15.11.2016

‘WildLife’, las 100 mejores fotografías de naturaleza del último año

Menéalo
audun-rikardsen_wildlife-photographer-of-the-year

Foto: Audun Rikardsen.

Un zorro rojo nos mira curioso asomado a una tapia en una ciudad inglesa. Un león marino y un pez luna mantienen una dura lucha durante una hora. Un león juega, intrigado, con un pangolín. Una hiena se aleja, saciada, tras darse el festín en una montaña de ñus muertos y abiertos en canal, en Kenia. Son algunas de las cien imágenes de la naturaleza -bella, cruel, tierna, asombrosa- que este año nos trae la exposición de los mejores de ‘WildLife Photographer of the Year’.

Este certamen, por el que han pasado nombres tan mayúsculos como Frans Lanting, es el más prestigioso y famoso entre los de fotografía de naturaleza, organizado por una de las instituciones más reconocidas del mundo en el estudio de la Naturaleza, el Museo de Historia Natural de Londres. Entre los profesionales, lo conocen como los Oscar de la Fotografía de la Naturaleza.

La muestra llega directamente desde Londres a Madrid hasta el próximo 8 de enero, como primera parada de un recorrido mundial y gracias a Tucutucu Producciones Culturales.

Tres liebres de montaña componen una minimalista imagen en un paisaje nevado de Escocia. Una sanguinaria pelea entre chimpancés estremece el ambiente en un parque nacional de Uganda. La silueta de una iguana se recorta a contraluz como una fantástica composición geométrica.

Este año podemos ver en LaSede del Colegio de Arquitectos de Madrid un centenar de fotografías seleccionadas por el jurado entre casi 50.000 instantáneas presentadas por fotógrafos y fotógrafas de naturaleza de 96 países. Pesan sobre todo, como otros años, las llegadas desde Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Italia, Alemania, Hungría, Holanda y países nórdicos. De España hay una buena representación, con una decena de imágenes elegidas. Por cierto, lo de fotógrafas es un decir -un reto pendiente- porque entre este centenar apenas las encontramos a ellas. Tiene mérito la alemana Sandra Bartocha, que aporta dos fotografías a la muestra.

Entre los españoles, Juan Jesús González Ahumada ha logrado que le elijan dos imágenes para la exposición. Y un año más el niño turolense Carlos Pérez Naval vuelve a ganar, por tercer año consecutivo, en la categoría de menores de 10 años. Además de la foto ganadora de un mosquitero en un carrizal, consigue que otro de sus trabajos haya quedado finalista, el de un pito negro asomándose tras un tronco.

Entre los españoles, José Pesquero presenta una bellísima imagen de dos gorriones en vuelo que componen una hipnótica danza en la que luces y pájaros se funden en una armónica espiral. Mario Cea ha captado a un murciélago saliendo por la ventana de una casa abandonada; una obra de gran dificultad de iluminación, a la que estuvo dando vueltas durante dos años. Y Enrique López-Tapia, todo un enamorado de los paisajes, que reconoció durante la presentación de la exposición que llevaba 20 años presentándose a este certamen sin haber tenido la suerte de ser seleccionado entre el centenar de los mejores hasta ahora, muestra un espectáculo increíble de luces al atardecer en India, en el Valle de Cachemira, a 4.000 metros de altitud.

Vecino curioso Sam Hobson, Reino Unido Entornos de la Tierra, Urbano Sam quería capturar la curiosa naturaleza del zorro rojo urbano de una manera que generara curiosidad. Después de semanas de exploración para encontrar el lugar ideal y de obtener la confianza de una familia de zorros, Sam esperó hasta que este joven se asomó por encima de una pared -su ojo izquierdo lloroso es el resultado de acercarse demasiado a un gato del vecindario-. La capacidad de los zorros para sobrevivir en las proximidades de las personas y eludir a los cazadores les ha dado una reputación de astutos e inteligentes. Altamente adaptables y oportunistas, tienen una de las distribuciones más amplias de cualquier mamífero y son capaces desarrollarse en zonas urbanas. Esta familia está acostumbrada a las personas, ya que varios vecinos les dan de comer con regularidad.

