30.06.2013

El nuevo ‘Dogma’ se llama #Littlesecretfilms y se hace en España

Menéalo

MPDG

Fotograma de ‘Manic Pixie Dream Girl (An Internet love story)’ de Pablo Maqueda

Aglutinan 10 normas muy estrictas en su manifiesto y una de ellas es que la película no se podrá rodar en ¡más de 24 horas!. Tienen cuatro meses de vida y hasta el momento son una veintena de realizadores que revolucionan silenciosamente el cine tal y como lo entendíamos hasta ahora. Bienvenidos a #Littlesecretfilms de la mano de Jordi Costa y Pablo Maqueda.

ESTHER GARCÍA LLOVET

Stop! ¡Atención! Achtung, baby! Alguien se esconde detrás de los helechos: estamos rodeados y están por todas partes. Mientras lees estas líneas, aunque sean las cinco de la madrugada (o sobre todo sin son las cinco de la madrugada),  se está rodando una película en secreto, un pequeño pelotón de diez desertores ha rodeado la Colina de la Hamburguesa con maquinaria ligera, bombas de racimo y un buen par de estrategias infalibles. Son los “broken arrows”, las flechas perdidas de una guerra, la de la industria del cine, que creíamos perdida y derrotada para siempre. Eso es la novísima plataforma Littlesecretfilm: una veintena (de momento) de realizadores que en poco más de cuatro meses están revolucionando silenciosamente el cine tal como lo entendíamos hasta ahora. Hoy hablamos con Pablo Maqueda y Jordi Costa, dos de sus francotiradores, escondidos detrás de los manglares.

¿Qué es #Littlesecretfilms? 

#Littlesecretfilm es un modelo de producción cinematográfica basado en 10 normas que limitan las condiciones de rodaje y distribución, animando a todos los realizadores/as del mundo a sumarse a un ejercicio de riesgo cinematográfico extremo. 

#LITTLE Un pequeño largometraje grabado en 24 horas ininterrumpidas. La unión de un pequeño equipo cinematográfico.

#SECRET Una secreta producción cinematográfica en la más absoluta clandestinidad sin ningún tipo de comunicación pública hasta el día de su estreno.

#ONLINE Un estreno cinematográfico online gratuito, un regalo de cada realizador a su comunidad de fans promocionado a través de las redes sociales junto al hastagh #littlesecretfilm.

#LOVE Un acto cinematográfico de amor al cine e internet en pleno Siglo XXI por aquellos que sentimos, vivimos, amamos el cine.

#ELCOMIENZO El día 1 de febrero de 2013 #littlesecretfilm vió la luz a través de un estreno secreto colectivo reuniendo a numerosos realizadores y profesionales de la industria cinematográfica española con un deseo, que una nueva generación de películas basadas en el modelo prosigan a las estrenadas inicialmente, de manera secreta, arriesgada y gratuita.

(Pablo Maqueda  y 
Haizea G. Viana)

¿Cuándo y de qué manera surge la idea de littlesecretfilm?

Pablo Maqueda. En septiembre del 2012. Después vinieron tres meses de clandestinidad. Jordi nos puso en contacto con otros realizadores como Carlo Padial y luego salió todo a la luz en febrero de este año. Haizea y yo reflexionamos mucho sobre la idea de un realizador que ha hecho una película en secreto y que en el momento de hacerlo público pudiera verse al instante con darle a un clic. El primer fin de semana de vida de LSF ya hubo diez mil visionados. Ahora llevamos cien mil. Nos sorprende mucho la repercusión que ha tenido en twitter porque nació como un experimento y ha tenido una repercusión social inesperada. En este momento se están preparando trece películas de LSF con Calle 13 que llevan su adn, de thiller y suspense, con gente con mucha trayectoria. También Canal + extra ha apostado por nosotros y Jordi (Costa) acaba de proyectar la suya en el Festival de Lima; hacemos tours como si fueran películas tradicionales, yo con Manic Pixie Dream Girl cada fin de semana voy a un festival, hace poco estuve en el de Creative Commons Film Festival.

Jordi Costa:Y en la Cineteca se han proyectado también Undo Infinito (A. Mendíbil) y Cinema Verité Verité (E. Manrique).

Pablo, en algún momento has hablado del movimiento Mumblecore.

Pablo Maqueda: El Mumblecore ha generado mucho debate. Es lo que llevó al cine digital a ser entendido como obra de arte y no solo algo cutre y de estética sucia. Mumblecore ha hecho que películas del estilo de Cassavetes tengan salida, no solo las de tipo Rec.

Jordi Costa: También pensamos en películas como Mi loco erasmus (Carlo Padial) como precedente, y Cavestany. Hay una nueva forma de hacer cine; este fin de semana en el Festival de Cine Lowcost estaba Cabás de Pablo Hernando y La tumba de Bruce Lee (Canódromo Abandonado), sin pactar con mercado ni con televisión. Y en Notodofilmfest Weekend hemos visto muchísimos realizadores con cosas muy buenas. Ahora ya no hace falta sacar los tanques para hacer una película, puede ser tan costoso como escribir un libro o un cómic. No queremos hundir ninguna industria. Queremos seguir jugando.

Hay mucho Cassavetes en LSF. La improvisación.

