o setenta, y Sonia Delaunay las realizó en los años treinta. Y sobre todo podremos introducirnos en su poco conocida y reconocida etapa española.

La Primera Guerra Mundial estalló mientras la familia Delaunay se encontraba de vacaciones en España, por lo que, a finales de 1914, decidieron vivir en España y Portugal en una primera etapa. Les fascinó la luz de Madrid (a Sonia también el flamenco y las obras maestras del Prado). Y a finales de 1917 decidieron regresar a la capital y en ella se quedaron hasta 1921.

Guillermo Solana, director artístico del Thyssen, destaca que Madrid supuso un hito en la vida de la artista, porque le puso los pies en la tierra. En 1917 triunfó la Revolución bolchevique, y Sonia, nacida en Odesa, lo que hoy es Ucrania, perdió las rentas familiares que le llegaban de tierras rusas -aunque nació en una humilde familia judía, se crió en San Petersburgo con un tío millonario-, así que tuvo que empezar a explorar, aquí en España, cómo sacarle rentabilidad comercial a sus diseños. Tanto es así que llegó a anunciar en 1920 la apertura de una galería en la calle Barquillo, junto a la plaza del Rey, especializada en “decoración completa de interiores”, según sus principios: “En las casas ricas, en los palacios históricos, mando a paseo los alambicados pastelones, los tonos lúgubres, las mortuorias cursilerías”. El matrimonio no llegó a abrir el local, pues en 1921 optaron por volver a París.

Sonia Delaunay Tres diseños: Traje nº 1540 para la vedette Gaby, Petit Casino (1919); Vestido simultáneo, ritmo sin fin, nº 510 (1923); Traje nº 1539 para la obra de teatro “Le Coeur à gaz” de Tristan Tzara (1923), 1919-1923 (Three designs: Costume no.1540 for the Vedette Gaby, Petit Casino (1919); Simultaneous Dress, Rythm Without End, no. 510 (1923); Costume no. 1539 for the play “The Gas Heart”, by Tristan Tzara (1923)

Sonia Delaunay. Tres diseños: Traje nº 1540 para la vedette Gaby, Petit Casino (1919); Vestido simultáneo, ritmo sin fin, nº 510 (1923); Traje nº 1539 para la obra de teatro “Le Coeur à gaz” de Tristan Tzara (1923).

Sonia Delaunay Ritmo color, 1964 (Rhythm Colour) Óleo sobre lienzo. 97,5 x 195,5 cm Musée d'Art moderne de la Ville de Paris. Donación Charles Delaunay en 1985

Sonia Delaunay. Ritmo color, 1964. Musée d’Art moderne de la Ville de Paris. Donación Charles Delaunay en 1985.

Sonia Delaunay Tres vestidos para niños, 1920

Sonia Delaunay. Tres vestidos para niños, 1920.

Solana cuenta que de esa etapa española se conservan muy pocos vestigios, aunque suficiente documentación para arrojar luz sobre su estancia con nosotros. Y en la exposición vemos recortes de prensa y fotografías de 1919 de sus decoraciones para casas y teatros de Madrid y Bilbao, de su trabajo para el Petit Casino de Madrid -antes Teatro Benavente- y sus proyectos -que respiran frescura y color- para teatros y ballets, como los figurines para la vedette Gaby. Vemos hasta un boceto de 1922 de la ilustración para un poema de Ramón Gómez de la Serna.

La comisaria de esta delicada y detallista exposición, Marta Ruiz del Árbol, también destaca que la llegada a España desde París supuso que la obra de Sonia Delaunay viviera momentos de plenitud de luz y color. “En España, sus colores se libraron de la bruma de París y comenzaron a vibrar”. La comisaria subraya dos constantes en la obra de Delaunay: “El amor por el color y el deseo de conectar vida y arte, algo en lo que Madrid fue fundamental”. Su marido y ella desarrollaron la teoría del “simultaneísmo”, “que establece que las tensiones y las vibraciones ópticas que genera la relación entre colores complementarios sugieren el movimiento conforme al modelo rítmico de la danza y la música”. Los Delaunay asociaban el simultaneísmo a la vida moderna y al desarrollo urbano, y querían llevarlo a todos los ámbitos posibles.

