06.05.2014

Adrián Guerra, retrato de un nuevo productor de cine 10

Menéalo
Fotograma de 'Buried' producida por Adrián Guerra.

Fotograma de ‘Buried’ producida por Adrián Guerra.

Adrián Guerra nació en Las Palmas en 1984 y con treinta años habrá producido, si nada se tuerce, 10 largometrajes. Diez en los últimos cinco años (a dos por año), mientras el cine español busca salidas a una de sus peores crisis. Diez, y con la primera diez veces nominado a los Premios Goya, entre ellos a Mejor Película. Diez de notable presupuesto y más que meritorio rendimiento comercial. Entre otros, películas junto a nombres de la talla de Joel Silver, Robert de Niro, Sean Penn, Terry Gilliam, Sigourney Weaver, Javier Bardem, Cillian Murphy, Elijah Wood, Ryan Reynolds, John Cusack, Elizabet Olsen, Idris Elba y José Luis Guerín.

El lunes 21 de abril arrancó el rodaje de la opera prima de Manuela Moreno, una de las más destacadas cortometrajistas españolas de los últimos cinco años. Pero esa no es la principal noticia. Porque Cómo sobrevivir a una despedida es la séptima película en cinco años del productor de treinta Adrián Guerra (Las Palmas de Gran Canaria, 1984).

Siete películas en cinco años y antes de los 30 llama la atención, pero más si el logro es en un país de ciudadanos deprimidos por la peor crisis de las últimas décadas y con su cine haciendo sonar por enésima vez el timbre de alarma. Adrián Guerra tiene en cartera tres filmes más en 2014, Palmeras en la nieve (Fernando González Molina, rodaje previsto para junio), El hombre que mató a don Quijote (Terry Gilliam, rodaje previsto para octubre) y Maldito viernes (Paco Plaza, rodaje previsto para los meses de otoño e invierno próximos).

Nació en Las Palmas en abril de 1984 de madre funcionaria y padre comercial y, aunque él se siente del barrio de Escaleritas, uno de los de carácter de la ciudad, en los noventa devoró películas en el cine de mejor programación de entonces, los Multicines Galaxy’s, situados en el distrito Mesa y López donde vivía. Pero no solo de cine en salas vive el amante del Séptimo Arte. Así que Adrián Guerra recuerda constantes incursiones a dos videoclubs de la zona. Allí, afirma, “alquilé todo lo que tenían”.

Nació el año de Paris, Texas (Wim Wenders) y el gran año para el cine español de Los santos inocentes (Mario Camus). También el año de Ghostbusters (Ivan Reitman) y de Gremlins (Joe Dante), y con dos películas del productor de esta última, Steven Spielberg, Tiburón (1975) y Jurassic Park (1993), afirma haber quedado fascinado por el cine. Le gustan especialmente Paul Verhoeven, Peter Weir, John Milius y Robert Zemeckis. Y considera a John Ford, Billy Wilder y David Lean sus “clásicos intocables”.

Diez en actitud

Tras el bachillerato, Adrián Guerra se traslada a Madrid con una beca para estudiar Comunicación Audiovisual. Pero deja la universidad al final del segundo curso, decepcionado por no encontrar lo que buscaba ansiosamente, “profesores que pudieran enseñarme mucho de cine”. En paralelo, había empezado a escribir críticas y artículos. Surgió así la oportunidad de dirigir un pequeño festival de cine dedicado al género fantástico. En abril de 2004 –Adrián acababa de cumplir 20 años-  tuvo lugar la primera edición de la Muestra de Cine Fantástico y de Terror Calle13 en los Cines Imperial de la Gran Vía. Estuvo al frente seis años. El festival sigue en los cines Callao bajo el nombre Muestra Syfy de Cine Fantástico. Lleva once ediciones.

Esta experiencia le permitió conocer a los primeros profesionales. También, a los socios con los que montó la distribuidora y productora Versus Entertainment. “En esos momentos la piratería empezaba a hundir el mercado del vídeo y había muchos títulos que no llegaban a España”. Los primeros de Versus salieron en 2005. Adrián Guerra destaca Tape, de Richard Linklater (2001); The Kingdom, de Lars Von Trier (1994-1997), y Nueve Vidas, de Rodrigo García (2005). Versus sigue distribuyendo películas, aunque el productor no sigue vinculado a ella.

