17.05.2020

Día Mundial del Reciclaje: Lo último en residuos electrónicos, robots incluidos

Menéalo

Ilustración: Pixabay.

La avalancha informativa sobre el coronavirus está dejando en segundo o tercer plano muchas noticias. Por ejemplo: un equipo de investigación de la Universidad de Córdoba confirma la viabilidad de convertir los residuos de vidrio de las antiguas pantallas de televisores en material para construir carreteras. La investigación e innovación para mejorar la gestión de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) no para. Y hoy, Día Mundial del Reciclaje, vamos a detenernos en ellos: Son muchos los proyectos en marcha y acabados que buscan desde reducir el impacto ambiental de los gases fluorados de los aparatos de refrigeración a la colaboración entre humanos y robots para avanzar en tareas de manipulación y tratamiento de residuos.

En marzo, la Universidad de Córdoba (UCO) emitía un comunicado en el que anunciaba que su equipo de Aplicaciones de Residuos para Construcción Sostenible, tras asesorar durante años a la empresa de gestión de RAEE London Weee sobre cómo dar salida a los residuos de antiguos televisores con tecnología de tubo de rayos catódicos (CRT), decidieron probar diferentes mezclas de vidrio-CRT con áridos reciclados mixtos para intentar darles una segunda vida como material de construcción.

Aseguran que “el principal problema de los residuos de vidrio-CRT es su alto contenido en plomo, por lo que, tras caracterizarlos y aplicar una serie de procesamientos que mejoraran las propiedades del material, se hicieron ensayos para demostrar que su combinación con áridos mixtos reciclados funcionaría sin presentar efectos negativos para el medioambiente”.

La conclusión es que se obtiene “un material viable para construir bases de carreteras (una capa estructural bajo el pavimento) de baja intensidad de tráfico, como caminos rurales, vías forestales, carriles ciclistas o carreteras secundarias con poco tráfico, a la vez que se saca del vertedero electrónico un residuo que era difícil de reciclar debido a su alto contenido en plomo”. Ante las dudas que genera dejar en zonas incluso naturales estos compuestos, afirman que “el poder neutralizador de los áridos mixtos reciclados consigue reducir la concentración de metales pesados en las mezclas ensayadas, reduciendo de esta forma el problema de las altas concentraciones de plomo”.

Investigar para detectar fallos y proponer soluciones

Esta investigación es un ejemplo de las numerosas que buscan mejorar la gestión de los RAEE en todas las etapas. La intención no es solo implementar mejoras tecnológicas durante los procesos de reciclado y reutilización, sino también innovaciones que permitan detectar los fallos (y corregirlos) que se producen durante todo el ciclo de vida del residuo, desde que sale de las manos de las personas que lo desechan hasta que sale del lugar en el que se ha tratado.

Pero volvamos a las pantallas con un proyecto ya acabado. Se trata de Recumetal, encuadrado dentro del programa LIFE de la Unión Europea. En este caso, se avanzó en el reciclado de pantallas desechadas más modernas, las planas, para recuperar metales clave, como el indio (In) y el itrio (Y). Lo primero que consiguieron fue clasificar los diferentes tipos de pantallas y luego definir los componentes de cada una de ellos y el porcentaje en peso de cada fracción desensamblada.

La conclusión, tras varias fases piloto para llegar a la semi-industrial, es que del procesado de estas pantallas se obtiene alrededor de un 80% de fracciones como hierro, aluminio o plásticos reciclables por métodos tradicionales, un 13% de paneles de cristal líquido de los que posteriormente extraer indio y un 2% de polvo de vidrio del que extraer itrio. “Mediante los ensayos demostrativos se ha conseguido alcanzar una capacidad de extracción de metales superior a los 3 gr/h objetivo, contando con una pureza superior al 95%, lo que ha llevado a la validación de la línea a nivel semi-industrial”, apostillan en el informe final.

LIFE: miles de proyectos de medioambiente, también con RAEE

El programa LIFE lleva desde 1992 financiando miles de proyectos relacionados exclusivamente con la mejora del medioambiente. En su página web se accede a una lista con los 30 más recientes que tienen que ver con la gestión de RAEE, y supone una herramienta muy útil para conocer hacia dónde se dirige la investigación y la innovación en esta materia. Entre los 30 hay seis coordinados por socios españoles, pero en el resto también hay alguna participación de nuestro país.

Si Recumetal es un LIFE ya concluido, BiotaWee es uno en pleno desarrollo. Su objetivo principal es la recuperación de metales valiosos (principalmente cobre, plata y oro) de la fracción no metálica de las placas de circuito impreso de diversos RAEE. Para ello emplean una tecnología innovadora de biolixiviación (extracción de metales a través del uso de organismos vivos) en dos pasos, que combina tratamiento aeróbico (con oxígeno) y anaeróbico (sin oxígeno).

