24.08.2013

Ejercicios de español para actriz porno

Menéalo

CUENTOS DE VERANO

JORGE HARMODIO

1. Lee

Me puedo llamar Romero. Acabo de cumplir 12 años. Vivo en Atzolco, municipio de Ecatepec, en el Estado de México. Me gusta el futbol, las hamburguesas al carbón, fumar a escondidas y ver películas tuyas en el café internet. No me gustan las tortas de tamal ni las personas autoritarias ni las matemáticas. Casi nada me da miedo, salvo quedarme encerrado aquí abajo, en la cisterna.

Mi papá se llama Rigoberto, pero los vecinos de Atzolco le dicen don Rigo. La palabra don sirve para darle respeto a las personas. Los vecinos respetan a mi papá porque trabaja en Estados Unidos. Por eso antes de su nombre ponen la palabra don.

Don Rigo vive en California, cerca de Disneylandia. Como no tiene papeles, no puede venir a vernos, ni aunque sea navidad, porque si cruza la frontera ya no lo dejan regresar a su trabajo. A ese tipo de personas se les dice indocumentados. Seguro tú conoces a varios. A lo mejor hasta has comido en el restaurante donde trabaja mi papá. Lo bueno de los indocumentados es que aunque no tengan papeles por lo menos los dejan llamar por teléfono. Mi papá nos llama todos los domingos para preguntar cómo estamos.

Mi mamá se llama Raquel, pero aquí la gente le dice Raquelito. Así como el don sirve para dar respeto, el ito se usa para dar cariñito. Lo tienes que poner siempre al final de una palabra para hacer otra palabras nueva, más cariñosa que la primera. A la nueva palabra se le llama diminutivo. Aquí usamos mucho el diminutivo. Ha de ser porque somos gente muy cariñosa.

Raquelito trabaja de tamalera. Los tamales son un exquisito platillo de la cocina mexicana. ¿Los has probado? Mi mamá prepara tamales de rojo, de verde y de dulce. Los que más se le venden son los de dulce. A mí no me gustan mucho, pero los marchantes de mi mamá dicen que están muy buenos. A ver si mañana le puedo robar uno, para que lo pruebes. El problema es que a Raquelito no le gusta que le demos tamales a los secuestrados porque dice que luego se hacen mañosos y ya no se quieren comer la demás comida que les prepara.

Mi hermano mayor se llama Raymundo. Es solamente seis años mayor que yo, pero como ya le sale bigote se ve más grande y se cree mucho. A mi también ya me empieza a salir un poco de bigote, ¿ya viste? Aquí, de este lado, mira bien.

Mi hermano se llama Raymundo pero en Atzolco le dicen Rata. Trabaja de secuestrador. Los secuestradores son personas que se dedican a desaparecer a otras personas. Raymundo esconde a los secuestrados aquí en la cisterna. Ahora nada más hay dos, tú y el señor Rubalcaba. Vive en la celda de al lado tuyo. A lo mejor ya has escuchado sus ruidos. Es un señor muy amable. Ya lleva varios meses aquí. No lo han de querer en su casa porque después de tantos meses su familia todavía no paga su rescate.

El rescate es el dinero que los secuestrados pagan para salir libres. Tú estás joven y bonita, no creo que dures mucho aquí. Seguro tu esposo te extraña mucho, ya ha de andar consiguendo el dinero. En cambio al pobre señor Rubalcaba su familia no lo ha de querer. ¿Quién va a querer a un anciano viejo y paralítico? El pobre anda en silla de ruedas, ¿tú crees? Lo bueno es que lo secuestraron con todo y silla. ¿Qué hubiéramos hecho si no nos la traen?

También tengo una hermana chiquita. Se llama Rana. Es la consentida de la casa. La consentida es esa hermana a la que nunca regañan. Seguro en tu casa también había una hermana consentida. Rana tiene prohibido bajar a la cisterna, pero a ella no le importa la prohibición. Seguro al rato va a bajar a molestarnos, vas a ver.

Justo arriba de la cisterna vive nuestro perro. Se llama Roncha. Con nosotros no es bravo, pero a los desconocidos siempre les ladra. Raymundo lo trajo para no dejar salir a nadie de la cisterna.

1.1 Rescata las palabras faltantes

Romero vive en el barrio de Atzolco, con su _____ Raquel, su ______ Raymundo, su ______ Rana y el ______ Roncha. El _____ de Romero no vive con ellos porque hace cinco años se fue trabajar a California.

La rutina de Romero es muy sencilla : por la ______ va a la escuela, por la ____ hace tarea, juega futbol o ve videos porno en el café internet y por la ____ , antes de cenar, se pelea con su hermana o le ayuda a su mamá a preparar los tamales para el _____ siguiente.

A veces, el hermano de Romero lo obliga a _____ a la cisterna para _____ a los secuestrados. A Romero no le _____ bajar a la cisterna, pues tiene miedo de _______ encerrado en ella. Raymundo, Raquelito y Romero se ________ de alimentar a los secuestrados para __________ en buen estado de ánimo y buena salud. Se supone que Rana tiene prohibido ______ a la cisterna, pero como es la consentida de la casa ella puede _____ lo que le da la gana.