Vecino curioso. Sam Hobson, Reino Unido. Entornos de la Tierra, Urbano.
Sam quería capturar la curiosa naturaleza del zorro rojo urbano de una manera que generara curiosidad. Después de semanas de exploración para encontrar el lugar ideal y de obtener la confianza de una familia de zorros, Sam esperó hasta que este joven se asomó por encima de una pared -su ojo izquierdo lloroso es el resultado de acercarse demasiado a un gato del vecindario-.
La capacidad de los zorros para sobrevivir en las proximidades de las personas y eludir a los cazadores les ha dado una reputación de astutos e inteligentes. Altamente adaptables y oportunistas, tienen una de las distribuciones más amplias de cualquier mamífero y son capaces desarrollarse en zonas urbanas. Esta familia está acostumbrada a las personas, ya que varios vecinos les dan de comer con regularidad.

Vidas entrelazadas Tim Laman, Estados Unidos Wildlife Photographer of the Year 2016 En lo alto del árbol, un joven orangután macho regresa al banquete de higos. Tim sabía que volvería. Tras tres días de subir y bajar había escondido varias cámaras GoPro en el árbol, y disparó de forma remota desde el bosque cuando vio al orangután trepar. Tim había visualizado previamente este disparo, mirando hacia abajo y encuadrando al orangután dentro del bosque. A veces conocidos como los jardineros del bosque, los orangutanes de Borneo son muy inteligentes. Como los humanos, manifiestan culturas diferentes en grupos diferentes y representan comportamientos y tradiciones únicas. A los orangutanes en Borneo se les ha visto usando hojas a modo de servilletas para limpiarse la barbilla, construyendo toldos para generar sombra por encima de sus nidos e incluso elaborando paraguas para protegerse de la lluvia en los aguaceros tropicales.

Vidas entrelazadas. Tim Laman, Estados Unidos. Wildlife Photographer of the Year 2016.
En lo alto del árbol, un joven orangután macho regresa al banquete de higos. Tim sabía que volvería. Tras tres días de subir y bajar había escondido varias cámaras GoPro en el árbol, y disparó de forma remota desde el bosque cuando vio al orangután trepar. Tim había visualizado previamente este disparo, mirando hacia abajo y encuadrando al orangután dentro del bosque. A veces conocidos como los jardineros del bosque, los orangutanes de Borneo son muy inteligentes. Como los humanos, manifiestan culturas diferentes en grupos diferentes y representan comportamientos y tradiciones únicas. A los orangutanes en Borneo se les ha visto usando hojas a modo de servilletas para limpiarse la barbilla, construyendo toldos para generar sombra por encima de sus nidos e incluso elaborando paraguas para protegerse de la lluvia en los aguaceros tropicales.

Los ganadores absolutos -así se les llama- del concurso han resultado ser en esta edición, y ya van 52: el estadounidense Tim Laman , un conocido fotógrafo de la vida salvaje por sus contribuciones regulares a National Geographic; en esta ocasión ha logrado captar desde arriba a un orangután -una de sus especialidades- trepando por un árbol en Borneo; y, en la categoría de jóvenes -el concurso cuida mucho la promoción de las nuevas generaciones, para asegurar el futuro-, el británico Gideon Knight, con una imagen nocturna de una corneja posada en un sicomoro.

Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF en España, organización que respalda la muestra, subrayó en la presentación la importancia de los fotógrafos de la naturaleza en las labores de divulgación y concienciación de los problemas que acechan a la biodiversidad del planeta. “Es una de las disciplinas más difíciles y, sin embargo, menos reconocidas. En nuestra organización la colaboración con ellos resulta fundamental para contarle al mundo lo que está pasando, como en la campaña que tenemos ahora para salvar Doñana”. WWF aporta además a la exposición cinco imágenes que han considerado emblemáticas para contar la naturaleza, entre su fondo de miles de instantáneas: desde la mirada de un gorila de montaña al primer plano de un rinoceronte sin cuerno porque se lo han arrebatado los furtivos y una impresionante instantánea de miles de morsas lanzándose al agua por el deshielo del Ártico.

