05.08.2014

12 títulos imprescindibles del cómic manga, de Nausicaä a samuráis

Menéalo
Akira

‘Akira’, de Katsuhiro Otomo.

Hace unas semanas dábamos desde ‘El Asombrario’ unas pinceladas sobre las bases del cómic manga, hablamos de sus orígenes, rasgos distintivos y el arraigo que tiene en nuestro país. Hoy vamos con una (siempre injusta) selección de 12 títulos imprescindibles, desde trabajos de Tezuka y Urasawa, maestro del suspense, a ‘Nausicaä’, ‘Dragon Ball’ y ‘Marmalade Boy’.

Además de por su evidente calidad argumental y artística, los títulos están elegidos por su éxito, tanto de ventas como de crítica, por la influencia que han ejercido en varias generaciones de lectores o futuros autores, y por la relevancia que han tenido dentro de su género.

‘Adolf’, Osamu Tezuka (1983-1985). Editorial Planeta.

Empezamos por la obra de madurez del creador del manga, del que también hemos hablado recientemente por el 25 aniversario de su muerte. En Adolf, Tezuka narra la historia de la Segunda Guerra Mundial desde el punto de vista japonés, a través de la amistad de dos niños que comparten nombre con el dictador alemán: Adolf Kauffman es de origen alemán, Adolf Kamil de origen judío. Su amistad se verá alterada por la entrada de Japón en el conflicto armado. Puede parecer infantil ojeando por encima el estilo del dibujo, pero la trama es compleja y dramática como pocas. Para muchos, la mejor obra de su dilatada carrera.

‘Akira’, Katsuhiro Otomo (1982-1990). Ediciones B (blanco y negro) y Norma Editorial (color).

En el último tramo de la Guerra Fría, la posibilidad de un enfrentamiento nuclear era una preocupación latente en todo el mundo. Esta trama de ciencia ficción se desarrolla en un Tokio post-apocalíptico, con un asombroso y realista diseño de escenarios. La versión animada en formato de película de este manga fue la punta del iceberg que asomó en Occidente a finales de los ochenta, previo al boom del manga-anime. Muestra del interés nipón por desembarcar en Occidente es la edición en color de este manga, redibujado y ajustado al estándar de publicación americano, algo que no se había hecho antes y rara vez después. Aunque para su autor la versión en color es “la definitiva”, recomendamos la original en blanco y negro, donde se aprecia mejor la impecable ilustración de Otomo.

’20th Century Boys’, Naoki Urasawa (1999-2007). Editorial Planeta.

En los últimos años y a raíz de la creación de Monster en 1994, Naoki Urasawa ha pasado de ser un polivalente y buen autor de manga a convertirse en el gran maestro del manga de suspense. En 20th Century Boys, Urasawa realiza un excelente ejercicio de documentación y recupera las principales efemérides (japonesas e internacionales) de su infancia para crear un thriller lleno de intriga y conspiraciones mundiales. Kenji es un músico fracasado que regenta una tienda 24 horas. Un día descubre que una importante secta denominada Amigo utiliza el símbolo que inventaron él y sus compañeros cuando eran niños. Existe una adaptación cinematográfica en forma de trilogía que también ha sido doblada y editada en España.

Adolf.

‘Adolf’, de Osamu Tezuka.

‘El lobo solitario y su cachorro’, Goseki Kojima y Kazuo Koike (1970-1976). Editorial Planeta.

Una temática tan autóctona como la de los samuráis ha sido recurrente y utilizada en infinidad de ocasiones, en multitud de estilos y no sólo dentro del manga. Probablemente el más conocido en Occidente, salvando las películas de Akira Kurosawa,sea el manga que narra el camino del asesino al que se ven empujados Itto Ogami y su hijo Daigoro, después de caer en deshonor y ser desposeído del título de albacea oficial del Shogun. La excelente atmósfera que desprende el manga te transporta a un mundo que fue tan real como terrorífico.

‘Nausicaä del Valle del Viento’, Hayao Miyazaki (1982-1994). Editorial Planeta.

El rey de la animación japonesa se ha prodigado poco dibujando manga, pero en sus ratos libres ilustró esta joya que es fiel reflejo de su amor por la naturaleza y su marcada postura antibelicista. Nausicaä es la joven princesa de un pobre reino, cercano a un peligroso bosque contaminado desde la última gran guerra. El conflicto bélico en el que se ve envuelto el poderoso reino aliado que les protege le obligará a tomar parte en la guerra a la que se opone radicalmente. La película de animación de Nausicaä fue la que inauguró el sello Ghibli.

‘Doraemon’, Fujiko F. Fujio (1969-1996). Editorial Planeta (parcialmente).

Uno de los personajes manga más icónicos dentro y fuera de Japón. Doraemon fue la mascota oficial de la candidatura olímpica de Tokio 2020 que tan malos recuerdos trae a los madrileños. La estructura de los capítulos de este manga para niños es simple: Nobita, un niño bastante cenizo, tiene un problema. El gato Doraemon que viene del futuro le ayuda a solucionarlo con un invento. Pero Nobita abusa del invento y el problema se hace mayor. La versión animada de Doraemon lleva en antena desde 1979 de manera ininterrumpida.

Bola de dragón

‘Bola de Dragón’.

‘Dragon Ball’, Akira Toriyama (1984-1995). Editorial Planeta.

El manga más popular en nuestro país narra las aventuras de Son Goku en su búsqueda de las siete bolas de dragón, que tienen la facultad de conceder un deseo al que las reúna. Con muchas aventuras y humor al principio, mucha lucha y drama después, la historia de cómo Son Goku llega a ser el más fuerte del universo ha marcado a una generación. La recuperación del clásico el año pasado (tras 16 en silencio) en forma de película ha reactivado comercialmente un título que siempre ha sido muy rentable, a pesar de estar sobreexplotado.

