04.06.2015

‘Cara de ángel’, ojo con la pasión convertida en obsesión enfermiza

Menéalo
Un fotograma de la película 'Cara de ángel'

Un fotograma de la película ‘Cara de ángel’

Otto Preminger la rodó en 1952 con un extraordinario reparto encabezado por Jean Simmons y Robert Mitchum. Sirva esta obra maestra, ‘Cara de ángel’, de alerta frente a quienes entran en nuestras vidas, mentes y corazones con la fuerza de una arrebatadora pasión y se acaban convirtiendo en enfermizas y destructivas obsesiones. Que salgan de nuestras vidas.

En las relaciones personales ocurre como en la política. “La fiesta de la democracia”, ese mantra que unos días después se convierte en el circo máximo, en el melodrama más intenso, en comedia absurda o en cine negro puro y duro, donde la necesidad de colocarse en primera línea nos convierte en dioses, y los medios de comunicación, cual mercurios contemporáneos sin excepción, al igual que la protagonista del filme de hoy, Diane, se llevan por delante a quien sea por conseguir su ansiado lugar, pero… quizás no sólo a su víctima.

Hay gente que entra en tu vida de golpe, por lo general no avisan, apenas piden permiso e intentan meter en tu cabeza que estuvieron ahí siempre, al menos parecen creerlo así.

Deshacerse de ellos, de esos vampiros mitómanos cuyas mentiras y acordonamiento llegan a hacerse insoportables no resulta fácil, es una ardua tarea. El chantaje emocional es siempre el chantaje más difícil de combatir y, aunque venzas y la liberación se haga realidad, siempre se tendrá enfrente a un derrotado cuya obcecación le hará creerse en deuda de agradecimiento. Puede incluso que se convierta en algo peor, en obsesión. “Si no es conmigo, con nadie”. O en el ardor insoportable de la venganza, pasando de la maldición a la calumnia, del falso arrepentimiento al asesinato. Por algo somos humanos, de aquí el anterior paralelismo, desgraciadamente.

Y quizás eso llegó a pensar Frank, el protagonista de Cara de ángel (Angel face), dirigida en 1952 por Otto Preminger () como un encargo de Howard Hughes para la RKO.

Antes que nada comunicarles que si no han visto esta película siento decirles que se hallan bajo un pecado, digamos, de importancia. Resuélvanlo cuanto antes.

Cara de Ángel se realiza en la etapa denominada por los estudiosos como cine negro tardío, justo antes de la desaparición paulatina de aquél que entendimos como cine negro clásico. Y como tal, no se priva de nada: la mujer fatal, el hombre deseado, la cabal enamorada, el erotismo subrayado, el juicio, la traición, los triángulos amorosos, las relaciones familiares más que dudosas y, cómo no, el asesinato. Y, sin embargo, todo en esta cinta es particular, nuevo.

Frank Jessup (Robert Mitchum), conductor de ambulancia, llega a la casa de Catherine Tremayne (Barbara O’Neil), víctima de una casi asfixia por gas. Catherine es una acaudalada mujer casada en segundas nupcias con un antiguo afamado escritor (Herbert Marshall). La policía hace sus pesquisas y, aunque pudiera parecer un intento de asesinato, por falta de pruebas contempla la tesis más lógica del accidente. Es en ese escenario, junto a un piano de cola, donde Frank conocerá a la extraña y fascinante Diane (Jean Simmons), hijastra de Catherine e hija del marido escritor. Cayendo bajo su hechizo y pese a su compromiso con Mary (Mona Freeman), Frank se verá tentado a ser contratado como conductor en la familia, enredado por los encantos y proposiciones de Diane, que le promete que con la ayuda de su madrastra -a la que ella odia- podría realizar su sueño de montar un taller especializado en coches deportivos. Convertidos en amantes, Diane manipula todo lo que puede a Frank haciéndole creer que su madrastra, Catherine, celosa por la complicidad que le une a su padre, trata de asesinarla. Pero pronto Frank comprenderá que todo es un engaño decidiendo romper con Diane y volver a recuperar a Mary. Sin embargo, la dulzura y las argucias emocionales de Diane le hacen cambiar de opinión, precipitándolo desde ese momento hacia un vacío irremontable.

