31.08.2014

Aurelio Monge, la revelación fotográfica del tenebrismo

Menéalo
La revelación de San Juan (2009)

‘La revelación de San Juan’. Foto: Aurelio Monge.

Las imágenes de Aurelio Monge traducen a nuestros días el morbo de los desnudos tenebristas de Caravaggio. Dice el fotógrafo que la culpa de casi todo lo que ha estado haciendo estos últimos cinco años, y que le está dando popularidad, la tiene una revelación. Sí, así, en plan místico y sin ningún tipo de pudor. 

Fue un episodio hospitalario: Aurelio Monge comió ostras en mal estado, lo que le llevó a pasar varias horas en coma en un hospital. Asegura el artista que cuando regresó, la luz ya no era la misma. Su nueva percepción de la luz lo había cambiado todo. Volvió a un mundo diferente.

La segunda epifanía de Monge tuvo lugar en Roma a principios de 2010 en los establos del Quirinal, lugar que Italia eligió para rendir uno de los más grandes homenajes a uno de sus más grandes pintores, Caravaggio, con una colosal exposición que reunía por primera vez obras del maestro llegadas de medio planeta: San Petersburgo, Berlín, Viena, Texas o Tokio. Tras el paseo por aquellas salas, Monge supo que quería traspasar aquello a la fotografía. Pero ¿cómo hacerlo?

El fotógrafo nació en la Sierra de Segura, en Jaén, en una aldea de 60 habitantes llamada Las Cuevas de Ambrosio, un lugar que, según Monge, “predisponía a la observación y a la contemplación del paisaje”. “También teníamos animales, aquel era un pueblo pequeño y éramos niños y queríamos dibujarlo todo. Además, cuenta con el aislamiento… Eso siempre favorece en un crío la creación de un universo propio”. A los 18 años se le presenta la primera disyuntiva. Continuar con la literatura -algo que había heredado junto a una máquina de escribir, que primero perteneció a una de sus primas y más tarde a su hermano-, o matricularse en Córdoba en aquel curso de fotografía que prometía, en cierto modo, la entrada a una nueva forma de crear. “Entonces pensaba que la fotografía sólo servía para captar un momento de la realidad sin ser capaz de trascenderla, por lo que, en principio, no me interesaba en absoluto. Sin embargo, con la literatura sí podía trascender la realidad e inventar un mundo nuevo”, cuenta el artista. Pero la curiosidad pudo más y terminó por comprarse una cámara Zenit totalmente manual de fabricación soviética y se matriculó en aquel curso de fotografía y revelado. El tiempo hizo el resto. Se trasladó a Barcelona donde trabajó en una agencia de retratos de bodas. A los 23 años estudió Delineación y se familiarizó con todo el proceso de las artes gráficas desde dentro, trabajando en la sección de preimpresión de una empresa de ofsett. Teoría del color, proporciones, maquetación, diseño…., docenas de herramientas más que aplicar a su pasión por la fotografía.

Caravaggio le hace renegar del flash obligatorio para sus reportajes alimenticios en bodas, pero también de la hipocresía y la falsificación de los momentos captados. En Turín, poco después de haber visitado la exposición en Roma, en el estudio de un amigo pintor, trató de hacer su primera fotografía emulando el universo de Caravaggio. El resultado, otra revelación: La revelación de San Juan (la fotografía que abre este artículo) y la demostración de que era capaz de traspasar, salvando las distancias, la intención de la pintura tenebrista a su fotografía. Entonces encontró un lenguaje y un estilo que ha venido desarrollando durante los últimos cinco años.

Durante este verano, el fotógrafo ha tenido dos exposiciones en marcha, una en Miravet (Tarragona) y otra en la galería Dionis Bennassar de Madrid. En ellas se mostraba el fruto de esa revelación y el amor por el cuerpo humano (casi en su totalidad, el cuerpo masculino) en una antológica y, en la capital, con una de sus últimas series, Dei Filosofi. Aquí os dejamos una buena muestra del impresionante trabajo de este artista muy activo en las redes sociales y cuya obra nos parece francamente asombrosa.

 

Fotografía de la serie Gravitas (2010) Aurelio Monge.

Fotografía de la serie ‘Gravitas’ (2010). Aurelio Monge.

Fotografía de la serie Anima Obscura (2011) Aurelio Monge.

Fotografía de la serie ‘Anima Obscura’ (2011). Aurelio Monge.

Fotografía de la serie Anima Obscura. (2011) Foto: Aurelio Monge.

Fotografía de la serie ‘Anima Obscura’ (2011). Aurelio Monge.

El sueño de Baco. (2011) Foto: Aurelio Monge.

‘El sueño de Baco’ (2011) Aurelio Monge.

Tartarus (2013)

‘Tartarus’ (2013). Aurelio Monge.

Fotografía de la serie Beata Anima. Foto: Aurelio Monge.

Fotografía de la serie ‘Beata Anima’. Aurelio Monge.

Fotografía de la serie Beata Anima (2013). Foto: Aurelio Monge.

Fotografía de la serie ‘Beata Anima’ (2013). Aurelio Monge.

Platón, de la serie Dei Filosofi (2014). Foto: Aurelio Monge.

‘Platón’, de la serie ‘Dei Filosofi’ (2014). Aurelio Monge.

Ptolomeo, de la serie Dei Filosofi (2014). Foto: Aurelio Monge.

‘Ptolomeo’, de la serie ‘Dei Filosofi’ (2014). Aurelio Monge.

Autorretrato (2014). Foto: Aurelio Monge.

‘Autorretrato’ (2014). Aurelio Monge.

Menéalo

Sobre el autor

6 comentarios

  • El 31.08.2014 , Marina Jornet Vives ha comentado:

    Casi le queda bien el (sin palabras), pues no encuentras el adjetivo que pueda definir esta obra. Colosal!!!

  • El 02.09.2014 , janina ha comentado:

    La gran calidad de estas fotografías cargadas de plasticidad, emoción y sensibilidad nos demuestran que la habilidad del pintor para ejecutar a la perfección la copia de la realidad sin otro objetivo que la mera imitación de lo que el ojo ve limitan la verdadera función de la pintura que no es desde luego competir con las posibilidades técnicas de la fotografía.

  • El 08.09.2014 , Eugenia ha comentado:

    Me ha sorprendido el trabajo de este fotógrafo. Soy una admiradora de Caravaggio y he estudiado su obra, y ha conseguido captar la esencia de su obra. Voy a difundirlo. Saludos!

  • El 03.04.2017 , carmelo ha comentado:

    /Users/carmeloblazquezjimenez/Desktop/17634345_1339890812785433_5253637509554691757_n-1.jpg

    Aurelio Monge o la Revelacion del plagio
    Qué es la falta de ética? Pues exactamente esto: la primera foto la hice en 2014 para un tributo a El Greco por el IV Centenario…la segunda es de un tal AURELIO MONGE, ( viejo conocido mío por su afición al plagio, en el pasado estuve a punto de denunciarlo) realizada en 2016…con el mismo modelo!!! 😳Todos encontramos inspiración en otros…pero lo de este señor es enfermizo…pobre de espíritu…y de ideas! Pero me siento genial…porque no se puede ser mas aburrido y mas cutre…y esta es la prueba!!!

  • El 03.04.2017 , carmelo ha comentado:

    dejo un enlace para que se pueda ver mi tributo y la copia descarada de Aurelio Monge dos años mas tarde…con el mismo modelo

    https://www.behance.net/gallery/15884755/EL-GRECO

  • El 03.04.2017 , carmelo ha comentado:

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.