‘One Piece’, Eiichiro Oda (1997-actualmente). Editorial Planeta.

Siguiendo en la categoría de manga shonen, el más vendido actualmente en nuestro país es Naruto (Masashi Kishimoto, editorial Planeta), pero el auténtico fenómeno con absoluto récord de ventas de todos los tiempos (más de 300 millones de tomos despachados sólo en Japón) es este manga sobre piratas que ha sobrepasado ya los 70 tomos. Es el más largo de esta lista de imprescindibles, y sigue publicándose, muy lejos de su final. La gran cantidad de tomos y el dibujo de los primeros números desaniman a muchos a darle una oportunidad, pero los que se embarcan con Luffy en búsqueda del tesoro One Piece no suelen bajarse del barco.

‘Slam Dunk’, Takehiko Inoue (1990-1996). Editorial Ivréa.

Otro superventas es este shonen (manga dirigido especialmente a adolescentes masculinos) deportivo (spokon) del autor de Vagabond (Editorial Ivréa). El baloncesto se volvió muy popular en Japón desde que Hanamichi Sakuragi entrara en el equipo para tratar de ligar con Nobuko Akagi, una apasionada del baloncesto y hermana del capitán del equipo del instituto Shohoku. Antes del inicio de mangas spokon como Slam Dunk y Captain Tsubasa (Oliver y Benji) no existían en Japón campeonatos profesionales de baloncesto y fútbol. Fue gracias al interés despertado por estas obras que hoy existen ligas de ambos deportes, aunque siguen estando muy lejos en número de aficionados de la de béisbol, el deporte rey del país del sol naciente.

Slam Dunk

‘Slam Dunk’, de Takehiko Inoue.

‘Maison Ikkoku’, Rumiko Takahashi (1980-1987). Editorial EDT.

Otro tipo de shonen muy popular es el que mezcla humor con romance juvenil. Las historias suelen centrarse en un triángulo amoroso alrededor del protagonista. La obra más famosa de la autora shonen más reconocida es Ranma ½, pero es en Maison Ikkoku donde Rumiko consigue sumarle un tinte dramático a su historia, sin perder la frescura de sus estupendos personajes. Yusaku Godai, un estudiante que aspira a entrar en la universidad, se enamora de la nueva encargada de los apartamentos donde vive, la recientemente viuda Kyoko Otonashi.

‘Marmalade Boy’, Wataru Yoshizumi (1992-1995). Editorial Planeta.

El shojo (manga para chicas) ha evolucionado mucho en los últimos años y ha conseguido atraer a gran número de lectores masculinos. A principios de los noventa, Marmalade Boy junto a Sailor Moon (Naoko Takeuchi, Norma Editorial) consiguieron equipararse en número de ventas a populares títulos shonen y sentar las bases de las obras que se publican hoy día. Los dramas sentimentales de Miki Koishiwaka, dulces y exagerados, tienen la virtud de una narración dinámica, llena de suspense y ternura. El anime de Marmalade Boy (La familia crece) gozó de gran éxito de audiencia en La 2 a mediados de los noventa.

‘Nana’, Ai Yazawa (2000-actualmente). Editorial Planeta.

En un género con un target más adulto que el shojo (Josei), encontraríamos a esta autora, que en sus inicios brilló en la revista Ribbon al lado de las anteriormente mencionadas. Sin embargo, el éxito de Yazawa se ha mantenido a lo largo del tiempo, evolucionado más que sus compañeras y amigas, gracias a sus revolucionarias historias, sus diseños provocativos y sus vestuarios imposibles. El cambio se fraguó con la transgresora Paradise Kiss (Editorial Ivréa) y el reconocimiento internacional le llegó con la historia de dos chicas que comparten nombre, sueños y piso a su llegada a la fría Tokio. Una enfermedad de la autora ha mantenido la obra indefinidamente parada desde hace un par de años. Los fans están expectantes por ver qué les depara el futuro a las dos Nanas.

Menéalo

Sobre el autor

Panchi Díaz-Regañón
Panchi Díaz-Regañón Fernández. Licenciado en Periodismo y Publicidad y Relaciones Públicas. También hago mis pinitos como ilustrador. Tuve la suerte de vivir de una de mis pasiones, el deporte, durante dos años en Europa Press. También he trabajado como investigador de mercados en Ideas Originales de Investigación. Ahora vuelvo a escribir sobre mis otras grandes aficiones, el cine y el cómic. Puedes visitar su página especializada en cómics: ‘Manga7ine’,

¿Quieres leer más artículos de este autor?

6 comentarios

  • El 06.08.2014 , Alex Mene ha comentado:

    Buena selección

  • El 06.08.2014 , Lizantr0p0 ha comentado:

    Buena selección en parte, se echa en falta Vagabond, Berserk y Old Boy.

  • El 06.08.2014 , Tristan ha comentado:

    Si, grandes clásicos. Yo añadiría Ikkyu y sobre todo Monster de Naoki Urasawa.

  • El 06.08.2014 , Pedro ha comentado:

    Coincido en que es una gran selección. Simplemente precisar que el anime de “Nausicaa” no es oficialmente de Ghibli, que no existía aún como estudio, es del estudio Topcraft, que es donde trabajaba Miyazaki por aquel entonces.

    Fue precisamente el éxito de “Nausicaa” lo que permitió a Miyazaki independizarse y crear su propio estudio.

  • El 06.08.2014 , Eingel ha comentado:

    Interesante selección. Obviamente a todos nos falta alguno. Yo extraño a Ghost in the shell

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.