05.10.2018

Another Way Film Festival, la lucha por el medioambiente a través del cine

Menéalo
Un fotograma de la película 'The end of meat' que se proyectará en el festival.

Un fotograma de la película ‘The end of meat’ que se proyectará en el festival.

La ciudad de Madrid celebra la cuarta edición del Another Way Film Festival (AWFF)  , un encuentro de cine en el que se proyectan las más vanguardistas películas relacionadas con la ecología y la sostenibilidad. Cintas que muestran a todo aquél que se acerque a la Cineteca de Matadero este fin de semana temas tan diversos como modos de vida alternativos, conflictos en zonas como Perú o Liberia, el ‘mindfulness’, el reciclaje y la economía circular, o la problemática que supone la tecnología inalámbrica. Sí, ‘otro cine’ es posible.

Muy manoseados, pero no por ello imprescindible que se repitan una y otra vez, están los datos que abocan a la Tierra hacia el abismo. Ritmos (dicen necesarios) de crecimiento de un 3% anual (lo que supondría cada 20 años el doble de producción) no proyectan más que el agotamiento de los recursos y la destrucción de la vida tal y como la conocemos actualmente. Y eso que no está en sus mejores días. Por eso en estos momentos en los que la concienciación medioambiental se presenta como un acto político cada día con más adeptos y sin billete de vuelta, son necesarios catalizadores que dirijan al ciudadano y le muestren hacia dónde avanzar. Ahí entran en juego estrategias como la del cine a través del Another Way Film Festival, que va creciendo año tras año.

Porque no solo se trata de proyectar películas, sino que después son comentadas en debates con sus directores y grandes expertos para ahondar aun más en cada asunto. De esta forma, según nos explica la directora del festival, Marta García, “ayudan al espectador a saber mejor qué podemos hacer en España, ya que las películas están planteadas a nivel global”.

El festival no se queda únicamente en el séptimo arte, pues cuenta con una serie de talleres que buscan impulsar la proactividad de la ciudadanía. Así, los asistentes podrán sumarse a clases de yoga, ya que, como apunta Marta, “cuidarse a uno mismo es el primer paso para cuidar nuestro entorno”; actividades para comprender las polaridades del masculino y del feminismo, que desde el festival sienten que “pueden estar un poco tirantes”; actividades sobre la alimentación, para entender mejor el calendario de temporada de la ciudad; talleres para los más pequeños; y encuentros con empresas sostenibles que mostrarán alternativas de consumo y cómo avanzar hacia la economía circular, en vez de la lineal de usar-tirar, puro derroche.

De esta forma, el AWFF –cuyo subtítulo es Festival de Cine sobre Progreso Sostenible- se presenta como un reducto que intenta mostrar al ciudadano otras formas de vida y actuación política posibles dentro del ecologismo. “Desde el festival invitamos al ciudadanos a pararse, a reflexionar sobre lo que estamos haciendo y hacia dónde nos dirigimos”, destaca Marta García. Por ello, los asistentes que acudan encontrarán cintas como la australiana Living the Change, que muestra diferentes tipos de vida en Nueva Zelanda. “Aquí aparece gente muy relacionada con la naturaleza en espacios urbanos que de verdad señalan cambios de vida que podemos llevar a cabo”. También May I be happy, un documental obre el mindfulness. “Esta cinta nos explica qué efectos está teniendo en el colegio hacer las cosas con conciencia. Incluso en prisiones o en la administración pública”. O The end of meat, que nos habla de un mundo postcarne. “Este filme nos muestra alternativas de alimentación más saludables y más acordes con los recursos del planeta”.

El cine como medio

¿Y por qué valerse del cine como difusor de la conciencia verde? “Creo que a través del cine se puede llegar a abordar muy bien un tema en hora y media”, nos comenta Marta. Y añade: “A mí, aunque me cuenten que el río Ganges se tiñe del color de moda cada año, si no lo veo, no lo creo. También pienso que leerme un artículo de cinco minutos no me da la profundidad suficiente para sumergirme en el conflicto de manera total. No es lo mismo verlo en imágenes. Yo creo que ayuda a abrir los ojos.”
Abrir los ojos, concienciar a la población. Una difícil tarea que desde el AWFF se proponen cada año, y de la que no desisten ya que creen firmemente en ello. Convencidos de que los cambios nacen de las personas y de que, para que éstos se lleven a cabo, es necesario estar previamente informado, quieren que su festival actúe como un catalizador de “momentos y de personas”.

Un festival que cada vez cuenta con más visibilidad pero que, como la propia Marta apunta, sigue teniendo sus limitaciones. Limitaciones que transforman en puntos fuertes. “Hace cuatro años sentí la necesidad de crear un hueco donde compartir este cine de gran calidad. Lo que pasa es que en circuitos comerciales convencionales estas películas compiten con entretenimiento puro y duro; superhéroes, thriller, drama… Nuestro espacio es otro y a día de hoy está creciendo.” Un auge que Marta cada vez ve mayor no sólo en producción, sino también en asistentes. Lo que, esperemos, se traduzca en actos.

Menéalo

Sobre el autor

Carlos Madrid
Terminé periodismo allá por 2013, pero, no sintiéndome suficientemente formado, me matriculé en lector insaciable, perpetuo viajero, musicodependiente, aprendelenguas... Difundo lo que me agita por dentro en aquellos lugares donde me toleran.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.