Entre todo lo que puede verse, Del Olmo destacó los reportajes sobre las amenazas que están acorralando la supervivencia de los buitres en África y de los orangutanes en Borneo. Y, de entre toda la fauna y flora, especies y espacios, tierras y aguas, cielos y profundidades marinas que podemos disfrutar en la exposición, las imágenes que recogen a ese animal tan extraño y olvidado: el pangolín. “En diez años se ha traficado con más de un millón de pangolines en el planeta, usado en medicina tradicional, sobre todo en China y Vietnam, lo que da idea de las dimensiones de este tráfico ilegal de especies. Afortunadamente, en la última reunión del CITES hemos conseguido, a finales de septiembre, la prohibición total del comercio internacional de las ocho especies de pangolines que existen”.

Dejamos la muestra, no sólo interesante por el poder de la imagen, sino también por lo detallado de las cartelas que explican la historia que hay detrás de cada instantánea. Pero antes de salir a la ciudad, después de esta excursión por la naturaleza de todas las altitudes y latitudes, volvemos a la fotografía que recoge el momento melancólico, en blanco y negro, de un búho pigmeo tras la muerte de su pareja. Y nos quedamos pegados a ella.

La exposición ‘WildLife Photographer of the Year’ puede visitarse en LaSede del Colegio de Arquitectos de Madrid, COAM (Hortaleza, 63) hasta el próximo 8 de enero. Precio de la entrada: entre 3 y 5€.

Picotear y otear Carlos Perez Naval, España Primeros disparos, menores de 10 años El grito inquietante del pito negro se hizo eco a través del bosque. Carlos se mantuvo en silencio para que el ave se acercara al hide (escondite) donde habían puesto comederos. Pronto se posó sobre un tronco justo en frente de él, girando la cabeza de vez en cuando. “Me encanta su expresión tan divertida ", dice Carlos. Conocido por su vuelo torpe y por el sonido de martilleo de su pico contra los troncos de los árboles, el pito negro es el pájaro carpintero más grande de Europa. Su potente pico puede perforar profundamente para extraer gusanos comedores de madera y hacer sus nidos. Cuando los abandonan, estos huecos proporcionan un valioso hogar para otras aves y mamíferos.

Picotear y otear. Carlos Perez Naval, España. Primeros disparos, menores de 10 años.
El grito inquietante del pito negro se hizo eco a través del bosque. Carlos se mantuvo en silencio para que el ave se acercara al hide (escondite) donde habían puesto comederos. Pronto se posó sobre un tronco justo enfrente de él, girando la cabeza de vez en cuando. “Me encanta su expresión tan divertida”, dice Carlos. Conocido por su vuelo torpe y por el sonido de martilleo de su pico contra los troncos de los árboles, el pito negro es el pájaro carpintero más grande de Europa. Su potente pico puede perforar profundamente para extraer gusanos comedores de madera y hacer sus nidos. Cuando los abandonan, estos huecos proporcionan un valioso hogar para otras aves y mamíferos.

La muerte de la luz Ángel Fitor, España Diversidad de la Tierra, Invertebrados Atacada por su singularidad, “como una isla viviente”, Ángel tardó tres años en ver una medusa solitaria en una noche en calma, en el mejor momento del atardecer. Una burbuja de aire atrapada bajo su campana, por haber sido volteada en el viento, significaba que no podía bucear y por tanto que no sobreviviría por mucho tiempo. , Las aguamalas o lágrimas de mar son un enjambre de medusas que nadan en aguas poco profundas en verano, que se mueven desde el mar abierto para alimentarse de las floraciones de plancton de la costa. A medida que la temporada avanza, el enfriamiento del agua y los vientos otoñales soplan a través de la laguna del Mar Menor y eliminan la mayoría de las medusas aguamalas que nadan durante el verano para alimentarse.

