Toda la verdad sobre los restaurantes chinos y el glutamato monosódico
11.12.2016

Toda la verdad sobre los restaurantes chinos y el glutamato monosódico

Menéalo
Ilustración Liliana Peligro.

Ilustración: Liliana Peligro.

El columnista se adentra hoy en los restaurantes chinos y, solo ante el peligro, prueba los más sabrosos rollitos de primavera, pollos al limón y arroces tres delicias gracias al glutamato monosódico que potencia los sabores. ¿Debemos temer al imperialismo de ojos rasgados y al glutamato?, ¿o son todos cuentos chinos y leyendas urbanas?

Mi relación con la comida china es milenaria, como la propia civilización de los ojos rasgados, ahora llamada a dominar el mundo. Vamos, que a mediados de los ochenta, siendo yo un guaje, abrieron en mi Oviedo natal el primer restaurante chino, cerca de la estación del Norte, y, como a mi madre le gustaba mucho e íbamos con frecuencia, adquirí una temprana afición que dura hasta el día de hoy (de hecho hoy mismo, mientras tecleo esto, planeo ir a comer chino y ese mero pensamiento hace que brote un luminoso sol en mi interior). Entonces, y sobre todo en una ciudad de provincias, la comida china todavía resultaba exótica, y también los ciudadanos chinos, que todavía no habían llegado a España a montar sus negocios en la cantidad que ahora se encuentran.

A mí me encantan los restaurantes chinos, por su suave música oriental, por esos cuadros iluminados en los que el agua cae de la cascada, por los budas sonrientes y los temibles leones que nos permiten franquear la puerta, por las grullas y las bigotudas carpas. Es como los poemas chinos, que dice el poeta Xuan Bello que recuerdan a leves pisadas de gato o al viejo y borracho poeta Li Po, que se enamoró del reflejo de la Luna en el agua del río Yangtsé y murió ahogado cuando le metió el morro (y el reflejo de la Luna le hizo la cobra, más o menos). De los restaurantes chinos también me gustan los precios, claro está, y el glutamato, pero de eso hablaremos más tarde.

Nosotros íbamos a comer a aquel restaurante pionero pero, además de la comida, la gran atracción era un pequeño chinito, casi un bebé (debía de tener tres, cuatro, cinco años menos que yo) que siempre andaba pululando por el establecimiento, jugando con sus muñecos. A mi madre, y a todo el mundo, le parecía muy riquín, así que le estrujaba los mofletes con regocijo (el regocijo lo experimentaba ella más que el propio orientalín estrujado, que no entendía nada).

El caso es que decenios después, en el ejercicio de mi profesión periodística, me tocó entrevistar al joven portavoz de los comerciantes chinos en Madrid, que hablaba un español casi perfecto y que debía de tener unos tres, cuatro, cinco años menos que yo. Después de comentar la situación y perspectivas de la comunidad china en España, le pregunté por su propia historia. Me dijo que sus padres habían abierto el primer restaurante chino en Oviedo, Asturias, y que luego se habían mudado a Madrid, donde él había terminado de crecer. O sea, que aquel portavoz era el bebé chino que nos parecía una exótica ricurina. Mi madre, aunque él no lo sospechara, le había estrujado las mejillas con violencia y fruición, a cambio de puro placer. Son vueltas que da la vida, como el dragón el día de Año Nuevo.

Total, que a mí me flipa la comida china, pero no esa comida china-china, auténtica, que ahora parece que se pone de moda. Me gusta el chino occidentalizado de toda la vida, que dicen los que saben que en China no es tan fundamental, si es que existe; me gusta esa gastronomía artificial y medio inventada que consiste en el rollito de primavera, el arroz tres delicias o el pollo con almendras. Luego El Comidista puso de moda un restaurante en el obrero barrio de Usera, Madrid, el Royal Cantonés, donde se come medusa y otros platos de verdad, que desde el punto de vista español son un poco guarrería, aunque allí se consideren manjares y tal. Ahora van allí a hacer cola los modernos.

