29.03.2016

Cada vez más gorrones y menos gorriones

Menéalo
Un gorrión común. Foto: Jörg Prohaszka

Un gorrión común. Foto: Jörg Prohaszka

Hay millones de ejemplares, pero algo está pasando en nuestros pueblos y ciudades porque están en regresión: un 6% menos en España desde 1998, un 18% menos en la franja norte (no hay datos anteriores); un 63% menos en Europa desde 1980 (descenso realmente preocupante). La alarma ha saltado en grandes urbes como Londres, donde su presencia es muy escasa. Por eso, la organización ecologistas SEO/BirdLife ha declarado al gorrión común Ave del Año 2016 con el lema ‘Bueno para el gorrión, bueno para ti’.¿Qué es lo que nos indica su declive?

Hoy nuestra Ventana Verde está dedicada a una de esas especies que nunca ha ocupado grandes despliegues en los medios de comunicación, a una de esas especies tantas veces menospreciada (“llámame gorrión y échame trigo” dice un refrán), a alguien olvidado frente a linces, elefantes y águilas imperiales. Hoy, El Asombrario le dedica este espacio a un campeón frágil: el gorrión común (Passer domesticus).

Porque la desaparición de esta ave surge en paralelo a la pérdida de biodiversidad en pueblos y ciudades. “No se trata de una cuestión anecdótica: menos diversidad urbana significa más contaminación, mas emisiones de dióxido de carbono, menos zonas verdes y, por tanto, entornos menos saludables”, subraya la directora de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz. “No lo olvidemos: la presencia de gorriones es un indicador de la calidad de vida de un entorno. Tenemos que cuidarlos defendiendo la biodiversidad de nuestros municipios”.

Juan Carlos del Moral, coordinador del Área de Seguimiento de SEO/BirdLife, insiste en esa idea: “El gorrión común es un indicador de la calidad de vida, un buen indicador de lo que nos puede estar pasando”.

Lo que nos puede estar pasando y lo que se avecina.

Mario Díaz, investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales, nos lo dice de otra manera: “Que a una especie adaptada desde su origen a los medios en que vivimos los seres humanos le vaya mal es muy mala noticia. Muy mala noticia y muy mal síntoma, porque puede indicar que nosotros vamos detrás. Ése es el principal mensaje que queremos enviar con el gorrión como Ave 2016: ¿qué estamos haciendo tan mal para que le vaya así de mal a compañeros nuestros de viaje desde hace tanto tiempo? Podemos sacar enseñanzas”.

El gorrión común asume además el papel de alerta para toda su familia. En España, hay cinco especies de gorriones. Los otros, mucho menos abundantes, son el molinero, el chillón, el moruno y el alpino. El molinero -el gorrión de los pueblos- también nos aporta unos datos que quieren decir mucho; este gorrión que prefiere las zonas de cultivo y arboledas cerca de poblaciones humanas ha visto caer su población en un 40% en los últimos 20 años en nuestro país.

Antes del gorrión común, otras 25 especies han sido declaradas Aves del Año, como señal de alerta para dar visibilidad a los problemas por los que atraviesan, desde el urogallo a la avutarda, el buitre negro, el águila imperial ibérica y, hace dos años, la golondrina, especie en la que también se detuvo El Asombrario. El año pasado, la elegida fue la tórtola europea.

Daniel Calleja, director general de Medio Ambiente de la Comisión Europea, también es contundente en sus conclusiones: “Su hábitat es nuestro hábitat, y se está degradando. Los gorriones son un excelente bioindicador de nuestro entorno más cercano. Es una especie con la que nos identificamos, que humaniza las ciudades”.

Sí, es curioso que últimamente sean los no humanos los que más nos humanizan.

Un gorrión come un insecto. Foto: Tatavasco Images.

Un gorrión come un insecto. Foto: Tatavasco Images.

Su declive en el medio rural puede estar asociado con la intensificación agraria, el uso abusivo de plaguicidas y la despoblación. En las ciudades, SEO/BirdLife apunta como causas: “El electromagnetismo generado por la multitud de antenas que nos rodean, la contaminación, el aumento de la depredación y competencia con especies invasoras (a destacar las cotorras argentinas, de las que en España ya se han contabilizado 20.000, y que van por la vida dando codazos y acosando a nuestros autóctonos), la creciente dificultad para encontrar alimento, y la escasez de zonas verdes y de lugares para nidificar”.

¿Y qué podemos hacer para salvarlos? Sobre todo, tener siempre en mente que necesitamos ciudades y pueblos más verdes, con menos asfalto y contaminación; espacios más amigables para los gorriones y los humanos, y menos amigables para los gorrones y especuladores del territorio. Se pueden instalar comederos y nidales en nuestros jardines y terrazas, pero, sobre todo, apostemos por la sostenibilidad de nuestras poblaciones. Hacerlas más humanas para nuestros vecinos los gorriones. Y para nosotros.

