11.05.2016

Cinco años del terremoto de Lorca, el más mediático de Europa

Menéalo
Estado en el que quedó la iglesia de Santiago en Lorca tras el terremoto.

Estado en el que quedó la iglesia de Santiago en Lorca tras el terremoto.

Hoy se cumplen cinco años del terremoto de Lorca, sin duda el seísmo más mediático hasta ahora de todos los ocurridos en Europa. Existe un antes y un después en la concienciación de una sociedad que vive sobre fallas activas. Además, veo que estos días aparecen noticias en los diarios locales del lamentable estado de cientos de familias que aún no han normalizado su situación. 

Hace cinco años la ya famosa Falla de Alhama de Murcia estremeció por tres veces Eliocroca (Ciudad del Sol), Lorca. Aquella tarde del 11 de mayo de 2011 a las 17.05 horas, un primer terremoto de 4,5 grados de magnitud puso en aviso a vecinos, autoridades, cuerpos de seguridad, de emergencias…, pero sobre todo a medios de comunicación. Por este motivo se acercaron a reportar la noticia de un terremoto que no había causado daños graves, pero sí había asustado a una población que enseguida acudió, siguiendo las recomendaciones por radio y de las autoridades, a zonas abiertas y seguras por aquello bien conocido de las réplicas.

Mientras radios, televisiones locales, autonómicas y nacionales grababan los testimonios de unos vecinos sorprendidos y asustados, a las 18.47 horas, quedó para siempre cincelado en la memoria colectiva el terremoto principal de magnitud 5,1, cuyo latigazo (aceleración básica) sobre el terreno, los edificios y toda la ciudad impactó con una violencia insólita. Las cámaras estaban activas, los micrófonos abiertos. Los dispositivos de seguridad de negocios y oficinas sirvieron más tarde para valorar aquel daño en muchos casos irreversible que impactó a toda Europa. La torre de Santa María de las Huertas colapsando en directo se vio en todo el orbe, la espadaña de San Diego desplomándose y casi atrapando a varios reporteros que estaban cubriendo la noticia del primer terremoto nos dejó estupefactos; coches aplastados, gente corriendo asustada, nubes de polvo y ambulancias por doquier…, pero sobre todo, y a cuentagotas, nos fue llegando la peor de las noticias: las víctimas. Finalmente fueron nueve. Pocas podríamos decir, gracias al primer aviso de 4,5, pero muchas al fin y al cabo. Hacía dos años que en l’Aquila (Italia) un terremoto de 5,8 no fue adelantado por un primer aviso como sucedió en Lorca; el resultado: 309 víctimas.

Lorca pasó a la historia. Aquel terremoto de mediana magnitud y de fuerte intensidad (VII-VIII) supuso un antes y un después en la concepción de España como país sísmico. Pronto los estudiosos del fenómeno natural nos acercamos a comprobar in situ la vehemencia y el poder de la Naturaleza, algo que nos empequeñeció. Nuestras normas de construcción se habían quedado cortas, muy cortas. Las expectativas de aceleración básica del terreno para Lorca que eran 0,12g (el 12% de la aceleración de la gravedad) se habían más que triplicado (0,37g). Nos dimos cuenta de que Iberia puede causar mucho daño con terremotos moderados. El terremoto principal se dio a poco más de 1 km de profundidad y a tan sólo 2 kms de una ciudad histórica que aglutinaba a cerca de 90.000 personas. El movimiento sísmico fue sentido en toda Murcia, Almería, Albacete, Granada, Jaén, Málaga, Alicante, Ciudad Real y Madrid, donde el tipo de suelo amplificó los movimientos.

Esa noche, a las 22.37 horas, cuando ya se había asumido la catástrofe, nuevamente la tierra tembló, esta vez lo hizo con menor intensidad; miles de familias se fueron al campo o a casas de familiares lejos de Lorca, los días posteriores las réplicas fueron continuas. La primera estimación de las pérdidas económicas superó los 1.650 millones de euros.

Hoy muchos de los retos que una situación tan extraordinaria nos dejó como legado aún no se han solventado. Cierto es que la reconstrucción y mucho del daño ya está curado o cicatrizado; no obstante, el sistema de ayudas y compensaciones muestra carencias por el hecho de que cientos de familias aún no han normalizado su situación y las denuncias de malas prácticas se acumulan por cientos en los juzgados.

Los terremotos de Lorca pasarán a la historia como los más mediáticos del devenir de Europa, las circunstancias descritas así lo propiciaron. Nunca antes en directo se había captado a la Tierra en acción con tanta violencia, unas imágenes impactantes que, gracias a los medios de comunicación de masas, estuvieron varios días dando la vuelta al mundo. Más tarde se relajaron y los técnicos comenzamos nuestro trabajo. Todo es poco cuando se trata de salvar vidas; es nuestra responsabilidad estar bien preparados, nadie está libre de verse afectado por una catástrofe natural, ni el rico ni el pobre, ni grande ni pequeño.

 

Menéalo

Sobre el autor

Antonio Aretxabala
Es geólogo. Profesor en la Universidad de Navarra, Geomorfología en la Facultad de Ciencias y Geotecnica en la Escuela de Arquitectura, es delegado del ICOG en la Comunidad Foral de Navarra. Ha desarrollado un interés especial en la sismicidad histórica y los efectos sísmicos en ciudades a través de la integración suelo-ciudad como un sistema, así como en el diseño de herramientas de mitigación del daño y de la resiliencia a través del Urbanismo y la Cultura. Participó activamente en el diseño de la capacidad de recuperación de Lorca (España) con la Universidad de Murcia, la Federación de Empresarios, Ayuntamiento, Europarlamento y otras empresas y organismos oficiales. Es Director Técnico del Laboratorio de Edificación de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra y cofundador de INDERC (International Net for the Design of Earthquake-Resilient Cities). Participa asimismo en un debate científico internacional que busca explicar la sismicidad intraplaca y la hidrosismicidad, también la antropogénica y sus consecuencias. Ha publicado artículos en libros y revistas especializadas internacionales, es asiduo escritor de estos temas en ABC y otros periódicos, en páginas web y blogs, conferenciante y educador en la cultura sísmica a niños y a adultos.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.