05.07.2013

¿Cómo llega un manuscrito a un editor?

Menéalo

Librería de Viejo. FOTO: Uve Jota

Foto por @uvejota (*)

Desde el manuscrito hasta su publicación. Un libro es un apasionante recorrido. Desde la idea al manuscrito final. Y desde ese texto a la mesa de novedades. Luego desde allí hasta nuestros ojos atentos. Y finalmente desde nosotros hasta nuestro espíritu. Son años. ¿Sabemos lo que implican? No se trata solamente de escribir. Hay un proceso de lectura, revisión, presentación, edición. Esta es una guía diferente para entender lo que implica que un libro esté en nuestras manos.

SARDIFLOR

Puedes seguir a la autora en Twitter: @Sardiflor

¿Qué pasaría si conociéramos la historia que hay detrás de la media docena de huevos que nos hemos comprado? ¿Qué sabemos de los pescadores de Pescanova? ¿Qué hay de las personas que se encargan de que un coche sea seguro? Cada objeto que forma parte de nuestras vidas tiene su historia y sus personas que lo han hecho posible. Un libro, al igual que cualquier producto creativo, viene acompañado del alma de su creador, de su espíritu y de su capacidad de transformación. Un teclado, unas páginas, las palabras, el talento de manejarlas y todo lo vivido son la materia prima de un libro. ¿Y cómo llega hasta nosotros?

El recorrido no es sencillo. Pero no lo es en casi nada en la vida. Hay deportistas que se acuestan y se despiertan llenos de dolor físico. Hay actores que se pasan años siendo rechazados hasta lograr ser mínimamente reconocidos. Hay artesanos que cada día hacen posible pequeños milagros que apenas se notan. Hay pintores y escultores que necesitan mucho tiempo de exposición para que nos dejemos atrapar por su visión, una vez que su obra ya ha sido terminada. Imaginemos que conocemos su historia, su empeño en llegar hasta cada uno de nosotros. Es necesario equilibrar la sociedad donde se catapulta la fama y el éxito. Es necesario reconocer el largo trayecto de la obra acabada hasta nuestras manos. Comencemos. En las próximas líneas presentamos el proceso desde el manuscrito acabado hasta que un editor contacta al autor para publicarlo. Es fascinante. Y además informamos sobre algunas pecualiaridades del proceso que interesarán más a los escritores. Familiarizarse con este recorrido le servirá a todo aquel a quien le guste leer para apreciar más aún el volumen que tiene en sus manos. Para reconocer el proceso desde el punto de vista editorial, contamos con el siguiente vídeo, de gran valor para empezar a vislumbrar la historia que acompaña a cada libro. El vídeo está en inglés y es parte de una interesantísima serie que Random House realizó. Basta activar los subítulos para no perderse ni un detalle.

Después de algunos años de escritura, una novela se puede dar por finalizada. Siempre se puede mejorar, siempre se puede cambiar, siempre se puede acabar de perfilar. Pero llega un momento en que un escritor sabe que su manuscrito ya está completo. Esta certeza interna que dicta que el proceso de escritura ha llegado a su fin puede ocurrir o no. A veces se trata de una sensación de que no se puede seguir controlando el mundo creado. Otras veces es de agotamiento. Pero el trabajo no ha acabado. Es necesario cerciorarse de que hemos contado algo de manera que le llega a los demás, a un amplio público que desconocemos. ¿Se entiende bien la historia? ¿Puede emocionar más? ¿Sus personajes están preparados para mostrarse al mundo?