Preminger, que había accedido a rodar la película en seis semanas, tal como le había pedido su amigo Howard Hughes, no veía con buenos ojos el guión escrito por Chester Erskine; así que Hughes, que necesitaba imperativamente hacer la película en ese tiempo establecido por razones de desavenencias con la joven Jean Simmons, le dio carta blanca para reestructurar lo que considerase oportuno en la historia. Así, de la mano de Oscar Millard y especialmente de Frank Nugent, guionista favorito de John Ford, comienza la reescritura. Hay quien dice que con la premura del comienzo de rodaje la preparación del mismo fue escasa y que muchas de las escenas fueron escritas durante la noche antes de su realización, incluso que la mano de Irving Wallace anduvo por ahí. Pocas películas pueden presumir de diálogos tan ajustados y perfectos, inteligentes, cargados de ironía, de sensualidad, de doble sentido y de erotismo, ásperos como puñales en ocasiones, pero siempre tan clarificadores como precisos. Si el espectador tiene el oído atento, no podrá decir que se perdió algo de la trama.

Este excelente noir de tintes freudianos, rodado con un presupuesto mediocre y en interiores en su gran mayoría, no desmerece en ningún momento al género, sino que lo innova y ennoblece. La policía es casi una figuración pasajera en el relato.

La magistral puesta en escena que lleva a cabo en la escasez Preminger, con primeros planos poderosos, sumido en la frialdad escrupulosa que oculta el fuego o la maestría incontestable en los escasos exteriores rodados, se ve reforzada por la perfecta interpretación de todos sus actores. Actores a la medida de sus personajes; tanto que sería injusto destacar alguno sobre los otros; quédense con el que más le ponga, todos pueden hacerlo.

La lección de interpretación de ese maravilloso elenco se mueve como pez en el agua dentro de los espléndidos diálogos, de la exquisita fotografía del gran Harry Stradling, que compone aquí una luz interior cuajada de sombras y significados, una sinfonía de matices para este concierto en blanco y negro. Un concierto presidido por ese piano, testigo preferente del devenir de los diversos giros que la narración nos irá revelando.

Todo funciona en esta historia de pasión obsesiva. El juego aparente de los tres triángulos amorosos, las oscuras intenciones, la obsesión y el capricho que todo lo destruye y que todo lo consume. La mentira. Una película negra en que la mujer es la que gobierna y administra la acción. Lo femenino es inteligencia, capacidad buena o malvada que construye y que destruye a partes iguales el universo de los hombres, que no son aquí más que un mero objeto, por mucho que ellos contemplen su personalidad como irresistible. Al fin y al cabo, simples pelotudos. Aunque contemplando la fascinante y algo, o quizás mucho, enfermiza personalidad de Diane -yo al menos no estoy seguro de si lo es o juega con ello-, no les será difícil comprender la forma en que ese armario que es Frank se deja embaucar hasta el punto de soportar el infierno.

Porque ¿cómo estar seguro de amar o de que te ame una mujer como ella? Ese ángel-demonio, esa bruja cuyas apariciones te hacen desbarrar ante tus más fuertes principios.

Pero no busquen el amor romántico en esta película; no lo encontrarán, no, en ninguno de los personajes. Más bien puedan descubrir bajo esa frialdad dominante, un sentimiento más fuerte aún, más inconfesable: la soledad, el fracaso.

Ya ven, no pequen más y véanla, se sentirán reconfortados tras hacerlo y saber que no se perdieron un gran clásico. Y si por un casual se sienten identificados, aunque sea un poquito, un consejo: repítanse seriamente: ¡Salid de mi vida!

Menéalo

Sobre el autor

Antonio Bazaga
Toño Bazaga. Más de 20 años dedicados al mundo del cine, habiendo tocado casi todos los palos: producción, desarrollo, escritura, financiación… Convencido de que el futuro del cine está aún por llegar. Apasionado de la literatura y la historia, creo que el celuloide es el mejor invento para contar lo que pasa, lo que pasó y lo que puede pasar. En fin, parte indispensable de nuestra vida.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

7 comentarios

  • El 05.06.2015 , J.S.Díaz ha comentado:

    Una de las grandes! Gran cine de siempre. Gracias por este buen artículo, hay que apartar de nuestras vidas ese tipo de gente, o acaban comiéndonos. Qué ganas de volver a verla! A

  • El 05.06.2015 , Pilar García ha comentado:

    Me confieso, no he visto la película, jaja, estoy en pecado, pero leyendo tu artículo voy a resolverlo cuanto antes, me han entrado unas ganas locas de verla y seguro que después habrá absolución.
    Gracias por hacer de estos artículos un reto cada viernes para nosotros los espectadores, que esperamos tus detalles técnicos,tu análisis y consejos con expectación.

