18.03.2014

Banksy se pasa ¿definitivamente a las redes sociales?

Menéalo

Siria_banksy

El grafitero más famoso del mundo, el británico Banksy, mosquea nuevamente al personal. Esta vez sembrando dudas sobre las cuentas abiertas en las redes sociales con su nombre, de las que hasta ahora renegaba, y que han desatado la locura. En Facebook ha logrado 2,3 millones de seguidores en solamente tres semanas.

Hubo un tiempo, muy anterior al advenimiento de las redes sociales, en que el grafitero más cotizado, codiciado y famoso del mundo mantenía un espacio en su página web en el que ofrecía una serie de archivos de sus más representativos trabajos en descarga libre con la única condición de que esas imágenes no se utilizaran para hacer negocio. Así que miles de fans del artista de Bristol se hicieron camisetas caseras o decoraron las paredes de sus salones con obras del contestatario, anónimo y muy de moda fenómeno del arte urbano en el mundo.

Ahora aquella página de Internet se ha convertido, al menos por el momento y desde hace algunos días, en un agujero blanco. La famosa y visitadísima dirección www.banksy.co.uk no es más que un lienzo en blanco. Aquella actitud casi paternalista e ingenua de dejar unos cuantos trabajos a una resolución suficiente como para hacer uso privado de ellos no es más que historia.

Una de las últimas acciones reivindicadas por el propio Banksy a través de aquel espacio en la red que ahora está en blanco ocurrió, según BBC News, el pasado 11 de marzo, cuando el grafitero cedió una nueva versión de uno de sus estarcidos más famosos -visto por primera vez en Londres en 2002- para la campaña #Withsyria, que conmemora el tercer aniversario del comienzo del conflicto armado en aquel país.

Con el simple gesto de cubrir la cabeza de la niña que intenta atrapar un globo rojo en forma de corazón, Banksy se sumaba a esta denuncia, según comunicó la ONG Intermón Oxfam en rueda de prensa en Londres. Banksy lanzaba además un comunicado a través de su web en el que se podía leer: “El 6 de marzo de 2011, en la ciudad siria de Daraa, 15 niños fueron detenidos y torturados por pintar en las paredes grafitis en contra de la autoridad. Las protestas que provocaron estas detenciones desembocaron en un estallido de violencia y más tarde en una guerra civil que ha desplazado a 9,3 millones de personas de sus hogares”.

banksy_oficial

Pero la acción artística más reseñable de Banksy hasta su reaparición por la causa de Siria tuvo lugar durante el mes de octubre del pasado año. Entonces el grafitero anunciaba a bombo y platillo que fijaba su residencia durante todo el mes en Nueva York. “Durante el próximo mes, Banksy será el anfitrión de un show completo en Manhattan”, se podía leer en su web. Aquello marcaba un antes y un después en el método de actuación del escurridizo y sorpresivo grafitero; abría su primera cuenta oficial en una red social y escogía Instagram para hacerlo. La cuenta @Banksyny lograba acabar el mes con casi 357.000 seguidores con tan solo 32 fotografías subidas. El mismo día 31 de aquel mes, el canal quedó en silencio y el grafitero no volvió a subir ni una sola imagen más.

Sin embargo, puede que aquello fuera tan solo el principio y que el artista cayera rendido ante el poder amplificador de las redes sociales como lo han hecho millones de personas. Curiosamente, tan solo ocho días después de hacerse el silencio en la cuenta @Banksyny, el 8 de noviembre de 2013, aparecía un nuevo usuario en Instagram bajo el nombre @Banksy, en cuyo perfil se redirige a sus seguidores no solo a la página oficial del grafitero, sino también a una cuenta de YouTube con 13 vídeos subidos el 21 de enero de 2014 y, además, a una cuenta de Facebook creada el 26 de febrero de 2014 y que, en menos de 30 días, ha logrado seducir a la nada despreciable cantidad de ¡2,3 millones de seguidores!

Nadie puede asegurar, dado el enorme número de cuentas falsas o de admiradores que existen en redes sociales y distribuyen obras del grafitero de Bristol, que estas nuevas cuentas estén gestionadas por el propio Banksy o su equipo. De hecho, muchos de los comentarios a cada una de las actualizaciones en Facebook ponen en cuestión que la cuenta pertenezca realmente al grafitero.

Si hacemos caso a Nick Bilton, uno de los periodistas responsables del blog ‘Bits’ sobre negocios y tecnología del ‘New York Times, “gente cercana a Banksy reconoce que todo aquello que posee un link desde su página oficial, es oficialmente Banksy”. Tal vez cuando www.banksy.co.uk regrese de su fundido en blanco, el artista tenga preparada la sorpresa. Probablemente no y, siguiendo su humor británico, mantenga la duda, pese a los millones de afiliados a su nombre –real o ficticio- en estas redes sociales. Pero, si ya lo hizo una vez con una cuenta oficial de Instagram, con 32 fotografías y miles de likes, ¿por qué no iba a sucumbir del todo a eso que llaman los tiempos que corren?

Menéalo

Sobre el autor

Manuel Cuéllar
El 12/12/12 decidió poner en marcha esta revista después de una experiencia profesional de 17 años en el diario EL PAÍS, donde se convirtió en un periodista todoterreno. Se licenció en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid y cursó el máster en la Escuela de Periodismo UAM/EL PAÍS. Periodista convencido de las bondades de las nuevas tecnologías, cubrió el 15 M por Twitter y otras redes sociales. Puedes seguirme en mis cuentas personales de Twitter, Facebook e Instagram. Gracias.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

  • El 19.03.2014 , Zagal ha comentado:

    Banksy hará exactamente lo contrario de lo que todo el mundo crea que va a hacer, o sea, lo que le de la gana.

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.