27.05.2019

¿Alguien nos puede dejar una madre los fines de semana?

Menéalo

Foto: Pixabay.

Nos ha llegado a la Redacción de ‘El Asombrario’ otra carta de Guille, un niño de 9 años, a través del escritor Alejandro Palomas. Nos habla de Josele, un compañero suyo de clase que no puede estar con su madre, sino que ha de vivir en una Institución. Y nos plantea esto: ¿Alguien tiene alguna madre que pueda dejarnos un tiempo o los sábados y domingos para que Josele no tenga tanta pena?”.

Buenos días, señor Director. Es que ha pasado una cosa en el cole con un niño nuevo que no sé cómo decirlo porque puede que no esté bien, pero a lo mejor si se la cuento a usted es mejor, porque como también es mayor pero es importante porque es director, seguro que lo sabe.

Es que tengo una idea. Bueno, también tengo una pregunta que me parece que va antes, aunque no estoy seguro, porque es como eso que dice papá del huevo y el pollo del corral, que nunca sé lo que va antes, pero con las preguntas y las ideas. Lo que pasa es que en clase hay un niño que se llama Josele y ha llegado hace unas semanas que son más de tres y el primer día se peleó con Ramiro Soler y le hizo daño y otros días también ha pegado a más niños, y hoy no ha venido porque está enfermo y la seño nos ha dicho que Josele no vive en un piso porque no tiene padre y su madre ha tenido tantos hijos que se ha descontado un poco y entonces el Presidente del Palacio del País se ha enfadado porque dice que no los cuida y se los han llevado a vivir a una cosa que se llama Institución. Por eso Josele tiene mucha rabia y siempre pega a todo el mundo y cuando toca el timbre y ya nos vamos a casa, dice:

“Yo no tengo casa y quiero irme con mi madre aunque duerma en la calle”. Y algunas veces, casi siempre los viernes, pega patadas a la pared para que se caiga la pintura.

Hoy Josele ha venido muy triste porque ayer pudo ir a ver a su madre a un sitio y eso solo pasa los martes, aunque no todos. Al día siguiente, cuando vuelve siempre tiene pena y dice que a lo mejor se muere en la Institución porque allí nadie tiene madre y así no se puede vivir. Por eso hoy, de camino a casa, Nazia y yo hemos tenido una idea que creo que es buena aunque a lo mejor no tanto: Nazia me ha dicho que podríamos colgar carteles en los postes de la luz con la foto de Josele y el número de teléfono de papá, y puede que alguna madre que sepa contar para que no se le pierdan los hijos lo adopta para que no se muera hasta que se le pase la rabia, que es una enfermedad que solo la contagian los perros pero los niños no. Pero entonces Ramón Cruz, que también venía con nosotros hasta su calle, ha dicho que no, que no puede ser.

“Seguro que a Josele nadie lo quiere en casa porque es gitano y mi padre siempre dice que los gitanos ya se sabe, porque son casi negros y roban o peor, sobre todo en los hospitales”, ha dicho. Luego, cuando se ha ido porque ha llegado a la esquina, Nazia me ha contado que el padre de Ramón Cruz es un poco raro porque se ha apuntado a una banda como de música pero distinto que van en motos con flecos y se llaman Ángeles del Demonio o algo y también ha dicho que una clienta del súper de sus padres a veces cuelga fotos de los gatos que se encuentra abandonados en las farolas y también por Internet. Después ha puesto la ceja así para arriba y ha dicho: “Aunque a lo mejor Ramón tiene razón, porque la clienta de sus padres dice que los gatos negros no se pueden poner en los carteles porque nadie los quiere, y a veces solo los quieren para hacer brujerías y es peor”.

Bueno, señor Director, ¿usted sabe si el señor Príncipe del Gobierno tendrá en el Palacio alguna madre que pueda dejarnos un tiempo o los sábados y domingos para que Josele no tenga tanta pena? ¿Aunque sea negra o gitana porque no la quiere nadie? Es que como yo no tengo mamá no puedo dejársela ni los fines de semana, pero yo por lo menos tengo a mi padre. Y me parece que si fuera huérfano de los dos yo también me querría morir los viernes por la tarde y también los fines de semana.

¿Usted no?

Menéalo

Sobre el autor

Alejandro Palomas
Novelista, traductor y poeta, ha recibido, entre otros, el Premio Nacional de Literatura Juvenil 2016 con Un hijo y el Premio Nadal 2018 con Un amor. Su obra ha sido traducida a más de 20 lenguas.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

2 comentarios

  • El 27.05.2019 , Mama ha comentado:

    Dios! Que pena.

  • El 28.05.2019 , Yolanda ha comentado:

    En Valencia, hace unos años, nació http://www.mamasenaccion.es , pero en cualquier caso, no estamos a la altura que merecen los niños.

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.