Doce lugares ideales para disfrutar de los cielos estrellados… y relativizar

Doce lugares ideales para disfrutar de los cielos estrellados… y relativizar

Menéalo

El cielo desde la Sierra de Albarracín, reserva y ‘destino Starlight’. Foto: Luis Frontera.

Atravesamos en el calendario una época perfecta para mirar hacia arriba, hacia el cielo, y disfrutar. Siempre que haya oscuridad en vez de la tan extendida contaminación lumínica. España cuenta con 12 Reservas Starlight, lugares ideales para disfrutar de cielos limpios que permiten ver las estrellas. Porque también necesitamos la oscuridad para nuestro equilibrio emocional y para darnos cuenta de quiénes somos y dónde estamos. Para relativizar.

Esos 12 lugares son: La Palma, Cumbres de Tenerife, Montsec (Lleida), Sierra Morena (Andalucía), Sierra Sur de Jaén, Fuerteventura, Gúdar-Javalambre (Teruel), Los Pedroches (Córdoba), Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, Comarca Cuencas Mineras (Teruel), Menorca y Sierra de Albarracín (Teruel).

La directora de la Fundación Starlight, Antonia Varela, nos cuenta que las Reservas Starlight son espacios naturales protegidos que cuentan con unas condiciones excelentes de calidad de la atmósfera y nitidez de la imagen, y tienen un compromiso con la protección del cielo. Tenemos doce joyas en España con un cielo único.

La última en obtener el certificado de Reserva Starlight ha sido la Sierra de Albarracín (Teruel), que alberga 25 municipios comprometidos con la calidad de sus cielos. Víctor Lacambra, técnico de Turismo de la Comarca de la Sierra de Albarracín, nos explica que la iniciativa de promover esta certificación ha sido de los empresarios turísticos, porque hay una implicación de los hoteles y casas rurales en promover la calidad de los cielos y la preservación de los entornos naturales. “Queremos ser un destino para los astrofotógrafos, y este año tendremos el tercer Encuentro de Astrofotografía, previsto para marzo pero que hemos tenido que aplazar a septiembre, y en el que ya hay inscritas 150 personas”, comenta Lacambra.

En la Comarca de la Sierra de Albarracín llevan dos años trabajando y han logrado una puntuación muy elevada en las mediciones de calidad del cielo, cuentan con cinco guías formados para realizar salidas por los bosques y montes de la zona para observar estrellas y reconectar con la naturaleza, y diversos alojamientos en los que se ofrecen visitas astronómicas.

La definición de Reserva Starlight se aprobó en 2007 y desde entonces ha habido muchas comarcas interesadas en promover el conocimiento de sus cielos. “Quisimos entonces premiar a los lugares visitables y que tuvieran infraestructuras que permitan una actividad turística relacionada con la observación de las estrellas y nació el concepto de ‘destino turístico Starlight’ en 2010, avalado por la Organización Mundial del Turismo y el Instituto de Astrofísica de Canarias”, explica Varela.

22 Destinos Turísticos de Estrellas

Los Destinos Turísticos Starlight son lugares con una excelente calidad del cielo y que además cuentan con equipamientos para que los visitantes puedan pernoctar, y no tienen por qué estar en espacios naturales protegidos, como las Reservas. En España, llegan a 22 los Destinos Turísticos para ver Estrellas.

Muchos de estos destinos se encuentran en la España vaciada que tratan de recuperar valores ambientales, culturales y de patrimonio. La certificación de ‘Destino Turístico de Estrellas’ permite que cada comarca proponga actividades para fomentar el conocimiento y el disfrute de los cielos nocturnos. “Se pone en valor el patrimonio cultural y paisajístico, con un recurso gratuito como es el cielo los 365 días al año, con lo que se consigue desestacionalizar el turismo, y no sólo recibir visitantes en verano, ya que los cielos se pueden observar todas las noches”, apunta Varela. Además, cada comarca ofrece iniciativas singulares porque cada territorio es particular, y así se puede disfrutar de una cata de vino y estrellas o una cata de aceite y estrellas.

Los Destinos Turísticos Starlight no sólo deben acreditar la calidad de sus cielos y los medios para garantizar su protección, explica la directora Fundación Starlight, sino también las adecuadas infraestructuras y actividades relacionadas con la oferta turística, como el alojamiento, los medios de observación disponibles al servicio de los visitantes, la formación del personal encargado de la interpretación astronómica y su integración en la naturaleza nocturna. “Con el turismo de estrellas, los pueblos aumentan las pernoctaciones, porque es una actividad nocturna y dejan de ser pueblos de paso”, añade Varela. Precisamente, en muchos pueblos le comentan que están cansados de que en las guías ponga que su municipio se visita en tres hora; así, los turistas no se quedan ni a comer.