  • El 05.06.2015 , Luis Betrán ha comentado:

    En efecto, una excelente película aunque no una obra maestra. De hecho en la irregular filmografía de Preminger, no localizo otra que no sea “Laura”. Aprovecho para reivindicar la muy olvidada “El rapto de Buny Lake”.

  • El 05.06.2015 , Luis Betrán ha comentado:

    Para Otto Preminger “El rapto de Bunny Lake” (Bunny Lake is Missing) es el punto de “no retorno”. Su obra, a partir de 1966, sin abandonar sus bien amados postulados cara a la taquilla – temas del momento, tratamiento “para toda la familia”, repartos de estrellas -, se estiliza formalmente, abandonando el virtuosismo – tan propio de los años sesenta – que le había colocado diez años antes en primera fila según la muy particular apreciación de filmidealistas que en este caso comparto. Lo malo para Preminger es que la inflexión en su obra, que se aprecia desde el citado 1966, es algo que más se identifica con la decadencia que con la serenidad, más o menos, asceta, a que llegaron otros colegas suyos de Hollywood de similar rango y en parecidas circunstancias.

    “Bunny Lake” es película de un hombre que se sabe en posesión de todos los recursos estéticos, y al que se cinismo todavía no ha llegado a la impregnación de sus imágenes. Preminger aborda por el camino de la fascinación lo que la acción – “Bunny Lake” es, más o menos, un thriller, un policíaco, un “noir”…….- le negaba. Considera que la emoción a través de los mecanismos propios del cine negro es insuficiente – ¡y que razón tiene! – y la sustituye por la acentuación de los elementos poéticos, creando, y aún superponiendo, un clima fascinante que difícilmente se suelda a una historia banal y para colmo mal contada. Pero Otto Preminger sabe hacer cine y su particular concepción de éste – tan coincidente con la crítica derechista de la época – brilla con autentica fuerza a través de las grises imágenes de “Bunny Lake”. Tan sobrias como la interpretación modélica de un Laurence Olivier exento de cualquier teatralidad.

    Para redondear su producto, Preminger añade un sentido del humor tan perverso como el de sus compañeros austríacos o alemanes (Lubitsch, Wilder), y que sabe que de alguna manera es un elemento que resulta necesario para que el paladar de la mayoría – siguiendo el ejemplo de Hitchcock – lo acepte.

    Pero como en la vida todo es imprevisible, el ya casi anciano de Viena vio como su conejito Lake no daba un dólar en las taquillas y que al gran público le era indiferente si el film era – que vaya si lo era – la culminación de un estilo que hasta había sostenido oportunismos como el de “El cardenal” aunque no “Exodo” o “Primera victoria”.

    Desde entonces las obras de Preminger fueron best-sellers a palo seco y acabaron desmoronando su prestigio hasta convertirlo en un recuerdo que agonizó entre malas historias de negros, sudistas, palestinos y terroristas. Pero de cualquier forma la frágil y hermosa figura de Carol Linley – que luego continuó siendo frágil pero no hermosa – podría resultar inolvidable a cuenta de problemas de suspense y también de reivindicaciones personales en plan feminista “avant la lettre”, filmados por un artista astuto y tramposo al que parecía gustar un cine – como a nosotros – clásico, elegante y poético. Un destello de la escuela vienesa antes de que el humor negro, la desilusión, el acusadísimo cinismo y, lo que es peor, el declive, borrara ese bello estilo en el cine del futuro.

  • El 05.06.2015 , Nuria ha comentado:

    Un Preminger genial y a veces infravalorado a causa de títulos como Laura o Anatomía de un asesinato. Cara de ångel rebosa toda la fuerza del cine de su director y la modernidad de un adelantado, digna de pasar a la lista de las grandes películas de la historia. Muy acertada, gracias!

  • El 06.06.2015 , Fernando ha comentado:

    Interesante artículo. Muchas ganas de ver este noir que no tuve ocasión. Gracias por sus recomendaciones. Hasta el próximo viernes de cine!

  • El 10.06.2015 , stefani sanchez ha comentado:

    Muy buen articulo.

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.