2. Lee

Atzolco es una colonia humilde del municipio de Ecatapec, que es un municipio muy grande del Estado de México. La palabra colonia sólo se usa en México. En las telenovelas colombianas que le gustan a Raquelito a la colonia no le dicen colonia, le dicen barrio. La palabra colonia viene del náhuatl, como todas las palabras que se utilizan solamente en México. El náhuatl es la lengua que hablaban los indos aztecas. Aquí hay muchas palabras que vienen del náhuatl.

Las colonias humildes son donde no hay agua ni pavimento ni alumbrado público ni internet. Del otro lado de la barranca está Izcalli Ecatepec, que no es una colonia humilde porque ahí sí tienen todo, por eso tanta gente de Atzolco va a trabajar a Izcalli.

Haz de cuenta que Atzolco está mero al lado de la autopista que lleva para las Pirámides de Teotihuacán. Las pirámides son unas ruinas muy grandes con forma de triángulo. Las construyeron los indios aztecas, igual que el náhuatl. Cuando salgas libre dile a tu esposo que te lleve a conocerlas, valen mucho la pena. ¿Tú tienes esposo o estás divorciada? Yo había leído en una página de internet que primero te casaste con un soldado pero luego te divorciaste. La cosa es que era una página en inglés y como yo no hablo inglés utilicé el traductor de Google y no sé si tradujo bien.

Te decía que de este lado está la autopista y del otro la barranca. La palabra barranca significa un agujero enorme, grandísimo y profundísimo dentro de la tierra. Los ísimos se usan para aumentar el significado de las palabras. Pero sólo si son palabras hombre, porque con palabras mujer le tienes que poner ísima. En español, el o es la letra de los hombres y la a la de las mujeres. También puedes usar la a para los jotos, pero eso es español avanzado y todavía no te lo puedo enseñar ahorita.

Pasando la barranca está Izcalli Ecatepec, que es una colonia acomodada, por eso tanta gente de Atzolco trabaja e Izcalli. El puesto de tamales de Raquelito está en Izcalli, en la esquina de Cerezos y Crisantemos. Cuando no hay gente que cuidar en la cisterna, Raymundo va a Izcalli a cortar pasto en las casas, Raquelito hace el quehacer y a mí me mandan a pedir tortillas duras.

La verdad es que a mí me da mucha pena ir a pedir tortillas duras. Haz de cuenta que ¿ves la tortilla de maíz que te dan en la comida? Pues en las colonias acomodadas no se comen las tortillas duras, pero en las colonias humildes sí, porque con ellas se pueden hacer chilaquiles o totopos o ya de plano se las puedes dar de comer a los perros en un caldo. Además, aquí en Atzolco se acostumbra mandar a los niños a Izcalli para que pidan tortillas duras porque a la gente de las colonias acomodadas a veces le da culpa vivir en una colonia acomodada y entonces para sentirse mejor regalan lo que ya no se comen, como las tortillas duras. A veces también te dan ropa o juguetes que ya no usan.

Hay gente aquí en Atzolco que sí se come las tortillas duras. Nosotros no. A mí nada mas me mandan para que vea que me asome dentro de las casas cuántos carros tienen, si hay televisión grande, si hay piso de marmol o de cemento y todas esas cosas que luego tengo que memorizar para Raymundo. Luego lo copio todo en un cuaderno que Raymundo nos deja en el puesto de tamales. Como Raquelito tiene mala memoria, ella no se puede aprender nada; todo lo tiene que copiar luego luego en el cuaderno antes de que se le olvide, la marca del coche, el modelo, el número de placas y hasta la marca de ropa de los clientes que se paran a comprarnos tamales.

A mí me da mucha pena que la gente me vean pidiendo tortillas duras en Izcalli. Casi siempre son niños chiquitos los que piden tortillas duras. Yo ya voy a cumplir trece años, ya estoy grande para andar pidiendo tortillas duras.

Estoy hablando muy rápido, ¿verdad? Se me hace que no me estás entendiendo nada.

Jorge Harmodio de origen mejicano ha viajado por todo el mundo y ejercido variados oficios. Se doctoró en Informática Lingüística por la Universidad de la Sorbona gracias a una apuesta de póquer. Publicó un cuento en Nuevas voces de la narrativa mexicana (Joaquín Mortiz, 2003), la novela Musofobia (Mondadori, 2008) y un fragmento de la novela balSac (ver 1.0) en Grandes hits: nueva generación de narradores mexicanos (Almadía, 2008). A diario publica penas, cuentos y glorias en malversando.com.

Puedes leer las anteriores entregas aquí:

‘Calderilla’ de Ana Esteban

‘La Caja de Urías’ de Alberto Chimal

‘Explicación no pedida’ de Ovidio Ríos

‘Palabras y sonrisas’ de Andrés Barrero

‘El recado’ de Raquel Castro

‘La puerta blindada’ de Rafa Ruiz

Menéalo

Sobre el autor

Un comentario

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.