La muerte de la luz. Ángel Fitor, España. Diversidad de la Tierra, Invertebrados.
Atacada por su singularidad, “como una isla viviente”, Ángel tardó tres años en ver una medusa solitaria en una noche en calma, en el mejor momento del atardecer. Una burbuja de aire atrapada bajo su campana, por haber sido volteada en el viento, significaba que no podía bucear y por tanto que no sobreviviría por mucho tiempo. Las aguamalas o lágrimas de mar son un enjambre de medusas que nadan en aguas poco profundas en verano, que se mueven desde el mar abierto para alimentarse de las floraciones de plancton de la costa. A medida que la temporada avanza, el enfriamiento del agua y los vientos otoñales soplan a través de la laguna del Mar Menor y eliminan la mayoría de las medusas aguamalas que nadan durante el verano para alimentarse.

 

 

 

Refugio en la re finería Juan Jesús González Ahumada, España Entornos de la Tierra, Urbano Juan encontró el lugar ideal para fotografiar a las cigüeñas que anidan en esta refinería, pero faltaba algo en la imagen. Volvió varias veces, hasta que una inminente tormenta y la caída de la noche le dieron el telón de fondo perfecto para los dos nidos de cigüeña, con el contraste de las luces encendidas de la refinería y tras ellas las nubes oscuras de lo que se avecinaba. Podrá ser ruidosa, contaminante y estar constantemente iluminada, pero estas cigüeñas blancas llaman casa a esta refinería. Con cada vez menos árboles grandes en los que apoyar su enorme nido de casi dos metros de ancho, pilones, techos y otras estructuras hechas por el hombre son convertidas en lugares donde hacer sus nidos. Sin embargo, estos sitios significan una amenaza continua de electrocución por colisiones con las líneas eléctricas.

Refugio en la refinería. Juan Jesús González Ahumada, España. Entornos de la Tierra, Urbano.
Juan encontró el lugar ideal para fotografiar a las cigüeñas que anidan en esta refinería, pero faltaba algo en la imagen. Volvió varias veces, hasta que una inminente tormenta y la caída de la noche le dieron el telón de fondo perfecto para los dos nidos de cigüeña, con el contraste de las luces encendidas de la refinería y tras ellas las nubes oscuras de lo que se avecinaba. Podrá ser ruidosa, contaminante y estar constantemente iluminada, pero estas cigüeñas blancas llaman casa a esta refinería. Con cada vez menos árboles grandes en los que apoyar su enorme nido de casi dos metros de ancho, pilones, techos y otras estructuras hechas por el hombre son convertidas en lugares donde hacer sus nidos. Sin embargo, estos sitios significan una amenaza continua de electrocución por colisiones con las líneas eléctricas.

Repartiendo la captura Audun Rikardsen, Noruega Fotoperiodista de Naturaleza, Imagen única Unidos por un apetito comartido hacia el arenque, las ballenas y los pescadores tienen una relación única. Los pescaores siguen a individuos como esta orca para encontrar a los peces y a su vez las orcas buscan a los barcos de pesca, tras haber aprendido a asociar el sonido de las redes de pesca con una comida gratis. Audrum ha querido mostrar esta relación desde ambas perspectivas en esta espectacular imagen en dos niveles. En un principio parece una relación beneficiosa para todos, pero puede ser perjudicial para las orcas. A veces tratan de robar el pescado, enredándose en las redes con posibles consecuencias fatales. Los pescadores están tan preocupados por la frecuencia con la que esto está sucediendo que están buscando soluciones.

Repartiendo la captura. Audun Rikardsen, de Noruega. Fotoperiodista de Naturaleza, Imagen única.
Unidos por un apetito compartido hacia el arenque, las ballenas y los pescadores tienen una relación única. Los pescadores siguen a individuos como esta orca para encontrar a los peces y a su vez las orcas buscan a los barcos de pesca, tras haber aprendido a asociar el sonido de las redes de pesca con una comida gratis. Audun ha querido mostrar esta relación desde ambas perspectivas en esta espectacular imagen en dos niveles.
En un principio parece una relación beneficiosa para todos, pero puede ser perjudicial para las orcas. A veces tratan de robar el pescado, enredándose en las redes con posibles consecuencias fatales. Los pescadores están tan preocupados por la frecuencia con la que esto está sucediendo que están buscando soluciones.

