21.06.2014

Cinco pequeñas editoriales de cuento contra los dragones

Menéalo

logo-mamut-GENESP

Los dragones pueden ser la crisis, los grandes sellos editoriales, la falta de interés por la cultura escrita, las pocas ganas por la educación por parte de los que nos gobierna, la falta de visibilidad… Muchos pueden ser candidatos a dragones. He encontrado cinco valientes sellos editoriales que han decidido luchar contra ellos: Takatuka, A buen paso, Mamut, Lata de Sal y Nubeocho.

Pensar en abrir negocios nuevos hoy día es pensar en gente arriesgada que tiene muchas papeletas de fracasar; pensar en nuevas editoriales que abren en plenas vacas flacas es pensar en suicidas. Pero pensar en pequeñas editoriales independientes cuyo foco se centra en el libro ilustrado infantil es pensar en todo eso y, además, en gente muy osada. No son tiempos fáciles para nadie, pero mucho menos para las gentes del libro. Y estas cinco pequeñas editoriales nos están demostrando con su trabajo diario que otro tipo de negocio es posible y que hay otras fórmulas mucho más pequeñas y originales de llenar las estanterías de los más pequeños.

Libros muy modestos pero con contenidos muy ambiciosos, que buscan dar nuevos puntos de vista alejados de convencionalismos y etiquetas. Mucho más comprometidos con el medio ambiente y con la realidad social que nos ha tocado vivir. Sin excesos de edulcorantes.

A buen paso nace porque a su editora le pudo la poesía. Takatuka, para ser esa isla donde encontrarán tierra aquellas personas que piensan que la lectura ha de ser un medio para entretener pero también una ocasión para reflexionar, madurar y caminar hacia un mundo mejor. Mamut, como una necesidad al no poder compartir con sus hijos su afición por el cómic. Lata de Sal, por los bigotes inspiradores de Logan y Chasis. Y Nubeocho, para conseguir una literatura social de calidad.

A buen paso. “Con la literatura el niño aprende a relacionarse con el mundo”

A buen paso surge porque Arianna Squilloni se queda sin trabajo en 2008. “Pero paradójicamente con las ideas claras. Sabía que tenía que hacer algo con mi vida, hacer libros para niños me hacía feliz y esperaba que con ello pudiera aportar algo bueno al mundo”. Así que, ni corta ni perezosa, puso en marcha este proyecto que es a un tiempo trabajo y vocación.

A buen paso es una editorial en constante movimiento. Arianna espera que sus lectores también se muevan, “que se desplacen, que busquen, curioseen, que se sientan atraídos por un montón de cosas distintas. En A buen paso nos interesa esto: el mundo, las personas y especialmente los niños”.

Los libros de A buen paso están invadidos por la naturaleza y protagonizados por unos héroes improbables, pequeños y muy, pero que muy, tozudos.

A su editora le gusta presumir de los diferentes estilos de ilustración y literarios que tienen en catálogo, “porque nos gusta ofrecer al niño, que se encuentra en una fase en la que todo está por conocer y descubrir, un panorama lo más amplio posible”.

Cada libro que sacan al mercado es una apuesta. “Nos gusta trabajar con los autores desde el principio de creación de una obra, con ilustradores y escritores noveles, también con autores consolidados”. Pero sienten autentica debilidad por las primeras veces, el entusiasmo nuevo, la búsqueda y creación de un imaginario propio, de una forma expresiva que les defina como únicos.

Arianna se ha topado con muchas dificultades, los márgenes de beneficios son mínimos y los costes de producción, almacenaje y transporte elevados. “Las ventas se generan despacio y, sin embargo, el mercado es muy rápido, mientras que el libro es algo que se tendría que vender a fuego lento, poco a poco. Así que el libro para niños hecho con arte se halla en un mercado que no le conviene para nada”.

En A buen paso siente que esta crisis complica muchos las cosas, algunos empiezan a considerar que el libro no es un bien de primera necesidad. “Esto no es nada bueno, sobre todo de cara al futuro. La lectura no es buena porque lo diga la escuela, la lectura es buena porque en la literatura y el arte aprendemos a conocernos, y es a través de ella y con ella como el niño aprende a relacionarse con el mundo y se desarrolla como persona”.

