26.09.2014

Almodóvar trae a Donostia la película más salvaje del año

Menéalo
Fotograma de la película 'Relatos Salvajes'.

Ricardo Darín en un fotograma de la película ‘Relatos Salvajes’.

La dirige el realizador argentino Damián Szifrón y la coproducen los hermanos Pedro y Agustín Almodóvar, que ayer apoyaron el filme con su presencia en la 62 edición del Festival de Cine de San Sebastián. ‘Relatos salvajes’ es la película que no hay que perderse este año.

Festival de Cine de San Sebastián día 6. Esto fue lo que vimos.

Relatos salvajes. Damián Szifrón. Argentina-España. Sección Perlas.

La película Gravity de este año, es decir, la que no se puede dejar de ver de las proyectadas en el 62 festival de cine donostiarra no es de director mexicano, sino argentino, Damián Szifrón, y la coproduce la más prestigiosa productora de cine de España, El Deseo. Los hermanos Pedro y Agustín Almodóvar (el primero cumplió años ayer en la capital guipuzcoana) acompañaron al argentino de 39 años en la rueda de prensa posterior al primer pase. Entre tanto filme de procedencia mundial es edificante comprobar que es una película hispanoamericana la que se lleva la palma de oro de este festival. Aquí no compite en Sección Oficial, porque ya participó en el pasado festival de Cannes; extraordinaria debió de ser aquella selección para que allí se fuera de vacío.

Relatos salvajes son seis cuentos independientes, todos localizados en Argentina, que tienen en común ser descarados, descarnados, sarcásticos, desbordantes, mayúsculos retratos de la condición humana. Su vocación es universal, aunque como españoles y latinos nos identificaremos especialmente con algunos pasajes del mismo. Hay genialidad en la escritura de cada capítulo, derroche de ingenio y líneas de diálogo que constituyen verdades como puños. Ni un solo espectador se queda a salvo del colmillo de Szifrón; en algún momento del filme todos quedamos retratados, heridos.

En lo técnico, el despliegue es excepcional, no hay un solo encuadre sin intención, ningún plano sigue al anterior para hacer otra cosa que avanzar con nueva información el relato. Nada más se puede decir sino que la escuchen, porque su banda sonora también es de las que se retiene, y que la vean. No permitan que nadie les desvele nada, vayan a verla sin saber, preparados para subirse a un avión en un viaje que dura 122 minutos de cine grande.

La película, de espléndidas interpretaciones –en el elenco figuran nombres como Ricardo Darín, Óscar Martínez, Darío Grandinetti, Rita Cortese, Julieta Zylberberg, Erica Rivas y Leonardo Sbaraglia-, sirve también de reflexión sobre lo complicado que es lograr una película que guste a millones de personas, como ya ha ocurrido en Argentina, sin caer en remasticadas fórmulas comerciales y un presupuesto de superproducción norteamericana. Todo lo visto en este festival se le queda a mucha distancia. Relatos salvajes es de esas películas con las que te gustaría acabar el festival, que ninguna proyección remueva su poso en tu cabeza. En la siguiente proyección coincidí con un desconocido que también la había visto y no paramos de reírnos juntos recordando momentos hasta que volvió a apagarse la luz. ¿Salvajes? Los relatos que propone Szifrón son brutales. (L. R. A.)

Magical Girl. Carlos Vermut. España-Francia. Sección Oficial.

Tras cuarenta y pico horas de visionado de propuestas durante unos pocos días consecutivos, el mismo acto de afeitarse se visualiza montado en planos cinematográficos mientras lo llevas a cabo. Así es. La acumulación de metraje retina adentro tiene algo que es buenísimo, descartas a la primera lo que no vale. Porque si algo te mantiene activo es que por algún lado ha logrado engancharte. En este grupo está la esperada propuesta de Carlos Vermut, nuevo filme español a concurso en la Sección Oficial del festival. Engancha sí, pero no convence este thriller deconstruido de un profesor enamoradísimo de una loca. Con influencias de Javier Rebollo y Pedro Almodóvar a partes iguales (de Almodóvar ya hemos visto dos filmes en esta sección con señales que son deudoras de su cine), con una interpretación excelente de Luis Bermejo, el filme del también dibujante de cómic Vermut empieza como una comedia de lo absurdo para tornar, demasiado pronto, a este extraño thriller psicológico que huele a premio y mantiene solo en ocasiones esas trazas gruesas de humor que tanto divirtieron al público en el arranque.