Leer objetivamente

Lo primero es valorar si la obra está acabada de verdad. No basta con darla a leer a familiares o amigos. Es imperativa una lectura objetiva. A muchos escritores les ayuda su compañero sentimental, quien suele ser definido como el crítico más duro. A Jorge Luis Borges lo acompañaba su madre, con quien llegaba a discutir sobre el destino de más de un personaje. A Simenon, John LeCarré y tantos otros, los guía su esposa. Nos referimos a personas que saben leer muy bien, saben definir el proceso de creación narrativa de forma específica y saben decir grandes verdades. Pero no es común contar con tal ayuda. Un escritor necesita encajar la buena crítica que le hace crecer como tal. Y cuando no hay nadie cercano de tales características, hay que recurrir al profesional. A dicha necesidad dan respuesta los lectores profesionales. Para tener una idea, sumamente general, sobre las características de su trabajo, contamos con un vídeo.

Pautas de lectura

Las pautas que se manejan son las que allí se exponen y hay algunas más. En efecto, cambia de editorial en editorial. No hay un único modelo de informe de lectura. Varían según el sello y el editor. Por eso es importante, crucial, conocer la experiencia del lector y a qué géneros se dedica, así como con qué editoriales trabaja. No es nada aconsejable, por ejemplo, enviar un manuscrito de una novela negra a un lector especializado en novela femenina. Ni tampoco le iría bien a Dan Brown o Zafón presentar su manuscrito a un lector de novela negra para una microeditorial especializada en tal género. Un autor de novela histórica ha de buscar editoriales que se dediquen a ese género y lo mismo es válido para todos. Cada novela tiene su público y su editor. Es crucial conocer la línea editorial de aquellas que mejor le van al manuscrito en cuestión. Primero hay que investigar mucho, observar lo que publica cada editorial. Luego, una buena opción es llamar a la editorial personalmente, aquella que podría llegar a aceptar el manuscrito, y preguntarles por sus lectores exponiendo que se requieren sus servicios de manera privada. Otra opción es enviarme un tuit y te pondré en contacto con los lectores que conozco. Y si prefieres hacerlo de manera independiente, busca lectores en el portal de Ediciona o Tregolam. Antes de enviar tu manuscrito, pregúntale al lector por su experiencia, por los géneros que trabaja y por las editoriales con las que colabora. Si su perfil se ajusta al de tu novela, no dudes en seguir adelante. ¿Los precios? Varían bastante en función de la experiencia del lector y de las páginas a leer. Por lo general, hasta unas 300 páginas, los precios varían entre los 80 y 150 euros, los más razonables. Siempre que envíes tu manuscrito, hazlo con un tipo de letra times new roman en tamaño 12 y a doble espacio. Es muy importante que las páginas estén numeradas. Los editores y los lectores reciben muchos textos. No hay que dificultar la lectura. Una página de letra más pequeña y sin ese interlineado solo logrará poner de mal humor a quien tenga que leerte y su predisposición hacia ti no será la más positiva. Eso cuenta y mucho. Si envías el documento impreso, ha de estar encuadernado con anillas porque facilita su manejo.

Nuevas correcciones

¿Y qué puede ocurrir? Lo más probable es que sea necesario revisar, corregir, ampliar o recortar. El mejor lector hará alguna sugerencia o más de una para dar opciones de elección al autor, para que reflexione de forma profunda desde otros ángulos. A partir de entonces, el proceso consiste en analizar lo que se sugiere en el informe de lectura para saber si el manuscrito está listo para ser presentado a un editor o a un agente literario. Es fundamental tener en cuenta el tono, los temas, el ritmo, el tipo de trama, el público destinatario. Es esencial ubicar ese libro dentro de un marco de referencia respecto a autores ya publicados. Son cuestiones que casi ningún autor sabe contestar. No es su papel tampoco. El escritor se ha de ocupar de transmitir una historia de la mejor de las maneras. Los lectores la analizan. Los editores se entregan a su edición. Lo mejor es que cada uno haga lo que mejor puede hacer. Ya llegará el momento de la promoción, aún no estamos en ello. Cuando el informe es positivo, ayuda al editor a que acepte el manuscrito, aunque lo dará a leer a sus lectores de confianza para luego entregarse a él si cuenta con el visto bueno del lector.