Takatuka. “Preferimos otros protagonistas con los que identificarnos en todos los órdenes de la vida”

Takatuka inicia su andadura en la primavera de 2008; la idea surge de Marina Steen, una de las organizadoras en 2007 de la Primera Semana de Literatura Infantil y Juvenil de Barcelona.

Patric de San Pedro es uno de los fundadores de la editorial en 1991 y de la distribuidora Virus, que se dedica a la edición y distribución de editoriales de ensayo crítico. Uno de los ejes principales de aquel sello consistía en la creación de una red de distribución alternativa a colectivos y movimientos sociales. “Desde aquellos ámbitos se nos pedía acceso a libros con contenido para los más peques y jóvenes. Lo que en principio podría haber sido una colección más de la editorial, se acabó convirtiendo en un proyecto hermano pero autónomo, gracias a la aportación de Marina Steen, que por desgracia murió al año siguiente de crearse el sello”.

Takatuka nace en un momento de expansión del libro infantil. “La calidad y variedad de las ediciones dirigidas a niños y jóvenes había crecido considerablemente en el último decenio, pero pensábamos que nosotros podíamos aportar algo novedoso en cuanto a los contenidos”.

Desde el inicio su idea era editar libros que tuvieran que ver con el día a día del niño, sus temas inmediatos, cuestiones personales, relaciones sociales, la enfermedad, la muerte de un ser cercano, la emigración, la pobreza o los controles de la policía. Temas que no les afectan directamente pero que conocen a través de terceras personas.

Tratar todos estos temas no resulta nada fácil. “Pero si uno trata a los niños con respeto y huyendo de un tono pedagógico y moralizan, se consigue”. Por eso siempre que pueden intentan combinar sensibilidad y humor en los relatos, buscando la complicidad del lector. Construyendo las historias desde la perspectiva lógica infantil y siendo niños/as los principales protagonistas.

En Tatatuka huyen de los roles de niños que imitan roles de adultos (niños-detectives o niños-policías…), buscan personajes del entorno inmediato, con los que los niños se puedan identificar. También intentar evitar la clásica división de roles tan presentes también en la literatura infantil. Por eso no vamos a encontrar en sus cuentos ni príncipes ni princesas, ni reyes ni reinas, por muy enrollados que sean. “Es cierto que hay cuentos muy buenos protagonizados con esos protagonistas, pero nosotros preferimos otros protagonistas con los que podamos identificarnos en todos los órdenes de la vida”.

Buscan ser muy cuidadosos con sus ilustraciones, que son la puerta de presentación de sus libros. Trabajan en producciones propias con ilustradores innovadores que ayuden a desarrollar en el niño el gusto por el detalle y la libre interpretación del texto. Buscan favorecer la producción local y ecológica, imprimen sus libros en una cooperativa, Tinter, que destaca por el trabajo de calidad y por la selección del papel donde se eliminan los residuos según los criterios estrictamente ecológicos. “Nos hemos negado siempre a recurrir a imprentas en países de Este o en China”. Buscan ser coherentes con los valores que intentan trasmitir en sus libros, que resultan casi artesanales.

Un álbum suyo que dio mucho que hablar fue ¡Al furgón!, de Henri Meunier y Nathalie Choux, original en francés. En él se habla, desde una perspectiva infantil, de una tarde en un parque donde un niño asiste atónito a cómo la policía pide la documentación primero a una mujer de color, y luego a todo bicho viviente que sea de otro color (un gato verde, un pájaro rosa…) y los acaba deteniendo a todos, incluyendo al sol (un emigrante procedente de Oriente), por no llevar documentación. La última imagen es la de los detenidos dentro del furgón, a plena luz, mientras afuera se ha hecho la oscuridad más absoluta.

Mamut. “La principal dificultad es la visibilidad”.

Esta editorial surge de una necesidad. Sus directores y creadores de la colección, los artistas Maxi Luchini y Ed Carosia, lo vivían así, como mucha otra gente que se tenía que conformar con libros ilustrados al no encontrar cómics infantiles. Ellos además de dibujantes, son devoradores de cómics, y no podían compartir esta afición con sus hijos, ya que no encontraban cómics adecuados para ellos. Los había juveniles, para leer a partir de los 10-12 años, pero no para niños más pequeños.