Además, en estas comarcas es un incentivo laboral para los jóvenes porque se requiere de guías con formación para ofrecer cursos a los visitantes. Un paso para evitar la despoblación rural. “Ya tenemos 600 monitores y guías de 15 nacionalidades con formación específica, y para los jóvenes resulta muy atractivo, porque manejan instrumentación y tecnología para observar estrellas”, indica Varela.

Nos ayuda a relativizar lo que somos

Un cielo oscuro que permita disfrutar de la observación de las estrellas forma parte del patrimonio cultural. De hecho, desde la Antigüedad hemos observado el cielo con admiración y temor, buscando respuestas a cuestiones religiosas, filosóficas, médicas o matemáticas. Las estrellas han guiado a la Humanidad en sus viajes por mar, en descubrimientos científicos y en preguntas sobre nuestro propio origen. Los seres vivos, incluido el humano, venimos de las estrellas; nuestra materia se formó como todo en el Universo, y seguimos sintiendo fascinación cuando observamos planetas, cometas, meteoritos, agujeros negros, galaxias o estrellas. Nos ayuda a relativizar lo que somos.

La oscuridad es vital para muchas especies de fauna y flora, ya que se rigen por la existencia o no de la luz del sol y de ello dependen sus ciclos vitales. En muchas playas, las tortugas se desorientan cuando tienen que poner sus huevos al verse deslumbradas por las farolas de los paseos marítimos, lo que conlleva la pérdida de sus puestas. Las aves migratorias que se orientan por las estrellas y el horizonte pueden ver alteradas sus rutas. Los seres vivos estamos coordinados con un ciclo día-noche, es el sistema circadiano, y las alteraciones pueden provocar, según distintos estudios, enfermedades cardiovasculares, desórdenes cognitivos y emocionales o envejecimiento prematuro. La oscuridad también es una cuestión de salud para la biodiversidad.

Millones de personas no pueden ver la Vía Láctea y el exceso de iluminación artificial está borrando las estrellas de nuestros cielos. Este patrimonio no se puede perder, por eso desde la Fundación Starlight piden la protección del cielo estrellado como único paisaje cultural común de la Humanidad e instan a los gobiernos y agencias internacionales competentes a incluir la contaminación lumínica en sus catálogos de agentes contaminantes.

“Hemos desarrollado más de 70 proyectos de apoyo para mejorar el alumbrado; especialmente el alumbrado de los monumentos históricos es fundamental. Si salvas la Historia, la Cultura y el Arte, estás salvando a un pueblo”, afirma la directora de la Fundación Starlight.

En 2007 se celebró la Conferencia Internacional en Defensa de la Calidad del Cielo Nocturno y el Derecho a Observar las Estrellas, acogida por la Reserva de la Biosfera de La Palma y promovida por el IAC (Instituto de Astrofísica de Canarias), con el apoyo de la UNESCO, la OMT, la UAI, el PNUMA-CMS, el Consejo de Europa, la Secretaría del CDB, el Programa MaB de la UNESCO, la Comisión Europea y la Convención de Ramsar.

Trece años después, la red de Reservas Starlight ha traspasado fronteras y también cuenta con espacios en Chile y Canadá.

Las lluvias de meteoros de este agosto

Las lluvias de meteoros suceden cuando nuestro planeta se cruza con el camino orbital de un cometa. Las lluvias de meteoros más importantes que se podrán ver este verano son la de Acuáridas y las Perseidas. La lluvia de meteoros de las Acuáridas se puede observar todos los años entre el 12 de julio y el 23 de agosto. Los meteoros de las Acuáridas pueden provenir del cometa 96P Machholz, que orbita alrededor del Sol cada 5 años.

Y las Perseidas, también conocidas como Lágrimas de San Lorenzo, tendrán su máximo el 12 de agosto. Las velocidades de estos meteoros pueden superar los 50 kilómetros por segundo y su tasa de actividad puede llegar a los 200 meteoros por hora.

  COMPROMETIDA CON EL MEDIO AMBIENTE, HACE SOSTENIBLE ‘EL ASOMBRARIO’.

Deja tu comentario

¿Qué hacemos con tus datos?

En elasombrario.com le pedimos su nombre y correo electrónico (no publicamos el correo electrónico) para identificarlo entre el resto de las personas que comentan en el blog.

No hay comentarios

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.