30.09.2019

Buenas ideas en envases para un consumo más responsable

Menéalo

Foto: Pixabay.

La innovación y una mejor comunicación, claves para incrementar el consumo responsable de la ciudadanía. Este fue uno de los ejes del debate en la jornada organizada por FSC España en Madrid el pasado viernes, dentro de sus #FSCFriday; un encuentro entre organizaciones y empresas emprendedoras, grandes y pequeñas, que se convirtió también en un escaparate de iniciativas y retos pendientes para cerrar el círculo de sostenibilidad, un interesante e innovador muestrario de buenas prácticas en envases y embalajes: Desde el ecodiseño al etiquetado claro y correcto, las guías de productos sostenibles, las coaliciones de pequeñas empresas, los laboratorios de investigación y las campañas para reforestar.

Cuando se camina por un bosque, las rutas circulares son aquellas en las que no regresas por el camino ya conocido. En la economía circular, es un ‘mix’ entre lo antiguo y la creatividad el camino por el que avanzamos lentamente hacia un sistema más sostenible. Y esa es la demanda que hace unos días millones de personas en todo el mundo gritaron en las calles. “No tenemos planeta B y la Tierra no es lugar para el crecimiento infinito”. Lemas que se escucharon en español, chino, inglés, masai, coreano…

Pero ¿está llegando el mapa con esas rutas a los consumidores?, ¿son accesibles para todos? ¿Las señalizamos bien? Este fue uno de los ejes del debate en la jornada organizada por FSC España en Madrid el pasado viernes, un encuentro entre organizaciones y empresas emprendedoras, grandes y pequeñas, que se convirtió también en un escaparate de iniciativas y retos pendientes para cerrar el círculo.

El sello FSC, que cualquier lector o lectora encontrará en miles de envases, embalajes, muebles y utensilios, es la organización que certifica a nivel mundial que la madera de millones de productos tiene un origen sostenible y, por tanto, es una de las indicaciones del sendero a seguir para un recurso que es natural, renovable y que, además, debe formar parte de las 200 millones de hectáreas de árboles FSC con las que ya trabajan 35.000 empresas, como recordaba su director en España, Gonzalo Anguita.

Si algo quedó claro en la jornada, en el Real Jardín Botánico, fue que la carga de la responsabilidad del consumo no puede recaer exclusivamente en los clientes y, por tanto, las empresas tienen que actuar, sin demoras, para mejorar su oferta y la forma en la que llega a sus clientes. Ana Etchenique, vicepresidenta de CECU (Confederación de Consumidores y Usuarios) , lo resumía al señalar: “Hoy es un reto encontrar información potable en la ingente cantidad de información que nos llega y es por falta de una buena comunicación”. En la misma línea, la directora del sello de pesca sostenible MSC España , Laura Rodríguez, recordaba: “El IPCC (Grupo intergubernamental de expertos sobre cambio climático) nos acaba de alertar de la situación de los océanos y hay personas que buscan nuestro sello al comprar, u otro, pero lo importante es salir de ese nicho, aumentar la oferta y que se conozca”. “El consumidor mira las etiquetas, tenemos que simplificar los mensajes”, añadía Víctor Marcos, de Tetra Pak.

Evitar que el consumo responsable sea más caro

En esa línea, algunos presentes apuntaron la posibilidad de promover mensajes más unificados en los productos sobre el impacto, o no impacto, para el medioambiente de cada compra, una idea sobre la que, por lo visto, ya están trabajando en Carrefour con la Universidad de Alcalá de Henares. Su responsable de RSC (responsabilidad social corporativa, o empresarial), María Quintín, reconocía, no obstante, que si toda la oferta fuera sostenible, el cliente no tendría que andar buscando lo que es mejor. “Pero tenemos una legislación poco ambiciosa que no favorece que el consumo responsable no sea tres veces más caro, así que hoy penaliza al que lo hace bien y no al contrario”.

Desde el mundo de lo público, Álvaro Gallego, del Alto Comisionado para la Agenda 2030 del Gobierno, anunció una futura ley de compras públicas en la que se exija el cumplimiento de cláusulas ambientales, éticas y sociales para acceder a contratos con las administraciones, si bien habrá que esperar a la elecciones generales para ver si una iniciativa así tiene futuro.