Así fue como se pusieron manos a la obra para arrancar: buscando artistas que fueran capaces de narrar a un nivel tan básico que hasta un niño de 3 años pudiera entenderlo. Tarea que no es nada fácil.

Desde entonces, publican cómics infantiles para niños a partir de 3 años. Prestando especial atención a la gráfica, que es su principal seña de identidad, ya que hasta hace muy poco, eran la única editorial que editaba este tipo de libros.

Sus libros están divididos en tres franjas de edad: 3+ para los lectores que aún no saben leer palabras pero que no obstante pueden leer imágenes; 6+ para primeros lectores, con poco texto, viñetas grandes y sintaxis sencilla; y finalmente 9+ para lectores consolidados.

Mamut considera que publicar libros desde un sello independiente es algo muy difícil teniendo en cuenta los tiempos que corren. Más aún si los haces a color (es más caro que imprimir narrativa), si son cómics y si encima son para niños.

Su principal problema es la distribución; tratar de llegar a todas partes, que los libreros les conozcan y que la gente les compre. Esto lo ligan a otro grave problema en el sector editorial español: la visibilidad. “Estamos dentro de un circuito que trabaja principalmente la novedad. Sí que hay libreros que intentan trabajar el fondo de las editoriales, pero la rotación de las novedades es demasiado fuerte y, si algo no se vende, se devuelve al almacén, así que es complicado que la gente vea y pueda comprar los libros que salieron hace un par de años”.

Lata de Sal. “Trabajar con libros es trabajar con historias, con sensaciones, con sentimientos”

Están especializados en gatos y en cuentos vintage. La Colección de Gatos pueden ser de cualquier parte del mundo, contemporáneos o no, pero, eso sí, siempre protagonizados por felinos. Nos cuentan que “el gato es el animal literario por excelencia y posee una personalidad única”; de hecho, Edgar Allan Poe buscaba que ojalá sus escritos fuesen igual de misteriosos que sus gatos. Son animales elegantes, enigmáticos, sorprendentes; cada uno con una personalidad muy marcada; y, si no, que se lo cuenten a Instagram, donde hay cuentas que se inundan con fotos de ellos.

En la Colección Vintage publican libros ya editados con éxito hace más de 30 años en cualquier país del mundo, pero que nunca llegaron a España. “Libros que son clásicos, que son para siempre”.

“Siempre quisimos especializarnos en dos colecciones, en dos temáticas (quizás con el tiempo sean más). No publicamos todos los libros ilustrados preciosos del mundo… ¡Pero sí todos los libros ilustrados preciosos vintage y de gatos!”.

¿Y a qué se debe esta especialización tan concreta? “Sabemos que en España hay editoriales de álbum ilustrado fantásticas, sin la cuales no estaríamos nosotros aquí porque de ellas hemos aprendido muchísimo. Por ello queríamos aportar al público algo diferente y ofrecer libros muy selectos, e investigar mucho en dos ramas muy concretas, en dos temas que nos apasionan y que cuentan con grandes obras por descubrir”.

Los fundadores de Lata de Sal son Juan Blanco, Irene Álvarez y los gatos Logan y Chasis. “El álbum ilustrado es un género especial dentro de la literatura, una conexión mágica entre el texto e imagen que convierte cada uno de estos libros en obras de arte”.

La idea de Lata de Sal nació en la cabeza de Juan, se fue desarrollando en la de Irene y, más tarde, en la maduración, se añadió la de Juan, hasta que sus gatos, Logan y Chasis, pusieron la guinda y la inspiración final.

Publican en castellano, catalán y gallego unos libros con unas señas de identidad muy determinadas que les aportan gran personalidad. Todos sus tomos son metalizados y el color varía según la cubierta del libro. Dentro de cada libro el lector puede encontrar siempre una tarjeta con datos sobre el autor e información de la época en la que se publicó el libro, en la Colección Vintage, o una noticia gatuna, en la Colección Gatos.

Todas sus ediciones son muy cuidadas y siguen unos procesos de selección estrictos. “Sólo publicamos aquellos que nos enamoran y buscamos la variedad de estilos, de culturas, siendo fieles siempre a nuestra filosofía y a nuestras colecciones. Trabajamos con mucho amor y mucha dedicación”.

