06.06.2014

El difícil equilibrio del cabaré cubista

Menéalo
El actor Jorge Calvo. Foto: Roberto Villalón.

El actor Jorge Calvo. Foto: Roberto Villalón.

El actor Jorge Calvo transforma sus míticas fiestas ‘¡Qué Maravilla! Una fiesta para señoras. En un nuevo espectáculo de cabaré donde el musical se mira desde un prisma propio, divertido y transgresor. Un show llamado El difícil equilibrio; el que existe entre una mirada limpia y otra llena de prejuicios 

Jorge Calvo es un actor estratosférico. Las veces que he tenido la suerte de verle subido a un escenario, siempre, sin excepción ninguna, he asistido a una posesión en toda regla. El personaje entra en Calvo con la misma facilidad con la que cualquiera se bebería un vaso de agua. Una de esas ocasiones, de las últimas, el actor evolucionaba a escasos metros del público, en La Casa de la Portera, así, sin red, interpretando a una niña y, más tarde, a aquella niña ya anciana. Se trataba de Las Huérfanas, la primera obra de teatro de Miguel Albaladejo, y en ella Calvo le daba la réplica a José Martret. El texto y ambos actores lograban dejarte sin aliento.

El nuevo experimento de Jorge Calvo se titula El difícil equilibrio y nace, precisamente, como herencia de otro proyecto en el que el actor también compartía tablas con Martret –actual director de La casa de la Portera y La Pensión de las Pulgas-. Corría el año 2010 y el 11 de abril tenía lugar la cuarta función. ¡Qué maravilla! Una fiesta para señoras era “una propuesta en la que se mezclaba el teatro, la revista, el cabaré, la fiesta pura y dura, las sesiones de dj’s y mucha diversión”, tal y como escribió este periodista el día antes de celebrarse aquella cuarta sesión.

En aquellas fiestas que se celebraban (casi siempre) un domingo al mes, Calvo ejercía de maestro de ceremonias. Interpreta a Isaia’s. El actor definía entonces así a aquel personaje: “Es un cantante de orquesta de estos que actuaban en las boites de Gran Vía y que un buen día llega a la conclusión de que si actúa para un público gay tendrá mucho más éxito. Eso le lleva a vestirse de mujer puesto que cree que así su público homosexual se sentirá mucho más cómodo”, afirma Calvo. Le pidió prestado el personaje a Albaladejo de su película Nacidas para sufrir, y él le hizo el regalo. Un trasunto de Isaia’s conduce también El difícil equilibrio, pero pasado, esta vez, por el tamiz de Las Vegas y el algo más que rococó pianista Liberace.

“Llevaba desde hacía tiempo barajando la posibilidad de dejar la fiesta ¡Qué maravilla..! y buscar otra cosa que me permitiera trabajar en una sala o un teatro. “El ¡Qué maravilla…! significaba montar un espectáculo diferente cada mes o dos y eso exigía un trabajo tremendo. Era una fiesta que duraba cuatro horas y pico con un repertorio que cambiaba de una a otra, con estrellas invitadas… El desgaste era grande porque se trataba de inventar, producir y montar un espectáculo teatral cada mes o mes y medio”, explica Calvo sobre la razón del cese de aquellas fiestas que se han tratado de reproducir pero ya sin el alma, el trabajo y la sorpresa de las ¡Qué maravilla….!

“Además me daba mucha pena que cada fiesta fuera tan efímera y que tanta gente se la perdiera y no pudiera disfrutarla. En la sala donde hacíamos aquellas sesiones se quedaban fuera cada noche 400 personas por cuestión de aforo… La gente quería verlo y no podía. Así que llegó un momento en el que me dije: ‘voy a crear una cosa que pueda representar de continuo y que sea el mismo o un espectáculo parecido”, explica el actor.

Y así surge El difícil equilibrio, un show de cabaré único y arriesgadísimo en el que las cosas siempre se miran o escuchan desde ángulos diferentes y muchas veces transgresores. Y si en el cubismo la representación del mundo pasaba a no tener ningún compromiso con la apariencia de las cosas desde un punto de vista determinado y aparecían al mismo tiempo y en el mismo plano vistas diversas de un mismo objeto, aquí, en este musical divertido y lleno de arte, es Jorge Calvo ayudado por Melón Jiménez, un excelente músico flamenco, quien deconstruye y elige el lugar y el prisma desde el que se deben atacar las composiciones musicales que conforman su espectáculo.