La muestra Sonia Delaunay. Arte, diseño y moda “pretende destacar no sólo su importante papel como pintora de vanguardia, sino también la exitosa aplicación de su ideario artístico a la vida cotidiana”. En las salas del museo madrileño hay sombrillas y bolsos, chaquetas y diseños de tejidos, está el abrigo que confeccionó para la actriz Gloria Swanson, y podemos ver sus “vestidos simultáneos”, como una forma de acercar al público el nuevo lenguaje visual. Y sí, claro, también hay decenas de lienzos de muy variados tamaños; a destacar el cuadro Portuguesa (1916), de la colección Carmen Thyssen, y Vestidos simultáneos (tres mujeres, formas, colores) (1925), de la colección permanente del Thyssen. Una atractiva mezcla que muestra la aplicación de su talento a los más diversos formatos, su carácter multidisciplinar, y cómo no consideraba arte menor el diseño de moda. “He hecho de todo. He vivido mi arte”, subrayó ella. Vivir el arte; ¿se puede pedir más?

Sonia Delaunay Chaqueta, 1928 (Jacket) Tela de lino en crudo, con pintura y bordados en lana. Palais Galliera, Musée de la Mode de la Ville de Paris. Donación de Madame Annette Jean Coutrot

Sonia Delaunay. Chaqueta, 1928 (Jacket). Tela de lino en crudo, con pintura y bordados en lana. Palais Galliera, Musée de la Mode de la Ville de Paris. Donación de Madame Annette Jean Coutrot.

Sonia Delaunay Diseño de trabajo

Sonia Delaunay
Diseño de trabajo

Jaime de los Santos, director de la Oficina de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid, institución colaboradora del Thyssen para esta exposición, destacó en la presentación a la prensa de la exposición, el pasado viernes, dos rasgos definitorios de esta extraordinaria mujer: “modernidad, siempre modernidad” y una actitud de “vivir por y para la belleza”.

En 1921, los Delaunay volvieron a instalarse en París. La experiencia en España sirvió, por ejemplo, para animar a Sonia a vestir a la mujer de la ciudad con los diseños de sus cuadros, como si fueran tableaux vivants (pinturas vivas) y para que, poco después, abriera la boutique Simultané. En 1925 comenzó a trabajar para los grandes almacenes holandeses Metz & Co, relación comercial que mantuvo hasta los años 50; una generosa selección de los dos centenares de diseños que realizó para estos almacenes de lujo forma una de las secciones más interesantes de la muestra del Thyssen.

En Madrid, una Sonia Delaunay treintañera pierde las rentas y persigue la rentabilidad, algo que, vista su extraordinaria creatividad desde la perspectiva actual, hemos de agradecer. Madrid supuso para una de las mujeres artistas del siglo XX con más prestigio y proyección en el espacio y el tiempo un momento de gran experimentación y libertad, una etapa que marcaría todo su largo desarrollo artístico posterior (vivió 94 años). Ahora Madrid le rinde homenaje. Por fin.

Menéalo

Sobre el autor

Rafa Ruiz
Periodista convencido de que las luces al final del túnel solo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente, temas a los que ha dedicado la mayor parte del tiempo de su vida profesional -10 años en 'El País' y 15 años en 'El País Semanal'-. Autor de los libros de cuentos infantiles 'Toletis' y 'Ninoninoni', codirector de la galería madrileña Mad is Mad -centrada en artistas emergentes- y uno de los socios fundadores de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

  • El 28.08.2017 , Horacio Kohan Starcman ha comentado:

    Apreciado Rafa Ruiz, soy el director de una revista de cultura judía de baja tirada, Raíces, fundada por mí ya hace 31 años. Quisiera tu autorización para reproducir en el número de septiembre tu artículo para Público sobre la expo de Sonia Delaunay en el Thyssen. Desde ya, muchas gracias.
    Horacio Kohan

Deja tu comentario