Presentación a editoriales

Con la reflexión hecha, los cambios asumidos y quizás un nuevo informe, comenzará el largo proceso de presentación de la obra a editores, la aceptación o el rechazo. Hay que comunicar el manuscrito. Llamar a las editoriales cuyo perfil se ajusta al del texto, saber si aceptan el envío por correo electrónico o si prefieren la versión impresa. Es necesario saber a quién hay que dirigirse, estar informados. Y tener paciencia, mucha. La ansiedad por publicar es la peor de las consejeras. Los plazos medios varían entre los tres y los seis meses para recibir una respuesta, a veces incluso más. En la carta o el mail de presentación hay que enviar una sinopsis clara y los datos del autor. En más de una ocasión puede ocurrir que un manuscrito, aun siendo bueno, llegue en mal momento. Quizás la editorial acaba de contratar algo similar. No olvidemos que una misma idea surge al mismo tiempo en diferentes partes del planeta a mucha gente. Ha habido novelas sobre vampiros o zombies que aterrizaron en las mesas de los editores mucho antes de la fiebre que surgió por el género luego y que no interesaban. Harry Potter no llamaba la atención en las editoriales incluso cuando se vendía bien en Gran Bretaña. Y en su tierra natal contó con muchas dificultades para ser editado. La sombra del viento, incluso una vez editada, pasó bastante inadvertida hasta que en Alemania fue devorada por los lectores y se reeditó en España. Los temas también tienen su momento. Existen las tendencias. La generación que ha crecido con el niño mago ha dado lugar a la explosión de la literatura fantástica que antes era muy minoritaria. Esos niños han ido creciendo y ahora exigen un tipo de libro que ha desembocado en un nuevo género: el new young adult. La chick-lit no floreció hasta Bridget Jones. En España recientemente asistimos a la aparición de muchas novelas que hablan sobre la muerte desde diferentes ángulos. Quizá se deba a que refleje la crisis más punzante, aquella con un dolor incomparable y que de alguna manera refleja sentimientos, emociones y una superación a prueba de cañonazos. Cuando un manuscrito de buena calidad llega en el momento adecuado al editor que puede entenderlo y valorarlo, entonces se produce aquella llamada especial que todo escritor anhela. No se trata solamente de publicar. Implica que una historia llegue a sus lectores. Un libro no está completo hasta que es leído. Pero para que un libro alcance a sus lectores hace falta mucho más. Y de ello nos ocuparemos aquí en la sección de libros en el futuro.

Cuando abrimos un libro hay un largo recorrido que lo acompaña. Suelen ser años. Al menos dos, en los casos más veloces. También cuentan la suerte, la paciencia. Y ante todo el trabajo bien hecho. Participan muchos agentes en dicho proceso. Algunos son el escritor, los lectores profesionales, los editores, los correctores, el coach narrativo. Todos se preocupan y ocupan de que tengamos la mejor experiencia y el viaje más prometedor hacia otros mundos. Todo por un cuento que refleje nuestra alma, que nos divierta y que nos aligere del mundanal ruido.

Felices lecturas, grandes recorridos y maravillosas experiencias.

(*) DURANTE LAS ENTREGAS DE VERANO de Sardiflor, esperamos contar con las fotos de nuestros lectores. Son imágenes en las que los libros son los protagonistas. La primera en contactarnos ha sido Verónica Juárez . La encontramos en Twitter como @uvejota. Se define a sí misma como lectora todo terreno y bibliotecaria semántica, porque 2.0 ya no es in. Es además consultora en bibliotecología y gestión de la información. Vive en México y la encontramos también en sus dos webs con interesante información sobre el mundo del libro http://uvejota.com y http://leerenpantalla.com/

Menéalo

Sobre el autor

9 comentarios

  • El 06.07.2013 , JVM ha comentado:

    ¡Caray, siempre tan interesantes estos artículos! Para mí son un verdadero soporte, me sirven de guía para acciones futuras y… ¡me gustan! Gracias.