De esta manera desfilarán por los oídos de los espectadores canciones que ya han sido sentenciadas por los expertos musicales como basura irremediable y otros temas de grupos de los llamados ‘modernos’ o de ‘vanguardia’, pero atravesados por el universo Isaia’s. Imaginad Yo quiero bailar de Sonia y Selena interpretada por bulerías, guajiras y farrucas o Hazme el amor de Putirecords cantada por tientos. Así es parte de El difícil equilibrio.

“Es un espectáculo que está constantemente en la cuerda floja entre lo grotesco y lo sublime. Y yo reivindico el equilibrismo total y el derecho a divertirte y a que te guste lo que te dé la gana más allá de papanatismos de si esto es indie, moderno o está de moda… Hay mucha gente que se piensa que me río de muchos de los artistas a los que reinterpreto y no, no me río. Lo único que hago es jugar y divertirme”, explica Calvo y continúa: “Cuando uno escucha las canciones de este show no sabe muy bien cómo enfrentarse a ello. Hay gente que se parte de risa y otra gente que se emociona mucho… Poner al espectador en esa situación de revolverle los sentimientos, me gusta mucho. Llevarlos a un estado de confusión en el que finalmente es su propia verdad la que decide por qué camino enfrentarse al espectáculo”, concluye.

Calvo, al que hemos visto últimamente haciendo un papel en la serie de televisión Isabel y la temporada pasada como parte del elenco de La Chunga de Mario Vargas Llosa representada en el Teatro Español de Madrid, asegura que ha rechazado trabajos en televisión y teatro para poderse dedicar por entero a este espectáculo que era su sueño. A llevarse Mi Jaca al universo de Twin Peaks o visitar a Lou Reed y convertir en unas milongas algo tan sugerente como No hay nada más triste que lo tuyo de Hidrogenesse.

“Hago lo que me da la gana. En El difícil equilibrio está el mundo que me divierte y que me gusta. Y, sí, igual no es para todos los públicos. De entrada no está planteado como un espectáculo para mayorías, no. Pero no tengo ninguna vocación indie, ni reivindicativa de lo indie… Ya me gustaría que fuera para mayorías. Lo suyo es que crezca y que vaya a más”.

Para Calvo el arte está en descubrir, de pronto, que una canción de Malena Gracia es un tema buenísimo y que dándole la vuelta puede tener en el espectador la misma fuerza que si fuera un tema del mismísimo Bambino. “Eso no tiene precio. Porque ahí puede que se te esfume el prejuicio de que es Malena Gracia y es una bobada. Por cierto, aprovecho esta plataforma para pedir que me dejen grabar esa canción, por favor… Y otra reflexión: una canción que se aprende todo el mundo, para mí, es difícil que sea mala”.

Aún así, Isaia’s supongo que tendrá sus prejuicios también, como todo el mundo, ¿no? “No podría cantar ningún tema de Bertín Osborne, ni de José Manuel Soto, o de El Sueño de Morfeo. O cualquiera de Taylor Swift. Es una cantante que no entiendo. No la comprendo. Me llama la atención que le den tantos premios y yo siga sin saber quién es esa muchacha”.

El difícil equilibrio se representará los viernes 13 y 20; domingos 15 y 29 y los lunes 16 y 30 de este mes de junio. Teatro Sala Tú. C/ Velarde 15-17

Menéalo

Sobre el autor

Manuel Cuéllar
El 12/12/12 decidió poner en marcha esta revista después de una experiencia profesional de 17 años en el diario EL PAÍS, donde se convirtió en un periodista todoterreno. Se licenció en Derecho en la Universidad Autónoma de Madrid y cursó el máster en la Escuela de Periodismo UAM/EL PAÍS. Periodista convencido de las bondades de las nuevas tecnologías, cubrió el 15 M por Twitter y otras redes sociales. Puedes seguirme en mis cuentas personales de Twitter, Facebook e Instagram. Gracias.

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

  • El 03.12.2015 , fran ha comentado:

    Hola cuando es el próximo espectáculo y donde

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.