Vermut ha dicho que Magical Girl  “habla de la fascinación por la lucha entre el instinto y la razón, un estado latente en cada persona, que nos convierte en seres en eterno conflicto”. Aún nos confunde más el director con esta explicación, pues para que un acto sea instintivo ha de realizarse sin que se percate de ello quien lo lleva a cabo, y desde luego instinto, lo que se dice instinto no parece haber mucho en esta historia, ya que los personajes actúan o bajo coacción o con premeditación y alevosía o guiados por sus bajas pasiones. Y es precisamente este hecho lo que confiere el mayor interés al guión.

La cosa es que el juego de idas y venidas en la cronología de la historia al principio condiciona y confunde; el caso es que se quita personajes de en medio que había dibujado como para que el espectador deseara seguir viéndolos, el caso es que la radical Bárbara no se sabe qué enfermedad padece y, a falta de manual a mano, eso convierte a su personaje en incompleto. En su interesante película Vermut esconde demasiadas cosas. Cuando eso ocurre siempre tengo la sensación de que el director no las ha querido mostrar para no verse él mismo reflejado sin la película que quería hacer en el espejo. (L.R. A-M.C.)

Eden. Mia Hansen-Love. Francia. Sección Oficial.

Conocer el nacimiento y evolución de la música electrónica llamada french garage en discotecas y fiestas rave a través de la vida de uno de sus DJs, el parisino Paul, hace que acudamos a la sala con cero conocimiento previo, mucho interés y altas expectativas. ¡Hay que ver la potencia de las propuestas del cine francés si las comparamos con las españolas! El filme de la joven Mia Hansen-Love, joven directora precedida de prestigio, no tiene sin embargo pulso alguno. Se limita a narrar de forma consecutiva la vida del joven Paul, de relación en relación, sin emoción y con algunos episodios de escasa credibilidad. ¿Cocainómano el protagonista? Un asunto que da tanto juego como el mundo de la noche, música, drogas; diríamos que el cine ha dado ya para mucho más que para este a modo de biopic de sobremesa que deja indiferente, sin la sensación de haberme perdido nada cuando mi vida iba en dirección distinta en aquellos años en que se desarrolló la música de la que habla. (L. R. A)

Tigers. Danis Tanovic. India-Francia-Reino Unido. Sección Oficial.

¿Hasta dónde podemos encontrar ejemplos de lo podrido que está el mundo por causa del dinero? Sociólogos y economistas contemporáneos prevén la irrupción de economías colaborativas en próximas generaciones, una suerte de trueque como reacción a los desmanes del capitalismo global. Algo tendrá que suceder. Tigers, del oscarizado Danis Tanovic, director yugoslavo de En tierra de nadie (2001), trata de un vendedor paquistaní de Nestlé en los años en que esta multinacional sobornaba con dinero y regalos al sector sanitario de su ciudad para vender sus productos. El problema surgió debido a que los pobres mezclaban con agua sucia la leche en polvo y muchos niños enfermaban irreversiblemente. Que Nestlé lo hubiera evitado hubiera significado que no murieran un millón y medio de niños en el país asiático. ¿Apuestan ustedes por qué lo hicieron? La factura del filme es excelente, la historia está bien contada. No deslumbra, pero cala hondo. Tigers es una película que adquiere todo su valor por la valentía que supone lanzarse a contarla. También por eso mismo ha entrado con fuerza en la quiniela de los premios. (L. R. A)

Fotograma de la película 'Tigers'.