Ni nos llegamos a imaginar el trabajo sacrificado que es poner en marcha una editorial hasta que hablamos con ellos. “No sabes cuántas cosas tienes que hacer al día hasta que arrancas con el primer libro, y cada título es diferente. Implica nuevos retos y nuevas complicaciones. Y aunque los días no se terminan y las vacaciones se te olvidan…, todo esfuerzo está recompensando cuando tienes el libro en tus manos”. Adoran lo que hacen y sabemos que ponen todos sus bigotes en cada proyecto.

Para Lata de Sal, como para el resto de editoriales con las que hemos hablado, lo más difícil es sobrevivir. Su fórmula es trabajar mucho y que te guste lo que haces, porque, si no, sería imposible transmitir la pasión. “Trabajar con libros es trabajar con historias, con sensaciones, con sentimientos”.

Hace unas semanas presentaron en el Festival de Málaga el libro Gatos de películas y están encantados y felices con la acogida que ha recibido en toda España.

Hemingway, que tuvo 50 gatos y que les dejó su casa de Florida en herencia, solía decir: “Un gato lleva a otro gato”. Ellos esperan que un libro de gatos les lleve a otro libro de gatos… Y, de paso, a uno Vintage, y es que “¡tenemos mucha lata que dar!”.

nubeochologo

Nubeocho. “Una literatura para la igualdad”

Nacen a principios de 2012, con la gestación de los dos primeros cuentos de la editorial. “Trataban de la diversidad sexual. Nos interesaba abordar el tema de una manera delicada y transversal, y los editamos junto a Egales antes de acabar 2012”. Tras el eco que provocaron en los medios El lapicero mágico y La princesa Li, decidieron seguir con otros temas que les interesaban mucho. El asunto de la muerte de una forma bella y pedagógica, la diversidad en todas sus formas, la igualdad de género, sentimientos como el miedo, la rabia o los celos, la curiosidad… “Muchas historias que no se cuentan todos los días, pero que ayudan a padres y educadores a tratar el tema”.

NubeOcho es utopía, libertad, diversidad, ayuda, superación y crecimiento. Todo esto bien mezcladito con belleza, ironía y diversión. En la dosis justa. Con todos estos ingredientes buscan conseguir que la literatura social de calidad llegue a todos los lectores. “Temas de concienciación como el medioambiente. Hacerlo divertido, conseguir que para los peques no sea un rollo hablar de ello”.

Otros ingredientes que emplean para enriquecernos es tratar de combinar a grandes autores con autores noveles con la intención de darles a conocer.

Pero la sal que potencia todos los sabores de sus libros es intentar hacer una literatura para la igualdad. “¿Qué nos decía la literatura infantil sobre el género y la igualdad? ¿Alguna vez leímos de niños una historia de una familia con dos papás o dos mamás? ¿Sentimientos? ¿O de niñas que eran tan fuertes y valientes como los niños? Es maravilloso replantearnos y reinventarnos a través de algo a lo que a veces no le damos importancia, pero que es algo que constituyó una parte muy importante de lo que supusieron nuestros pilares de formación: la literatura infantil”.

No sólo buscan con su receta conquistar a los más pequeños. “No penséis que los cuentos y los álbumes son sólo para niños. Si tenéis la suerte de compartirlos con ellos será genial. Pero para los adultos el álbum ilustrado, e incluso la novela para chavales pequeños, ayuda a redimensionarnos. A vernos reflejados, y quizás a replantear un pasado en el que los valores que se nos transmitían no eran muy equilibrados”.

“La vida se puede mirar con la misma mitad de vaso o medio vacío o medio lleno. Si creemos en la utopía, creemos en vivir. Y cuando eso se aplica a todo: creación del producto, diseño, distribución, librerías…. ¡pues a vivir toca!”.

Menéalo

Sobre el autor

Javier Pizarro
Maestro de Educación Infantil, desde hace más de 15 años en la escuela pública. Acompaño a los niños/as así como a sus familias en el proceso de aprender. Apasionado por la literatura infantil y juvenil, que vista desde un punto desde la aproximación adulta, resulta llena de ironía, sentido común y nos ayuda a reflexionar sobre la educación, la vida y nuestras fantasías.
Decía José Saramago en su cuento para niños La flor más grande del mundo: “¿Y si las historias para niños fueran de lectura obligatoria para los adultos? ¿Seríamos realmente capaces de aprender lo que, desde hace tanto tiempo, venimos enseñando?”
Instagram: @javierpizavi
Twitter: @javierpizavi
Facebook: https://www.facebook.com/javier.pizarrovinagre

¿Quieres leer más artículos de este autor?