MontajeAdrianGuerra RED

Instinto básico

Como productor, Adrián Guerra rodó bajo la marca Versus su primera película, Buried (Enterrado, Rodrigo Cortés, 2010). Tenía 25 años. Fue nominada a diez Premios Goyas, entre ellos Mejor Película. Obtuvo tres, Guion Original, Montaje y Sonido. El presupuesto de la opera prima de Cortés rondó los tres millones de dólares. Recaudó más de 19. No lo hizo millonario: “Por desgracia, solamente una pequeña parte de la taquilla nos llega directamente a los productores. Pero nos dio una enorme tarjeta de presentación. La experiencia me valió para reafirmarme en mi visión de la producción, donde la confianza en tus instintos es básica”.

Adrián Guerra pertenece a una generación de cineastas sin acomodo en el sistema de subvenciones desarrollado en España desde 1983. El cine español tiene, además, grandes dificultades para acceder a las salas comerciales del país. Y sufre una terrible sangría de espectadores. Fenómenos como el de Ocho apellidos vascos (Emilio Martínez Lázaro, 2014) hacen pensar a algunos que pueda remontar. Para muchos solo es un espejismo. “España es un país donde se han perdido varias generaciones de espectadores que difícilmente se recuperarán. Los jóvenes se han acostumbrado a ver el cine en casa y a ser posible sin pagar. El momento ha sido complejísimo por la piratería, lo complicado de lograr que todas las partes del sector se adapten a los nuevos tiempos y la falta de protección del gobierno”. Lo cierto es que en este contexto tan desfavorable, Guerra ha encontrado la clave para producir año tras año películas españolas de notable presupuesto y positivo rendimiento comercial. Su clave ha sido “combinar muchas fuentes de financiación”.

Tras Buried, Adrián Guerra produjo Guest (José Luis Guerín, 2010), otra vez bajo el sello Versus. ¿Cómo fue producirle a un tótem del cine contemporáneo español como Guerín con solo 26 años? “Es necesario que los grandes cineastas de nuestro país puedan seguir haciendo cine. La película fue una experiencia interesante que también me hizo ver que mis fortalezas como productor están más en el cine comercial e industrial. Aunque si la propuesta me interesa no descarto volver a producir cine minoritario”.

Emergo (Carles Torrens, 2011) fue el primer filme de la productora Nostromo Pictures. A él le seguirían Luces Rojas (Rodrigo Cortés, 2012) y Grand Piano (Eugenio Mira, 2013). En 2013, la revista estadounidense Variety informó de que Guerra había fundado Océano Media en Barcelona, una consultora y asesora financiera que provee fondos a rodajes tanto en España como fuera de nuestro país. Océano ha participado ya en la financiación de filmes como Paradise Lost (Andrea Di Stefano) con Benicio del Toro en el papel de Pablo Escobar; y REC 4. Apocalipsis (Jaume Balagueró).

Sería de necios pensar que detrás de ese trabajo no hay un amplio conocimiento del complejo mundo profesional que le rodea, más allá de las fronteras de España. Por la diferencia horaria, Adrián Guerra puede volver a empezar la jornada a las siete de la tarde, hablando con socios de Los Ángeles que acaban de llegar a sus despachos. Está en movimiento permanente, su agenda de contactos es poderosa. En sus películas han participado, entre otros, Robert de Niro, Sigourney Weaver, Sean Penn, Cillian Murphy, Elizabeth Olsen, Ryan Reynolds, John Cusack y Javier Bardem. Actualmente tiene pendiente de estreno The Gunman (Pierre Morel), rodada en Barcelona, previsto para verano de 2014. Es una coproducción entre otros con Sean Penn y Joel Silver, que fuera productor de algunas de sus películas favoritas, como Jungla de cristal (1988) o Matrix (1999). Afirma que “nunca se ha rodado una película de acción así en España. El día con menos gente trabajando éramos 300 personas. Llegamos a ser 700”.

Fotograma de The Gunman.

Fotograma de ‘The Gunman’.