Entre los concluidos, EcoRaee mostró que el fomento de la reutilización frente al reciclaje supone un ahorro de 45,19 euros en costes ambientales por cada unidad funcional. Y muy unido a él estuvo Identis Weee, proyecto destinado a fomentar el reciclaje de los RAEE manteniendo la trazabilidad del residuo desde el punto de origen, incluso identificando al usuario con tarjetas personales, hasta la planta de tratamiento final. Las tarjetas permiten conocer datos relevantes, como la frecuencia de depósito de residuos o el ratio de entrega por habitante.

Interreg, más fondos europeos para investigar en RAEE

En muchos de los proyectos están implicados sistemas colectivos de responsabilidad ampliada del productor (SCRAP) de estos residuos, principales interesados en que mejoren la cantidad y la calidad de las tasas de reciclado y reutilización. En Identis Weee participa Ecolum y en Recicla RAEE 3A European Recycling Platform España y Ecolec. En un objetivo similar al primero, este segundo contempla el diseño de un proceso prospectivo del ciclo de vida de los RAEE, desde que se generan por parte del usuario hasta que son tratados correctamente por un gestor autorizado.

Ecolec tiene experiencia en este campo, ya que entre 2011 y 2014 lideró Weee-Trace, un proyecto del programa CIP Eco-Innovation que permitió implantar un sistema de trazabilidad del flujo de RAEE desde el origen hasta el destino final mediante el uso de tecnologías avanzadas de información y comunicaciones, lo que contribuyó a incrementar en un 32% los niveles de recogida de residuos entre esos años y sucesivos.

Recicla RAEE 3A está dentro de otro programa con financiación europea: Interreg. El proyecto persigue mejorar los niveles de recogida y reciclado de RAEE en la eurorregión Algarve-Alentejo-Andalucía, entre Portugal y España. A otro Interreg pertenece KET4F-Gas , centrado en el “desarrollo y la implementación de tecnologías facilitadoras esenciales usando sistemas de tratamiento diseñados de acuerdo a los principios de la química verde más benignos y eficientes para recuperar los gases fluorados empleados en equipos de refrigeración y aire acondicionado, y reducir así sus emisiones”.

Horizonte 2020 con personas y robots gestionando RAEE

Para terminar, el principal programa europeo que financia proyectos de investigación e innovación de diversas áreas temáticas, Horizonte 2020, también tiene a los RAEE como protagonistas de varios proyectos. Es el caso de HR-Recycler, con cinco socios españoles entre los trece que componen el consorcio creado. La Fundación Gaiker, uno de ellos, resume el objetivo principal: “explorar la evolución de algunas de las tareas manuales (como la clasificación de los aparatos, su desensamblado o la clasificación de piezas y materiales extraídos) que se aplican durante la gestión de RAEE que son costosas, peligrosas y consumen mucho tiempo, y reemplazarlas por procedimientos automáticos”.

Gaiker explica que “se trata de crear un entorno de colaboración, donde humanos y robots compartan tareas de manipulación y tratamiento de residuos y recuperación de los recursos que contienen”. HR-Recycler no está solo dentro del programa Horizonte 2020 y entre los proyectos que la Comisión Europea consideró relevantes para la estrategia de economía circular durante el período 2016-2018 se citan diez más que tienen muy en cuenta a los RAEE. Sin olvidar aquellos que atañen al proceso de fabricación de los aparatos eléctricos y electrónicos y evitan la obsolescencia prematura.

 ECOLEC se suma a ‘El Asombrario’ #SúmateAlReciclajeResponsable

Menéalo

Sobre el autor

Javier Rico
Desde 1989 escribo solo, y a mucha honra, sobre medio ambiente y conservación de la biodiversidad. Son casi 8.000 artículos y reportajes en sesenta medios contribuyendo a difundir la necesidad de cuidar nuestro planeta, el único que tenemos y que tanto maltratamos

¿Quieres leer más artículos de este autor?

2 comentarios

  • El 18.05.2020 , Lu Marcos Garreta ha comentado:

    Me ha gustado mucho el artículo.

    Soy una chica de 52 años, con una hija de 27. Ya la tengo criada.
    Tengo un 75 % discapacidad. Vivo independiente. Cón 395€ que cobro, imaginate.
    Soy muy práctica y no soporto el consumismo y la obsolescencia programada he aprendido a arreglar cualquier cacharro electrico, electrónico, así como equipo informáticos hardware y software libre, minería urbana. Tanto para mi como para amigos. El covid19 ha abierto la brecha digital en niños y adolescentes. Ahora lo hago para ellos. Es mi forma de vivir desde hace 20 años. No soy la única. Esto pasa en cualquier barrio. TODOS LOS DÍAS.

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.