30.07.2018

El buen hijo, un asombroso descubrimiento musical detrás de ‘Paquita Salas’

Menéalo
Los cuatro miembros del grupo musical El buen hijo.

Los cuatro miembros del grupo musical El buen hijo.

La historia de El buen hijo, uno de los grupos musicales que se esconde tras las aventuras de la serie Paquita Salas, podría ser perfectamente la historia de una de sus propias canciones. Las compone Marco Frías, de 25 años, cantante y guitarrista, y están llenas de un humor muy particular; de pequeñas sorpresas y descubrimientos, de casualidades y aciertos que las hacen arrebatadoramente amables aunque con una carga de profundidad capaz de desarmar a cualquiera. Tan cercanas que es difícil no enamorarse al instante de ellas. 

Rosalía, esa mujer que acaba de poner del revés, una vez más, el mundo de la música popular española con ese bombazo titulado Pienso en tu mirá, puso voz a la cabecera de la segunda temporada de Paquita Salas. Pero ella no ha sido el único fichaje musical de Los Javis para su serie protagonizada por la representante de artistas.  Marco Frías guarda, al menos, dos talentos innatos: escribir canciones y rodearse de buenos amigos. No tiene ningún reparo en calificarse como “un músico amateur” y lo explica entre divertido, humilde y sincero: “Aprendí a tocar la guitarra de forma autodidacta. Nunca me había planteado escribir canciones. Me compré una guitarra y me di cuenta de que sí podía”… Es en este punto cuando Alicia Ros, de 24 años, la única mujer del cuarteto, decide intervenir. Ella, Marco y David Chamizo, baterista de 23 años, desayunan con El Asombrario en una céntrica plaza de Madrid.

“Marco, no digas las cosas así. Tú siempre has escrito canciones“, apunta Alicia. “Es verdad que era una actividad lúdica, nos divertíamos, pero resulta que a Marco se le empezó a dar bien de verdad y lo convirtió en un grupo”, explica la bajista de El buen hijo. “Es cierto, nos encantaba sentarnos a hacer canciones de despecho”, recuerda divertido Marco.

Una de ellas se titula La fatalidad de las cosas, un tema aparentemente simple y facilón pero que esconde detrás una magnífica canción. Dice Marco que la escribió en una tarde de resaca, de esas en las que uno desearía no estar en este mundo y en las que jura que no volverá a beber jamás. Es uno de los ejemplos paradigmáticos de lo que es capaz de hacer este grupo.

Escucha aquí su maravillosa canción La fatalidad de las cosas

Pero empecemos esta historia por el principio. Marco Frías y Sergio Delgado, el miembro que nos faltaba de El buen hijo, se conocen desde hace muchos, muchos años. Sergio, el mayor del grupo, con 30 años, es profesor de música en una academia y su instrumento principal es el piano, aunque en El buen hijo toca la guitarra. Unos cinco meses antes de montar el grupo –de esto hará dos años en octubre– Marco y Sergio terminan cinco canciones. Por aquel entonces, Marco trabajaba en el departamento de producción del musical La Llamada, ese fenómeno que catapultó a la fama a sus creadores, Javier Calvo y Javier Ambrossi. “Ellos sabían de mi afición por la música y me preguntaron si tenía alguna canción por ahí… Tal cual. Así que les grabé una demo, muy mal hecha, por cierto, la escucharon y me dijeron que querían meter dos canciones en la serie que estaban haciendo, que resultó ser Paquita Salas. Entonces fue cuando pensé que había que profesionalizar la cosa un poco”, asegura Marco entre carcajadas.

A Alicia, pese a ser ella clarinetista, Marco y Sergio le ofrecieron una disyuntiva: tocar el teclado o el bajo; eligió el bajo. Unos días después aparece, vía un amigo de un amigo, David Chamizo. Y graban en un estudio casero el que será su primer EP: Los cinco temitas de El buen hijo. Dos de esas canciones, El hombre del tiempo y Pekín, terminaron como banda sonora en dos capítulos de la primera temporada de Paquita Salas. “Era nuestra beca Javis”, explica Marco; “ellos llaman así a sus apuestas por gente desconocida. Les gusta mucho el mecenazgo. Les gusta dar todas las oportunidades que puedan a las personas que realmente quieran hacer algo”.

Dos semanas después, estaban tocando en la primera edición del Reloadfest y dos días después en la televisión, haciendo su primera actuación en un especial sobre Paquita Salas que emitió el desaparecido programa Likes que presentaba Raquel Sánchez Silva. Todo una locura. “Lo de la banda fue un poco como una broma. Una cosa de risa: Sergio producía, yo tenía unas cuantas canciones y nos planteamos hacerlas y darles forma. Y así es como surgió. Las grabamos, pero no teníamos idea de que esto se fuera a desarrollar así“, confiesa Marco.

Ahora ya están grabando el que será su primer larga duración. Un disco que contendrá unos 11 temas entre los que se encontrarán los otros dos que han colado en la segunda temporada de Paquita Salas: La fatalidad de las cosas y Walasse Ting. Lo están grabando con ayuda de amigos en estudios caseros. Por no tener no tienen ni mánager ni discográfica. “El disco lo vamos a editar con Discos de Kirlian, una pequeña discográfica indie que ya ha trabajado con grupos como Doble pletina o Hazte Lapón”, explica Marco. “Ellos fueron los primeros que creyeron en nosotros mucho antes de que toda esta locura empezara”.

Escucha aquí el EP Los Cinco Temitas de El Buen Hijo.

Menéalo

Sobre el autor

Manuel Cuéllar
El 12/12/12 decidió poner en marcha esta revista después de una experiencia profesional de 17 años en el diario EL PAÍS, donde se convirtió en un periodista todoterreno. Se licenció en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid y cursó el máster en la Escuela de Periodismo UAM/EL PAÍS. Periodista convencido de las bondades de las nuevas tecnologías, cubrió el 15 M por Twitter y otras redes sociales. Puedes seguirme en mis cuentas personales de Twitter, Facebook e Instagram. Gracias.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Aún no hay comentarios

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.