Hay otros restaurantes chinos-chinos, usted los puede reconocer porque a ellos van a comer los propios chinos, y no solo los occidentales, y porque hay carta en chino, y porque es difícil identificar si lo que ellos están comiendo es pescado o verdura o casquería o Dios sabe qué. Uno de ellos, que frecuento, es El Buen Gusto, en el barrio de las Delicias, Madrid, cuyo recibidor domina una gran foto de los hosteleros con nuestro rey emérito Juan Carlos I, no sé en qué sarao. Ya ven, chinos juancarlistas. Afortunadamente, aquí, además de la comida china pura y dura, tienen un carta para el paladar de este lado del mundo. Pero mi favorito es el Cha Cha Moon, cerca del museo Reina Sofía, allí donde Lavapiés pierde su nombre; en este restaurante de nombre encantador no se andan con demasiadas florituras: el rollito de primavera, el pollo al limón, la ternera con pimientos, son de los sabores más fabulosos que he probado nunca. Por supuesto, me suliveyan los buffets chinos en los que puedes ponerte hasta el Ohio por menos de 10 euros y perpetrar sobre el plato las mezcolanzas más extrañas. Me dijo una vez el rutilante actor Brays Efe (alter ego de Paquita Salas), cuando rodaba cortos sobre comida, que había que valorar los buffets porque, aunque la calidad era algo más baja, la cantidad era infinita. Y estoy de acuerdo; no solo hay que valorar el comer bien, sino también el comer mucho, al menos de vez en cuando.

En mi vicio por la comida chino-occidental, llevo años intentando, como tantos otros ciudadanos, reproducir en casa los fantabulosos sabores del restaurante. Lo voy consiguiendo: para tal gesta son fundamentales algunos ingredientes especiales como el aceite de sésamo, la soja o -mucha atención a esto- el glutamato monosódico, azote de cobardes, deleite de connoisseurs. El glutamato monosódico es un potenciador de sabor que se llama vulgarmente “sal china” o Ajinomoto (por la principal marca que lo comercializa). No es fácil de conseguir, es preciso acudir a una tienda o supermercado chino, y no es seguro que lo despachen. Pero quien busca encuentra.

El glutamato lo tiene todo en contra, porque tiene un nombre que suena a química (y los ignorantes tienen miedo a lo químico como si el ADN o la glucosa que les hace funcionar no fueran química) y porque lo utiliza “el otro”, el chino, ese del que no nos podemos fiar, que trabaja todo el día, que juega a la tragaperras, al que no vemos salir por los bares, el sospechoso. Incluso se habló de un “síndrome del restaurante chino”, consistente en fatiga, dolores de cabeza y cosas peores y que se atribuía precisamente al Ajinomoto. En realidad, ningún estudio científico ve problema en consumir glutamato en dosis normales (el tomate natural es una rica fuente de glutamato, por poner un ejemplo) y proporciona un sabor profundo y salivante a todos los platos, sobre todo orientales. Yo a mis amigos miedosos se lo echo en la comida sin decirles nada, para que no hagan mohínes, y les encanta, aunque no lo sepan.

El miedo al glutamato es otra de esas leyendas urbanas fundamentadas en el miedo a lo diferente y a lo desconocido, como cuando se decía que en los restaurantes orientales se cocinaban los gatos callejeros o los patos secuestrados en los parques, que los chinos nunca morían porque así los emigrantes jóvenes iban reutilizando los pasaportes de los ancianos desaparecidos o que Occidente estaba amenazado por el Peligro Amarillo y por el insidioso Dr. Fu-Manchú y sus asesinos birmanos.

Menéalo

Sobre el autor

Sergio C. Fanjul
Sergio C. Fanjul a.k.a. Txe Peligro (Oviedo, 1980) es periodista y poeta. Licenciado en Astrofísica por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por El País/UAM. Actualmente trabaja como periodista, escribiendo sobre cultura y ciencia en el diario El País y sus suplementos, además de en otras publicaciones con PlayGround, Vice, BuenSalvaje o Atlántica XXII. Es autor de los poemarios Otros Demonios (KRK ediciones, Premio Asturias Joven de Poesía), Inventario de Invertebrados (Premio Pablo García Baena) y La Crisis. Econopoemas (Ya lo dijo Casimiro Parker). También del libro de relatos Genio de Extrarradio (La Hoja del Monte). Además redacta libros de no-ficción por encargo para varias editoriales. Desde 2004 mantiene el blog PlanetaImaginario.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

42 comentarios

  • El 11.12.2016 , Alex ha comentado:

    Olvida quizá que hay personas alérgicas al glutamato – puede que la mayoría no lo sea, pero a mí realmente me produce dolores de cabeza y mareos. Los tuve durante años, y sólo desaparecieron cuando alguien me sugirió probar con eliminar el glutamato de mi dieta.