4 comentarios

  • El 25.06.2014 , Desiree ha comentado:

    Javier muy interesante tu post, la verdad es que nos sentimos muy identificados con lo que explican las editoriales. El álbum ilustrado es relativamente nuevo en España, recuerdo hace algunos años, uno de nuestros libros ilustrados enfocado a jóvenes y adultos, estaban perdidos en las estanterías de las librerías porque no sabían en que sección ponerlo. Hoy en día, muchas de ellas tienen una sección de Album ilustrado. Y post como el tuyo ayudan a la difusión de la ilustración y de las editoriales pequeñas.
    Es cierto que la distribución es difícil, sobre todo porque los beneficios de cara a la editorial son muy bajos y además no puedes entrar en todos los circuitos si no es a través de una distribuidora…
    También es cierto que alta rotación de libros, “las novedades” se abren paso y perjudican a estas pequeñas joyas cuidadas, que se han de leer lentamente 😉

    Nosotros abrimos una nueva vía que es el crowdunding, no nos saca de pobres je je je, pero si es una herramienta para darnos a conocer, crear una masa social, testar el producto…y la preventa también nos ayuda a financiar sobre todo la imprenta, hoy en día no se pueden hacer muchas unidades y esto encarece el libro, no es lo mismo producir 1000 unidades que 5000 unidades, y más aún cuando produces bilingüe, en tu ciudad, respetando la proximidad y la gestión de residuos.

    Os dejo un par de links de 2 campañas de crowdfunding que hicimos. Ambas ya han acabado y nos dieron grandes alegrías:

    Colores olvidados mundo infantil
    http://www.verkami.com/projects/6590-los-colores-olvidados-coleccion-infantil

    Edgar Allan Poe ilustrado:
    http://poekickstarter.com/

    Desiree

  • El 30.08.2016 , INMA ARANDA ha comentado:

    Mi nombre es Inma y me gustaría presentarle Gráficas Anman.

    Me pongo en contacto par ofrecerles la posibilidad de poder presupuestar algunos de sus trabajos.

    Soy consciente de la estampida de imprentas en busca de trabajo , y que seguramente ya estarán servidos en cuestión de servicios gráficos.Es por eso que no le pediré que dedique mas tiempo en temas de reuniones , ets… Hoy en día aparte de la calidad y el servicio,que ya se dan por supuesto,lo mas importante es el precio.

    Anman dentro de esta estampida,se encuentra(creo) en una situación privilegiada, dentro del sector, ya que somos una empresa con una ajustada estructura y todo el parque de maquinaria lo tenemos amortizado, tanto en impresión como en encuadernación, lo que nos permite un respiro importante y a su vez una situación distendida y preferente en el mercado al poder trabajar con precios altamente competitivos.

    Tenemos una maquina de 72 x 102 de 10 colores,encuadernación de grapa y rústica,tanto fresada como cosido.Todas las maquinas trabajan 24 h.Lo que nos permite asegurar unos timings correctos en un tiempo ajustado de producción.

    Ya no le molesto mas,simplemente me gustara tener la posibilidad de sorprenderle con nuestros precios,para seguidamente demostrarle nuestro servicio y calidad.

    Muchísimas gracias por su tiempo.
    Un saludo


    Atentamente,
    _____________________
    Inma Aranda
    inma@anman.com
    tel. 674 522 425
    ANMAN Gràfiques del Vallès, S.L.

  • El 31.01.2017 , divina ha comentado:

    Nacida de la Librería Olacacia, La Locomotora Editorial comienza su andadura con el propósito de apostar por una literatura principalmente enfocada al sector infantil y juvenil que aborde temas como Derechos Humanos, Tolerancia, Diversidad,Igualdad…

    Aunque hay mucha literatura dirigida a este público, todavía quedan espacios en blanco que consideramos que es necesario cubrir, buscando visibilizar ante todo las nuevas realidades sociales: diversidad familiar, diversidad de género, coeducación, acoso escolar, violencia juvenil, respeto a los animales, defensa del medio ambiente, inmigración, refugiados, totalitarismos….

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.