“Queremos pueblos vivos, con gente, y ciudades sanas, con naturaleza”, resume Asunción Ruiz.

“Bueno para el gorrión, bueno para ti”.

Quizá esa famosa canción de Claudio Baglioni, Sábado por la tarde, era premonitoria cuando decía en su estribillo: “Gorrioncito, qué melancolía… Gorrioncito, dime dónde estás… / Yo sin ti moriré… Yo sin ti sufriré”.

“Gorrioncito, no, no te marches”.

En fin, que con Baglioni y los gorriones se me llena la cabeza de recuerdos de juventud y niñez (mi padre me llamaba “gorrión”), y me pongo tonto. Y tampoco es plan…

Os dejo con más sentido del humor, con el vídeo que “de gorrión a gorrión” han hecho Forges y su hijo, el periodista Toño Fraguas, para apoyar la campaña de SEO/BirdLife:

Más información: www.seo.org/gorrion2016

SIGNUS,logosignus COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’.

Menéalo

Sobre el autor

Rafa Ruiz
Periodista convencido de que las luces al final del túnel solo se ven desde una perspectiva progresista de la realidad, con un compromiso sólido con la cultura, el arte y el medio ambiente, temas a los que ha dedicado la mayor parte del tiempo de su vida profesional -10 años en 'El País' y 15 años en 'El País Semanal'-. Autor de los libros de cuentos infantiles 'Toletis' y 'Ninoninoni', codirector de la galería madrileña Mad is Mad -centrada en artistas emergentes- y uno de los socios fundadores de la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

8 comentarios

  • El 29.03.2016 , Jesús ha comentado:

    Un artículo muy interesante. Al abuso de plaguicidas, el electromagnetismo y la contaminación ya mencionados yo añadiría la ausencia del cielo azul debido a ese filtro artificial, compuesto de estelas de aviones. Les puede parecer sorprendente pero ese filtro distorsiona la radiación solar he impide que nos beneficiemos de ella. Las personas en carencia de vitamina D. Háganse analítica para comprobarlo. Habría que añadir la contaminación acústica y la lumínica. Así que no es extraño que estos seres sensibles acusen
    el empeoramiento de su calidad de vida.
    Ojala el Asombrario hiciese algún artículo sobre esos cielos de cirros artificiales. La versión oficial de que son estelas de vapor de agua no son convincentes. Basta con ser observador para ver que las cuadrículas, formadas por estelas persistentes que se expanden no pueden ser de vapor de agua. Las partículas de agua se atraen. Y la circulación aérea no pasa or tener dias congestionados y otros sin apenas circulación. Ni aviones que emiten estela mientras otros al mismo tiempo pasan sin emitirla. Un tema interesante que va más allá de conspiraciones.

  • El 29.03.2016 , ricardo cluet fernández ha comentado:

    desde 2010 aproximadamente he avistado gorriones en la Península de Paraguanà,Esta do Falcon en Venezuela.
    Esta zona està en la ruta de comercio de las antillas holandesas y la ruta de barcos petroleros de Asia y Europa.
    Lo peculiar es que estàn ocupando terrenos agrestes parecidos a Andalucia con fuertes vientos todo el año.
    Pueden ser pasajeros en barcos de containers que usan la ruta

  • El 29.03.2016 , ricardo cluet fernández ha comentado:

    se me olvidaba, los gorriones nunca han existido en estas latitudes.
    son conocidos en Mexico, provenientes de USA y en Argentina Chile y Uruguay por sus climas de 4 estaciones.

  • El 29.03.2016 , Amosnomejodas ha comentado:

    20.000 cotorras argentinas alimentándose de los huevos de los gorriones, creo que es motivo suficiente para su merma y extinción. La contaminación siempre ha existido, con lo cual su merma hay que buscarla en las especies invasoras. No hay otra que exterminar a esta especie depredadora e invasora, cuyo desarrollo es fruto de desaprensivos que las abandonaron tras su transporte a España

  • El 30.03.2016 , Juan Redondo ha comentado:

    La regresión de los gorriones lo resumo en dos causas. (fundamentalmente)El uso indiscriminado de pesticidas y la falta de lugares de anidamiento. Paredes lisas de los edificios y cubiertas de tejados diferentes.
    Los gorriones crían en agujeros de los paredes y debajo de las tejas y, esos lugares son cada vez más escasos.

  • El 30.03.2016 , Javier ha comentado:

    Y no nos olvidemos del “gorrión, qué será de ti” de Miguel Gallardo https://www.youtube.com/watch?v=PS-z-s-MCDs

  • El 08.05.2016 , Estefania Montorio ha comentado:

    Me ha gustado mucho tu articulo pero mas me ha encantado el titulo.

Deja tu comentario