Primera comedia y primera en español

El filme Cómo sobrevivir a una despedida, de Manuela Moreno, se estrenará en 2015. Se presenta como una “comedia generacional que sigue las aventuras de cinco amigas veinteañeras durante un viaje a Canarias en el que celebrarán por todo lo alto la despedida de soltera de la primera del grupo en casarse”.  El rodaje se desarrolla desde el 21 de abril en el sur de Gran Canaria. Serán seis semanas y media, con filmaciones también en Barcelona y Madrid. El reparto principal lo forman las hermanas Natalia y Celia de Molina, Ursula Corberó, María Hervás y Brays Efe. Guerra adelantó que el filme cuenta además con “una veintena de actores locales en papeles pequeños y más de mil figurantes”. No es la primera vez que Adrián Guerra rueda en su tierra. Ya lo hizo en Grand Piano (Eugenio Mira, 2013), aunque en aquella ocasión los efectos digitales hicieran parecer que las primeras filas de la platea rodada en Las Palmas fueran un teatro de Chicago. Por tanto, sí será el primer filme que muestre su isla, Gran Canaria, también en la ficción.

También es su primera comedia y su primera película en español. El filme cuenta con 2,5 millones de euros de presupuesto. Participan con Nostromo Pictures, DeaPlaneta y Atresmedia. En el equipo técnico destaca la dirección de arte de Javier Alvariño, responsable en filmes como Mientras duermes (Jaume Balagueró, 2011) y Grand Piano. Alvariño es director artístico de otro de los filmes rodados en Las Palmas Gran Canaria en 2013, REC 4. Apocalipsis, de Jaume Balagueró. Recientemente se ha anunciado que este filme, rodado principalmente en un barco del puerto de de La Luz, inaugurará el próximo festival de Sitges. Adrián Guerra ya inauguró la pasada edición del principal festival de cine fantástico de España con Grand Piano.

Fotogramas de 'Gran Piano'.

Fotogramas de ‘Gran Piano’.

¿Cómo llegó Manuela Moreno a la dirección de Cómo sobrevivir a una despedida? “Empezamos buscando a directores, porque por desgracia no hay directoras de cine especializadas en comedia en España. Pero tampoco encontramos a ningún hombre que nos convenciera. Me gustaba mucho la trayectoria de Manuela. Supe de su corto Pipas antes de que fuera el fenómeno que ha sido”. Sobre Guerra, Manuela Moreno responde: “Es un genio, increíble la capacidad que tiene para levantar una película con lo joven que es. Y luego es que sabe de todo. Me siento muy protegida y apoyada tanto por él como por Nuria Valls. Son productores de los que saben mucho de cine”.

El siguiente rodaje de Adrián Guerra en 2014 será Palmeras en la nieve, basada en el best-seller homónimo de Luz Gabás. Fue presentado durante el pasado festival de San Sebastián. Su protagonista será Mario Casas. Su director, Fernando González Molina, conocido por su trabajo al frente de películas como Fuga de cerebros (2009) y Tres metros sobre el cielo (2010), además de series de televisión como Los hombres de Paco (2006-2010), El barco (2011) y Bienvenidos al Lolita (2014). Las localizaciones serán en Huesca, Canarias y algún país africano o latinoamericano aún por determinar. El guionista es Sergio G. Sánchez, que escribió los dos largometrajes de Juan Antonio Bayona, El orfanato (2007) y Lo imposible (2012). Además de Nostromo Pictures, participan Atresmedia y Warner Bros.

Maldito Don Quijote

Pero la noticia más relevante del año hasta hoy en relación a Adrián Guerra es haber llegado a un acuerdo con el ex Monty Python Terry Gilliam para rodar The Man Who Killed Don Quixote (El hombre que mató a Don Quijote). Será la séptima intentona en veinte años de Gilliam para su filme inspirado en la novela de Cervantes. El rodaje está previsto durante diez semanas a partir del mes de octubre entre Fuerteventura, Gran Canaria y Madrid.

Fotograma de 'Emergo'.

Fotograma de ‘Emergo’.

