22.10.2015

Acciones ciudadanas para desatascar Europa y hacerla más amable para todos

Menéalo
MOULARD-2014octobre25-15H25-2

Edición de 2014 de Idea Camp.

Europa –la del Consejo de Ministros, de las reuniones de altas esferas en Bruselas y los medios de comunicación– asiste impasible a la llegada a nuestras fronteras de personas que huyen de la guerra. Mientras los Gobiernos se ponen de acuerdo en cuotas de aceptación de refugiados ridículas para la magnitud de la situación, a pie de calle los ciudadanos europeos se organizan para abrir en la medida de lo posible sus ciudades. Os contamos un buen puñado de interesantes iniciativas que cruzan Europa para caminar hacia un continente más humano.

Hablamos de la acogida y la apertura, en el sentido más amplio que podamos pensar; no sólo como una suerte de implicación solidaria pasajera con quienes atraviesan fronteras, sino con la imaginación volcada en hacer rincones urbanos más domésticos, accesibles y amables para todos.

La llegada del otoño a Madrid vino acompañada de la agrupación de decenas de personas en torno a una asamblea en el barrio de Lavapiés con la intención de convertir la capital en ciudad refugio. Tras unas cuantas semanas imaginando cómo sería convertirse en una ciudad de acogida y una manifestación el pasado 12 de septiembre, la materialidad se adelantó. A las estaciones de autobuses y trenes comenzaron a llegar familias con niños, personas viajando en grupos que pasaban por Madrid en tránsito hacia alguna otra parte, alejándose de la guerra en Siria. Y la asamblea se puso manos a la obra: a coordinar casas de alojamiento, transporte hasta un lugar donde dormir, una red de intérpretes, atención sanitaria, ropa y comida, facilidad para adquirir billetes y continuar el viaje… Mucho antes de que el Ayuntamiento se hiciese cargo e interviniese en la situación, la red facilitó acogida de manera autogestionada a más de 200 personas a finales de septiembre y principios de octubre. Una manera de hacer política implicando lo doméstico y lo personal, lo ciudadano y lo inmediato que ha sentado precedente.

Es solo un ejemplo cercano, pero de Este a Oeste y de Norte a Sur de Europa, son muchos los proyectos íntimamente ligados a sus territorios que se ocupan de la necesidad de entornos habitables construidos por las personas y para las personas. Y todo desde ámbitos de saber diversos que se entrelazan: cultura, arte, arquitectura, activismo.

Mientras en Madrid se fraguaba la red ciudadana de acogida, 50 iniciativas provenientes de 23 países europeos y de implicación ciudadana en el espacio público estaban reunidas en Botkyrka, un suburbio a las afueras de Estocolmo, polinizando ideas emergentes y elaborando redes para apuntalar la construcción común de las ciudades. Fue Build the City, la segunda edición de Idea Camp, un encuentro promovido por la European Cultural Foundation en el que una miniatura de urbe funciona como laboratorio de creación colectiva en torno al espacio público y a los retos contemporáneos de la cultura. Fruto del mismo programa, hasta 25 becas de investigación y desarrollo serán financiadas para el impulso de algunos de estos proyectos durante 2016.

Sería tedioso citarlos todos y sin embargo con una pincelada de algunos es posible trazar un mapa de retos ciudadanos con los que hacer política desde la calle.

La situación de refugiados en la ciudad turca de Gazantiep, fronteriza con Siria, es de dimensiones impensables en comparación con Madrid. Allí, como aquí, surgen ideas para darle la vuelta a las circunstancias. Como la iniciativa de la artista Merve Bedir, Bostan: a garden for all, un espacio híbrido de huerta, cocina y restaurante gestionado por personas refugiadas que serviría de bisagra entre quienes acogen y son acogidos en torno a la comida.

La arquitecta Zuzana Tabakcova propone con Network the school! poner recursos a disposición de instituciones educativas tradicionales de Berlín para que sean las propias comunidades de aprendizaje quienes puedan diseñar su entorno

De raíces castizas y redes recientes bebe el proyecto Caring in the city, de Silvia Nanclares, a través del cual se pregunta si es posible la crianza colectiva en las ciudades modernas y propone investigarlo con los pies en el barro en el barrio de Arganzuela, en Madrid.

Las urbanistas Pez Estudio cuestionan desde la investigación-acción a largo plazo la relación de las personas con el entorno natural y las intersecciones que se generan entre lo rural y lo urbano en el proyecto Agronautas.

Y de redes germinadas en diferentes puntos de España y confluyentes en Barcelona, el dispositivo GRRR, una estrategia que activaría la gestión y reutilización de recursos físicos como materiales de construcción a través de un plataforma autogestionada de oferta y demanda.

En la producción y facilitación del encuentro participa la plataforma de campañas de micromecenazgo de código abierto Goteo, junto a organizaciones culturales de Francia, Polonia, Moldavia, Croacia y los anfitriones, Suecia.

Muchas de estas acciones parecerían estar aisladas y tener un interés estrictamente local en sus comunidades, pero en suma significan una mirada amplia, diversa y distribuida desde la cual hacer política en común. En definitiva, de poner lo doméstico y lo cercano en el centro de la vida en nuestras ciudades.

Menéalo

Sobre el autor


Periodista y a ratos otras cosas como investigadora cultural y conectora de enlaces improbables. Durante 2015 indaga sobre experimentos de infraestructuras ciudadanas autogestionadas del sur de Europa en P2P Plazas: a Southern European Network , un proyecto apoyado por la European Cultural Foundation. A ratos edita traducciones en Guerrilla Translation y se ha incorporado recientemente a la coordinación de proyectos internacionales en Goteo. tw: @carmenlozano quejas y reclamaciones: clozanobright@gmail.com

¿Quieres leer más artículos de este autor?

2 comentarios

  • El 24.10.2015 , Belén Fernanz ha comentado:

    Si no nos movemos los ciudadanos, nuestro actual gobierno no lo haqrá. Parece que les da miedo. Me gustaría recibir más info. Gracias. Belén

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.