09.05.2017

Cómo transformar una montaña en una obra de arte con 5.000 árboles

Menéalo
Recreación por ordenador de cómo quedará la acción de Escif en el monte Olivella de Italia.

Recreación por ordenador de cómo quedará la acción de Escif en la montaña Olivella de Italia.

El valenciano Escif, uno de los artistas urbanos con más proyección en el mundo, dibujará con 5.000 árboles una batería gigante en una montaña del sur de Italia que ha sufrido una enorme deforestación desde el siglo XVIII. Con esta intervención, que cuenta con el apoyo del músico Damien Rice, se trata de poner de manifiesto el nivel de desgaste al que estamos sometiendo al planeta por la acción precipitada del ser humano. Del arte urbano al ‘land art’ de la mano de Escif. Otro bello ejemplo de cultura + naturaleza de los que venimos dando cuenta en esta sección, ‘El Asombrario Recicla’, que promueve los comportamientos responsables.

El monte Olivella es una montaña de 1.025 metros que se alza sobre el golfo de Sapri en el sur de Italia. Desde mediados del siglo XVIII, el monte ha sufrido una tremenda deforestación que ha supuesto un castigo de la naturaleza para las áreas pobladas que rodean a la montaña. Riadas e inundaciones se suceden cuando aparecen las lluvias.

Ahora el proyecto Breath (respira en inglés) revivirá el monte Olivella. Se trata de realizar un gigantesco dibujo del icono de una batería (como las que aparecen en una de las esquinas de la pantalla del móvil) plantando 5.000 nuevos árboles en el monte. Una mezcla perfecta de acción artística y ecologista.

Recreación por ordenador de cómo quedará la montaña en la primera fase.

Recreación por ordenador de cómo quedará la montaña en la primera fase.

Dicen sus inspiradores, la asociación cultural Incipit de Sapri -localidad en las faldas del Monte Olivella- que este es el resultado de más de dos años de estudios para asegurar la viabilidad de la acción. Finalmente, el proyecto significará una representación artística de más de 120.000 metros cuadrados que podrá verse desde varios kilómetros a la redonda.

Para llevar a cabo este proyecto, la asociación italiana ha contactado con el español Escif, uno de los artistas urbanos más conocidos en el mundo, sobre todo por sus acciones cargadas de compromiso tanto social como político. El artista valenciano esconde celosamente su identidad; es licenciado en Bellas Artes y especialista en Arte Público por la Universidad Politécnica de Valencia. Sirvan dos ejemplos de su obra para enmarcar la personalidad y el compromiso del artista: En la edición de 2015 del festival de arte urbano de Girona, Milestone Project, Escif decidió realizar una de las acciones más interesantes de la muestra en un barrio deprimido de la capital gerundense. También en 2015, y como respuesta a los duros momentos que atravesaba la sociedad griega, decidió romper un plato por Grecia.

El propio Escif, no muy amigo de las entrevistas con medios de comunicación, explica a los lectores de El Asombrario cómo surgió el proyecto y en qué estado se encuentra: “La asociación Incipit tuvo la idea y lleva dándole vueltas los últimos dos años. A mí me contactaron hace ocho meses para invitarme a formar parte de la acción. Dentro de Incipit son 7 personas y, en este proyecto, cuentan con la colaboración externa de un geólogo, un agrónomo, un arquitecto, un diseñador, un equipo de documentación, dos ayudantes de producción y decenas de voluntarios locales que ayudarán en la plantación de árboles“.

Para la estructura externa de la batería que se dibujará en lo alto del monte, se ha pensado en utilizar un árbol de hoja perenne: se plantarán 2.500 encinas, especie autóctona de la región mediterránea. Otros 2.500 arces se utilizarán para la parte interior, la que define la cantidad de carga de la batería. Se ha elegido este árbol porque es de hoja caduca y va cambiando de tonalidades según las estaciones, para que nos aproxime a los colores de las baterías, según se van agotando o recargando: verde claro en primavera, verde brillante en verano, rojo en otoño y sin hoja en invierno.

Breath es un proyecto que se desarrollará en tres fases. La primera de ellas comenzará en septiembre, cuando se empiecen a plantar los primeros árboles que formarán la parte exterior de la batería y la interior hasta la mitad de carga. En 2019 se volverá a plantar hasta que la batería parezca totalmente cargada y la tercera fase será en septiembre de 2020, cuando se deje a la naturaleza a su libre albedrío hasta que se borre toda referencia a la acción humana. “Eliminar cualquier tipo de control de la montaña y dejar que evolucione libremente, absorbiendo cualquier traza de la intervención”, explica Escif.

Una bella intervención de arte efímero en la que se da la circunstancia de que el paso del tiempo será constructivo para la montaña que, finalmente, terminará por convertirse, repleta ya de árboles, en la verdadera obra de arte. En otras intervenciones -en muros, por ejemplo-, Escif suele ver cómo el tiempo solo destruye su obra. Aquí será al contrario.

Escif nos cuenta que “el presupuesto estimado para la primera fase del proyecto es de 60.000 €. La mitad de esta cantidad proviene de la campaña de crowdfunding que terminó hace unas semanas. La otra mitad procede de los fondos recaudados por el concierto benéfico que Damien Rice ofrecerá en Nápoles este 19 de mayo más dos ayudas de administraciones territoriales”. Escif y Rice son buenos amigos desde hace algunos años. El artista fue el encargado de realizar la portada de su último trabajo, My favorite faded fantasy.

El artista no quiere olvidarse de nadie: “Entre los voluntarios que han colaborado en este proyecto, se encuentra una importante asociación de trekking de la zona, que desde el principio apoyó la iniciativa. A este gran equipo hay que sumar las casi 500 personas que colaboraron en la campaña de crowdfunding; las 800 que ya tienen su entrada para el concierto de Damien más toda la gente que nos está mostrando su apoyo de tantas formas diferentes”. Y asegura que “el riego será una de las mayores dificultades” a las que tendrán que enfrentarse para que el proyecto tenga éxito. “Es muy costoso hacer llegar agua a los 5.000 árboles y esto sería necesario realizarlo periódicamente, por lo menos durante el primer año. Se han estudiado diferentes posibilidades, pero la inversión siempre resultaba muy grande. Finalmente, los técnicos consideraron apropiado plantar una vez pasado el verano, para evitar así las fuertes olas de calor y minimizar los elevados costes del riego. Otra dificultad es el pastoreo descontrolado, que tiene mucha presencia en esa parte de la montaña y que nos obliga a vallar el área de intervención durante el primer año, para evitar que el ganado se coma los arboles pequeños”.

Cartel del concierto de Damien Rice para recaudar fondos.

Cartel del concierto de Damien Rice para recaudar fondos.

Menéalo

Sobre el autor

Manuel Cuéllar
El 12/12/12 decidió poner en marcha esta revista después de una experiencia profesional de 17 años en el diario EL PAÍS, donde se convirtió en un periodista todoterreno. Se licenció en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid y cursó el máster en la Escuela de Periodismo UAM/EL PAÍS. Periodista convencido de las bondades de las nuevas tecnologías, cubrió el 15 M por Twitter y otras redes sociales. Puedes seguirme en mis cuentas personales de Twitter, Facebook e Instagram. Gracias.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

2 comentarios

  • El 09.05.2017 , Ni ha comentado:

    Por la foto de la recreación 3D, si lo que se busca es una perspectiva plana en la distancia, tendréis que deformar las formas..

Deja tu comentario