La nueva versión del filme ha pasado por una reescritura del guion. Aquí, un director de publicidad que años atrás hizo un filme sobre Don Quijote de la Mancha se reencuentra con su vieja película en un momento de crisis personal. Adrián Guerra está convencido de que esta será la definitiva. “Luchamos contra la maldición”, afirma. El nuevo planteamiento elimina los viajes en el tiempo de versiones anteriores. “Contar la historia de forma más lineal hace que puede ser más asequible al gran público”. Fundamental es, para Guerra, “el cambio hacia un modelo de producción más sensato. Hasta ahora se trataba de productoras inglesas que contrataban a productoras españolas de servicio”. En este caso Nostromo Pictures se hará cargo directamente del rodaje.

The Man Who Killed Don Quixote llegó a tener un presupuesto de 32 millones de dólares en anteriores intentonas. La producción de Guerra rebaja esta cifra a los 20 millones de dólares. Los personajes principales en intentos anteriores iban a ser interpretados primero por Jean Rochefort y Johnny Depp. Vanessa Paradis, Miranda Richardson, Robert Duvall y Ewan McGregor fueron otros nombres que sonaron tras el fracaso del primer rodaje en el año 2000. Para esta nueva versión no se ha querido desvelar aún el casting.

Finalmente, aún es pronto para saber más de Maldito viernes. Solo que el décimo largometraje producido por Adrián Guerra lo firmará el codirector de la saga REC, el valenciano Paco Plaza. También, que será un filme de vampiros con Leticia Dolera de protagonista y que el rodaje está previsto durante los meses de otoño e invierno próximos. Guerra ha rodado en inglés con actores internacionales cinco de sus siete películas. Estas han sido filmadas mayoritariamente en España con profesionales del país. Cuando el próximo invierno termine de rodar sus primeros diez filmes, la proporción será de seis a cuatro. Adrián Guerra es un defensor del cine español. “Me da mucha pena el desdén que existe desde la política y el público hacia nuestro cine. El cine español es uno de los mejores del mundo, da trabajo a mucha gente y en la última década contamos con una generación increíble de técnicos y directores. Por desgracia, en nuestro país si no eres deportista parece que los éxitos no cuentan”.

Cartel de la película 'Guest'.

Cartel de la película ‘Guest’.

Menéalo

Sobre el autor

Luis Roca Arencibia
Tras titularse en Comunicación Audiovisual, trabaja en el cine desde 1992. Ha publicado biografías sobre el productor Andrés Santana (“El vuelo de la cometa”, 2003) y sobre el distribuidor Francisco Melo Sansó (“El sueño del Monopol”, 2010). Autor en el libro colectivo “Graphiclassic: Moby Dick” (2013). Comisario con Arantxa Aguirre del ciclo “Buñuel/Galdós: Vasos Comunicantes”, exhibido en Belgrado, Nueva Delhi y Tel Aviv. Única firma española en el monográfico sobre Luis Buñuel editado por la Cinemateca de Tel Aviv (2013). Es director de los proyectos formativos “Cinexprés” y de recuperación documental “Salvar la Memoria: 50 años de Tirma y Moby Dick”. Desde 1996 es colaborador de cine del diario La Provincia. Desde 2003 de viajes en El País. Ha publicado textos de cine en El País Semanal. Dirigió la sección de Canarias del festival de Las Palmas, que consolidó como una de las principales de la cita. Ha sido vocal del Ministerio de Cultura para las ayudas al cine en España. Puedes seguirme en: Twitter: @LuisRocaA Facebook: Luis Roca Arencibia Instagram: @luisrocaarencibia

¿Quieres leer más artículos de este autor?

4 comentarios

  • El 07.05.2014 , Rosa Tovar ha comentado:

    Qué bonito relato de una vida tan corta y tan intensa a la vez. Maravilla la capacidad de este joven tan maduro. Muy interesante.

    • El 03.09.2015 , Luis ha comentado:

      Gracias Eva!! Ahora lo he leído de nuevo por asu tod profesionales y vi tu comentario.. Abrazo!

  • El 15.06.2016 , Pilar ha comentado:

    Buenos dias, Adrian.

    Hablamos de un largometraje?
    Se desarrolla en Puerto de la Cruz.
    Estare en Tenerife en septiembre/octubre.

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.