    • El 11.12.2016 , Strangelove ha comentado:

      Soy alérgico al glutamato , el dolor de cabeza que me provoca es indescriptible. Que el glutamato es bueno etc, etc. para quién lo quiera.

      • El 12.12.2016 , Pika ha comentado:

        El glutamato es un aminoacido. Como todo en Exceso es malo. Pero ew necesario para la vida. A ver si leemos un poco mas…

  • El 11.12.2016 , Oscar ha comentado:

    Muy buen artículo, espero seguir leyéndote .

  • El 11.12.2016 , Alexis ha comentado:

    Hola, ¿podrias enlazar estudios serios que probasen que el glutamato no tiene efectos negativos (al menos en X dosis)?

    Gracias.

    • El 11.12.2016 , txe ha comentado:

      el E-621, el,glutatamto, está considerado por las agencias alimentarias de todo el mundo como un “aditivo no problemático e inocuo, para cuyo uso no hay límites a ninguna edad”. Organismos como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización sobre la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos o la Agencia Europea del Medicamento, han declarado que su uso como aditivo no es peligroso. “No existen cantidades autorizadas ni límites impuestos a este saborizante, que incluso llega a sustituir a menudo a la sal por su agradable sabor y por incrementar la palatabilidad de los platos y los alimentos preparados”, afirma Fernández-Tresguerres.

      Fuente: El,Pais

      http://elpais.com/diario/2005/12/13/salud/1134428401_850215.html

    • El 11.12.2016 , txe ha comentado:

      También este articulo de The Guardian… “las mayores fuentes de glutamato son el tomate y el queso parmesano, además del,jamón curado o la soja.

      https://www.theguardian.com/lifeandstyle/2005/jul/10/foodanddrink.features3

    • El 11.12.2016 , Jajaja ha comentado:

      Alexis,

      ¿Podrías enlazar estudios serios que probasen que el agua no tiene efectos negativos (al menos en X dosis)?

      ¿Desde cuándo se hacen estudios probatorios de que algo no hace daño?

      Lo más parecido son los suicidios homeopáticos, pero eso ya es el terreno del humor…

      XDD

    • El 11.12.2016 , Paco ha comentado:

      Hola, los estudios “serios” no se plantean con esa premisa, si no la contraria, es decir: no se busca la no-toxicidad sino se realizan pruebas de toxicidad-dosis y se intentan sacar conclusiones. Esto, por supuesto, con cualquier sustancia. De manera, que para determinada dosis, casi cualquier componenete de la comida puede demostrar efectos no deseables in vivo e in vitro. Si te interesa el tema, siempre busca información cientifica, no artículos de dudoso origen. Te pongo un enlace a una busqueda que acabo de realizar en Google Scholar, los que he ojeado no ponen de manifiesto ningún problema a las dosis habituales, salvo que exista una especial sensibilidad a esta sustancia, que la hay en algunos casos, por supuesto, como para todo componente de cualquier alimento. Este es el enlace: https://scholar.google.es/scholar?start=10&q=monosodium+glutamate+harmful+effects&hl=es&as_sdt=0,5&as_ylo=2016

  • El 11.12.2016 , BAR ha comentado:

    El Cha-cha-moon esta genial. Pero los tallarines tienen mucha cebolla. El mejor kubak que he comido ha sido en el chino grande que hay en Legazpi (tiene doble carta también y lo frecuentan muchísimos chinos) y luego un poco más delicatessen el rollito especial de la casa y el pollo al limón del Hong (todo queda por la zona).

  • El 11.12.2016 , wally ha comentado:

    Solo hace falta rascar un poco y te asalta, cuando menos, la duda razonable. http://ecoosfera.com/2013/10/que-es-y-por-que-debemos-evitar-el-glutamato-monosodico/ // http://www.ehowenespanol.com/riesgos-salud-del-glutamato-monosodico-sobre_79959/ // http://www.vivesanamente.com/glutamato-monosodic/ . Hay mil artículos mas contra el GMS. Yo me lo pensaría muy mucho antes de apoyarlo sin reservas.