    • El 07.07.2013 , Sardiflor ha comentado:

      Me alegro mucho, mucho y muy sinceramente porque esa es mi idea, además de dar a conocer, dar servicio. No siempre es posible, pero al menos una vez al mes intento que sea así 😉 Muchísimas gracias por tu comentario, es un abrazo de impulso. Al fin y al cabo, son los lectores los que nos sostienen.
      Besos salaítos y fresquitos,
      Sardi

  • El 14.07.2013 , Miguel Vélez ha comentado:

    Gracias por compartir estas pautas. Para mí muy útiles!! Y es que escribir es una de las mejores aventuras. Saludos.

    Quiero compartir este link. Muchas gracias.
    http://2worldtree.blogspot.sg/2013/07/yo-fallo-de-sistema.html

  • El 08.08.2013 , Laura Leyva ha comentado:

    Interesante post. No he podido saber lo que se decía en el primer video y por ende, el más interesante. Los subtítulos salían en inglés; el mio no es fluído. ¿No hay otra manera de saber lo que dicen?. Gracias

  • El 23.12.2013 , Luiggy Guillén ha comentado:

    Me interesa mucho saber sobre el tema, ya que soy una persona cuyas ideas salen a flote a toda hora del día (Hasta cuando duermo). Tengo veintiún años de edad, y la ficción es una pasión grande en mi vida.

    Alguien me dijo una vez que me sacara de la cabeza que era escritor, que si lograba eso sería más feliz en los momentos de fracaso, que hiciera algo más con lo cual “Asegurar mi vida”.

    Actualmente me dedico a estudiar otra cosa en la universidad. Sin embargo, hace poco tiempo tengo una idea que me hace emocionar cada vez que me siento a escribir, y eso por lo menos debe ser una buena señal.

    Me gustaría saber si para conseguir un agente que me represente en el futuro con mi posible obra, es necesario haber ganado concursos de literatura o tener experiencia con publicaciones. Bueno, quizás “Es necesario” no sería la frase correcta, podría plantearlo mejor así: ¿Es más posible conseguir un agente o la atención de un editor con lo antes mencionado?

    Muchísimas gracias por su aporte, es muy bueno. Saludos.

    • El 21.01.2015 , Sardiflor ha comentado:

      Hola, Guillén,

      para agente o editorial tienes que tener la obra completamente acabada, nadie te hará ni el más mínimo caso solo con la idea.
      Un abrazo

  • El 06.10.2016 , Mientrasleo ha comentado:

    Me ha parecido una entrada francamente itneresante en la que aportas muchísima información que a muchos les puede venir francamente bien. Con tu permiso la compartiré
    Besos

  • El 26.01.2017 , Carmen ha comentado:

    Hola Sardiflor.
    He autopublicado dos novelas juveniles. He realizado una tercera, una novela negra, no muy larga, 140 páginas . Me han hecho un informe literario, he arreglado todo lo que me dijeron y la he enviado a más de veinte editoriales. Algunas no me han contestado, otras negativamente, y las que lo han hecho positivamente, más que una editorial, era un negocio, ejem. Atlantis, Dauro, etc. Querían que me quedara con una serie de ejemplares, y lo de la distribuición no estaba claro, e incluso, Atlantis me hizo un informe maravilloso, poniendo la novela por las nubes, por lo que a veces pienso : ¿Está tan bien mi novela? o me han hecho la pelota para sacarme el dinero.
    Ahora, ya no sé que hacer, estoy en un punto que espero porque me toca esperar, pero siento ansiedad, es verdad, porque no sé que pensar.
    No sé si tu me puedes aconsejar. Te lo agradecería.
    Un saludo
    Carmen

  • El 29.08.2017 , misdra ha comentado:

    hola SArdiflor, me gustaría que me ayudaras a encontrar a alguien para el informe de mi novela, es de género dramático psicológico… muchas gracias y espero tu respuesta
    pd- nunca he tenido ni idea de como hacer esto ya que soy novato 100%
    un beso

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.