20.07.2016

Trucos refrescantes para perros y gatos (que todo humano debería saber)

Menéalo
Perros y gatos al agua en verano. Foto: Pixabay.

Perros y gatos al agua en verano. Foto: Pixabay.

Perros y gatos sufren los efectos del verano más que tú, porque ellos no pueden romper a sudar para refrigerarse. Estos son ocho trucos refrescantes que gatos y perros quieren que aprendas; entre ellos, usar pañuelos mojados en el cuello, preparar ricos polos gatunos y helados de frutas para perros, repartir la comida de tu querida bola de pelo con más cabeza, gatificar el salón en verano e inventar juegos peludos pasados por agua. Tu saco de mimos creerá que eres un genio. ¿No es motivo suficiente para intentarlo?
Quien tenga calor ¡que levante la pata! Perros y gatos tienen razones para quejarse a ladrido -y maullido- limpio en verano; ellos no pueden romper a sudar como hacemos los humanos, un mecanismo que nos ayuda a perder la temperatura corporal sobrante.

Si cuando llegas a casa, tu bola de pelo te echa esa mirada acusadora que tanto temes, no te lo tomes a mal: sólo quiere que aprendas estos trucos para sobrellevar el verano con dignidad peluda. Quien tenga calor… que diga guau o miau.

¿Bolitas con este calor?

¿Te animas a comer unas ricas bolitas secas a las tres de la tarde en pleno golpe de calor? Pues tu querida bola de pelo tampoco. “Perros y gatos tienen menos ganas de comer en verano, y además necesitan algunos cambios en su alimentación”, dice la veterinaria Ana Beck. En verano es todavía más importante repartir la comida en tres o cinco raciones diarias, y hacerlas coincidir con las horas más frescas. ¿Una idea? El desayuno perruno o gatuno lo hacemos a primera hora de la mañana, una comida ligera a mediodía y una cena peluda en condiciones a última hora de la tarde. Y como no sólo de bolitas viven perros y gatos, si combinamos el pienso con latitas húmedas, comida fresca, y frutas como manzanas y sandía sin pepitas, mejor que mejor.

Aquí tienes algunas recetas caseras para gatos.

Al rico polo perruno y gatuno

¿Recuerdas la emoción de terminar tu polo para descubrir si te había tocado otro gratis? Recrea este sueño infantil para tu querida bola de pelo con gajos de manzana y zanahoria congelados en un caldo de pollo bajo en sal. ¿Cómo no relamerse los bigotes? ¡Aquí perros y gatos siempre ganan! Si usamos un recipiente mayor, el resultado será un enorme y sabroso cubo de hielo con el que jugar a lametazo limpio durante mucho más tiempo. ¡Ah!, tampoco olvides meter unos hielos en el cuenco de agua para mantenerla fría más tiempo.

Helados de frutas peludos

Los helados de frutas son un modo sorprendente de refrescar a perros y gatos no quisquillosos (¿alguno presente?). Los ingredientes para una receta de helado de plátano peludo son: un plátano maduro, un yogur y el volumen de medio yogur de agua. El yogur, mejor si es desnatado. La receta es apta para torpes culinarios de toda clase: hay que batir los ingredientes hasta hacerlos puré, volcar en una cubitera o molde de helado y esperar a que se congelen. Recuerda mojar el helado antes de ofrecérselo al peludo comensal para que no se lastime la lengua.

Pañuelos para perros ‘hipster’

Una bandana o pañuelo mono anudado al cuello no sólo transformará a tu perro o minino en el peludo más hipster del barrio, ¡también será el más fresco!

Las bandanas son un accesorio imprescindible en verano, y la buena noticia es que para activarlo sólo necesitas meterlo bajo un grifo y anudarlo con cuidado alrededor del cuello de tu amigo de cuatro patas. ¡El frescor será inmediato!