  • El 11.12.2016 , Ignacio ha comentado:

    Mi novia es china, y esta encantada con la comida espaniola, xq le encanta la guarreria de que todo este bien embadurnado en aceite.

    Por supuesto en casa yo embadurno todo en aceite de oliva, pero la realidad es que bien ricos estan los chopitos de los bares embadurnados en aceite de dudosa oliva requeteutilizado, y a mi novia le encantan, como las croquetas, empanadillas…

    Igual si abriesen miles de bares espanioles en China circularian leyendas negras sobre nuestro aceite refrito como nos pasa a nosotros con su “sal china”.

  • El 11.12.2016 , Juan ha comentado:

    Alex/is, hola, ¿podrías enlazar estudios serios que probasen que el glutamato tiene efectos negativos? Gracias

  • El 11.12.2016 , Yugurta ha comentado:

    Anecdota familiar graciosa, errores ortográficos, nulo conocmiento médico y la conclusión es que si nos ponemos malos por comer en “un chino de siempre” es porque somos xenófobos. Sí señor, con dos cojones.

    • El 13.12.2016 , Marta ha comentado:

      Y además ha dicho Jehová, ¡ha dicho Jehová!
      XD

  • El 11.12.2016 , Kepa ha comentado:

    No he visto en mi vida, con todos mis respetos al autor, un artículo más cutre en toda mi vida. Ocho párrafos enteros sobre las idas y venidas del autor a los restaurantes chinos, y uno sólo en el que se dice que el glutamato no es malo y punto, sin aportar ninguna prueba ni ningún estudio ni nada. Basta con echar un vistazo a Google sobre el tema para documentarse un poco sobre los cientos de estudios que dicen que el glutamato tiene un efecto contraproducente para las neuronas, ya que las sobreexcita debido a la explosión de sabor que produce, acortando la vida de las mismas.

    También se habla solamente del glutamato como producto encontrado sólo en la alimentación china, cuando la realidad es otra: basta con darle la vuelta a casi cualquier paquete de patatas o cualquier bote de encurtidos de Mercadona para ver que se usa en muchísimos alimentos que consumimos todos los días, y que no pertenecen precisamente a la alimentación china.

  • El 11.12.2016 , GOTXI ha comentado:

    AKI OS DEJO LO QUE NOSABEIS SOBRE EL GLUTAMATO

    https://www.youtube.com/watch?v=qk5xkSD0V-U

    ES MEJOR LA HEROINA O LA COCAINA QUE ÉSTO

  • El 11.12.2016 , Balmis ha comentado:

    “… los ignorantes tienen miedo a lo químico como si el ADN o la glucosa que les hace funcionar no fueran química…”
    Jajaja, con tal “poderoso” argumento me has convencido, en fin…

  • El 11.12.2016 , Sara ha comentado:

    “En realidad, ningún estudio científico ve problema en consumir glutamato en dosis normales”
    OK, si quieres tener un mínimo de rigor cita artículos para apoyar tu argumento.

    Un saludo.

  • El 11.12.2016 , Gerard ha comentado:

    Aquí hay un par de artículos al respecto 🙂

    http://jn.nutrition.org/content/130/4/1058S.full

    http://www.sciencedirect.com/…/pii/S0195666310003089

  • El 11.12.2016 , Sinuhé de Medina ha comentado:

    Flojo artículo. Entrañable pero flojo. El título hacia esperar mucho más…

  • El 11.12.2016 , manumenorca ha comentado:

    … buen post.. a mí también me gustan los restaurantes chinos, y siempre siempre declino los cubiertos y solicito palillos… forma parte de mi ritual particular y aumenta el placer del hecho de comer fuera y el exotismo…

  • El 11.12.2016 , Inma ha comentado:

    Es curioso que centremos la atención en el glutamato porque es un sazonador químico cuando el cloruro sódico esta haciendo estragos en la sociedad occidental… La diferencia solo está en quien lo usa y en nuestra mirada desconfiada.