La jornada se nutrió también de acciones que, sobre todo desde el mundo del embalaje, se están generando para allanar las rutas de la economía circular. Desde Ecoembes, patrocinadora del evento, se presentó TheCircularLab, un centro de innovación abierto en Logroño hace dos años donde estudian, prueban y desarrollan nuevas prácticas relacionadas con la fabricación de envases y su reciclado. “Todos los ciudadanos pueden proponer mejoras”, aseguró Ignacio Martínez, encargado de Relaciones Institucionales de Ecoembes.

Agua en caja y pallets de madera

Otra de ellas fue la de Agua en Caja, empresa pionera que emergió a los pies de un castillo soriano (en Gormaz) por donde fluye un manantial de excepcional calidad. Conscientes de que al año se consumen 583.300 millones de botellas de plástico en el mundo, optaron por comercializar su agua en cajas de cartón –por supuesto FSC- y además dar la opción de plantar un árbol por cada una de ellas (basta entrar en su web para hacerlo). Llevan ya 6.000, y su meta es alcanzar un bosque de 100.000 en el futuro. En un producto similar trabaja Ly Company, de Francisco Rodríguez, con su producto Only Water, envasada en Tetra Pak Aséptico 100 % reciclable. Más de 30 millones de unidades vendidas este año avalan el éxito que tiene en todo el mundo.

Menos conocida por el gran público es la empresa Chep, que mueve por 70 países 300 millones de pallets de madera, en realidad buena parte de los pallets que se ven en las grandes superficies para trasladar sus productos de un lado a otro: “Los movemos de unas empresas a otras, siempre en las distancias más cortas para evitar emisiones o que vayan de vacío, algo complejo porque son 250 millones de movimientos al año, pero así cada pallet, de madera FSC, tiene un ciclo de vida media de 10 años y ahorramos un tercio de la madera usada, tanta como la que hay en 80 parques como el Central Park de Nueva York” , aseguraba Íñigo Canalejo, de Chep España.

Grandes empresas como El Corte Inglés o Carrefour también presentaron sus “rutas” hacia la responsabilidad con el planeta. En la primera de estas cadenas acaban de lanzar el Movimiento por la Sostenibilidad, que ha implicado a su central de compras y otros departamentos para elaborar una guía de productos sostenibles a los que pueden acceder sus clientes; además, han creado los canales para que los consumidores se enteren de que existen. “ No es una campaña”, comentaba Delia García, su responsable de RSC, “sino toda una estrategia de negocio que se trabaja con expertos en certificaciones, porque el consumidor tiene crisis de confianza y comunicar bien es el reto”.

Coalición de empresas y Madera Justa

Otra pata son las ONG. Ecodes presentó su Coalición de Empresas por el Planeta (COEPLAN) para implicar a las pymes en la economía circular o la defensa, desde sus actividades, del medioambiente. Un total de 52 pymes aragonesas ya forman parte de una red que esperan extender en el futuro. Pero hay más: José Ángel Rupérez, su presidente, aprovechó para anunciar un nuevo macro-proyecto de reforestación (¡un millón de árboles!) para compensar los incendios que han asolado este verano la Amazonía, Siberia y también España.

Por último, desde COPADE, otra ONG con largo historial ambiental, comentaron cómo van un paso más allá al incorporar al sello FSC su certificado de “Madera Justa”, es decir que en todo el proceso de transformación a los parámetros ambientales suman unos criterios de justicia social y laboral. “Comenzamos en Honduras y ahora trabajamos en varios países, cuidando a los bosques y a las personas. Cadenas como Leroy Merlin España colaboran con nosotros”, explicó Iván Bermejo.

La meta final, en definitiva, volver al punto de partida de dónde iniciamos nuestra ruta de consumo y hacerlo con el menor residuo posible en la mochila (y en el entorno).

FSC HACE CRECER EL ASOMBRARIO. BOSQUES PARA TODOS. 
BOSQUES PARA SIEMPRE.

Menéalo

Sobre el autor


Periodista. Ciudadana sin fronteras. En el diario El Mundo durante 22 años. La ciencia y el conocimiento de la Tierra y sus gentes, mis pasiones. Viajera incansable. Puedes seguirme en Twitter en @RosaTristán

¿Quieres leer más artículos de este autor?

2 comentarios

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.