¡Miau! Y yo con estos pelos

Cada verano la misma duda: ¿hay que rapar a perros y gatos? ¿Sí o no? Antes de coger las tijeras, ten en cuenta que el pelo funciona como un refrigerador natural, una maraña que crea corrientes y bolsas de aire que protegen del calor. Eso explica por qué los veterinarios no recomiendan rapar a nuestro saco de mimos, salvo peludas excepciones o animales rebeldes con pelo largo y tendencia a los enredos. En el resto de los casos, mejor optar por un pequeño recorte y armarse con un buen cepillo.

Cajas de cartón para guardar el fresco.

Cajas de cartón para guardar el fresco.

Gatifica y perrunifica tu salón

Los casi diez millones de perros y gatos que viven en las casas españolas, según el censo de la Federación de Fabricantes de Alimentos para Mascotas, tienen un problema común: nuestras viviendas están pensadas por y para los humanos. La ruptura de esta tendencia es el punto de partida de la llamada arquitectura para perros y gatos. ¿Pero cómo adaptarla al verano? Tu bola de pelo necesita un refugio fresco en casa, y crearlo no puede ser más fácil. Usa una caja de cartón -objeto por el que los mininos sienten devoción- cubierta por una toalla mojada. Añade un calcetín cerrado (limpio, purrrrfavor) con hielo dentro. ¡Y ya tenemos un abrazo peludo refrescante!

Remojón perruno… ¿y gatuno?

Una piscina de plástico animará a tu perro a saltar y salpicar; y a los curiosos felinos al menos a beber agua con mayor frecuencia. Los gatos no escogerán remojón, pero no tienen por qué quedar fuera del juego si dentro colocamos un pato de goma al que cazar o dejamos cerca sus ratones. Este juego animará incluso a los mininos más tímidos: utiliza dos pelotas de distinta densidad, de modo que una flote y la segunda se sumerja. El felino disfrutará tratando de capturar las pelotas. ¿Una precaución? La altura del agua no debe cubrirle las patas, para que haga pie y no se asuste.

Remojón en la piscina. Foto: Pixabay.

Remojón en la piscina. Foto: Pixabay.

Cuencos para peludos muy modernos

Las ciudades son, por suerte, más peludas. Un avance que explica que cada vez más tiendas coloquen recipientes con agua fresca en la puerta para sus clientes de cuatro patas. No obstante, no está de más armarse con un cuenco plegable (ocupa menos que tu smartphone en el bolso) y llenarlo a demanda. Este invento permite que perros de paseo y gatos viajeros beban cuando necesiten, ya que el agua es su mejor aliada para refrescarse. Si olvidas el cuenco, usa una bolsa de plástico: la llenas de agua, la enrollas por encima para darle consistencia…. ¡y tu amigo peludo creerá con razón que eres un genio! Sólo por eso vale la pena, ¿o no?

SIGNUS,logosignus COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’.

Menéalo

Sobre el autor

Eva San Martín
Eva es multiterreno: tele, radio, periódicos. Si necesitas consejos, noticias, vídeos y recetas exclusivamente sobre gatos, su portal enelnombredelgato.com es tu sitio. Coordina las secciones de tecnología, economía y animales en la revista Eroski Consumer donde también encontrarás todo lo que necesitas saber sobre animales domésticos .

¿Quieres leer más artículos de este autor?

2 comentarios

  • El 20.07.2016 , lectora60 ha comentado:

    A mis gatos les encanta el agua. Sumerjo mis manos en ella y luego se las paso por la barriga, cuello, cabeza y patas. Revolviendo el pelo al revés también les mojo la espalda.
    Tuve una gata que la podía refrescar al chorro de agua con muy baja potencia, luego la secaba con una toalla y la peinaba al revés. Cuánto disfrutaba.

    • El 21.07.2016 , Eva ha comentado:

      ¡Hola! ¡Qué truco peludo tan refrescante! Reconozco que yo no he logrado lo del chorro con mis gatos, pero sí mojo a mis felinos con el agua de mis manos en la cabeza, lomo y nuca. Se quedan sorprendidos, pero luego se animan con el fresquito. 😉

      Si el refrescón lo acompañamos con unas caricias, se ponen tan contentos. 😉

      Gracias por compartir tu truco refrescante!

      Un abrazo peludo,
      Eva

Deja tu comentario