Pablo Maqueda: Sí, y define muy bien lo que es riesgo y que tanto director como actrices formen parte de la creatividad y el guión como colectivo.

Dependéis mucho de los actores. (*) En este momento pienso en Ignatuis Farray  gritando “¿Qué hacías tú detrás de los helechos?”, que me dejó noqueada.

Jordi Costa: Yo tenía muchos actores muy distintos, Ignatius Farray era improvisación pura, nunca repetía, con un niño dándole la réplica, muy complicado. Siempre hubo sorpresas en el rodaje.

Pablo Maqueda: Además luego cada uno ha tenido del manifiesto una visión distinta: Working Progress de de Middel es un casting viendo una película en una tele hecho con multicámara. Grabado en tres horas sin saber qué tenían qué hacer. LSF no es un dogma, es un manifiesto.

Lo que más me gusta de LSF es que es como la vida: ocurre una sola vez y no hay ensayo. Esa frescura.

Jordi Costa: Sí puedes ensayar.

Pablo Maqueda. Hay una escaleta, según cada proyecto, pero luego todo es plano único. Se rueda todo en un solo día.

Habéis tenido la suerte de contar con muy buenos actores. Igantius Farray (de “Piccolo Grande Amore”, la película de Jordi) es una bestia escénica. Y Rocío León es inmensa. Es León de la Metro.

Pablo Maqueda: Rocío salió de Diamond Flash (Carlos Vermut). Su reto era mantener el ritmo de un largo haciendo tres papeles y hablando en inglés y acento argentino y distintos registros.

Hay mucho de cine dentro del cine, de imagen dentro de la película, en las vuestras y en la de Mendíbil.

Pablo Maqueda: sí, en Desmadre en la Noche (P. Vázquez).

Jordi Costa: Y en Los Desórdenes Sentimentales (R. Alfonso) también.

Pablo Maqueda: Pero hay de todo, como La Pájara de Jimina Sabadú, ciencia ficción en Nova (B: Teixidor). Las diez que vienen ahora son muy diferentes.

¿Dejasteis algo fuera de la versión final?

Pablo Maqueda: ¡Casi no hay opción!

Jordi Costa: De la escena cuando ven Pimpinela hubo hasta siete versiones distintas y con el niño, Josué, Víctor Berlín sacó y editó lo mejor. Mi casting fueron actrices madres de niños que van al cole con mi hijo y ya contaba con Ignatius y Josué como pareja cómica. Tuve la suerte de que mi película fue con mis primeras opciones de actores, todos dijeron que sí.

Pablo Maqueda: También hay que tener un equipo rápido y flexible que esté a la altura porque es una toma única. Hay que preparar el traje a medida.

¿Habéis pensado en sacar DVD?

Pablo Maqueda: Quizás a priori no queremos entrar en el mercado porque LSF surgió  con la idea de no generar beneficios pero luego cualquiera decidirá. Aunque nos sorprende que empezando en internet ha acabado en festivales.

¿Como veis el manifiesto ahora, cuatro meses después?

Pablo Maqueda: Nos gusta que no haya tenido críticas en cuanto a la producción gratuita, eso no se ha cuestionado. Quizás sí ha generado debate trabajar sin guión.

Jordi Costa: Yo no cambiaría nada. Me gusta su lado lúdico. Me gustó mucho Cinco condiciones de Lars von Trier, aquél lado sádico, como La Huella pero en versión perversa: un joven cinéfilo perverso que pone pruebas de fuego a su maestro para se traicione, como los escritores del Oulipo. Esto ha sido un poco así. Sí ha habido voces que dicen que esto pretende acabar con la industria pero para nada, LSF es el equivalente del fanzine, jóvenes apasionados. Sólo me genera culpa haber vampirizado a tanta gente sin poder compensarlos económicamente aunque me gustaría volver a contar con ellos como una compañía de teatro, Una película ya no tiene que costar 400 millones. Me molesta también que parece que pones la etiqueta de creative commons y se entiende como que vas del rollo de que el dinero es algo vil, y no.

¿En qué países os ven más?

Pablo Maqueda: Latinoamérica, España y Estados Unidos.

Jordi Costa: Yo donde quiero que me vean es en Corea del Norte.

www.littlesecretfilm.com

#littlesecretfilm

Menéalo

Sobre el autor

Esther García Llovet
Esther García Llovet nació en Málaga en 1963 y reside en Madrid desde los 70, donde estudió Dirección de Cine en el TAI y Psicología Clínica. Ha publicado "Coda" (Lengua de Trapo, 2003), "Submáquina" (Salto de Página, 2009) y "Las crudas" (Ediciones del Viento, 2009) y participado en diversas antologías, "Madrid, con Perdón" la más reciente (Caballo de Troya, 2013).

¿Quieres leer más artículos de este autor?

Un comentario

Deja tu comentario

He leído y acepto la política de privacidad de elasombrario.com
Consiento que se publique mi comentario con los datos que he facilitado (a excepción del email)

¿Qué hacemos con tus datos?
En elasombrario.com te solicitamos tu nombre y email (el email no lo publicamos) para identificarte entre el resto de personas que comentan en el blog

Te pedimos tu nombre y email para poder enviarte nuestro newsletter o boletín de noticias y novedades de manera personalizada.

Solo usamos tu email para enviarte el newsletter y lo hacemos mediante MailChimp.