  • El 11.12.2016 , Noe ha comentado:

    Te equivocas, Sergio. El glutamato mono sódico es malísimo, científicamente comprobado. A mí en concreto me dañó el hígado. Ahora tengo las transaminasas bien. En algunos países está prohibida su comercialización. Come lo q quieras pero no hables de mitos y leyendas cuando no lo son. En este caso último,sabías la cantidad de denuncias que ha habido x encontrar carne en mal estado en la despensa de algunos restaurantes? sabes lo que comes? a veces preparan comida com fetos humanos. A ti no t lo van a decir x supuesto pero las guarraddas q hacen son de ole,pero como son una mafia pagan la denuncia correspondiente y a seguir vendiendo. Por cierto,sabes que no pagan impuestos como los demás? Enterate, anda!eres periodista no? tu obligación es informarte y sobre todo de gente de confianza

    • El 11.12.2016 , Fran ha comentado:

      Hace poco clausuraron una panadería en Madrid porque vieron ratas en una vitrina. De verdad, no se pueden decir tantas barbaridades en tan pocas líneas. Si no te gusta la comida china, pues no la comas, y si te perjudica el glutamato (que yo no he oído nunca a ningún médico decirlo) pues deja los tomates, la mayoría de conservas, galletas y bollos. ¡Ah! Y deja de creerte todo lo que lees en internet.

    • El 11.12.2016 , Casandra Lange ha comentado:

      Tu comentario pierde sentido con lo de “los fetos humanos”.

    • El 11.12.2016 , txe ha comentado:

      aquí tienes info de la organización europea EUFIC

      http://www.eufic.org/article/es/artid/glutamato-monosodico/

      El glutamato monosódico es uno de los ingredientes más estudiados de entre los alimentos que están a nuestra disposición. Cientos de investigaciones y numerosas evaluaciones científicas han llegado a la conclusión de que este aditivo es un condimento seguro y práctico .

    • El 11.12.2016 , PIMPINELA ha comentado:

      Ignoro si el glutamato es bueno o malo. Ignoro si hacen las comidas con los productos que Vd. dice. Pero una cosa le digo, soy asesor fiscal y he tenido y tengo clientes chinos con restaurantes desde hace más de 20 años, y debo decirle que satisfacen los impuestos y seguros sociales como cualquier hijo de vecino. Y, por último, ayer sábado comimos mi esposa y yo en un restaurante chino a la espalda de la Plaza de España en Madrid. Un poco cutre, pero la comida muy buena. Un saludo.

    • El 11.12.2016 , vayacante ha comentado:

      Noe, me encanta tu sentido del humor, tus comentarios, al principio, parecen simples prejuicios basados en viejas leyendas orientales, pero luego…están tan bien documentados, además, tienen ese tacto… tan de primera mano, lo del feto agridulce es sencillamente abominable, que me hacen llorar de risa. Sigue así, Chu-Pao te lo premiará con una buena novia estilo Al-Ton-Tao-Del-Tó recién sacada de la basura.Está para chuparle los pelos.

    • El 11.12.2016 , Anchored ha comentado:
    • El 11.12.2016 , Anchored ha comentado:

      ¿Puedes indicar en qué países está prohibido?

    • El 11.12.2016 , Jacintocho ha comentado:

      Muy pretencioso empezar con un: “Te equivocas” y continuar con un “científicamente comprobado”. Muy pretencioso decir gilipolleces como…¡¡Entérate, anda!! y no citar ni un solo estudio, pero me quedo con la payasada nivel troll o nivel estúpidez supina..no lo sé. “A VECES PREPARAN COMIDA CON FETOS HUMANOS” Bravo, llevo tiempo buscando fetos para hacer una parrilla pero sólo ecuentro placentas de bebé africano albino, que están ahora de saldo, dime dónde puedo conseguir alguno de esos fetos. BegaAstalogoo!!

      WHO 1988. Toxicological Evaluation of Certain Aditivos alimentarios (prepared by the 31st meeting of JECFA). WHO Food Additives Series NO 22, Cambridge University Press.

      Report of the Scientific Committee for Food on Adverse Reactions to Food and Food Ingredients. Food Sciences and Techniques, EC, 1997, 1-29
      Geha RS et al. Multicenter, double-blind, placebo-controlled, multiple challenge evaluation of reported reactions to monsosodium glutamate.J.Allergy Clin. Immunol., 2000, 106;973-980
      Fernstrom JD and Garatini S (eds) 2000. International Symposium on Glutamate (Proceedings of the symposium held Oct, 1998 in Bergamo, Italy).