Espío con mi ojo de cuervo José Juan Hernández Martínez, España Diversidad de la Tierra, Aves Preparado en el hide (escondite) desde antes del amanecer, José vio como el cuervo escudriñaba una botella de vidrio vacía con curiosidad. “Se asomó a la boca", recuerda José, "entonces la cogió con su pico, colocandola en diferentes posiciones -incluso en posición vertical- para inspeccionar mejor el contenido”. Los cuervos son conocidos por su naturaleza curiosa y, al igual que muchos córvidos, por su inteligencia. La botella de cristal vacía es una trampa mortal para las pequeñas criaturas tales como lagartos y musarañas, todos ellos sus potenciales aperitivos. Aunque cazan insectos y pequeños vertebrados, la carroña es el menú principal para los cuervos hambrientos.

Espío con mi ojo de cuervo. José Juan Hernández Martínez, España. Diversidad de la Tierra, Aves.
Preparado en el hide (escondite) desde antes del amanecer, José vio cómo el cuervo escudriñaba una botella de vidrio vacía con curiosidad. “Se asomó a la boca”, recuerda José, “entonces la cogió con su pico, colocándola en diferentes posiciones -incluso en posición vertical- para inspeccionar mejor el contenido”. Los cuervos son conocidos por su naturaleza curiosa y, al igual que muchos córvidos, por su inteligencia. La botella de cristal vacía es una trampa mortal para las pequeñas criaturas tales como lagartos y musarañas, todos ellos sus potenciales aperitivos. Aunque cazan insectos y pequeños vertebrados, la carroña es el menú principal para los cuervos hambrientos.

Jugando con el pangolin Lance van de Vyver, Nueva Zelanda/Sudáfrica Diseño de la Tierra, Blanco y Negro Lance había estado siguiendo al grupo durante varias horas cuando encontraron a este pangolín y comenzó a “rodar como un balón de fútbol”. Lance se centró en las garras de este león y en las escamas arañadas del pangolín y el blanco y negro simplificaba la composición. Los leones estuvieron jugando 14 horas hasta que finalmente perdieron interés en el pangolín. Enrollado en una bola, la armadura del pangolín crea una barrera impenetrable. Estos animales inusuales a menudo escapan indemnes de los grandes felinos, pero este, aunque no parezca estar lesionado, lamenta-blemente murió poco después. Quizás el estrés y el estar al sol durante todo el día fue demasiado para esta criatura nocturna.

Jugando con el pangolín. Lance van de Vyver, Nueva Zelanda/Sudáfrica. Diseño de la Tierra, Blanco y Negro.
Lance había estado siguiendo al grupo durante varias horas cuando encontraron a este pangolín y comenzó a “rodar como un balón de fútbol”. Lance se centró en las garras de este león y en las escamas arañadas del pangolín y el blanco y negro simplificaba la composición. Los leones estuvieron jugando 14 horas hasta que finalmente perdieron interés en el pangolín. Enrollado en una bola, la armadura del pangolín crea una barrera impenetrable. Estos animales inusuales a menudo escapan indemnes de los grandes felinos, pero este, aunque no parezca estar lesionado, lamentablemente murió poco después. Quizás el estrés y el estar al sol durante todo el día fue demasiado para esta criatura nocturna.

Un enjambre bajo las estrellas Imre Potyó, Hungría Diversidad de la Tierra, Invertebrados Imre estaba cautivado por la masa caótica del enjambre de efímeras que había a su alrededor en la orilla del río Raab. Justo después de la puesta de sol, los insectos empezaron a llenar el aire con millones de las alas de seda, sofocando a Imre y a su equipo. Haciendo una doble exposición en la cámara y usando una linter-na, pudo capturar las efímeras y las estrellas. Cada año, un gran número de efímeras adultas emergen de este afluente del Danubio, habiendo pasado la mayor parte de su vida bajo el agua. Volando sólo unas pocas horas, se dispersan para abrumar a los depredadores y mejorar sus posibilida-des de encontrar una pareja. La vuelta de estos insectos -sensibles a la contaminación-a algunos ríos europeos es la prueba de que los esfuerzos de limpieza están funcionando.

