Deseo carnal

Deseo carnal

Foto: Pixabay.

Foto: Pixabay.

Menéalo
Foto: Pixabay.

Foto: Pixabay.

Nuestro ‘Relato de Agosto’ número 7 en torno al deseo y en colaboración con el Taller de Escritura de Clara Obligado tiene como protagonista a todo un experto en carne. En la mejor carne.

Por CRIS MONTES 

Cortando aquel filete, por fin, se dio cuenta.

Había troceado muchas piezas. Desde los catorce años su padre le buscó un trabajo para hacerle un hombre de provecho.

Muchas clientas atendidas y conformes con el género, madrugones en Mercamadrid para adquirir las mejores piezas. De tan solo un vistazo podía saber la zona de la res, si estaba recién sacrificada o si llevaba algunos días en algún frigorífico, un experto en carne.

Era el mejor establecimiento del barrio y acudían a él para solicitarle la “pieza” para sus eventos familiares, sabían que con ese tierno solomillo y un jugoso entrecot harían las delicias de la mesa.

Su producto triunfaba siempre, de primera calidad.

Cumplía las peticiones y deseos culinarios de todos los que se acercaban por la carnicería.

Se sentía feliz. Podía ofrecer deseos que para él estaban al alcance de su mano, bueno, más bien al corte de su cuchillo…

Mientras cortaba los solomillos, miraba al horizonte y pensaba en su sueño, en su deseo.

 

Había trabajado muy duro y cada mañana cuando colocaba las bandejas de alitas en el mostrador parecían convertirse en pequeñas islas que le recordaban a las Baleares; después del pollo colocaba el cordero y aquellas patas de lechal eran para él como África, cuna de la Humanidad; y los pequeños trozos de carne adobada para hacer pinchos morunos formaban Europa… La carne alimentaba su deseo, ubicó en cada lugar las bandejas correspondientes y colgó en la puerta un papel: ¡Vuelvo pronto!

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

Comentarios

  • Cristina

    Por Cristina, el 15 agosto 2018

    Que bueno, felicidades

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.