  • El 11.12.2016 , Fran ha comentado:

    Como todo en la vida, abusar del glutamato es igual de peligroso que abusar de la sal, del azúzar, o incluso del agua.

    El glutamato monosódico no solo está en la cocina china, sino en multitud de productos alimenticios industriales que la mayoría engulle sin enterarse (incluye tanto salados como dulces).

    La wikipedia tiene un buen artículo sobre el glutamato: https://es.wikipedia.org/wiki/Glutamato_monos%C3%B3dico

  • El 11.12.2016 , Jorge Gutierrez ha comentado:

    Es muy interesante el artículo. Sin embargo, creo que también se pueden comentar los efectos secundarios del uso del glutamato, que van desde las cefaleas, sudor, rubor, etc.
    Quizás, estos síntomas nos puedan dar una idea que este compuesto no le sienta bien a nuestro organismo.
    Es posible también que el exceso de temperatura que se utiliza durante la fritura y la tan negativa “refritura” (utilizar el aceite para freir una y otra vez… en la cocina china (y de otras regiones) puedan dar origen a ciertos compuestos compuestos denorminados aldehidos y que puedan estar relacionados con el cáncer.
    Por último, creo que la calidad de los alimentos que se utilizan en los restaurantes mas asequibles pueda ser al menos, mejorable (si lo que importa es nuestra salud)..
    Es tan solo una opinión. Un saludo

  • El 11.12.2016 , xavi ha comentado:

    Que tu tomes glutamato bien! pero que se lo eches a tus amigos es de ser un poco cabroncete. Así que amigo como si te quieres tirar en una piscina de glutamato pero respeta a los demás , no todo es mundo es igual 😉

  • El 11.12.2016 , Otro Noé ha comentado:

    Está entretenia la lectura, pero no es más que tú opinión. Para ser periodismo,parece poco serio, dado que quieres sentar cátedra en base a tus apetencias culinarias;a mi no me disgusta la comida china, pero… también me fumo un puro habano de vez en cuando, y lo disfruto, pero… Parece muy poco acertado titularlo como “Toda la verdad…”; mejor hubiese sido “Mi verdad…”. Para empezar, el denominado “síndrome del restaurante chino”, no siempre es atribuido al glutamato monosódico,sino que también lo es a los efectos de una bacteria, Bacillus cereus, o por lo menos a mí así fue como me dieron a conocer a este complejo de síntomas en las clases universitarias de Bromatología, quizás hace ya más de 10 años. Te agradezco, a pesar de la poca veracidad de tus afirmaciones en referencia al glutamato, que me has enseñado algo nuevo. Por otro lado, te paso un enlace: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0091674997800085

    Conviene leer un poco antes de hacer afirmaciones en un diario que lee tanta gente. Saludos.

  • El 11.12.2016 , luis miguel ha comentado:

    ¿Dónde está la verdad,toda la verdad,o solo un poquito de verdad?.Solo habla de gustos personales.De todas formas gastronomía con potenciador del sabor creo que es encubrir un fracaso.

  • El 11.12.2016 , Javier Rico ha comentado:

    Una lástima. Tras leer de arriba abajo el artículo empujado por la sugerente entradilla, compruebo que es uno de los más flojos (quizá el más) que ha publicado El Asombrario. Eso de escribir artículos defendiendo en primera persona (es decir, justificando) lo que otras consideran malo, dañino o políticamente incorrecto, resulta muy vulgar y ramplón. No le pega a El Asombrario.

  • El 11.12.2016 , SBMontero ha comentado:

    Verá, Don Sergio C. Fanjul, tengo 47 años y llevo acudiendo a comer a un chino desde que tenía unos 12. De siempre he sentido fatiga y dolores de cabeza al poco de comer y diarrea al día siguiente, es más, al ir al médico, ya con treinta y largos, y unas cuantas pruebillas resulta que tengo lo que los galenos llaman “mal del chino”.

    Siento decírselo, no tiene que ver con el glutamato, sino con el jengibre, soy alérgico, como todo el que sufre el “mal del chino” que, por cierto, cada vez se da más, sobre todo en occidente, porque ciertos E-loquesea están hechos a base de jengibre.

    Ahí lo dejo, por si a alguien le sirve, eh.

  • El 16.06.2017 , Juan ha comentado:

    mucho rollo ….aburres,

Deja tu comentario