Un enjambre bajo las estrellas. Imre Potyó, Hungría. Diversidad de la Tierra, Invertebrados.
Imre estaba cautivado por la masa caótica del enjambre de efímeras que había a su alrededor en la orilla del río Raab. Justo después de la puesta de sol, los insectos empezaron a llenar el aire con millones de las alas de seda, sofocando a Imre y a su equipo. Haciendo una doble exposición en la cámara y usando una linterna, pudo capturar las efímeras y las estrellas. Cada año, un gran número de efímeras adultas emergen de este afluente del Danubio, habiendo pasado la mayor parte de su vida bajo el agua. Volando sólo unas pocas horas, se dispersan para abrumar a los depredadores y mejorar sus posibilidades de encontrar una pareja. La vuelta de estos insectos -sensibles a la contaminación- a algunos ríos europeos es la prueba de que los esfuerzos de limpieza están funcionando.

La luna y la corneja Gideon Knight, Reino Unido Joven Wildlife Photographer of the Year 2016 Al ver una corneja en el parque, Gideon pensó que las ramitas largas y menudas del sicómoro “le hacían sentir algo sobrenatural, como sacado de un cuento de hadas”. Pero el ave se movía, haciendo difícil mantener la silueta encuadrada contra la luna. Finalmente, justo cuando la luz estaba cayendo, Gideon convirtió un momento ordinario en algo mágico. Las parejas de corneja negra se aparean de por vida, juntas construyen sus nidos y atienden al cuidado de sus crías. A menudo confundidas con grajos, aves más sociables, las cornejas negras son ferozmente territoriales y se las puede ver más a menudo en solitario. Estas aves carroñeras altamente inteligentes se han adaptado bien a vivir cerca de los seres humanos, jugando un papel importante en el ecosistema urbano.

La luna y la corneja. Gideon Knight, Reino Unido. Joven Wildlife Photographer of the Year 2016.
Al ver una corneja en el parque, Gideon pensó que las ramitas largas y menudas del sicómoro “le hacían sentir algo sobrenatural, como sacado de un cuento de hadas”. Pero el ave se movía, haciendo difícil mantener la silueta encuadrada contra la Luna. Finalmente, justo cuando la luz estaba cayendo, Gideon convirtió un momento ordinario en algo mágico. Las parejas de corneja negra se aparean de por vida, juntas construyen sus nidos y atienden al cuidado de sus crías. A menudo confundidas con grajos, aves más sociables, las cornejas negras son ferozmente territoriales y se las puede ver a menudo en solitario. Estas aves carroñeras altamente inteligentes se han adaptado bien a vivir cerca de los seres humanos, jugando un papel importante en el ecosistema urbano.

logosignusCOMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’.

Aquí la crónica en ‘El Asombrario’ de la exposición del año pasado:

Las 100 mejores imágenes de los Fotógrafos de Naturaleza 2015

Menéalo

Sobre el autor

Rafa Ruiz
Periodista convencido de que las luces al final del túnel solo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente, temas a los que ha dedicado la mayor parte del tiempo de su vida profesional -10 años en 'El País' y 15 años en 'El País Semanal'-. Autor de los libros de cuentos infantiles 'Toletis' y 'Ninoninoni', codirector de la galería madrileña Mad is Mad -centrada en artistas emergentes- y uno de los socios fundadores de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

2 comentarios

  • El 15.11.2016 , Maria ha comentado:

    Para mi, la fotografía es todo un arte, y algunos fotógrafos, unos genios de la sensibilidad o de la oportunidad y saber ver, donde hay una buena foto.

  • El 15.11.2016 , JordiP ha comentado:

    La medusa es una Cotylorizha Tuberculata y no ha embarcado ninguna burbuja de aire. Este es su aspecto normal, con una protuberancia casi semiesférica en el centro. En la Costa Brava la conocemos como “huevo frito”

Deja tu comentario