Fotograma de la película ‘Tigers’.

La Salada. Juan Martín Hsu. Argentina-España. Sección Horizontes Latinos.

Llegó esta película precedida de un buen despliegue publicitario y del antecedente de haber sido ganadora el año pasado del premio Cine en Construcción que ofrece a los realizadores los medios económicos necesarios para terminar sus películas. Se nos había vendido que el director y también guionista Juan Martín Hsu trazaba un mosaico de la experiencia del nuevo inmigrante en Argentina, pero finalmente La Salada termina siendo un catálogo de 88 minutos de cómo diferentes personajes de diferentes nacionalidades se buscan la vida para encontrar pareja en un mercado llamado como la propia película. Salvo el hecho de tener que pagar conferencias telefónicas para comunicarse con sus familiares en sus países de origen y algún que otro episodio de problemas con el lenguaje, poco nos muestra esta película de la realidad de los nuevos inmigrantes de Argentina. Pues daría igual que fueran coreanos, chinos o inmigrantes interiores para contar lo que se cuenta. Ligar es complicado para la mayoría de los mortales, ese es el mensaje fundamental de La Salada. Que quien liga sea inmigrante parece que finalmente queda en pura anécdota. (M.C.)

Fotograma de la película 'La Salada'.

Fotograma de la película ‘La Salada’.

Menéalo

Sobre los autores

Luis Roca Arencibia Luis Roca Arencibia
Tras titularse en Comunicación Audiovisual, trabaja en el cine desde 1992. Ha publicado biografías sobre el productor Andrés Santana (“El vuelo de la cometa”, 2003) y sobre el distribuidor Francisco Melo Sansó (“El sueño del Monopol”, 2010). Autor en el libro colectivo “Graphiclassic: Moby Dick” (2013). Comisario con Arantxa Aguirre del ciclo “Buñuel/Galdós: Vasos Comunicantes”, exhibido en Belgrado, Nueva Delhi y Tel Aviv. Única firma española en el monográfico sobre Luis Buñuel editado por la Cinemateca de Tel Aviv (2013). Es director de los proyectos formativos “Cinexprés” y de recuperación documental “Salvar la Memoria: 50 años de Tirma y Moby Dick”. Desde 1996 es colaborador de cine del diario La Provincia. Desde 2003 de viajes en El País. Ha publicado textos de cine en El País Semanal. Dirigió la sección de Canarias del festival de Las Palmas, que consolidó como una de las principales de la cita. Ha sido vocal del Ministerio de Cultura para las ayudas al cine en España. Puedes seguirme en: Twitter: @LuisRocaA Facebook: Luis Roca Arencibia Instagram: @luisrocaarencibia ¿Quieres leer más artículos de este autor?
Manuel Cuéllar Manuel Cuéllar
El 12/12/12 decidió poner en marcha esta revista después de una experiencia profesional de 17 años en el diario EL PAÍS, donde se convirtió en un periodista todoterreno. Se licenció en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid y cursó el máster en la Escuela de Periodismo UAM/EL PAÍS. Periodista convencido de las bondades de las nuevas tecnologías, cubrió el 15 M por Twitter y otras redes sociales. Puedes seguirme en mis cuentas personales de Twitter, Facebook e Instagram. Gracias. ¿Quieres leer más artículos de este autor?

3 comentarios

  • El 26.09.2014 , Miriam ha comentado:

    La banda sonora de “Relatos salvajes”, por lo que se puede escuchar en el trailer que aparece aquí, es la Rapsodia Húngara nº 2 de Liszt en versión de orquesta.

  • El 26.09.2014 , Nely García ha comentado:

    Las percepción que de una realidad puede ser diversa y cuando alguno profundiza y la caricaturiza, a veces produce un malestar necesario.

  • El 26.09.2014 , luis roca ha comentado:

    Gracias, Miriam. Si mi memoria no me falla, la música cambia en cada relato, la que yo me refiero que se retiene, es la del episodio tercero, el de los coches.

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.